Entrevista a la Internacional Situacionista: “Todas las preguntas son falsas; nuestras respuestas son verdaderas”

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Bill Brown dixit:

Las piedras angulares de la teoría marxista-situacionista son estas:

A) Que todas las formas de sociedad capitalista, sean ellas empresariales o burocráticas, están finalmente basadas en la división generalizada y –a nivel de las masas- estable entre dirigentes y ejecutantes: los que dan órdenes y los que las llevan a cabo.

B) Que subsecuentemente a la dominación total y colonización de la naturaleza por la tecnología (una victoria que liberó a la humanidad del tener que luchar para sobrevivir), el directorado, forzada su mano por la necesidad capitalista de localizar y explotar nuevas materias primas y nuevos mercados para sus productos, condujo a la dominación y colonización de la naturaleza humana. La única otra alternativa para el directorado habría sido admitir que la batalla contra la naturaleza había sido ganada y que el directorado en sí mismo ya no era ni necesario ni deseable.

C) Que la dominación y colonización de la naturaleza humana tomó la forma de una sociedad basada en el consumo, antes que de una sociedad basada en la producción; esta “nueva” sociedad es lo que los situacionistas llamaron la sociedad del espectáculo.

D) Que la alienación, que en el siglo 19 estaba basada en la miseria económica, hacia el siglo 20 se había localizado en la falsa conciencia.

E) Que esta falsa conciencia cree que la “vida cotidiana” (p.ej., nuestra personalmente seleccionada colección de mercancías e ideologías) está separada de la “historia” (p.ej., la suma total de lo que es alcanzado en y para el trabajo).

Y F) Que la sociedad del espectáculo se perpetúa a sí misma compensando a quienes les ha sido negada la oportunidad de hacer historia con más y más mercancías, todas las cuales son fundamentalmente insatisfactorias porque la ideología de la supervivencia está impresa en su código.

Las piedras angulares de la práctica marxista-situacionista son estas:

A) Que durante el período de 1910 a 1925, en la forma de dadaísmo y surrealismo, el arte moderno ya había revelado y, en el plano de las ideas, destruido los mecanismos de la sociedad del espectáculo.

B) Que el fracaso del arte moderno, en el plano de las acciones, por no realizar su promesa de destrucción de la sociedad espectacular, es inseparable del fracaso del movimiento proletario de la misma era.

C) El arte moderno post-surrealista, si no se liga con el movimiento proletario de esta época, no puede sino ser aburrido, estéril y abiertamente apologético del capitalismo multinacional.

D) Que definitivamente existe un moderno movimientoproletario; el problema es que la subsistencia de nociones ya superadas acerca de quienes constituyen este proletariado moderno impide que veamos qué es lo que éste está haciendo ahora.

E) Que el proletariado moderno –que, con más frecuencia de lo que se cree, se rebela saliendo del aburrimiento-, no sabe todavía que ahora alcanza casi a todos. Y

F) Que, cuando se construyen situaciones (esta es la derivación del término “situacionista”) en que la libertad del arte moderno es puesta en práctica, el proletariado moderno llegará a saber lo que realmente es y se dará cuenta de que prefiere vivir la libertad moderna en vez de ser su espectador.

Uno podría distinguir tres períodos principales en el desarrollo de los situacionistas. En el primero, que en realidad precedió a la fundación de la Internacional en 1957, los situacionistas se dedicaron fuertemente a las derivas, recorriendo así ciudades por días, semanas e incluso meses en algún punto, tratando de encontrar lo que el Letrista Iván Chtcheglov llamó “deseos olvidados”: imágenes de juego, excentricidad, rebelión secreta, negación. Las derivas eran parte de un intento auto-conciente por organizar una nueva visión de la vida cotidiana; se trataba de un proceso que ordinariamente tenía lugar, pero sin la auto-conciencia.

En el segundo período, entre 1958 a 1962, los situacionistas experimentaron con la supresión/superación del arte. Estos experimentos tomaron cuatro formas: 1) La imposición de textos adicionales o alterados a las burbujas de texto de foto-comics pre-existentes; 2) la promoción de tácticas de guerrilla en los medios de comunicación de masas; 3) el desarrollo de comics situacionistas; y 4) la producción de films.

En el tercer período, que se extendió desde 1963 a 1968, la IS desarrolló una teoría y práctica del acto ejemplar. Citando, celebrando, analizando y, tanto como fuera posible, ejerciendo apoyo práctico a actos ejemplares de rechazo como los disturbios de Watts de 1965, la Revolución Argeliana de 1966 y la resistencia de los estudiantes a la Revolución Cultural China en 1967, la IS hizo explícita su convicción de que el único movimiento revolucionario exitoso sería internacional.

Algunas de estas acciones no condujeron a ninguna parte; otras – como los asaltos que la IS misma hiciera contra los cibernéticos franceses en la Universidad de Estrasburgo en 1966, y contra los sociólogos en la Universidad de Nanterre en 1967- condujeron a Mayo de 1968, que fue la primera huelga general salvaje en la historia, y la huelga general más grande que alguna vez haya detenido la economía de una sociedad industrial avanzada.

(texto completo aquí)

Reproducimos,  a continuación, un esclarecedor auto-cuestionario  -no exento del humor y arrogancia características- publicado el el número 9 de  la revista Internacional Situacionista, donde a viva voz explican qué es y qué no es la, dudosamente llamada, “última vanguardia del siglo XX”.

- ¿Qué quiere decir la palabra “situacionista”?

-Define una actividad que pretende producir las situaciones, y no conocerlas en función de un valor explicativo o de cualquier otro tipo, a todos los niveles de la práctica social y de la historia individual. Reemplazamos la pasividad existencial por la construcción de los momentos de la vida, y la duda por la afirmación lúdica. Hasta el momento los filósofos y los artistas no han hecho más que interpretar las situaciones; se trata ahora de transformarlas. Puesto que el hombre es el producto de las situaciones que atraviesa, le conviene crear situaciones humanas.

Aunque el individuo está definido por la situación tiene el poder de crear situaciones dignas de su deseo. Con esta perspectiva deben fundirse y realizarse la poesía (la comunicación como logro del lenguaje en una situación), la apropiación de la naturaleza y la liberación social completa. Nuestro tiempo va a reemplazar la frontera fija de las situaciones límite, que la fenomenología se ha complacido en describir por la creación práctica de situaciones; esta frontera va a desplazarse permanentemente con el movimiento histórico de nuestra realización. Buscamos una fenomenopraxis. No dudamos de que éste será el motivo fundamental del movimiento de liberación posible en nuestro tiempo. ¿Qué es lo que hay que poner en situación? A diferentes niveles, puede tratarse del planeta, o de la época (una civilización en el sentido de Buckhardt, por ejemplo), o un momento de la vida individual. ¡Allez, la musique! Los valores de la cultura pasada y las esperanzas de realizar la razón en la historia no tienen continuación posible. Lo demás se descompone. El término situacionista, en el sentido de la Internacional Situacionista, es exactamente lo contrario de lo que se llama ahora en portugués “situacionista”, es decir, partidario de la situación existente, por consiguiente del salazarismo.

-La Internacional situacionista, ¿es un movimiento político?

-La expresión “movimiento político” oculta hoy la actividad especializada de jefes de grupos y de partidos que extraen de la pasividad organizada de sus militantes la fuerza opresora de su futuro poder. La I. S. no quiere tener nada que ver con el poder jerárquico en cualquier forma que se presente. No es por consiguiente un movimiento político ni una sociología de la mistificación política. La I.S. se propone ser la más alta expresión de la conciencia revolucionaria internacional, esforzándose por aclarar y coordinar los actos de negación y los signos de creatividad que definen los nuevos contornos del proletariado, la voluntad irreductible de emancipación. Incardinada en la espontaneidad de las masas, una actividad semejante es incontestablemente política, a menos que se cuestione esta cualidad a los propios agitadores. A medida que aparecen nuevas corrientes radicales en Japón (el ala extremista del movimiento Zengakuren), en el Congo o en la clandestinidad española, la I. S. les presta apoyo crítico, y por consiguiente procura ayudar prácticamente. Pero contra todos los “programas transitorios” de la política especializada, la I. S. se remite a una revolución permanente de la vida cotidiana.

-La Internacional situacionista, ¿es un movimiento artístico?

-Gran parte de la crítica situacionista de la sociedad de consumo consiste en mostrar hasta qué punto los artistas contemporáneos, al abandonar la riqueza contenida, cuando no fue explotada, en la superación del arte durante el periodo de 1910-25, se condenaron en su mayoría a hacer arte como si hiciesen negocios. Los movimientos artísticos no son desde entonces más que ecos imaginarios de una explosión que nunca ocurrió, que amenazó y amenaza todavía las estructuras de la sociedad. La conciencia de semejante abandono y de sus implicaciones contradictorias (el vacío y la voluntad de retorno a la violencia inicial), hizo de la I.S. el único movimiento que pudo, englobando la supervivencia del arte en el arte de vivir, responder al proyecto del arte auténtico. Somos artistas sólo porque ya no lo somos: venimos a realizar el arte.

-La internacional situacionista, ¿es una manifestación nihilista?

-La I. S. niega el rol, que es todo lo que se está dispuesto a reconocerle en el espectáculo de la descomposición. La superación del nihilismo pasa por la descomposición del espectáculo, y es de esto de lo que la I.S. quiere ocuparse. Todo lo que se elabora y se construye fuera de semejante perspectiva no tiene necesidad de la I. S. para destruirse a sí mismo; pero también es cierto que, en todos los lugares de la sociedad del consumo, los terrenos vagos del socavamiento espontáneo ofrecen a los nuevos valores un campo de experimentación que la I. S. no puede dejar de lado. No podemos construir más que sobre las ruinas del espectáculo. En todas partes, la previsión perfectamente fundada de una destrucción total obliga a no construir nunca más que a la luz de la totalidad.

-¿Las posiciones situacionistas son utópicas?

-La realidad rebasa la utopía. Entre la riqueza de las posibilidades técnicas actuales y la pobreza de su uso por parte de los dirigentes de todo tipo no hay más que tender un puente imaginario. Queremos poner el equipamiento material a disposición de la creatividad de todos, como tratan de hacer las masas en todas partes en el momento de la revolución. Es un problema de coordinación, o de táctica, como se quiera. Todo lo que nosotros proponemos es realizable, sea inmediatamente o sea a corto plazo, desde el momento en que comiencen a ponerse en práctica nuestros métodos de investigación y de actividad.

-¿Juzgan necesario llamarse así, “situacionistas”?

-En el orden existente, donde las cosas ocupan el lugar de los hombres, toda etiqueta es comprometedora. Sin embargo, la que hemos elegido lleva en sí su propia crítica, aunque sea sumaria, por cuanto se opone a aquella otra de “situacionismo” que otros nos han aplicado, que desaparecerá en cuanto cada uno de nosotros sea situacionista a tiempo completo y ya no proletario que lucha por el fin del proletariado. Por lo pronto, por ridícula que pueda ser, tiene el mérito de abrir una tajo entre la antigua incoherencia y una exigencia nueva. Lo que más falta hacía a la inteligencia desde hace años es precisamente este tajo.

– ¿Cuál es la originalidad de los situacionistas, en tanto que grupo delimitado?

-Nos parece que hay tres puntos principales que justifican la importancia que nos atribuimos como grupo organizado de teóricos y experimentadores. En primer lugar, hacemos por primera vez una crítica nueva y coherente de la sociedad que se desarrolla actualmente desde un punto de vista revolucionario; esta crítica está profundamente arraigada en la cultura y el arte de este tiempo y mantiene sus claves (evidentemente, este trabajo se encuentra lejos de estar acabado). En segundo lugar, practicamos una ruptura completa y definitiva con todos aquellos que nos obligan ella, y en cadena. Esto es necesario en una época en que se imbrican sutilmente diversas formas de resignación y son solidarias. En tercer lugar, inauguramos un nuevo estilo de relación con nuestros “partidarios”. Rechazamos totalmente el discipulado. No nos interesa más que la participación en su grado más alto; y dejar campar en el mundo a las personas autónomas.

-¿Por qué no se habla de la I.S.?

-Se habla con bastante frecuencia entre los poseedores especializados del pensamiento moderno en liquidación, pero se ha escrito muy poco. En un sentido más general, se debe a que nosotros rechazamos el término “situacionismo”, que sería la única categoría susceptible de introducirnos en el espectáculo reinante, integrándonos en forma de doctrina fijada contra nosotros mismos, en forma de ideología en el sentido de Marx. Es normal que el espectáculo que nosotros negamos nos niegue. Se habla desde luego de los situacionistas en tanto que individuos para intentar separarlos de la contestación del conjunto, sin la cual por otra parte no serían unos individuos tan “interesantes”. Se habla de los situacionistas cuando dejan de serlo (las variedades rivales de “nashismo”, en varios paises, tienen únicamente en común la fama que les proporciona fingir mentirosamente que mantienen una relación de cualquier tipo con la I.S). Los perros guardianes del espectáculo retoman sin especificarlo fragmentos de la teoría situacionista para volverlos contra nosotros. Se inspiran, como es normal, en la lucha por la supervivencia del espectáculo. Necesitan por tanto ocultar la fuente, es decir la coherencia de tales “ideas”, y no sólo por vanidad de plagiario. Además, los intelectuales vacilantes no osan hablar abiertamente de la I.S. porque hablar implica una mínima toma de partido: decir claramente lo que se niega en contrapartida a lo que se mantiene. Muchos creen erróneamente que haciéndose los tontos podrán librarse de su responsabilidad hasta más tarde.

-¿Cuál es su apoyo al movimiento revolucionario?

-Por desgracia no hay tal movimiento. La sociedad contiene contradicciones, ciertamente, y cambia. Lo que permite, de una forma siempre nueva, posible y necesaria, una actividad revolucionaria que actualmente no existe, o en todo caso no existe en forma de movimiento organizado. Por consiguiente no se trata de “apoyar” un movimiento semejante, sino de construirlo: de definirlo y de experimentarlo inseparablemente. Decir que no hay un movimiento revolucionario es el primer acto indispensable en su favor. El resto es la revocación ridícula del pasado.

- ¿Son marxistas?

-Tanto como Marx cuando dice:”Yo no soy marxista”.

-¿Existe alguna relación entre sus teorías y su vida real?

-Nuestras teorías no son otra cosa que la teoría de nuestra vida real y de la posible experimentación o tanteo dentro de ella. Por fragmentarios que sean, hasta el nuevo orden, los campos de actividad disponibles, hacemos lo que podemos. Tratamos al enemigo como enemigo, esto es un primer paso que recomendamos a todo el mundo como aprendizaje acelerado del pensamiento. Por lo demás, huelga decir que apoyamos incondicionalmente todas las formas de libertad de las costumbres, todo lo que la canalla burguesa o burocrática llama libertinaje. Excluimos evidentemente preparar la revolución de la vida cotidiana mediante el ascetismo.

-Los situacionistas ¿son la vanguardia de la sociedad del ocio?

-La sociedad del ocio es una apariencia que recubre un cierto tipo de producción-consumo del espacio-tiempo social. Si el tiempo de trabajo productivo propiamente dicho se reduce, el ejército de reserva de la modalidad industrial trabajará en el consumo. Todo el mundo es sucesivamente obrero y materia prima en la industria de las vacaciones, del ocio, del espectáculo. El trabajo existente es el alfa y el omega de la vida existente. La organización del consumo, además de la organización de los placeres, debe equilibrar exactamente la organización del trabajo.

El “tiempo libre” es una medida irónica en el curso de un tiempo prefabricado. Rigurosamente, este trabajo no podrá ofrecer más que este ocio tanto para la élite ociosa -en realidad, cada vez menos ociosa- como para las masas que acceden al ocio momentáneo. Ninguna barrera de plomo puede aislarnos, ni un fragmento de tiempo ni el tiempo completo de un fragmento de la sociedad, de la radioactividad que difunde el trabajo alienado; sólo lo haría en el sentido de conformar la totalidad de los productos y de la vida social, así y no de otra forma.

-¿Quién los financia?

-No hemos tenido nunca otra financiación, y de una forma extremadamente precaria, que nuestro propio empleo en la economía cultural de la época. Dicho empleo está sometido a esta contradicción: tenemos capacidades creativas para obtener un “éxito” casi seguro; pero tenemos una exigencia tan rigurosa de independencia y de perfecta coherencia entre nuestro proyecto y cada una de nuestras realizaciones actuales (p. e. nuestra definición de una producción artística antisituacionista) que somos casi totalmente inaceptables para la organización dominante de la cultura, hasta en las cuestiones más secundarias. El estado de nuestros recursos se deduce de este componente. Ver a propósito de esto lo que hemos escrito en el nº 8 de esta revista (1964) sobre “los capitales que no faltaron jamás a las empresas nashistas” y en cambio nuestras condiciones.

- ¿Cuántos son?

-Unos pocos más que el núcleo inicial de guerrilla de Sierra Maestra pero con menos armas. Unos pocos menos que los delegados que estuvieron en Londres en 1864 para fundar La Asociación Internacional de Trabajadores, pero con un programa más coherente. Tan firmes como los griegos de las Termópilas pero con un porvenir mejor.

– ¿Qué valor atribuyen a un cuestionario como éste?

-Se trata manifiestamente de una forma de diálogo ficticio que hoy se hace obsesiva con las psicotécnicas de la integración en el espectáculo (la pasividad gozosamente asumida bajo un disfraz torpe de “participación”, de actividad superficial). Pero podemos mantener posiciones exactas a partir de una interrogación incoherente, reificada. En realidad estas posiciones no “responden”, puesto que no se remiten a las preguntas, sino que las remiten. Son respuestas que deberían transformar las preguntas, de forma que el verdadero diálogo pudiera comenzar después de estas respuestas. En el presente cuestionario, todas las preguntas son falsas; pero nuestras respuestas son verdaderas.


Internationale Situationniste, nº9 (1964).
http://sindominio.net/ash/is0903.htm

Colección de textos en español en Archivo Situacionista Hispano

 

El Ciudadano

Comentar este post