Éric Toussaint: “Movilización ciudadana o 15 años de crisis en España”

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Eric Toussaint

Eric Toussaint

Por Susana Regueira Pontevedra

“Una gran parte de la deuda de países como España es ilegítima, dado que procede de una política que favoreció a una ínfima minoría de la población en detrimento de una aplastante mayoría de ciudadanos, así que tenemos que auditar esas deudas con participación ciudadana y anular todo lo ilegítimo; de lo contrario, las víctimas de la crisis seguirán sufriendo una doble condena en beneficio de los culpables, los banqueros”, señala Éric Toussaint. Es uno de los expertos convocados a la Semana Galega de Filosofía para debatir sobre las posibles salidas para una Europa en plena asfixia financiera.

-¿Se están aplicando en la Unión Europea las recetas que ya se utilizaron en América Latina en los años ochenta?

-Si, por supuesto es posible esa comparación: en Europa claramente estamos en una situación tipo finales de los años ochenta, comparable también a la década de los noventa en América Latina, es decir las deudas públicas han aumentado de modo importante y constituyen el pretexto para una nueva ofensiva neoliberal de austeridad totalidad, es decir represión del gasto pública y represión salarial, congelación al menos pero en varios países reducciones fuertes. En Grecia se acaba de reducir en un 22% el salario mínimo legal y para los jóvenes en un 35%, una austeridad brutal. Y la situación también es comparable porque a la población latinoamericana le costó diez años sacar la conclusión de que este tipo de políticas son totalmente nefastas, que no se puede seguir con el neoliberalismo. Y a partir del inicio de los 2000 hubo cambios políticos muy importantes en Venezuela, Brasil, Argentina con la sublevación popular de 2001… También Bolivia, Ecuador y Uruguay, así que mi pregunta es ahora: ¿Nosotros cuantos años vamos a tardar en liberarnos de estas políticas neoliberales?

-¿Ningún ajuste hará que se salga de la crisis?

-No, se profundiza en ella, con la reducción del gasto público y una reducción del poder de compra de las mayorías sociales por supuesto no hay una salida a nivel económico, no hay posibilidad de tener crecimiento porque no hay mercados de exportación.

-Pero la lógica es: reducción del gasto público para buscar equilibrio fiscal y reducción del poder de compra de los trabajadores para ser competitivos en los mercados externos.

-Pero resulta que no funciona porque todos lo hacen, en Estados Unidos también hay crisis y no hay mercado, así es que las exportaciones de los países europeos son limitadas, incluso para el campeón de las exportaciones que es Alemania, porque Alemania se va a empezar a encontrar problemas en mercados de exportación.

-¿Qué opinión le merecen las medidas adoptadas en España?

-España está siguiendo el camino de Grecia, Portugal e Irlanda, a su ritmo pero es el mismo camino, ya con la política de Zapatero y ahora empeorada o radicalizada todavía más hacia el neoliberalismo por el gobierno del PP, está claro que el camino elegido es más austeridad en los dos o tres años que quedan, más paro y seguramente más reacciones o explosiones sociales. Ya el 29 de marzo hubo algo de esa participación popular pero veremos en los meses y años que vienen, de todos modos si seguimos con este tipo de políticas no lo dude, tenemos crisis para diez o quince años.

-¿Es optimista sobre si es posible huir de estos nuevos órdenes o el FMI, el Banco Mundial o la Organización Mundial del Comercio nunca lo permitirían?

-No les va a gustar, pero no se plantee que no lo van a permitir porque es que no tienen el poder de impedir o de prohibir un cambio, en realidad la fuerza de estas instituciones viene de la docilidad de los gobiernos, cuando un gobierno decide romper con la lógica impuesta por el FMI en realidad el FMI no tiene realmente poder de represalia. En esto también el ejemplo de América Latina también es interesante: por supuesto hay diferencia entre España y Argentina, pero tampoco Argentina es un país de los más pobres de América Latina, es un país de unos 40 millones, con industria, condiciones de vida que eran de un cierto nivel medio, y se implementaron políticas neoliberales muy duras en los 90 con Carlos Menem, privatizadoras, vino después un gobierno de centro de De la Rúa, que profundizó en esa política, hubo una rebelión popular, cinco presidentes en tres semanas y luego el gobierno anunció la suspensión del pago de la deuda por cien mil millones de dólares, la más alta suspensión de pagos de deuda de la historia. Y sin pedir permiso al FMI y a los acreedores.

-¿Y el resultado?

-La situación en Argentina continuó siendo difícil en 2002 porque ya llevaba 33 meses en recesión pero gracias al no pago de la deuda y a políticas sociales de aumento del gasto público, de aumento de las ayudas a los desempleados y a su movimiento, el movimiento piquetero, hubo una situación de relanzamiento de la actividad económica, de modo que Argentina desde 2003 hasta hoy en día registra un 8% anual de crecimiento económico, sin emitir deudas en los mercados financieros… Es una política diferente, no voy a decir revolucionaria ni para mi es un modelo, pero demuestra al menos que un país puede romper con esa lógica dominante y tener éxito económico y social.

-¿Deberían seguir países como Grecia, Portugal o España esos ejemplos?

-Para mi sí, España tendría que evitar a toda costa las condiciones impuestas por la troika (en alusión a la UE, el FMI y al Banco Central Europeo), implementar otras políticas, lo que implica negarse a asumir deudas privadas. España tenía una deuda pública que llegaba al 60% del Producto Interior Bruto, de las deudas públicas más bajas de la UE cuando Alemania supera el 80%, España estaba con una deuda pública controlada, bastante pequeña, y ahora ya asciende al 82% del PIB por haber llevado a cabo una política neoliberal y haber empezado a asumir el costo del rescate de las grandes empresas inmobiliarias, de bancos y cajas de ahorros. Claro que era necesario proteger los depósitos de los ahorradores, pero no socializando deudas privadas. A su pregunta de antes de si soy optimista le diría que no es ser optimista o pesimista, sino que la única solución es una movilización ciudadana, prolongando el movimiento de los indignados del pasado año, tomando las plazas y exigiendo una política que proteja los derechos económicos y sociales de la población. Y si esa solución tarda tendremos una profundización de la crisis: o una solución que venga de la movilización ciudadana o a España le esperan diez o quince años de crisis.

(Tomado de Aporrea)

 

Rajoy inicia segundo ciclo de Reformas: más recortes en Educación y Salud

Mariano RajoyUna vez remitidos a la Cámara los Presupuestos Generales del Estado para 2012, el Gobierno español ha dado por finalizado su primer ciclo de reformas, en el que se han incluido, entre otras, la del mercado laboral y del sector financiero.

Las cuentas públicas marcan un punto de inflexión. A partir de ahora, el Ejecutivo dará paso a una segunda fase de su agenda reformista, en la que, previsiblemente tendrán cabida las reformas de la Sanidad y la Educación anunciadas la semana pasada en un diario alemán por el ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos. En ese sentido, el ministro lanzó este mismo lunes una especie de globo sonda al plantear la posibilidad de que las rentas altas paguen por los servicios sanitarios.

Aunque el PP ha desmentido a De Guindos y fuentes del Gobierno han matizado que lo que plantea De Guindos sólo se aplicaría a los medicamentos y nunca a las prestaciones sanitarias, se echa de menos una explicación por parte de Mariano Rajoy. El presidente apenas ha hablado en los medios tras la presentación de los Presupuestos que incluyen serios recortes en todas las áreas y una amnistía fiscal.

Pero Rajoy sí hablará el próximo miércoles ante los diputados del PP. En una comparecencia a la que podrán asistir los periodistas pero en la que no podrán preguntar, el presidente del Gobierno explicará a sus parlamentarios los recortes ya aprobados. Muchos esperan que Rajoy anticipe algo de esas anunciadas reformas de la Educación y la Sanidad; también que dé su opinión sobre las palabras de De Guindos y la posible instauración del copago o repago sanitario. Aunque se espera que la reunión con sus diputados despeje dudas, la gran pregunta es cuándo el Presidente español enfrentará a sus ciudadanos y responderá a las miles de preguntas que circulan en la calle, y se expresan en una ola de protestas que se extiende sin contención por toda España.

(con información de Publico.es)

Cubadebate

Comentar este post