"Es preciso tener fe en lo humano, en lo natural, para aspirar a que el cambio sea posible"

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.


Entrevistamos a Jesús Lizano a propósito de su libro "Hola, compañeros! (manifiesto anarquista)".


Antonio Orihuela

Jesús, acabas de publicar un manifiesto anarquista. ¿Qué novedades en relación con tu pensamiento nos puede aportar este libro?

Más que novedad, culminación de mi pensamiento, es decir, fusión definitiva entre lo poético y lo libertario, que, en realidad, se acerca desde el comienzo de la aventura que me vive, reflejado claramente en mis poemas, y en muchos fragmentos de mis “diarios”, “cartas”, “artículos”... Culminación, sin duda, esta fusión a la que debe aspirar nuestra especie, a la que sólo el pensamiento anarquista fusionado con lo poético, con la inocencia de lo natural, eso sí, superando su inevitable fusión con lo político, puede conducirnos.

Sorprenderá a muchos ver cómo es entendido y asumido el ideal libertario una vez que se pueda dar esa fusión. Y este libro aporta esa visión a la que he ido llegando poema a poema, pensamiento a pensamiento, sufrimiento a sufrimiento, y comprensión a comprensión... Aunque, en verdad, hace tiempo que, sin saberlo, ya era libertario… Baste recordar el título de uno de mis libros en edición de autor: “Mi mundo no es de este reino”…

¿Cómo te sientes a tus ochenta años: salvado, perdido...?

El artista no vive para él, si no para su obra, y su obra no es para él, si no para los demás. No me siento, por lo tanto, ni una cosa ni otra… La pregunta que me hago es: ¿qué será de LIZANIA? Hasta qué punto será reconocida y entendida… Aunque siempre la soledad ha sido mi compañera, la soledad “heroica” como la define el poeta Carlos Murciano en un artículo suyo hablando de mi libro “Héroes”… Viendo LIZANIA en el contexto de lo “político-social” se entiende muy bien si se conoce mi actitud de enfrentamiento al poder literario (Véanse mis “Cartas” al mismo…)

¿Qué necesitamos para conquistar la inocencia?

No se trata de conquistar la inocencia si no que la inocencia nos conquiste a nosotros, lo cual sólo es posible acercándonos a lo natural, viéndonos como un fragmento de lo natural, y no de la estructura “dominantes-dominados” que todavía nos determina.

¿Es la cultura un arma del poder?

Es inevitable que la Cultura, todo lo que ella implica, esté en manos del Poder, de los dominantes. Para ellos es un arma fundamental con la que pueden manipularnos, mentalizarnos, utilizarnos, y si conviene sacrificarnos, unido a los otros poderes de manera que lo que debiera ser la clave para el rechazo de todo poder se ve convertida en su arma fundamental.

¿Qué brújula necesitaría la humanidad, Jesús, para encontrarse?

Hace como siglo y medio el primer Manifiesto Anarquista ya la encontró: el rechazo de todo poder, de la política, que es la lucha por el poder… superando la estructura dominantes-dominados que aún nos determina, y comenzando a organizarnos en comunidades humanas, no, por supuesto, políticas, religiosas o familiares… Necesitamos organizarnos pero no que unos pocos nos organicen, mentalicen y manipulen, y si conviene nos sacrifiquen.

¿Por qué nos cuesta tanto trabajo reconocernos como mamíferos?

Muy sencillo: porque durante siglos los dominantes nos han mentalizado y enloquecido, mentalizados y enloquecidos ellos, impidiendo ver lo natural, lo real, sometiendo nuestras vidas a esas enloquecidas ideas consecuencia de todo dominio que impiden el libre proceso en nuestra mente de lo natural, de su conquista, que impide vernos todos compañeros, ver el allá del sinfín de numeradores distintos que nos confunden y enfrentan dada nuestra complejidad, ver, en fin, la ayuda mutua como la única “ley”, la única “moral”, la única “verdad”… Ver lo que, francamente, somos: mamíferos…

¿Queda lejos el Mundo Real Poético?

El mundo real poético está aquí, en lo natural, en su belleza, en su inocencia, en la fusión de lo unitario y lo diverso. Sólo nuestro enloquecimiento impide que gocemos de él, entre las luces y las sombras naturales, sumidos en el pozo político. Y, por supuesto, es preciso tener fe en lo humano, en lo natural, para aspirar a que ese cambio de estructura sea posible… En fin: leed LIZANIA, aventura poética y libertaria.


Fuente: Periódico cnt nº 379

 

Comentar este post