España Pobre: Un Millon de Jovenes españoles sin esperanzas en la miseria total

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

|Pravda Liberation PARIS 1871|Redaccion Paris|
Uno de cada cinco jóvenes españoles de 18 a 24 años forma parte de un nuevo estrato social, los conocidos como 'ni-ni', o sea, los que ni estudian ni trabajan. Con alrededor del 22,4% de los jóvenes en esa situación, España ocupa el quinto lugar entre los países de la Unión Europea y parece que este índice crecerá, teniendo en cuenta la actual crisis económica de la zona euro.
El alto índice de paro entre los jóvenes españoles, que ya alcanza un 50%, parece ser una de las causas principales de esta situación. Los expertos señalan que los jóvenes son una de las capas sociales más vulnerables a la hora de perder el trabajo, ya que es más fácil despedir a un joven especialista recién graduado, que a un profesional con años de experiencia, por ejemplo. Asimismo les es más difícil encontrar un empleo bien remunerado.

Los especialistas explican que la cantidad de 'ni-ni' empezó a crecer en 2008, cuando estalló la crisis global financiera. Además señalan que los jóvenes que abandonan los estudios aportaron mucho al crecimiento de este grupo social, ya que sin la formación adecuada tienen aún menos posibilidades de encontrar un empleo. Cabe mencionar que en los últimos diez años el nivel de abandono escolar prematuro en el país oscila alrededor del 30%.
Los universitarios también se enfrentan a serios problemas a la hora de graduarse e intentar encontrar trabajo. En parte, esto se debe a que la formación que reciben no siempre se adapta a los requisitos de los empleadores, según opinan varios expertos, que destacan la importancia de apostar por los idiomas extranjeros y por el dominio de las tecnologías modernas.
Los 'ni-ni', un fenómeno global
Los sociólogos advierten de que hay que diferenciar dos tipos de jóvenes que forman el grupo de los 'ni-ni'. El primero lo conforman los que no tienen otro remedio que no dedicarse a nada por haber fracasado en los estudios o en la búsqueda de empleo. Y al segundo pertenecen aquellos que se 'toman un descanso' después de graduarse y no buscan empleo o simplemente no quieren estudiar ni trabajar. Habitualmente, son los padres los que mantienen económicamente a los jóvenes de este segundo grupo, alimentando de esta manera su inactivo modo de vida.
Los españoles no son los únicos europeos que se han sumado a las filas de los 'ni-ni'. Así los búlgaros presentan un mayor porcentaje, con el 27,8%. Les siguen los italianos (24,2%), los irlandeses (24,1%) y los letones (22,5%).
Por su parte, los sociólogos estiman que el fenómeno de los jóvenes 'ni-ni', está en aumento en todo el mundo. Así, un informe de la Organización Internacional del Trabajo indica que en América Latina 22 millones de jóvenes no estudian ni trabajan, lo que significa que el 21% de la población de 16 a 29 años de la región no se dedica a nada.

Los españoles están pagando los platos rotos de los abusos cometidos por las entidades financieras 
|Pravda Liberation PARIS 1871|Redaccion Paris|

 

Los españoles están pagando los platos rotos de los abusos cometidos por las entidades financieras. Sin embargo, son precisamente éstas las responsables de la crisis y las que reciben ayuda del Estado. El pueblo, al contrario, parece estar último en la cola de los que esperan ser rescatados, por lo que mucha gente busca salvarse en el extranjero, sin esperar que el Gobierno le tire un salvavidas.
Un pueblo exangüe
En una economía monetaria, "el dinero es como la sangre en el cuerpo humano y el sistema bancario sería la médula espinal, es la que genera el flujo de distribución del crédito", explica el economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez. En este sentido, una gran parte de los españoles 'perdió mucha sangre'.

En esta crisis ya se perdieron más de 2 millones de empleos en España, 1,5 más que en el profundo bache económico de los 70, según el secretario de economía social y empleo de Comisiones Obreras, Jordi Ribó.
Algunas personas, cansadas de buscar empleo sin éxito en su propio país, tienen que hacer lo que probablemente hicieron sus padres hace décadas: poner su mente en los países menos afectados por la crisis.
El desempleo afecta incluso a los que cuentan con un título universitario y años de experiencia. Pero la desocupación entre la gente joven es aun más alta: de unos 4,4 millones de desempleados, cerca del 45% son menores de 25 años. Para ellos, encontrar un trabajo aunque sea temporal o tener contrato indefinido es una suerte.
Sacar provecho
La impresión que tienen muchos especialistas es que "se busca antes la estabilidad financiera y de empresas que el bien del ciudadano", dice Jordi Ribó.
Por un lado, "hay quien hace de la crisis una oportunidad" porque "tira salarios para abajo, reduce plantillas y empeora las condiciones laborales". Por otra parte, los Gobiernos deciden intervenir en el sistema bancario y recapitalizarlo, bajo la tutela de las instituciones europeas. Pero al mismo tiempo, recortan gastos públicos y programas sociales.
Pero esta situación que no alivia la vida de la gente ya tuvo sus consecuencias: manifestaciones de movimientos como el 15-M y 'Democracia real ya', así como la derrota de los socialistas en las pasadas elecciones, entre otras cosas. Y mientras la Unión Europea busca soluciones comunes para toda la zona euro a través de un mayor ajuste, la gente solo puede contar con sus propias fuerzas.
 

Pravda

Comentar este post