Estado español: Deportación de un uruguayo insensato

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

José Morales tenía en su contra tres agravantes: es comunista, inmigrante y activista
Deportación de un uruguayo insensato

 



Cuando se están escribiendo estas palabras un ciudadano uruguayo, llamado José Morales Brum, está detenido en alguna comisaria de Tenerife. Tal vez; porque también es posible que José esté volando ya de vuelta a su país de origen en un viaje organizado por el Gobierno de España. Si así fuese, lo estarían deportando.

José Morales tenía en su contra tres agravantes: es comunista, inmigrante y activista. Pero en realidad a José lo deportan por ser inmigrante y no tener la boca cerrada, como se supone que debe ejercer un buen inmigrante que se quiera integrar en nuestra sociedad. Si fuese de aquí lo podrían moler a palos, acusarlo de resistencia a la autoridad, detenerlo injustificadamente y salir del calabozo con la cara partida, como le pasó a nuestro paisano Alberto Rodríguez en la capital tinerfeña cuando intentaba llegar a la manifestación de la gente indignada el 12M. Pero a Alberto no lo pudieron deportar, aunque ganas no les faltaría.

José Morales vivía desde hace algunos años en Lanzarote y en vez de dejar la conciencia en su país de origen se la trajo consigo. En julio de 2011 había participado en una concentración en Arrecife en apoyo al pueblo saharaui. Allí un policía infiltrado se dedicaba a sacar fotografías a los asistentes. Cuando José, cámara en mano, empezó a sacarle fotos al policía de paisano, este se la arrebató. Se originó un tumulto y el policía sacó su arma. Según la denuncia policial -que le acarreó a José su primer expediente de expulsión- el activista provocó con su actitud graves alteraciones que pusieron en grave peligro la seguridad de los dos agentes infiltrados en la concentración. José, por ser uruguayo, desconocía que aquí una cámara que apunta tiene más peligro que una pistola que apunta.

José, además, es reincidente y, lejos de acostumbrarse a nuestras costumbres, acudió el 10 de febrero de este año a una concentración espontánea ante la sede del PP en Arrecife. Allí el ministro Soria, máximo valedor de que Repsol pueda explotar los yacimientos petrolíferos de las aguas canarias, fue increpado por la multitud. La policía denunció a siete personas. A seis -no inmigrantes- se les sancionó con 300 euros; a José con 400 y nuevo expediente de expulsión.

El martes José fue a firmar el trámite burocrático al que le obligaba su expediente sancionador. Fue detenido, se le permitió que alguien le hiciera llegar sus pertenencias y se le comunicó que lo iban a deportar. Durante cinco años, si el recurso presentado por su abogado en el Tribunal de Estrasburgo no prospera, no podrá pisar ni el suelo canario, ni el español, ni ningún suelo de la Europa de las libertades. Lo mismo José ya está en Uruguay, tomándose un mate "Canarias", más amargo que nunca. Lo mismo está en Montevideo, la ciudad fundada hace casi tres siglos por unas familias emigrantes de Canarias.

Rebelion

 

A mí no me expulsan por ser culpable, a mi me expulsan por ser rebelde. En el día de ayer se consumó un grave atentado a los derechos más fundamentales consagrados constitucionalmente, ayer se consumó la ejecución sumaria de mi expulsión. Ayer se marcó un antes y un después en materia de los derechos de las personas migrantes, ayer se sentó un gravísimo precedente, me expulsaron sin que yo tenga antecedentes penales, sin tener condena en firme, sin cometer ningún delito, teniendo arraigo suficiente en Canarias. Siento indignación e impotencia ante tamaña injusticia. No está muerto quién pelea, daré batalla hasta lograr que se me restituya mis derechos y poder volver a Canarias y hacer mi vida normal. No me alcanzará la vida para agradecer a todas y a todos quienes me están apoyando en forma solidaria, quiero expresar mi especial gratitud a Xesús Gómez Miño, un hermano gallego que con su luz brilló en la gris mañana del aeropuerto de Carrasco y fue una mano que me ayudó a abrir muchas puertas. Seguiré luchando, abrazos a todas y todos.
Mil veces venceremos!!

José Morales.

José Morales, la burla de la democracia y el caciquismo represor 

por Pako González

Miércoles, 13 de Junio de 2012

 

José Morales, la burla de la democracia y el caciquismo represor
El ministro Soria no perdona que alguien proteste en contra de las prospecciones petrolíferas de Repsol en aguas Canarias. La víctima un activista uruguayo arraigado en esta tierra durante muchos años. El caciquismo no aguanta que existan voces discordantes con el saqueo de las islas.

La deportación del activista uruguayo, José Morales Brum, viene a demostrar lo vengativos que son los altos cargos del PP con las personas que luchan. Esta ilegal extradición promovida por el ministro Soria, se produce por participar este buen hombre en una concentración en Lanzarote contra los permisos a Repsol para extraer petróleo en Canarias. Simplemente el líder de la derecha en las islas lo enfiló, lo colocó entre ceja y ceja y no paró hasta lograr su expulsión, separándolo de su hija de siete años y del resto de su familia.

El “delito” de José Morales ha sido participar en una movilización legal, su presunta inocencia no se pudo demostrar porque no se ha realizado juicio alguno, Soria lo expulsa por ejercer un derecho, por oponerse al lucrativo negocio del petróleo que tan bien conoce el susodicho ministro pepero.

Los que hemos sufrido las represalias políticas de este tipo de gente conocemos muy bien el mal sabor de boca, la impotencia y el dolor cuando injustamente te desplazan, te humillan o te degradan de tu puesto de trabajo. Da la impresión de que si pudieran serían capaces de cometer esas presuntas atrocidades que causaron tanto dolor, tal como ya se hizo en el pasado, en los tiempos oscuros del golpe de estado fascista, donde solo en Canarias sin existir resistencia, fueron asesinados más de 3.000 luchadores por la democracia y la libertad.

La historia desgraciadamente se repite y el caso del compañero Morales confirma la inmensa frialdad de quienes lo juzgaron sin juicio, sin darle la oportunidad de expresarse y defenderse como ciudadano libre y con derechos. Estos mismos opresores van por el mundo presumiendo de demócratas, celebrando cada cuatro años lo que ellos llaman “la fiesta de la democracia”, donde son elegidos para gobernar con mano de hierro sin respetar otras ideas, otras formas de ver el mundo. El voto del miedo y la mentira les da carta blanca para recortar derechos sociales, para acabar con la sanidad y la educación pública, para meternos de cabeza en un rescate sin salida, arrastrando a millones de personas del estado español a no salir en muchos años de un atolladero de hambre y miseria, para beneficio de especuladores, políticos millonarios y banqueros.

La congénita “soriasis” del PP ya nos afecta a tod@s en Canarias, a José Morales le ha costado una brutal deportación. En los mares y costas de las islas se presienten mareas negras generadas por el sucio petróleo, la destrucción de la biodiversidad marina para enriquecimiento de una multinacional y de quienes le defienden sus intereses. Un pueblo condenado a seguir viviendo en la miseria mientras una oligarquía vengativa se sigue haciendo de oro.

Por todo esto se hacen más necesarias que nunca personas imprescindibles como José Morales. Allá en su otra patria, en Uruguay ya estará organizando su vuelta a una tierra que tanto ama, la próxima lucha en contra de las injusticias, de los negocios sucios, que promueven los esbirros de un sistema capitalista de hambre, represalias y muerte.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Kaos en la Red

 

 

Nueve personas se han concentrado frente a la Dirección Insular
“No saber nada del paradero de José Morales aterra. Estamos en el mismo régimen que Marruecos”
POR Ruth Gabilondo • 13 de junio de 2012

JPEG - 70.2 KB
Fotos: Sergio Betancort

“No saber nada del paradero de José Morales aterra. Estamos en el mismo régimen que Marruecos. Me recuerda a los saharauis desaparecidos, que cuando llegan a Marruecos no se sabe nada de ellos en años”. De esta manera se ha expresado Manuel Garzón, en la concentración en contra de la expulsión de Morales, que ha tenido lugar a las 17.30 horas frente a la Dirección Insular de la Administración General del Estado en Lanzarote, a la que han acudido tan sólo nueve personas.

El activista fue detenido este martes cuando iba a firmar al Juzgado de Tenerife y ha sido expulsado del país. Este miércoles, la Delegación del Gobierno en Canarias ha confirmado que Morales ya está fuera de España, pero no ha dado más explicaciones.

En la concentración, nadie sabía nada del paradero de José Morales y nadie entendía cómo ha podido ser expulsado repentinamente. “No conocemos su paradero y es un ciudadano de Lanzarote. Esto es atenta contra la Democracia y contra la libertad”, ha afirmado Garzón.

Garzón también estuvo presente el 3 de abril en la concentración que se realizó frente a la sede del PP de Lanzarote, coincidiendo con una visita del Ministro de Industria, José Manuel Soria, para protestar contra la autorización de las prospecciones a Repsol. Tras ese acto, a Morales se le abrió el expediente que ha terminado en expulsión.

Yo estuve allí y a mí ni me detuvieron ni me multaron. Y yo grité tanto o más que los demás. Lo curioso de este caso fue la selección de las personas. Fue un ataque selectivo hacia José Morales, una de las figuras que menos destacó en esta protesta”, ha afirmado.

Tras esa concentración frente a la sede del PP, la policía impuso multas de 300 euros a otras seis personas. Todos negaron que llevaran a cabo actos violentos y, de hecho, la Policía no detuvo a nadie; y ninguna persona ni tampoco el mobiliario urbano sufrió ningún tipo de daño.

"Han tirado de la parte más floja de la cuerda"

A la protesta de este miércoles frente a la Delegación insular de Lanzarote también ha acudido Pedro Hernández, que ahora forma parte de la Comisión Insular contra las Prospecciones Petrolíferas de Lanzarote. Precisamente, Hernández considera que esta medida contra Morales tiene que ver con las prospecciones que Repsol quiere llevar a cabo en aguas de Lanzarote y Fuerteventura.

“En el tema de Repsol están tirando de la cuerda. Han tirado de la parte más floja de la cuerda, que era Morales, que ya contaba con un expediente anterior. Han aprovechado para tratar de medir la fuerza y la resistencia de los ciudadanos de Lanzarote”, ha señalado.

Al margen de la concentración de este grupo de personas frente a la Dirección Insular, hasta la tarde de este miércoles no se había producido ninguna otra reacción en la isla. Ni instituciones, ni partidos, ni sindicatos, ni asociaciones se han pronunciado oficialmente sobre estos hechos, pese a que muchos sí lo hicieron en su momento, cuando se abrió este expediente de expulsión contra Morales. Las únicas reacciones han llegado a través de las redes sociales, pero nadie ha pedido públicamente explicaciones por una expulsión sobre la que la Delegación de Gobierno sigue guardando silencio.


Una treintena de personas protestaron contra la deportación
Fuerteventura también acogió una concentración en defensa de José Morales, con el triple de participantes que la de Lanzarote

POR Ruth Gabilondo • 14 de junio de 2012

La concentración en Fuerteventura contra la expulsión de José Morales superó este miércoles en participantes a la de Lanzarote. Una treintena de personas, pertenecientes al Movimiento Ciudadano contra las Prospecciones Petrolíferas, protestaron por la deportación del uruguayo, que fue detenido el martes y enviado a su país de origen. En Lanzarote, tan sólo participaron nueve personas en la concentración, frente a la Dirección Insular.

Este colectivo de Fuerteventura indicó que “aprovechando que José Morales tenía que firmar personalmente en la comisaría de Santa Cruz de Tenerife”, a donde se había trasladado a vivir recientemente, “la policía lo detuvo y con carácter inmediato lo deportó a su país de origen”. Ante estos hechos, el movimiento mostró “su repulsa más enérgica contra esta medida desproporcionada e injusta, más propia de un régimen dictatorial que de una democracia consolidada”.

“El Gobierno de España, a través de esta injusticia, explicita claramente su firme propósito de actuar sobre aquellas personas que, en el ejercicio del derecho de la libertad de expresión, se permiten disentir y manifestar públicamente su parecer sobre los asuntos que les afectan”, insistió esta plataforma.

El Movimiento Ciudadano de Fuerteventura envió todo su “ánimo y solidaridad” a José Morales y confió en que “los recursos interpuestos ante las instancias judiciales europeas, le permitan volver a Canarias, donde vivía y ejercía como ciudadano crítico ante las injusticias”.

El Movimiento Ciudadano también recordó que sobre Morales pesaba una orden de expulsión, incoada a raíz de su participación en una concentración “pacífica” ante la sede del PP en Arrecife para mostrar el rechazo a los sondeos de Repsol en Canarias, aprovechando la visita del Ministro de Industria, José Manuel Soria.

 

 

Presentará un recurso y pedirá medidas cautelares para que vuelva
La defensa de Morales considera que su expulsión no tiene precedentes y que se produjo sin agotar siquiera la vía administrativa
14 de junio de 2012

El activista uruguayo José Morales, que ya se encuentra en Uruguay tras la expulsión dictada por la Delegación del Gobierno en Canarias, recurrirá ante la justicia ordinaria dicha expulsión mediante un recurso contencioso administrativo y pedirá, como medida previa, que se deje sin efecto esa expulsión y se le permita entrar de nuevo a España.

Fuentes de su defensa aseguran que el expediente administrativo por infracción a la ley de seguridad ciudadana ni siquiera había finalizado esa vía administrativa, quela medida es “completamente desproporcionada” y que puede crear un grave precedente ya que por los mismos hechos, a ciudadanos españoles se les ha multado con 300 euros y a Morales se le ha expulsado del país.

La defensa de Morales señala que no se conoce ningún caso similar de expulsión de un extranjero en estas condiciones: sin orden judicial, con permiso de residencia y trabajo, con arraigo de diez años en España y con una hija de cinco años que es española. Considera que el modo de expulsión es un procedimiento extraordinario que sólo se aplica en otro tipo de casos, cuando la persona no tiene ningún tipo de arraigo ni documentación.

Fuentes de la defensa consideran que sólo cabían dos opciones para expulsar Morales, y las dos son extraordinarias: la expulsión express o el internamiento en un centro para extranjeros y consideran que un juez nunca hubiera autorizado ese internamiento porque tenía permiso de residencia y trabajo. La defensa considera muy sorprendente la medida y cree que se puede anular en los tribunales ya que hay precedentes que hablan del arraigo para evitar la expulsión.

Según señalan personas que han podido hablar con Morales tras su llegada Uruguay, al activista uruguayo lo acompañaron hasta Montevideo, vía Madrid, dos policías que lo trasladaron siempre esposado, y que dentro del avión le pusieron un arnés al que le ataron las manos. “No dejaron constancia documental de su expulsión y sólo está reflejado en su pasaporte la entrada en Uruguay, pero no la salida del Estado español”, aseguran.

Estas mismas fuentes afirman que “siguen su camino todos los procedimientos ante los tribunales, tanto por violación de los convenios internacionales de protección de los derechos humanos, como por la propia violación de la legislación española, al no haberse atendido los recursos presentados contra la expulsión.

ACN PRESS

 

El activista denuncia desde Uruguay el “atropello” que ha sufrido
José Morales: “Daré batalla hasta lograr que se me restituyan mis derechos y poder volver a Canarias y hacer mi vida normal”

El activista José Morales ya está en Uruguay y, desde allí, ha hecho las primeras valoraciones sobre su expulsión de España. A través del Facebook, y después de que sus allegados llevaran casi dos días sin saber nada de él, publicó este comentario en el muro de su Facebook.


14 de junio de 2012

“A mí no me expulsan por ser culpable, a mí me expulsan por ser rebelde. En el día de ayer se consumó un grave atentado a los derechos más fundamentales consagrados constitucionalmente. Ayer se consumó la ejecución sumaria de mi expulsión. Ayer se marcó un antes y un después en materia de los derechos de las personas migrantes. Ayer se sentó un gravísimo precedente: me expulsaron sin que yo tenga antecedentes penales, sin tener condena en firme, sin cometer ningún delito, teniendo arraigo suficiente en Canarias. Siento indignación e impotencia ante tamaña injusticia. No está muerto quien pelea, daré batalla hasta lograr que se me restituyan mis derechos y poder volver a Canarias y hacer mi vida normal. No me alcanzará la vida para agradecer a todas y a todos quienes me están apoyando en forma solidaria. Quiero expresar mi especial gratitud a Xesús Muiño, un hermano gallego que con su luz brilló en la gris mañana del aeropuerto de Carrasco y fue una mano que me ayudó a abrir muchas puertas. Seguiré luchando, abrazos a todas y todos. ¡Mil veces venceremos!”

 

 

 

Foto del perfil

 

Lavoz Delanzarote

Se le expulsó a última hora del martes

La Delegación del Gobierno confirma que José Morales ya se encuentra fuera de España

La Delegación del Gobierno en Canarias ha confirmado que el activista uruguayo José Morales fue expulsado ayer a última hora del territorio nacional. No se han facilitado detalles sobre el trayecto que se ha llevado a cabo para repatriar a Morales a Uruguay, que fue detenido el martes en Santa Cruz de Tenerife.

Saúl García (ACN)
[Miércoles, 13 de junio de 2012]  

Fuentes de la Delegación señalan que la expulsión forma parte del trámite normal del expediente administrativo de expulsión abierto contra él el pasado 3 de abril y que Morales tenía abiertos dos expedientes de expulsión por alteración del orden público, que es uno de los supuestos por los que se puede ordenar el abandono del territorio nacional.

Sobre Morales pesaba una orden de expulsión del país dictada hace dos semanas por la Delegación del Gobierno en Canarias a raíz del expediente que se le abrió el 3 de abril por alterar el orden público en una concentración frente a la sede del PP de Lanzarote para protestar por las prospecciones de Repsol en la visita del Ministro de Industria, José Manuel Soria.

La policía impuso multas de 300 euros a otras seis personas. Todos negaron que llevaran a cabo actos violentos, y de hecho, la Policía no detuvo a nadie; y ninguna persona ni tampoco el mobiliario urbano sufrió ningún tipo de daño en aquella concentración.

A Morales ya se le abrió un expediente de expulsión tras unos incidentes durante una concentración de apoyo al pueblo saharaui en Arrecife y en la que un agente de policía de paisano sacó su pistola en medio de la calle. Ese expediente se suspendió hasta que se resuelva la denuncia por los mismos hechos que se tramita en los tribunales.

El activista uruguayo es colaborador de asociaciones de inmigrantes, sindicales y en defensa de los derechos humanos, y al inicio de este expediente consideraba que su caso puede crear un “grave precedente para poder expulsar a cualquiera” puesto que no hay sentencia firme y la expulsión se dicta por una falta administrativa no probada.

José Morales vivía en Lanzarote desde hace diez años. Tiene una hija de cinco años que vive en la Isla. Ha recibido el apoyo de numerosos colectivos sociales, de Izquierda Unida, Intersindical Canaria, la Fundación César Manrique y la Comisión insular contra las plataformas petrolíferas, integrada por el Cabildo y varios colectivos sociales. En Arrecife se ha organizado varias concentraciones de apoyo al activista uruguayo solicitando que se impida su expulsión.

 

redaccion@diariodelanzarote.com

http://www.diariodelanzarote.com/images/corporativas/logo_diario.gif

 

DEPORTAN A INMIGRANTE URUGUAYO POR PARTICIPAR EN MOVILIZACIONES EN ESPAÑA.

Madrid. 13 de junio de 2012.
El gobierno español ha ejecutado esta madrugada (00.00 horas de España), la orden de expulsión al ciudadano uruguayo José Morales Brum, residente por más de 10 años en Lanzarote (islas canarias) y padre de una niña española de 5 años.
Este inmigrante fue detenido y acusado de participar en manifestaciones a favor del pueblo saharaui, y en una movilización pacífica, la pasada semana en Lanzarote,  en contra del Ministro de industria, José Manuel Soria, por el apoyo que este ha brindado a las prospecciones petrolíferas impulsadas por Repsol, que esta multinacional pretende realizar en las islas Canarias.
En base a los antecedentes que presentó la policía nacional, y a pesar de que los tribunales aún no han fallado en su caso, la Delegación del gobierno Canario, con la anuencia del ministerio del interior español procedió a su expulsión de España la noche de ayer.
Con esta medida represiva el gobierno español, lo que hace es crimininalizar a los inmigrantes. Atemorizándoles para que no participen, en ninguna actividad política contraria a sus ideas. Cercenando de esta forma los derechos civiles de las personas inmigrantes; derechos de los cuales el gobierno de España de manera hipócrita, se declara defensor y promotor. Con esta expulsión se marca un antes y un después en materia migratoria, ya que es la primera vez en la historia reciente de España, que una persona en situación regular es repatriada sin que pese sobre ella ninguna condena ni antecedente penal.
Sobre esta medida de expulsión, no debemos dejar de recordar que el Gobierno vuelve a desconocer el Artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, dónde señala claramente en su artículo nº 1 “Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado”.
Desde la asociación de chilenos y chilenas Violeta Parra, manifestamos toda nuestra solidaridad con José Morales, y con toda la colonia uruguaya que se ha visto agredida con esta medida. Asimismo llamamos a las organizaciones de derechos humanos, defensor del pueblo, partidos políticos entre otros a pronunciarse ante esta vulneración que afecta a esta persona inmigrante.


Asociacion de chilenos y chilenas Violeta Parra

Por la integración y la defensa de los intereses de los/as ciudadanos/as chilenos/as en Madrid, España

La represión en Canarias en el S.XXI: Habla José Morales

 


 

Etiquetado en Europa

Comentar este post