Estado español: La precariedad laboral se dispara: el 45% de los contratos temporales dura ya menos de un mes

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

por Carlos Sánchez

Martes, 07 de Febrero de 2012
La precariedad laboral se dispara: el 45% de los contratos temporales dura ya menos de un mes
El deterioro del mercado de trabajo es una obviedad -5.273.600 parados al acabar 2011-, pero también sufren los rigores de la crisis quienes tienen empleo, aunque sea temporal...

elconfidencial


Hasta el extremo de que nada menos que el 44,8% de los contratos temporales dura ya menos de un mes. El porcentaje es, con diferencia, el más alto de la serie histórica, y pone de relieve el deterioro del mercado laboral a medida que ha ido avanzando la crisis.

En 2007, ‘sólo’ el 30% de los contratos temporales duraba menos de un mes, pero el deterioro de la situación económica ha empujado ese nivel hastalímites desconocidos. Sobre todo después de algunas modificaciones legales aprobadas por el anterior Gobierno, que decidió en agosto pasadosuspender el encadenamiento de contratos temporales. De hecho, en el mes de enero se firmaron 1,03 millones de contratosde los cuales nada menos que el 92,7%  fueron de carácter temporal.

El resultado es una subida ininterrumpida de la precariedad. Hasta el extremo de que únicamente el 2,2% de los contratos temporales tiene una duraciónsuperior a los seis meses, mientras que otro 19,4% se firman con una duración superior a un mes e inferior a seis. Pero con una importante salvedad que pone de relieve la mala calidad del mercado laboral. Tan sólo el 1,9% de los contratos temporales se prorrogan pasados esos seis meses, lo que refleja la dureza del mercado de trabajo para quienes tienen empleo. En particular, para los jóvenes y las mujeres.

El paro se ceba en los temporales

Paradójicamente, y al mismo tiempo que se deteriora el mercado de trabajo en cuanto a la duración de los contratos, la tasa de temporalidad se mantiene en el entorno del 25%, cerca de diez puntos por debajo del nivel medio alcanzado durante los años de mayor expansión. La causa de esta aparente contradicción tiene que ver con el mayor ritmo de destrucción de empleo en la contratación temporal frente a la indefinida, aunque esta tendencia tiende a desaparecer. De hecho, en los últimos doce meses, según el Banco de España, se han destruido 96.000 empleos temporales y nada menos que 389.000 indefinidos, lo que pone de relieve el cambio de tendencia.

Los contratos temporales, sin embargo, y dado su enorme peso en el mercado de trabajo, continúan siendo la principal vía de entrada para encontrar un puesto de trabajo. Según este estudio de Fedea, solamente el 11% de los trabajadores accede a un empleo mediante un contrato indefinido. Por el contrario, el 82% lo hace a través de un contrato temporal (el resto es empleo no asalariado).

Y es que, según la Fundación de Economía Aplicada, el tipo de contrato “sigue marcando las diferencias más importantes” en cuanto a pérdida de empleo. De cada 100 trabajadores ocupados en el segundo trimestre del año pasado con un contrato temporal, 20 de ellos han perdido su empleo en el tercer trimestre de 2011 por 1,6 de cada 100 con contrato indefinido.

Según los datos de Agett, la patronal de las empresas de trabajo temporal, la contratación eventual es responsable del 65,3% de la caída de la contratación en el último año, mientras que la indefinida es culpable del 34,6%.

 

El gobierno a punto de aprobar la contrarreforma laboral más dura desde la transición

por Kaos. Laboral y Economía
Jueves, 09 de Febrero de 2012
El gobierno a punto de aprobar la contrarreforma laboral más dura desde la transición
Abaratamiento generalizado del despido, cláusulas de descuelgue para las empresas, fin de la ultraactividad de los convenios, bonificaciones a las empresas, reducción salarial (con la complicidad del pacto de CCOO y UGT), recortes en el cobro del desempleo... ¿habrá huelga general en todo el Estado?

El Gobierno aprobará un contrato de crisis con un despido más barato. Así se decidió tras la reunión que se celebró ayer en el palacio de la Moncloa que presidió Mariano Rajoy y en la que participaron además los ministros de Hacienda, Cristóbal Montoro, y de Empleo, Fátima Báñez, y el director de la Oficina Económica, Álvaro Nadal.

El presidente del Gobierno apoyó la tesis de una reforma laboral en profundidad. Se pretende aprobar un contrato de crisis, con un despido similar a la media europea (que es de 20 días por año trabajado). Esta fórmula fue planteada por el presidente de la CEOE, Juan Rosell. Los debates previos se habían dirigido hacia la generalización del contrato de fomento del empleo (con un despido de 33 días). Un cambio que para la CEOE resultaba insuficiente, ya que era similar al que se había incluido en la última reforma.

La reforma también incluirá una cláusula de descuelgue más fácil para las empresas en crisis. es decir, que no requiera la autorización de una comisión paritaria como en la última reforma aprobada por el gobierno socialista en la que cualquier cambio debía hacerse previa negociación. Estas garantías en la práctica dilataban la toma de decisiones para flexibilizar las condiciones de trabajo.

Asimismo se ha decidido poner punto final a la llamada ultraactividad, de forma que los convenios caducarán superado un plazo que podría situarse en un año.

Se harán bonificaciones a las empresas en las cotizaciones a la Seguridad Social en los contratos de formación y en los contratos a tiempo parcial, que serán más flexibles.

Con estos cambios el Gobierno estima que cumple los requisitos exigidos por el Banco Central Europeo (BCE) en la carta que remitió a José Luis Rodríguez Zapatero el 5 de agosto. En ella se pedía que se desvinculara la subida salarial de la inflación, de forma que se ligaran los incrementos a la productividad. Esto se ha resuelto en buena parte gracias al acuerdo firmado por CCOO, UGT y la patronal en el acuerdo reciente (AENC).

Pero, además, el BCE exigía cambios en el sistema de negociación colectiva con el fin de eliminar las rigideces y facilitar la adaptación de las empresas al ciclo económico. La tercera condición de las autoridades comunitarias son medidas para facilitar la contratación de los jóvenes, cuya tasa de paro se eleva al 50%. Para conseguirlo se pedía que se eliminara el salario mínimo interprofesional (SMI). Esto fue interpretado por los agentes sociales como la transposición de los miniempleos alemanes creados en el 2003 para aflorar empleo sumergido. Van acompañados de subvenciones para la cotización y reducción en el pago del IRPF y ya dan empleo a 7 millones de trabajadores germanos. Sin embargo, parece haberse descartado.

La reforma irá acompañada de medidas para reducir el fraude en el cobro de desempleo e incentivar la búsqueda de un nuevo trabajo. Los expertos han aconsejado reducir el periodo de cobro del seguro de desempleo y facilitar las agencias privadas de contratación. El Gobierno ha decidido aprobar los cambios mediante un decreto ley para evitar que se paralice la contratación durante los tres meses de tramitación de una ley.

 

Kaos en la Red

Comentar este post