Estado español: La ultraderecha valenciana revienta un acto nacionalista

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

La diputada de Compromís Mónica Oltra fue el principal blanco de las imprecaciones

BELÉN TOLEDO Valencia 06/07/2011

Vicent Flor, con su libro.

Vicent Flor, con su libro. 

Entre veinte y treinta miembros de partidos de ultraderecha irrumpieron ayer con violencia en la presentación de un libro al que habían acudido varios políticos de izquierda, como la diputada de Compromís Mónica Oltra. La obra presentada, Nove glòries a Espanya de Vicent Flor, trata la influencia del anticatalanismo en la sociedad valenciana. Precisamente, los lazos culturales del País Valencià y Catalunya son una de las causas que caracterizan a la izquierda valenciana, y de las que la ultraderecha abomina.

Los miembros de los partidos radicales portaban banderas españolas y valencianas y "lanzaron libros y sillas a los asistentes y también hicieron explotar petardos", narró Miquel Real, también dirigente de Compromís.

Según varios testigos, entre los que protagonizaron el altercado estaba el dirigente del partido racista España 2000, José Luis Roberto. "Som valencians, mai catalans" ("Somos valencianos, nunca catalanes") o "traidores" fueron algunos de los gritos que soportaron los asistentes al acto. Oltra fue el principal blanco de las imprecaciones. La llamaron "puta Oltra" y le instaron a ponerse "esta bandera -en referencia a la española- en la camiseta".

La tensa situación se prolongó durante 20 minutos, según narró la diputada, hasta que llegó la Policía. Oltra explicó que les convencieron para que abandonaran la sala y les pidieron la documentación.

En la calle, siguieron con los gritos y la protesta tras un cordón policial. "Hay gente que no entiende la democracia -dijo Oltra-, es lamentable la sensación de impunidad, que haya gente que se ponga a tirar libros a otros que no piensan como ellos".

 

"Hay una persecución contra la gente de izquierdas"

La ultraderecha boicoteó la presentación del libro de Vicent Flor sobre el anticatalanismo en Valencia

BELÉN TOLEDO VALENCIA 07/07/2011

 

Vicent Flor, ayer. J. NAVARRO

Vicent Flor, ayer. J. NAVARRO

Vicent Flor (Valencia, 1971) presentó el martes su primer libro, Noves Glòries a Espanya, una reflexión sobre el anticatalanismo en la sociedad valenciana. El acto fue boicoteado por decenas de personas que se habían sentado entre el público. Eran miembros de la ultraderecha valenciana, que mostraron su desacuerdo con el texto a través de insultos. Según varios testigos, entre ellos la diputada de Compromís Mònica Oltra, rompieron libros y lanzaron sillas. Hubo tres heridos leves. Oltra acusó ayer a la Delegación del Gobierno de actuar con tibieza por la escasez de detenciones. La Delegación emitió un comunicado en el que afirmó que hubo un detenido, cinco imputados y nueve multados. Algunos participantes en el altercado eran miembros del partido ultra España 2000, que aclaró que no convocó la protesta, pero opinó que "el sentir general es que quien va a provocar sale escaldado".


¿Son habituales los actos violentos de la ultraderecha?

Desgraciadamente son más frecuentes de lo que debería. Hay que recordar que hubo un atentado el 9 de octubre de 2008 en la sede del Bloc con metralla; un artefacto casero explotó en la de Esquerra Republicana del País Valencià, amenazas... Y todo se ha saldado con cero detenidos.


¿Por qué esta impunidad?

La Delegación del Gobierno debería reflexionar al respecto. Por lo sucedido ayer [por el martes], muchos no tienen ni siquiera multas. Tú y yo vamos a un establecimiento, rompemos o robamos algo, y nos denuncian o detienen. Estos señores lanzaron sillas, nos amenazaron. Y eso no tuvo más consecuencias que una detención. Parece que la violencia de extrema derecha no fuera una prioridad. Y merecería que las Fuerzas de Seguridad pusieran más empeño.


¿Por qué cree que, como afirma, no es así?

Creo que ha habido cierta connivencia entre las Fuerzas de Seguridad del Estado y la ultraderecha. En el sentido de que tradicionalmente se les ha considerado radicales, es cierto, pero no tan peligrosos porque no cuestionan la unidad del Estado. Aquí hay una persecución contra gente valencianista y de izquierdas, y esto es lo que no se puede sostener. Si fuera al revés, se montaría un escándalo mayúsculo.


La ultraderecha defiende que catalán y valenciano no son la misma lengua.

Es una creencia extendida entre las clases sin formación, pero todas las universidades sostienen que es la misma lengua. En el fondo, quien defiende el secesionismo lingüístico lo que quiere evitar es que castellano y valenciano estén en pie de igualdad. Defender los lazos lingüísticos con Catalunya haría más fuerte la lengua, igual que quienes defienden el castellano defienden la unidad lingüística con Suramérica. El secesionismo lingüístico amenaza la supervivencia del valenciano.

 

Público.es


Sentandreu sale esposado de un acto en el que el GAV lanza libros y sillas

La presentación del ensayo "Noves glòries a Espanya" acaba en una tangana disuelta por la policía

Sentandreu sale esposado de un acto en el que el GAV lanza libros y sillas


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sentandreu sale esposado de un acto en el que el GAV lanza libros y sillas

P. CERDÀ/T. DOMÍNGUEZ VALENCIA Una veintena de miembros del Grup d'Acció Valencianista (GAV) boicoteó ayer la presentación del libro Noves glòries a Espanya, la radiografía sobre el blaverismo del profesor Vicent Flor, y lanzaron ejemplares de la obra, sillas y bolas de humo en la sala de la FNAC de Valencia que albergaba el acto. Después de unos treinta minutos de máxima tensión, la policía nacional llegó con cuatro furgones, obligó a los miembros del GAV a abandonar la sala y se llevó esposado con la manos por delante al expresidente de Coalició Valenciana, Juan García Sentandreu, que entraba al furgón policial con
semblante serio y descolocado.

Según fuentes conocedoras de los hechos, los delitos de los que se le podría acusar son los de desórdenes públicos, injurias graves y desacato, entre otras razones por haber insultado al jefe del dispositivo policial. Al cierre de esta edición, Sentandreu permanecía en el Juzgado de Guardia después de haber solicitado el hábeas corpus cuando estaba en dependencias policiales, al entender que su detención era ilegal. Los agentes también identificaron, entre otros, al presidente del GAV, Manuel Latorre, y a los tres responsables de las juventudes de esta organización, así como a algunas históricas ties maries.

Los miembros del GAV y un grupo de jóvenes vinculados a España 2000 (estaba su jefe José Luis Roberto) llegaron a la sala de la presentación y ocuparon las filas traseras con banderas españolas, valencianas y de su propia organización. Cuando se inició el acto con las palabras del editor (19.15 horas), empezaron a proferir acusaciones e insultos contra los miembros de la mesa: el autor, la diputada de Compromís Mònica Oltra, el editor de la obra, Vicent Olmos, y el periodista J. J. Pérez Benlloch.
Según varios asistentes al acto, profirieron gritos como "no mos fareu catalans", "Puta Cataluña", "on estan, on estan, els amics de Guillem" [en referencia a Guillem Agulló, asesinado en 1993 por miembros de la extrema derecha] o "Vicent Flor, saluda al Grup d'Acció". Primero lanzaron algunos ejemplares de la obra tomados del expositor que había junto a la sala, luego arrojaron sillas y, al parecer, alguna podría haber golpeado a algún asistente de forma leve, según los testigos. El público asistente, cohibido y con mucha tensión por lo que podía suceder, oyó cómo los boicoteadores del acto cantaron el himno regional de la Comunitat Valenciana para remarcar las "noves glòries a Espanya" que aparecen en el título de la obra. Las bolas de humo lanzadas y la ausencia policial durante más de 15 minutos -sólo estaban los vigilantes del centro organizador- elevaron la sensación de aparatosidad y tensión.

Al llegar la policía nacional, obligó a salir del edificio de la FNAC a las personas que habían acudido a reventar el acto. Esas treinta personas se quedaron a las puertas de una FNAC defendida por más de 20 agentes. Unos 20 minutos después de ver cómo la policía se llevaba con grilletes a Juan García Sentandreu, lo metía en el furgón y se lo llevaba detenido, el presidente del GAV instó a sus compañeros de organización a marcharse a la jefatura policial para pedir su liberación inmediata.
En declaraciones a este diario, Manuel Latorre consideró que la detención del político era "un acto fascista" y una medida "desproporcionada y aberrante" porque "él [Sentandreu] no había hecho nada". Latorre afirmó que habían acudido a boicotear el acto porque el libro de Flor está "lleno de mentiras y acusaciones falsas" sobre el GAV y el valencianismo tricolor.

Oltra: "La policía ha tardado"
Tras finalizar la presentación, que se desarrolló con vigilancia policial a las puertas de la sala, la diputada Mònica Oltra criticó que "esta gente no demócrata y poco cívica ha traspasado las fronteras al lanzar libros y sillas. Y la policía ha tardado más de 30 minutos en venir". Según informaron fuentes de la FNAC, la policía estaba avisada antes del inicio del acto de que podían haber problemas. Sin embargo, los agentes llegaron después de que estos ya se hubieran materializado.
Vicent Flor, autor de la obra, lamentó estas "actitudes impropias de una sociedad democrática", aunque afirmó que "la libertad de expresión es un derecho fundamental, y si ellos discrepan de las posturas del libro, me parece muy bien".
Tomado de Levante-emv

Etiquetado en Europa

Comentar este post