Estado español: Los imputados del caso SGAE desviaron más de 30 millones de euros en lujos personales

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Factura de la SGAE.
  • Los imputados del caso Saga gastaron miles de euros en viajes, coches, joyas, decoración, regalos, restaurantes e incluso compras de supermercado.
  • Una de las imputadas, Elena Vázquez, llegó a gastar 215.000 euros en un año.

 

 

 

Los informes de Hacienda y de la Guardia Civil coinciden en que la entidad realizaba "gastos que no son propios de una actividad de servicios sino más bien de una economía doméstica". En la lista de gastos figuran viajes de lujo, compras de coches, alquileres de apartamentos para el verano, lencería, cuotas de gimnasio y compras del supermercado entre muchos otros conceptos.

Son gastos que no son propios de una actividad de servicios sino más bien de una economía doméstica

Destacan en las facturas algunos gastos de ciertos imputados, como los 215.000 euros que gastó Elena Vázquez en 2007, todos ellos destinados a asuntos personales, o las facturas de una jamonería asociadas a José Luis Rodríguez Neri, el presunto cabecilla de la trama.

Todos esos recibos eran pagados por la Sociedad General de Autores y Editores a través de un entramado de sociedades y empresas aparentemente independientes que se usaban como herrramienta pra el desvío de fondos-

El desvío de fondos en la Sociedad General de Autores y Editores(SGAE) se llevó a cabo mediante una trama empresarial "parasitaria" de la entidad "ideada" por el director de su filial digital, José Neriaunque "autorizada, consentida y también impulsada"por el presidente de la SGAE, Teddy Bautista.

Así lo aseguraba el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz en el auto (PDF) en el que en juliodecretó el ingreso en prisión eludible bajo fianza de 300.000 euros de Neri, director general de la Sociedad Digital de Autores y Editores (SDAE), al que imputa los delitos de apropiación indebida, administración fraudulenta y delito societario.

El magistrado acordó la misma medida de prisión, aunque esta vez eludible con una fianza de 150.000 euros, para Rafael Ramos, quien junto a su pareja Elena Vázquez -que el domingoquedó en libertad bajo fianza- tenía el control de la sociedad Microgénesis, de la que el propio Neri fue director y que era la"cúspide" del entramado empresarial creado para el desvío de fondos.

Mientras tanto, la mujer de Neri, María Antonia García Pombo, y la hermana de ésta, Eva, salieron en libertad sin fianza,aunque imputadas por varios delitos, la misma situación en la que el domingo quedaron, además de Bautista y Vázquez, el director general de la SGAE, Enrique Loras; el director financiero, Ricardo Azcoaga; y el empleado de Microgénesis Celedonio Martín.

20minutos.es

Etiquetado en Europa

Comentar este post