Estado español: [Nos toman por tontos] El PP se "compromete" a recuperar cada trabajo perdido, mientras Aznar avisa de que serán "más duros" que en 1996

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Definitivamente, nos toman por tontos. Y lo peor es que hay muchos millones de personas que los van a votar, a estos y a los otros, con lo que no solo es que nos tomen, sino que, en realidad, millones parecen serlo. Si no, solo hay que escuchar las palabras de Aznar esa misma tarde...
Kaos. Estado español | Agencias | 8-10-2011

El vicesecretario general de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha afirmado este viernes que "el empleo es el bienestar" y ha asegurado que el Partido Popular "aspira a recuperar cada puesto de trabajo que se ha perdido en esta crisis"

"Con menos aspiración nadie tendría derecho a presentarse ante cinco millones de españoles en el paro, por lo que a los socialistas esta ambición se les tiene que contagiar", ha considerado el dirigente del PP, dejando claro que "en España ha fracasado el Gobierno, pero no el país; han fracasado los que lo gobernaban, no los españoles". "Lo que le pasa a los españoles es culpa del Gobierno y los únicos que se merecen el paro son Zapatero, Rubalcaba y demás compañeros estrategas", ha señalado.

Definitivamente, nos toman por tontos. Y lo peor es que hay muchos millones de personas que los van a votar, a estos y a los otros, con lo que no solo es que nos tomen, sino que, en realidad, en su gran mayoría debemos serlo.  

¿A que no se atreven a ponerlo por escrito en un contrato que diga que, si en dos años no consiguen reducir el paro al menos un 30%, se van todos a su casa y dejan al pueblo que se autogobierne?

Venga, si quieren les damos hasta los cuatro años de legislatura. ¿A que no se atreven? 

En fin, muchas promesas electorales, como aquella del "Pleno empleo" de Zapatero, pero a la hora de la verdad, lo único que cualquier persona con dos dedos de frente puede esperar de ellos, es recortes generalizados, y ataques sin cuartel a nuestros derechos.

Pero tanto de unos, como de los otros. Tanto del PP, como del PSOE, al igual que de CiU y de cualquier otro partido burgués capitalista.

Así que cualquier persona con dos dedos de frente, no les votará. Por desgracia, los privilegiados, los explotadores, y millones de trabajadores sin consciencia de clase, ni cultura política de ningún tipo, sí lo harán. Y los demás, a jodernos... 

Y es que, tras las "promesas" y las "bonitas palabras" de Pons, lo que se esconde es algo mucho más macabro, algo tan crudo como esto:

Aznar avisa de que el PP deberá ser ahora más duro que en 1996 

GEMMA ROBLES / PILAR SANTOS

MÁLAGA

Si la pasada semana el expresidente Felipe González se  colaba  en la conferencia del PSOE para tratar de insuflar ánimos a un Partido Socialista en sus horas más bajas, ayer José María Aznar tomaba la palabra en la convención de los populares con el objetivo contrario: dar un baño de realidad a todos aquellos dirigentes del PP que, llenos de triunfalismo, sueñan con que Mariano Rajoy les regale una cartera ministerial si se cumplen los pronósticos y se hace con la victoria el 20-N. Aznar, que ve cerca el momento en que su sucesor en el partido llegue a la Moncloa (si no fallan los sondeos será en su tercer intento), advirtió a sus compañeros de que la coyuntura económica les obligará, bajo su punto de vista, a adoptar medidas aún más duras de las que él mismo aprobó en el  posfelipismo. «En 1996 recibimos una pésima herencia y hubo que tomar decisiones muy serias. Lo hicimos y podemos decir que con éxito. Ahora, la herencia será peor. Tendremos que tomar decisiones y llevar a cabo las ambiciosas reformas», sentenció.

Como suele ocurrir en los cónclaves populares, ayer se volvió a hablar de «reformas ambiciosas» que no se detallaron. Se volvieron a repetir los trazos gruesos del PP que prometen una reforma laboral, otra de las administraciones, una tercera en el ámbito de la educación; un proyecto para emprendedores y rebajas de impuestos selectivas. «Cuando las cuentas estén cuadradas bajaremos los impuestos a las familias», puntualizó ayer la popular Fátima Báñez. Pero no se desveló nada más. De hecho, el programa electoral que se iba a presentar en esta conferencia no está cerrado.

DEBATE INTERNO / Y no está terminado porque hay temas, sobre todo de índole social, que la dirección del PP no se ve capaz de plasmar de forma genérica en el programa. Así, hay sectores del partido que desean que en esta convención y en ese programa quede reflejado qué piensa hacer Rajoy en materias como la ley de la memoria histórica, el matrimonio gay, la ley del aborto, la asignatura de educación para la ciudadanía, la prohibición de los toros y la educación en catalán, entre otros asuntos. Losduros  del PP toleran ambigüedades en economía para no perder votos, pero no en asuntos que consideran ligados a sus convicciones más íntimas. Aznar, el más relevante representante de ese  ala dura, dijo ayer para que el equipo de Rajoy tomara nota que «lo normal es que se reconozca y se proteja el valor de la vida humana». De paso, arrojó otro dardo al PSOE al recalcar que ha salido «muy cara la invención de derechos que no son tales».

SIN CARTAS DE EUROPA / Tampoco estuvo suave el expresidente al referirse a la lucha contra ETA y a la actitud que, a su entender, tienen algunos políticos ante los últimos pasos de la banda o sus presos. «Derrotar a ETA significa que no se suplique, se mendigue cada día a la banda terrorista que, por favor, haga algún gesto», espetó, al tiempo que afeó a los socialistas que quieran convertir a los integrantes de la izquierda aberzale en «los hombres de paz del momento, porque no lo son», remachó.

Se fue gustando Aznar según fue transcurriendo un discurso cuyo fin último, según desveló a su término, era pedir un apoyo mayoritario para su delfín. «Es el tiempo de Mariano Rajoy», proclamó ocho años después de elegirlo como sucesor. El ahora presidente de honor del PP auguró tiempos difíciles para el próximo presidente del Gobierno, aunque matizó que, si es Rajoy, sabrá tener ideas propias (y eso que él le dejó sobre la mesa ayer algunas) y no tendrá que esperar a que le manden cartas del Banco Central Europeo dándole instrucciones. «La normalidad significa que un Gobierno sabe lo que tiene que hacer y nadie tiene que mandarle cartas detallando deberes pendientes», concluyó Aznar.

ESTO, EN DEFINITIVA, PARA LAS CLASES TRABAJADORAS, ES COMO QUIEN VE VENIR EL TREN Y NO SE APARTA. CONDUCTAS SUICIDAS/ELECTORALES QUE NOS LLEVAN A LA RUINA. ¡Y NO SERÁ QUE NO ESTAMOS AVISADOS DE ANTEMANO!

Etiquetado en Europa

Comentar este post