Estado español: Por encima de las posibilidades ¿de quién?

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Carta de un lector de El País a Sáenz de Santamaría. - Viernes.20 de enero de 2012 -

Nota de Tortuga, abajo


FRANCISCO PASTOR GUZMÁN - Castellón - 17/01/2012

Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno, nos pide a los españoles "un esfuerzo más". Alberto Fabra Part, presidente de la Generalitat Valenciana, dice que los valencianos "vivíamos por encima de nuestras posibilidades".

Trabajo desde hace 14 años en I+D y desde hace 10 años lo compatibilizo con unas horas semanales de profesor en la universidad. Me esforcé de niño y adolescente en intentar aprender, sacar buenas notas y pasarlo bien. Me esforcé en la universidad para sacar la carrera y pasarlo bien. Me esforcé luego dando clases particulares y continúo ahora esforzándome en mis dos trabajos. Hace 10 años, junto a mi pareja, compramos un piso que entraba dentro de nuestras posibilidades. Ahora, tras 10 años de esfuerzo, hemos ahorrado el dinero suficiente para pagar lo que nos queda de hipoteca. Llevo años esforzándome y nunca he vivido por encima de mis posibilidades. Podía permitirme coches más caros pero no los he comprado, nunca he pedido un crédito para irme de vacaciones, reformé mi piso cuando tuve dinero para hacerlo. Me esfuerzo en educar a mis hijos lo mejor posible, los llevo a la escuela pública y me esfuerzo en la asociación de padres para ayudar a mejorarla. Cuando mis hijos enferman los llevo a la sanidad pública y si me queda jarabe en casa le digo al médico que no me haga una receta que no necesito.

Ahora estoy a punto de quedarme sin trabajo gracias a los que han vivido "por encima de nuestras posibilidades". Ahora me piden "un esfuerzo más". Yo siempre he pagado puntualmente la hipoteca y lo sigo haciendo así que no he hundido a la banca. Yo no he hecho bajar la Bolsa, no he hundido los mercados, no he inflado la economía, no he especulado con la vivienda, no he organizado carreras de coches en mi ciudad, no necesito un aeropuerto sin aviones, no tengo yate para ver la salida de la Copa América, no he ido nunca a ver la ópera en el Palau de les Arts. Yo no he deteriorado la escuela ni la sanidad públicas, no he tenido becas ni subvenciones, no he cobrado nunca el paro ni he provocado déficit al Estado, la autonomía ni la Seguridad Social. Yo no conozco a Moody’s, Fitch ni Standard & Poor’s pero sí conozco a los que vivieron por encima de mis posibilidades. Yo no les voté, a mí no me representan.

Soraya, el esfuerzo se lo pides a ellos.


Compartimos la parte de esta carta que critica los excesos de los políticos del País Valencià, no muy diferentes por cierto a los excesos de los políticos de otros sitios. Sin embargo no estamos de acuerdo con la visión de esta persona y con el modelo de persona en sociedad que viene a establecer con respecto a sí mismo.

Suponiendo que no esté ocultando modestamente algún tipo de activismo revolucionario, este “ciudadano ejemplar”, tan similar a tanta y tanta gente que conocemos y a muchos y muchas de nosotras mismas, que viene viviendo toda su vida trabajando, ahorrando, pagando religiosamente su hipoteca etc etc., aunque no haya votado a estos políticos valencianos derrochadores (no dice si a cambio votó a otros) también tiene su cuota de responsabilidad en las cosas que le pasan. Por vivir en un insostenible e injusto modelo de Estado de Bienestar sin cuestionarse nunca de forma vinculante a ver porqué se podía dar aquí y no, por ejemplo, en casi ningún país de África. Por no pararse a pensar que ese modelo, mientras todo iba bien y había dinero para pagar a investigadores de I+D, era destructivo para el planeta, era pasto para los sucios negocios de la banca etc. Por dejar pasivamente las cosas principales en manos de los políticos de unos y de los otros partidos -a quienes hoy descubrimos cada día de forma más clara y numerosa como delincuentes y asalariados de los poderes económicos- en lugar de dar la espalda a la ficción parlamentarista y unirse a otras personas por una sociedad verdaderamente democrática y justa etc.

Entiéndasenos bien. No estamos repartiendo culpas sino estableciendo responsabilidades. Lo cual ha de verse no como crítica sino como invitación a tomar conciencia y a ponerse en marcha. Todavía estamos a tiempo.

Nota de Tortuga.

Grupo Antimilitarista Tortuga

Comentar este post