Estoy con el terrorismo. Nizar Qabbani - poeta palestino

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Estoy con el terrorismo

  De Nizar Qabbani - poeta palestino

 

 1208305703 f

 

Nos acusan de terrorismo

si defendemos la rosa... y la mujer

y la poesía meritoria

y el azul del cielo

de un país en cuyo espacio no queda

agua ... ni aire

No queda en él ni una tienda... o camella

o café negro

 

Nos acusan de terrorismo

si escribimos sobre los restos de una patria

desplazada, separada y gastada

cuyos pedazos se esparcen en trozos.

De una patria que busca su destino

y de una nación que no tiene nombres.

De una patria de la que no queda de sus primeras grandes poesías

sino las poesías de Al-Jansa

De una patria en la que no queda en su horizonte

libertad roja.. o azul o amarilla.

De una patria que nos prohíbe comprar el periódico

o escuchar las noticias

de una patria en la que a todos sus pájaros

se les prohíbe siempre cantar.

De una patria...

en la que sus escritores se acostumbraron a escribir

de tanto terror...

en el aire.

De una patria

que camina hacia las negociaciones de paz

sin honor

y sin zapatos.

De una patria

cuyos hombres de miedo se han orinado sobre sí mismos

y no queda más que las mujeres.

La sal... está en nuestros ojos...

la sal... está en nuestros labios

la sal... está en nuestras palabras

¿acaso la sequía está en nuestras almas

como una herencia que nos viene de la tribu de Qahtán?

y ni siquiera en nuestra nación queda Mu áwiya...

ni Abu Sufyán

ni queda quien dice no

en el rostro de quien renuncia

a nuestra casa... y a nuestro pan... y a nuestro aceite

y convirtieron nuestra historia floreciente...

en una tienda.

No queda en nuestra vida ni un poema

que no haya perdido su honradez

en la alcoba del sultán.

Nos hemos acostumbrado a nuestra ofensa

¿Qué queda del hombre

cuando se acostumbra a la insignificancia?

Busco en los archivos de la historia

a Usamát Bin Munqit

y a Uqbat Bin Nágic

a Umar ... o Hamza

busco a Mucataem bin-llah

a Jallid que se arrastra hacia Al Sazam

para salvar a las mujeres del salvajismo de la ofensa

y de las lenguas del fuego

 

Busco a los hombres del fin del tiempo

y no veo en la noche salvo gatos miedosos

cuyas almas sólo temen

el poder de las ratas.

¿Acaso nos atacó una ceguera nacional?

¿O nos quejamos de la ceguera de los colores?

 

Nos acusan de terrorismo

si rechazamos nuestra muerte

con las escobas de Israel

que destruyen nuestra tierra

que destruyen nuestra historia

que destruyen nuestra Biblia

que destruyen nuestro Corán

que destruyen las tierras de nuestros profetas.

Si fuera esta nuestra culpa

 

¡Qué hermoso es el terrorismo!

Nos acusan de terrorismo

si rechazamos borrarnos...

entre las manos de los mongoles... y los judíos... y los bárbaros

si tiramos una piedra

en el cristal del Consejo de Seguridad que

ocupó el César de los Césares

Nos acusan de terrorismo

si rechazamos negociar con el lobo

y tendemos nuestra mano a una prostituta

 

América

está contra las culturas de la humanidad

y ella no tiene cultura

Está contra las civilizaciones de las civilizaciones

y ella no tiene civilización.

América es un edificio gigante

que no tiene paredes

 

Nos acusan de terrorismo

si defendemos la tierra

y el honor de la arena

si nos rebelamos contra la violación del pueblo

y nuestra violación

si protegemos las últimas palmeras

de nuestro desierto

y las últimas estrellas de nuestro cielo

y las últimas letras de nuestros nombres

y las últimas gotas de leche en los pechos de nuestras madres

 

Si fuera ésta nuestra culpa

¡Que hermoso es el terrorismo!

Yo estoy con el terrorismo

si puede salvarme

de los inmigrantes de Rusia

y Rumania, Hungría y Polonia.

Yo estoy con el terrorismo

si puede liberar a Cristo

y a la Virgen María

y a la Ciudad Sagrada

de los mensajeros de la muerte y de la ruina.

 

Ayer

estaba la calle nacional en nuestros países

relinchando como un caballo

y estaban las plazas como ríos

desbordados de vitalidad

y después de Oslo

no quedaron dientes en nuestra boca

¿Acaso nos hemos convertido en un pueblo

de ciegos y de mudos?

 

Nos acusan de terrorismo

si defendemos con toda la fuerza

de nuestra herencia de poemas

de nuestra pared nacional

de la civilización de la rosa

de la cultura de plantas en nuestras montañas

y de los espejos de ojos negros.

 

Nos acusan de terrorismo

si defendemos con nuestra escritura

el azul del mar

el olor de la tinta

y de la libertad de la letra

y la santidad del libro

Estoy con el terrorismo

si puede liberar al pueblo

de los crueles y de la crueldad

y salva al hombre del salvajismo de lo humano

y devuelve los limones y el olivo y el jilguero

al sur del Líbano

y devuelve la sonrisa al Golán

 

Estoy con el terrorismo

si puede salvarme del César de los judíos

o del César de los romanos

Estoy con el terrorismo

mientras este nuevo mundo

está dividido en dos mitades

entre América e Israel.

 

Estoy con el terrorismo

con todos los poemas y la prosa que tengo

y los colmillos

mientras este nuevo mundo

está en manos de un carnicero.

 

Estoy con el terrorismo

mientras dure este nuevo mundo

que nos clasificó

en el género de las moscas.

Estoy con el terrorismo

si el congreso de los senadores en América

tiene en sus manos

el juicio final

y es él quien decide la remuneración: el premio y el castigo.

 

Estoy con el terrorismo

mientras este nuevo mundo

odia desde sus entrañas

el olor de los beduinos.

Estoy con el terrorismo

mientras este nuevo mundo

quiere degollar a mis hijos

y tirar sus restos a los perros.

 

Por todo esto

levanto mi voz en alto

estoy con el terrorismo

estoy con el terrorismo

estoy con el terrorismo.

 

 

NIZAR QABBANI

Traducción Cristina Castello

Palestina resiste. Metro de Caracas. Foto © Xurxo MartínePalestina resiste. Metro de Caracas. Foto © Xurxo Martínez Crespo.

Comentar este post