Estudio, conocimiento y cultura…. -Por Meyer Lozano Quintana

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

nino-leyendo_500-1-.jpgÚltimamente he podido notar que hay una enorme confusión con respecto al constructo “Estudio”. Socialmente una persona con “estudios” es aquella que ha terminado una carrera, independientemente del nivel de manejo que tenga de la misma. En algunos casos la maestría con la que se desempeñe lo hace un sabio y un conocedor, pero no siempre culto. Esto -indiferentemente de la carrera- lo hace técnico. En otros casos posee cultura y un conocimiento empírico, pero no es estudioso. Entonces, ¿Qué convierte a una persona en estudioso? Dos elementos básicos, a saber: el fin y la diversidad.

 

Si el fin del objeto (o materia) a estudiar es el lucro (económico, moral, social, etc.) el resultado siempre será competitivo mas no competente, presuntuoso y carente de valor. No importa realmente la evolución de la idea, su base, proceso y lógica, sino la función que desempeñe y cuanto aporta al reproductor.

 

Si el estudio se desenvuelve bajo un único punto de vista y sin elementos que permitan la comparación y el discernimiento, se cae en el sesgo, en la ceguera tozuda y en la falta de visión, aparte de que es débil, ya que se basa más en el deseo o la pasión que en la razón. Al unirse estos dos factores se “secan” las ideas. El hombre deja de producir y de crear (lo cual es extremadamente peligroso para el statu quo) para reproducir mansamente lo que le han enseñado a pensar, con el único fin de obtener aquello que le es tan propio y a la vez tan desconocido, como lo es su propia seguridad.

 

Si el fin real del estudio no es el conocimiento y la cultura - no para competir, no para ser mejor que, ni para “demostrar”- se ha perdido en su impulso inicial todo aquello que podría brindar. Solo un hombre estudioso puede ser Libre, así haya aprendido a leer con la biblia…

 

Meyer Lozano Quintana

Comentar este post