Europa: "visiones" sobre fuerzas de ultraderecha y elecciones "democráticas" en Francia

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Oreste Martí bw

Por Orestes Martí 

Cuando -referido a "los medios"- hablamos de un "analista", por lo general estamos pensando en un "investigador" que -entre otras cosas- estudia, ordena, reordena y da "tratamiento informativo" a los datos, que él mismo  genera u obtiene de otras fuentes de información, bases de datos, etc. Sin embargo, no hay que olvidar que tales "datos", son generados a partir de visiones concretas de instituciones, entidades privadas y oficiales y -como no podía ser de otra forma-, de otros investigadores, periodistas, comunicadores, etc.

Es por eso, amigo lector, que siempre será necesario tomar en consideración la fuente de dónde se ha obtenido la información y por consiguiente la "intencionalidad" detrás de la "visión" que a ella se le suele dar o con la que se le desea presentar; es decir, lo que en lenguaje coloquial diríamos cómo "vendernos la burra" [en España "vendernos la moto"].

El contexto europeo

Ante todo, le invitamos a llevar a cabo -con las previsiones anteriormente señaladas- un súper breve recorrido por algunas "visiones" sobre lo que ocurre en la Europa actual -para unos, del "Estado del bienestar"; para otros, de la ultraderecha en alza y así sucesivamente Ad infinitum- y de lo que pudiera suceder en el futuro mediato e inmediato....

Hay una primera conclusión en la cuál la mayoría de los analistas coinciden: la ultraderecha recorre Europa... y muestran datos en los que fundamentan estos criterios sobre muchos países -Austria (1), Bélgica (2), Dinamarca (3), España (4), Estonia (5) Finlandia (6), Francia (7), Grecia (8), Holanda (9), Letonia (10), Lituania (11), Noruega (12), Polonia (13), Reino Unido (14), Suecia (15), Suiza (16)-; por lo extenso de su contenido, los hemos colocado como "notas"

En ese contexto europeo, acaban de tener lugar dos procesos electorales importantes: el de Francia (definido un "vencedor") y el de Grecia (aún indefinido, en nuestra modesta opinión).

Elecciones en Francia. Las previsiones

El intelectual Salim Lamrani, respondiendo a una pregunta que le hiciera el periodista cubano Max Lesnik en una reciente entrevista en Miami llevada a cabo antes de celebrarse las lecciones (¿Tú crees que en la segunda vuelta de la elección francesa pueda ganar el candidato del Partido Socialista, Hollande?) respondió: "... yo creo que en la segunda vuelta ganará el candidato socialista François Hollande por varias razones. Es la primera vez que un presidente que se vuelve a postular no triunfa en la primera vuelta. Es la primera vez en la historia de la Quinta República, o sea desde 1958 en Francia. Luego, Nicolás Sarkozy, el actual presidente, que hizo una campaña retomando los temas de la extrema derecha, con el objetivo de ganarse esos votos, no logró convencer a esos electores, pues votaron en mayoría a favor de Marine le Pen, la candidata del Frente Nacional" ....
A la segunda pregunta del periodista (
¿Qué significaría una victoria de Hollande para el resto de Europa?), entre otras cosas, respondió: "Significaría que hay otro camino posible, otras alternativas. Las políticas de austeridad no son la única vía posible. Además son económicamente ineficientes".
Una última cuestión sobre la que desearíamos llamar la atención y que el periodista abordó a modo de posible futuro escenario; el periodista dice: "
Sabemos que España, bajo el gobierno derechista de José María Aznar, ha sido líder en mantener la posición anticubana que llevó a Europa a exigirle une serie de puntos que han desembocado en una confrontación. ¿Podría ser Francia la nación líder que revertiría esa posición?". La respuesta del profesor Lamrani: "Efectivamente, un gobierno con François Hollande podría seguir los pasos del gobierno español de José Luis Rodríguez Zapatero que, contrariamente a su predecesor, entendió muy bien que la política europea hacia Cuba debía ser independiente y no una copia de la de Washington ..... El problema es que para poder levantar la Posición Común –que reduce las relaciones entre La Habana y Bruselas y que es el principal obstáculo para la normalización de las relaciones bilaterales– hace falta un voto unánime en la Europa de los 27. Si una sola nación se opone al levantamiento de la Posición Común de 1996, que es injusta, discriminatoria e ineficiente, Europa no puede cambiar la política hacia Cuba"....

Elecciones. Valoraciones y pronósticos de escenarios

Alejandro Teitelbaum
, en su artículo "Las elecciones en Francia", analiza las cifras: "En números redondos sobre 46.000.000 de inscriptos, se abstuvieron 9.000.000, es decir un poco menos del 20%. Votaron 37.000.000. En blanco lo hicieron 2.146.000, por Hollande votaron 18.000.000 y por Sarkozy 16.865.000. La diferencia entre ambos fue de 1.140.000 votos. Si para establecer los porcentajes se toman en cuenta los votos en blanco, es decir a los ciudadanos que concurrieron a votar para expresar su rechazo a ambas candidaturas, los porcentajes son los siguientes: Hollande 48,63%, Sarkozy 45,56% y en blanco 5,8%. Y si se toman en cuenta el total de inscriptos, es decir si se incluyen los abstencionistas, el porcentaje de Hollande es 39 y el de Sarkozy 36,6. En la primera vuelta hubo 700.000 votos en blanco y en la segunda 2.146.000, es decir 1.446.000 más que en la primera.
Entre las dos vueltas, Marina Le Pen, candidata de la extrema derecha (6.000.000 de votos en la primera vuelta) anunció que votaría en blanco, mensaje implícito a sus seguidores para que hicieran otro tanto, como parte de su estrategia proclamada de hacer perder a Sarkozy, desintegrar al UMP, el partido del Presidente, para erigirse ella en líder de la derecha. De modo que el aumento de casi un millón y medio de votos en blanco en la segunda vuelta puede atribuirse a la consigna implícita de Marina Le Pen entre los dos turnos. Son los electores de derecha que le faltaron a Sarkozy para imponerse sobre Hollande.
Otro dato. En la primera vuelta los votos positivos se repartieron así: del centro izquierda a la extrema derecha (PS, UMP, MODEM y Frente Nacional) 82,84%; izquierda (Frente de Izquierda, NPA y Lucha Obrera: 12,82%). El 4,44% restante corresponde a los votos ecologistas (2,3%) y de otros pequeños partidos".....
Brinda una conclusión: ... "se puede concluir que la mayoría de los electores no votaron por el Partido Socialista y mucho menos por un programa de transformaciones de fondo. Y que si Sarkozy no fue reelegido no fue “gracias” a Hollande, quien desde el punto de vista de la izquierda hizo una campaña lamentable, sino merced a la vigorosa campaña de Melenchon pero sobre todo “gracias” a Marine Le Pen, que privó a Sarkozy de los votos de derecha que necesitaba para ganar"....
Y hace un pronóstico:... "
Es posible que en las elecciones legislativas de junio, con el sistema uninominal de dos turnos vigente, el PS obtenga la mayoría absoluta de diputados con una mayoría relativa de electores (suele ocurrir que un partido con el 40% de los votos obtiene el 60% de los diputados). De modo que es muy probable que, para legislar, el PS no necesite negociar con los diputados de izquierda, que serán pocos a causa del sistema electoral actual que no da representación, o muy poca, a las minorías. Nada permite prever que Hollande en el Gobierno, aun con una mayoría PS en el Parlamento, emprenderá verdaderas reformas de fondo para superar la crisis. Y prácticamente nadie se hace ilusiones en Francia al respecto. La elección de su primer ministro y del resto del Gabinete cuando asuma el 15 de mayo, dará otro indicio de las tendencias del nuevo Gobierno. El fracaso de los socialistas en la resolución de los problemas de fondo que inquietan a la población de Francia, puede llevar a una parte todavía mayor de ésta a adherir a las posiciones de la extrema derecha. Contra las cuales, en las recientes elecciones, los dos partidos mayoritarios (la UMP en particular y el PS) no han librado la batalla ideológica sino más bien todo lo contrario. En Francia, como en todos lados, el derrumbe político-ideológico y el conservadurismo de la socialdemocracia y el crecimiento de la extrema derecha plantea una enorme responsabilidad a la izquierda que, con sus vacilaciones, ambigüedades, sectarismos y divisiones, tarda en asumir"....

Cualitativamente, el sociólogo norteamericanoJames Petras lo valoró así: "La primer cosa es que debemos ser muy cautos a pesar de que ganó Hollande, porque hemos visto en otros países que ganaron candidatos del Partido Socialista y traicionaron las reivindicaciones populares. No hay que olvidarse de Zapatero en España o Papandreu en Grecia, que hicieron mucho daño a los seguidores que celebraron sus elecciones. Por tanto, tenemos que saber que los Partidos Socialistas en Europa no tienen una trayectoria muy positiva"....
"Ahora bien, analicemos el voto. La diferencia de votos era bastante estrecha, y si no era por el voto de los musulmanes Sarkozy ganaba las elecciones. Según mi análisis, el voto entre los blancos franceses es exactamente igual incluso habría una pequeña ventaja a favor de Sarkozy. Únicamente entre los musulmanes, donde el voto a favor de Hollande era de más el 70%, uno puede explicar la victoria de la izquierda.
En segundo lugar debemos reconocer que la derecha hizo una importante contribución al alto porcentaje de votos de Sarkozy. Incluso dicen algunas estimaciones que casi un 60% de la votación por Sarkozy viene de la ultraderecha.

Y avanzó un posible escenario futuro: "Hay que ver como va a afectar eso post electoralmente al partido de Sarkozy porque están muy fragmentados, entre neoliberales, gaullistas (N de R: seguidores de Charles De Gaulle) y otros sectores, y con la derrota de Sarkozy se pueden dividir, y hay indicaciones de que eso puede pasar. Entonces, como consecuencia del crecimiento de la derecha, puede manifestarse en las elecciones legislativas que se celebrarán en julio, del 10 al 17.Digo esto porque si Hollande no toma algunas medidas dramáticas en las primeras semanas de su gobierno, una parte del electorado puede dar el voto a la derecha que está creciendo y las fuerzas de Sarkozy se están desintegrando. Y esto puede generar la polarización entre la ultraderecha y la oposición a la austeridad, las restricciones, etc., y lo que representan las fuerzas más derechistas".....

Otro analista importante, Luis Arce Borja, en su artículo Elecciones en Francia: Circo, estafa y cinismo, valora: "El proceso electoral en Francia nada tiene que envidiar a las elecciones en las republicas bananeras de América Latina o cualquier parte del África, donde los juegos artificiales y el espectáculo de circo encubren el engaño y la estafa. En Francia la contienda electoral fue entre Nicolas Sarkozy presidente saliente que ambicionó la reelección y Francois Hollande, candidato del Partido Socialista francés. El primero, es un personaje egocéntrico, ridículo y con aspiraciones de pequeño dictador. Algo así como una caricatura grotesca de Napoleón. Desde el inicio de su gobierno aplicó una política antipopular y sus posturas groseras hicieron que se ganara el desprecio de la mayoría de franceses. Es tan derechista que es difícil hacer la diferencia entre él y Marina Le Pen la líder de la derecha fascista de Francia. Su gobierno fue marcado por escándalos de corrupción, actitudes racistas y de odio contra los extranjeros. En la mitad de su gobierno, cerca del 70% de los franceses rechazaban su administración"....
.. Las diferencias entre Francois Hollande y Nicolas Sarkozy se refieren sobre todo al tono del discurso electoral, pero no a cuestiones fundamentales del sistema político y económico. El propósito de este proceso electoral, ha sido reacomodar las clases políticas en el poder. La crisis obliga a cambiar las caras en el sistema administrativo del Estado. El gobierno ha sido removido, no para cambiar el carácter del Estado y menos la esencia del sistema político y económico francés. El cambio de gobierno responde a las necesidades actuales de la crisis de este país. Sarkozy se había desgastado demasiado para seguir al frente del Estado. Vista la perspectiva de la crisis económica resulta conveniente para los grupos de poder, un presidente de “izquierda” que por un tiempo (extenso o corto eso dependerá de la crisis) podrá seguir mintiendo y conteniendo las expectativas del pueblo francés. Aquí ocurre algo semejante que en España donde los “socialistas” de Zapatero, que han dejado un país en ruinas con cerca de 6 millones de trabajadores en la desocupación (5.639.500 y 24,44%), fueron cambiados no por otra “izquierda”, sino por la extrema derecha franquista..... El marco coyuntural de las elecciones francesas es la grave crisis mundial del capitalismo, la decadencia del liberalismo y el ascenso de la extrema derecha llámense populista, nacionalista y fascista en todo Europa"...

Jorge Gómez Barata, en su artículo "Francia votó socialista" brinda -a modo de conclusión y posible escenario futuro-, el enfoque siguiente: "Obviamente François Hollande no intentará ni podría cambiar a Europa al estilo como lo hubieran hecho Lenin o Trotski, pero ha comenzado por desquiciarla y por liberarla de uno de los políticos más antediluvianos y antipáticos que ha soportado el Viejo Continente. Los franceses acaban de optar por un enfoque que aunque reformista cambiará las reglas del juego. El significado del voto mayoritario por la lista socialista es la elección de la alternativa frente a la continuidad y la apuesta de las masas (no de las elites) por el cambio que no alude al sistema social, cosa impensable en el ámbito europeo donde el tránsito de una sociedad a otra nunca más asumirá la forma de ruptura sino de mutación. Una sociedad mejor llegará pero lo hará de otra manera y con otros ritmos. La importancia del triunfo socialdemócrata en las elecciones francesas se deriva de que ocurre en el país políticamente más experimentado de Europa, cuna del pensamiento político más avanzado, incluyendo el liberalismo, el socialismo y el marxismo y escenario de los más grandes sucesos políticos de la era moderna. Se trata de una nación, que salvo el interregno de barbarie impuesto por los nazis y por los aprestos coloniales de sus elites, no se ha desmentido. Con todo y sus enormes carencias e inconsecuencias, la Francia de De Gaulle frenó la recolonización norteamericana iniciada con el desembarco de Eisenhower por Normandía y no por los Balcanes como demandaba Stalin, profundizada con el Plan Marshall y administrada mediante el rejuego con la deuda acumulada por Europa. Al reclamar el oro francés y comprar con dólares vacíos el metal, el general aguó la fiesta iniciada en Bretton Woods. En 1968 la juventud gala puso en jaque una versión del capitalismo que quiso embonar consumismo con autoritarismo y que, aunque a su aire y con su estilo, acudió a Marx. Al sacudirse a Sarkozy Francia ha dado muestras de madurez. No son todos pero 15 millones de votos son factores legitimantes suficientemente convincentes para creer que las mejores tradiciones de lucha de los franceses están vigentes. Aludiendo al triunfo de Hollande un comentarista de televisión afirmó que los estados de bienestar en Europa  eran “cosa del pasado” omitiendo de ese modo las realidades de países donde a pesar de la ofensiva neoliberal y de la existencia de bolsones de pobreza, gracias a las conquistas de la izquierda se mantienen altos los niveles de vida. Haciendo honor a su condición de un pueblo políticamente evolucionado, Francia votó por el socialismo, aquel que conocen y en el cual creen, probablemente uno de los tantos posibles. La socialdemocracia gala será atacada por unos y criticada por otros, completándose así la recurrente paradoja que hace coincidir a la izquierda maximalista con la derecha. No será el primer caso. Con finísimos modales, un lector cuyo juicio estimo, aludió “a mí entusiasmo por los socialistas franceses”. Lo admito. La escogencia no me resulta difícil; lo otro es la derecha y más allá una izquierda sin posibilidades reales. Comparto el credo de Lula: “En política se hace lo que se puede”.

Estimado lector, hay muchas otras valoraciones, análisis de los resultados de las elecciones francesas (17) y de descripción de posibles escenarios futuros; le invitamos a que acceda a ese universo informativo; que lea detenidamente las diversas opiniones y criterios; que incluso acceda a otras fuentes y las consulte, las contraste y sólo después de ese sano ejercicio mental, saque usted sus propias conclusiones

 


NOTAS:
 
(1) Austria. Heinz-Christian Strache ha revitalizado el partido. Los sondeos le colocan en primera o segunda posición en las elecciones del próximo año 2013.
(2) Bélgica. El partido fascista y xenófobo Vlaams Belang, separatista flamenco, alcanzó un 7,6% en las elecciones de 2010.
(3) Dinamarca Los ultraderechistas son el tercer partido con un 12,3% de votantes.
(4) España. El Partido Popular cuenta con mayoría absoluta en el parlamento
(5) Estonia. Una situación que se puede ilustrar con sólo leer:
-En Estonia los antifascistas formaron un 'muro de recuerdo'
-La indignación de los antifascistas fineses
-Estonia sigue homenajeando a tropas SS
-En Estonia siguen glorificando a las tropas nazis
-La policía de Estonia se niega a iniciar el proceso por homenaje a las SS
(6) Finlandia El Partido de los Auténticos Finlandeses, mantiene un discurso contrario a la UE y a los países del sur a quienes califica de  “derrochadores”.
(7) Francia Marine Le Pen obtuvo un resultado histórico el 22 de abril de 2012 en la primera vuelta de las presidenciales francesas (17,9%), superior al de 2002 (16,86%).
(8) Grecia El ultraderechista Aurora Dorada pasó de un 0,2% al 7% en las últimas elecciones. Mantiene un discurso antieuropeo y antiinmigración.
(9) Holanda El Partido para la Libertad de Geert Wilders consiguió el tercer lugar en los comicios de 2010.
(10) Letonia Cada vez se aprecia una mayor tendencia hacia el fascismo, el último episodio una 'lección de patriotismo' que dieron dos hombres vestidos con uniformes nazis en un jardín de niños en Riga
(11) Lituania En mayo del 2010 se informó que "Lituania usará oficialmente los símbolos del fascismo". No era la primera vez que en los países bálticos intentan de justificar a los fascistas y reescribir la historia. En 2007 la desmontadura del monumento del soldado soviético en el centro de Talin, provocó mucha atención internacional. Las marchas neonazis y de los veteranos de las unidades hitlerianas de SS se realizan en Lituania y Letonia, donde además fue condenado como un criminal militar el guerrillero antifascista Vasily Kónonov que luchaba contra los colaboracionistas del fascismo durante la Segunda Guerra Mundial
(12) Noruega El Partido del Progreso de Siv Jensen -según las encuestas recientes- presenta una aceptación del 11,4%
(13) Polonia No sólo las fuerzas ultraderechista incrementaron su presencia en el país, también llevaron a cabo acciones concretas, como la creación y operación de "cárceles secretas" de la CIA en territorio polaco. En el artículo La cárcel polaca de la CIA, real sobre el papel, se informa -entre otras cosas-: "Según datos del Comité de Helsinki por los Derechos Humanos, en la cárcel secreta de la CIA en Polonia pudo haber entre 8 a 11 presos. Dos ciudadanos de Arabia Saudí, que actualmente se encuentran en la 
base de Guantánamo, afirman haber sido torturados en Polonia
(14) Reino Unido El Partido Nacional Británico dio la gran sorpresa en 2009 alcanzando un 6,3% de los votos en las elecciones europeas.
(15) Suecia Los Demócratas Suecos, entraron en el parlamento por primera vez en octubre de 2010 con un 5,7% de los votos equivalentes a 20 escaños.
(16) Suecia El Partido Popular Suizo ha pasado de ser un partido pequeño y rural a ser el mayor grupo político.
(17)

-Salim Lamrani: “Los franceses tienen ansias de justicia social”
Cecilia Diwan (Radio Nacional de Argentina)
-Hollande tendrá que gobernar a partir del 15 de mayo dos países en uno: el igualitario y el xenófobo
Eduardo Febbro
-Legislativas francesas, la llave de éxito presidencial
Amilcar Morales García (PL)

-La ultraderecha recorre Europa
El País

Lista de reproducción de vídeos

http://www.youtube.com/playlist?list=PL4133B9263A88938C

 


 


Etiquetado en Europa

Comentar este post