Fuera la ley PPPrivatizadora del Uruguay

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Que el PIT-CNT convoque a un paro general y constituya una
Comisión Nacional contra las Privatizaciones

 

            Junto a la ‘oposición’ derechista blanqui-colorada, el Frente Amplio está votando la ley de contratos de Participación Público-Privada (PPP). Una ley que es denunciada por los sindicatos como privatizadora y destinada a achicar el Estado –al estilo neoliberal de los años ’90.

            Queda claro por qué no hay una verdaderamente ‘oposición’ en Uruguay: porque tanto el oficialismo como los partidos patronales blanco y colorado comparten lo esencial de la política gubernamental.
La única oposición real puede venir de los trabajadores, que debemos construir una oposición obrera y socialista frente al gobierno y sus aliados-opositores.

            Se pretende justificar esta ley bajo el argumento que el Estado no tiene recursos para hacer inversiones en infraestructura. Lo que no se dice es que el presupuesto estatal está hipotecado en función del pago de la deuda usuraria, que no para de crecer pese al pago de miles de millones de dólares cada año.
Se oculta que la ‘escacés de recursos’ obedece también a la negativa a imponer impuestos a los grandes capitales.

            La ‘inversión privada’ en las PPP sólo se producirá si existe una ganancia segura –garantizada de hecho por el Estado, que será el que finalmente pagará la factura, trasladándola al conjunto del pueblo a través de impuestos, tarifazos e inflación.
La ejecución de obras de infraestructura por este mecanismo, por fuera del Presupuesto votado en el parlamento, significa poner en manos privadas gran parte de la caja estatal, empeorando el déficit estatal y la propagandeada ‘falta de recursos’ presupuestales.

            La salida pasa por repudiar la deuda externa –generada por el salvataje de bancos quebrados– y la imposición de fuertes impuestos progresivos sobre los capitalistas, los terratenientes y las grandes fortunas.
El gobierno tiene miles de millones de dólares paralizados en reservas del Banco Central, así como en depósitos del Banco República en el exterior.

Es la garantía para los especuladores internacionales, por lo que no pueden ser usados para inversiones estatales en infraestructura, vivienda, educación o salud.

            La ley PPP permite la asociación de las empresas públicas con capitales privados, es decir, la privatización.
El senador Lorier (PCU) no dio su voto a esta ley porque no obtuvo garantías de que no habría venta de empresas públicas.

Esta es una crítica correcta pero parcial, ya que la privatización puede hacerse también sin venta formal del patrimonio de los entes estatales (actuando el Estado como socio y garante de las deudas de un capital privado, como lo hace en Pluna).

¿Qué “garantías” pueden dar Mujica-Astori de que no venderán el patrimonio nacional, cuando ya está en marcha la privatización de AFE, con el pasaje del ferrocarril al derecho privado y el ingreso de capitales privados a este sector?

            El presidente habla mucho de “respetar los plebiscitos” pero se burla de todos los pronunciamientos populares contra la entrega del patrimonio nacional.
Habla como un loro de hacer “referéndums consultivos”, pero no convoca al pueblo a pronunciarse sobre esta ley privatizadora –de hecho, ni siquiera el Plenario del Frente Amplio fue convocado a pronunciarse sobre este proyecto de ley.

            Dentro del PCU, el ala de Juan Castillo y Marina Arismendi cuestiona la abstención de Lorier, y reclama que en la cámara de diputados se vote disciplinadamente la ley privatizadora, que fue rechazada por la Mesa Representativa del PIT-CNT. La línea de M. Arismendi y Castillo conduce a la liquidación del PCU, en función de la defensa de un gobierno al servicio de los grandes capitales y el imperialismo.

            No alcanza con “no votar” la ley, hay que votar en contra, convocar a un plan de movilización para derrotar las privatizaciones y derogar la ley PPP, y pasar a la oposición al gobierno del Frente Amplio, construyendo una alternativa obrera y socialista.

            Aunque esta ley fue rechazada por COFE y la Mesa Sindical Coordinadora de Entes, y pese a las movilizaciones realizadas por el sindicato ferroviario contra la privatización, la dirigencia del PIT-CNT no ha convocado hasta ahora a ninguna movilización contra la ley Privatizadora.

            La Mesa Representativa de la central sindical votó “Rechazar la ley de PPP y mantenerse alerta en la aplicación de la misma”, aceptando como un hecho consumado la aprobación de la ley privatizadora, y propuso “bajar a la discusión de los sindicatos la realización de un paro general parcial para el próximo 28 de julio”… cuando se sabe que la ley será definitivamente aprobada el 12/7.

            Los dirigentes del grupo Articulación Fernando Pereira (FUM) y Gustavo Signorelle (AFJU) incluso rechazaron esta resolución, actuando abiertamente como correa de transmisión del gobierno en los sindicatos.

La dirección de AEBU emitió una declaración apoyando la ley PPPrivatizadora. Juan Castillo ha descartado la posibilidad de impulsar un recurso de referéndum contra la ley privatizadora, cuando este tema ni siquiera fue tratado en los sindicatos o la Mesa Representativa. Queda al desnudo la completa subordinación del Secretariado del PIT-CNT al gobierno capitalista del Frente Amplio –y a su política de pactos con la derecha blanqui-colorada.

            El PARTIDO DE LOS TRABAJADORES llama al conjunto de los trabajadores a exigir un inmediato paro general y un plan de movilizaciones contra la ley PPP y todas las privatizaciones, en defensa de la reconstrucción de un ferrocarril estatal, poniendo freno a la política de subsidios y regalías a los grandes capitalistas.

Si la ley se aprueba este martes 12, entonces el PIT-CNT debe lanzar una campaña por su derogación, constituyendo una Comisión Nacional contra todas las Privatizaciones –incluso convocando a un nuevo referéndum si es necesario. No a la megaminería a cielo abierto, fuera Aratirí, nacionalización del hierro para su explotación estatal bajo control de los trabajadores y las organizaciones populares y ambientales.
Aumento del presupuesto para la enseñanza. Aumento general de salarios ante el aumento de la inflación. Salario mínimo de $ 20.000.

Derogación de las AFAP. No pago de la deuda externa, nacionalización sin pago de la banca, expropiación sin indemnización de los latifundios, ruptura con el FMI, establecimiento de fuertes impuestos progresivos sobre las grandes fortunas

. Por un gobierno de trabajadores y la unidad socialista de América Latina.


PARTIDO DE LOS TRABAJADORES                11/7/2011



 

Basta de Subordinación al gobierno! Por la independencia política del PIT-CNT!!

 

PT - postaporteñ@ nº 586 - 2011-07-12

Postaporteñ@

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post