Goldman Sachs gobierna España

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Mariano RajoyPor Marcos Roitman Rosenmann
Tomado de La Jornada, México

A poco de andar el siglo XXI, las pistas son esclarecedoras. Ya nadie se llama a engaño. La crisis ha sido una buena excusa para desarticular el pobre Estado de bienestar que acompañó el llamado milagro español, que -todo hay que decirlo-, era más paternalista que afincado en políticas keynesianas de redistribución de la renta y pleno empleo. Su origen lo encontramos en los gobiernos tecnócratas, conocidos popularmente como gobiernos del Opus Dei.

Fue el momento de la modernización del franquismo. No será la vieja guardia franquista quien se siente en los consejos de ministros a partir de fines de los cincuenta del siglo XX. La nueva camada del franquismo muta hasta hacer imperceptible la ideología fascista que la precedía. Muchos de sus cachorros no compartían sus aspectos más repulsivos, la tortura y represión. Con un discurso ambiguo, a la muerte del dictador, 1975, son quienes dan vida a reforma política. Ya nada se les resistía.

Franquistas de corazón, crearon una realidad ficticia para impedir la ruptura democrática. Su estrategia fue señalar la existencia de un búnker político donde se agazapaba el franquismo y cuyo poder radicaba en el control sobre las fuerzas armadas creadas por la dictadura fascista. Identificado el enemigo, el resto eran aliados y compañeros de viaje en la transición. Lo inteligente, para evitar un golpe de Estado, era aislar a la oligarquía política y apoyar a la burguesía reformista. Cualquier otra opción estaba fuera de lugar.

El capital financiero e industrial brindó su apoyo y financió la aventura política, en esa época agrupados en la Trilateral. Así surge el periódico El País, dirigido por Juan Luis Cebrián, franquista pragmático de última generación. Los gobiernos de Adolfo Suárez contaron con sus parabienes. Cuando ganó el PSOE, en octubre de 1982 -recuérdese, tras el golpe de Estado apoyado desde la Casa Real, conocido como la operación De Gaulle-, se ratificaron los acuerdos con el Vaticano, se renunció a la reforma agraria, tanto como a una restructuración del sistema universitario y educacional, cuestión que sigue pendiente en pleno siglo XXI y, lo más destacado, se dio el visto bueno a la OTAN y la CEE.

El mito de la derecha golpista y el búnker había cumplido su objetivo y podía ser desechado. Tras la caída de Adolfo Suárez se disolvió la Unión de Centro Democrático y se formó el Partido Popular, cuyo primer presidente, considerado hasta ese momento el más franquista de los franquistas vivos, Manuel Fraga Iribarne, se transformó en un político de centro derecha, padre de la Constitución y demócrata convencido.

El nuevo partido, apellidado popular, será la suma de socialcristianos, democristianos, liberales, conservadores, falangistas y franquistas. Su aparición busca atraer a las nuevas generaciones de la derecha española. Es el llamado peregrinaje al centro. Tras años en la oposición, el mal hacer de los últimos gobiernos de Felipe González y el PSOE, con los escándalos financieros, los GAL y la corrupción, facilitó su llegada al gobierno de la nación; corría el año 1996.

José María Aznar, político gris, se transformaría en el primer presidente de gobierno de la derecha posfranquista. Su llegada no alteró el itinerario diseñado por los grupos económicos y empresariales. Todo marchaba según lo previsto. Los cambios introducidos estaban a tono con los tiempos. Privatizaciones, desregulación y reforma del mercado laboral. La profundización de la receta neoliberal, impulsada en tiempos del PSOE, supuso un aumento de la conflictividad social y varias huelgas generales. Pero nada debutó la máquina. Haciendo oídos sordos, los políticos continuaron el itinerario marcado por el capital financiero, cuyo costo fue el recorte de derechos sociales, políticos y económicos de las clases trabajadoras.

Bajo la última etapa expansiva del capitalismo central, las reformas neoliberales se justificaron como necesarias para no perder el tren del progreso. Aznar se vanagloriaba de ser el alumno más listo de la clase, cumplía a rajatabla los designios del G-7, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Los empresarios, contentos, y la clase política obtenía matrículas de honor. Nadie se planteó quién era el profesor y cuál el plan de estudio. Aznar, alumno modelo, no formaba parte del claustro de profesores. Ni sus deseos de figurar y sentirse protagonista durante la segunda guerra del Golfo cambiaron su estatus; siguió siendo un alumno sumiso.

Al final de su etapa, la burbuja financiera e inmobiliaria que sostenía la endeble economía española campaba a sus anchas. Crecía sin oposición alguna. La banca Sachs se frotaba las manos. Con la entrada de José Luis Rodríguez Zapatero, en 2004, las grandes empresas trasnacionales, clientes de Goldman Sachs, terminan por actuar bajo sus principios. En Estados Unidos Goldman Sachs ya gobernaba.

La crisis la hizo más grande. En medio de la algarabía de las hipotecas basura y las primas de riesgo, pasaron a la ofensiva. Era el momento de invertir la relación entre poder económico y el político. Ahora serían ellos quienes asumieran directamente el poder formal. Sus asesores y empleados pasarían a ser secretarios de gobierno, ministros, diputados, etcétera. Los parlamentos se transforman en comparsas y bailan a ritmo de Telefónica, Repsol, Iberdrola, BBVA, Santander y su valedor Goldman Sachs. Nada más comenzar la recesión en España comenzaron a dar órdenes un gobierno débil y sin personalidad. Las reformas laboral y de pensiones, junto al despido libre y el trabajo basura se imponen sin rechistar. El triunfo del Partido Popular encumbra a un partido dependiente del Banco Central Europeo y la dupla Merkel, Sarkozy a Mariano Rajoy, otro alumno modélico, como inquilino de La Moncloa.

Y para que no queden dudas de quién gobierna en España, nombrará a un asesor de Goldman Sachs como ministro de Economía. Y como señala el manual del banco, el ascenso de sus empleados depende sólo de su capacidad del rendimiento y de la contribución al éxito de la empresa… No hay sitio entre nosotros para los que anteponen sus propios intereses a los de la firma… El lucro es importante para nuestro porvenir. Ya sabemos quién manda en España: Goldman Sachs, conocido bajo el apodo genérico de los mercados. Corren malos tiempos para la ética política.

Cubadebate

 

La Comisión Europea alerta sobre el aumento de la pobreza en España


La Comisión Europea (CE) advirtió este martes de que el desempleo en Europa se mantendrá en 2012 alrededor del récord histórico del 9,8% que registró a finales del pasado año  y alertó del importante aumento de la pobreza en varios países, entre ellos España.

Según indica en su revisión trimestral de la situación social y laboral en la UE, el Ejecutivo comunitario considera que el crecimiento económico previsto para 2012 en los Veintisiete (0,6%) no será suficiente para mejorar la situación del empleo. “Se espera que el crecimiento del empleo se paralice en 2012. Como resultado, el paro no bajará en el horizonte del pronóstico, manteniéndose alrededor del 9,8% en la UE”, señala Bruselas.

La CE considera así que el parón en la creación de empleo registrado en la mayor parte de Europa a partir del pasado verano continuará durante este año. En el caso de España, donde según los últimos datos de Eurostat el paro alcanzó el 22,9% en noviembre, la Comisión espera que se mantenga la pérdida de puestos de trabajo en 2012 en vista del leve crecimiento económico, aunque a un ritmo menor.

Bruselas advierte en su informe del problema del paro de larga duración en España, que se ha quintuplicado desde que comenzó la crisis capitalista en 2008 hasta situarse en el 8,6%, duplicando la media europea. Según los datos de la CE, el desempleo de larga duración afecta a alrededor del 40% de los parados en España.

La Comisión atribuye gran parte de los problemas del mercado laboral español a las normas que obligaban a hacer fijo o a despedir a un trabajador tras dos años de contratos temporales. “Esto produce una constante rotación de trabajadores temporales con la consecuente pérdida de motivación y acumulación de cualificaciones”, señala.

Según Bruselas, el fenómeno plantea “preocupaciones sobre la calidad del empleo en España, en especial en términos de unas menores posibilidades de encontrar empleos permanentes para aquellos que tienen contratos temporales”. Una de las consecuencias de los problemas del empleo en el país es el aumento de la pobreza registrado.

Según cifras de 2010, un 25,5% de la población española estaba en riesgo de pobreza o exclusión social, dos puntos más que el año anterior. El número de personas viviendo en hogares sin trabajo se duplicó entre 2007 y 2010, alcanzando el 12%, frente al 9,9% de media en Europa.

La pobreza está en alza en la mayoría de Estados miembros, especialmente en los periféricos, y Bruselas advierte de que, según un estudio reciente, “las actuales medidas de consolidación fiscal pueden agravar la situación de los más vulnerables si no se diseñan con cuidado”.

EFE / LibreRed.Net

El PP aprueba, con apoyo de CiU, el mayor ajuste presupuestario y fiscal de la democracia

  • Supone la subida del IRPF y del IBI durante dos años, la congelación de los sueldos de los funcionarios y un recorte de gasto de 8.900 millones.
  • El ministro de Hacienda defendió que no se haya subido impuestos a autónomos y pequeños empresarios para que sean "motores" del empleo.
  • Montoro ha reconocido que las medidas aprobadas por el Gobierno "no bastarán".
  • El PSOE afirma que las medidas anunciadas son "injustas" y traerán más recesión.
  • CiU vota a favor de la subida de impuestos "por coherencia y rigor económico".

El Congreso de los Diputados aprobó este miércoles el mayor el mayor ajuste presupuestario de la historia de la democracia para corregir la desviación del déficit público. Pese a que la mayoría absoluta del Partido Popular bastaba para sacar el decreto de reformas adelante, el Gobierno contó también con el respaldo de los diputados de CiU. En total, el ajuste salió adelante con 197 votos a favor, 138 en contra y cuatro abstenciones.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, fue el encargado de defender en solitario este miércoles las medidas. Desde su asiento, sin intervenir, contempló la intervención el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que hasta ahora ha delegado en Montoro, Luis de Guindos y en Soraya Sáenz de Santamaría la explicación de las medidas de ajustes aprobadas por el Consejo de Ministros.

Durante el debate de convalidación del Decreto Ley de Medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público, Montoro señaló que la subida del impuesto del IRPF y del IBI son medidas "ponderadas en términos económicos y sociales" y no afectan ni recaen sobre los sectores más débiles de la sociedad.

Ha añadido que el Ejecutivo ha rechazado pedir esfuerzos a los autónomos y pequeños empresarios y ha decidido no subirles los impuestos, al tiempo que ha avanzado que el Gobierno examina cómo mejorar su financiación para que sean los "motores" de la creación de empleo.

"Son decisiones neutrales", recalcó Montoro en defensa del decreto ley, que calificó de "equilibrado", tras añadir que se trata de medidas excepcionales para un tiempo excepcional, para recuperar la credibilidad de España y "decir a los socios europeos que España está comprometida con la corrección del déficit público".

El ministro incidió en que el anterior Ejecutivo socialista conocía el desvío del déficit público en 2 puntos porcentuales del PIB y ha afirmado que hay que adoptar medidas correctoras también sobre los déficit de todas las administraciones públicas.

Un recorte de 8.900 millones

El Congreso da luz verde así a su primer paquete de medidas económicas, que incluyen una subida de impuestos y un recorte del gasto de 8.900 millones de euros. El decreto Ley contempla el alza del IRPF y del impuesto del IBI durante dos años, así como un incremento del 19% al 21% del impuesto sobre las rentas de capital y la congelación del salario de los funcionarios en 2012 y su prolongación de la jornada laboral semanal hasta las 37,5 horas.

Asimismo, el decreto prorroga el IVA superreducido al 4% en la construcción y recupera la deducción por la compra de la residencia habitual.

Montoro ha señalado que se trata de decisiones que deben cortar "de raíz" la crisis económica y ha cifrado en 15.189 millones de euros la reducción del gasto necesario para hacer frente a la "peor y más larga crisis de la historia".

Sobre la subida del IRPF, Montoro ha asegurado que no todos los españoles iban a sufrir las mismas consecuencias para salir de la crisis, por lo que el Gobierno ha pedido un esfuerzo, un sacrificio a quienes pueden hacerlo.

"No nos hubiera gustado (subir los impuestos), pero el interés general así lo requiere", dijo Montoro, quien cifró el recargo medio del alza del IRPF en 52 euros al año para las rentas de hasta 17.700 euros, y de 180 euros anuales, para aquellas de hasta 33.000 euros.

"Estamos pidiendo un esfuerzo tributario, pero moderado y temporal y con el compromiso del Gobierno de rebajar dicho impuesto una vez se ponga en marcha el crecimiento económico", resaltó el Ministro.

Según señaló Montoro, el Ejecutivo no ha querido elevar los impuestos que recaen sobre el consumo, sobre las capas sociales que más han sufrido la crisis y tienen mayores desventajas", pero "había que reaccionar así".

Por último, el ministro que dijo que "el problema ha sido hacer frente a un agujero" de 20.000 millones de euros, ha pedido a los grupos que dejen de lado las ideologías para tomar decisiones "que corten de raíz la crisis".

"Es un momento donde el debate político tiene que tener la altura", según Montoro, quien no obstante, reconoció que las medidas aprobadas por el Gobierno "no bastarán", ya que hacen falta reformas importantes como la del sector financiero o la del mercado laboral.

"Comulgar con ruedas de molino"

Por su parte el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, criticó que el nuevo Ejecutivo "castigue" a los asalariados, a las rentas medias y bajas y a los pensionistas.

"Con su política la economía española caerá en una profunda recesión y esto hará más insostenible la financiación de la deuda", dijo Alonso, que ha pedido al PP que tramiten el decreto por el procedimiento ordinario para poderlo enmendar.

Alonso recriminó a Rajoy que callara "una y otra vez" durante el debate electoral y de investidura sobre la subida de impuestos que han aprobado.

"Un recorte tremendo en términos de equidad", dijo, tras señalar que las familias con ingresos por debajo de 53.000 euros anuales, que representan el 95% de los contribuyentes (17 millones de personas) soportarán la mayor parte del incremento tributario.

Alonso terminó su intervención pidiendo a Montoro que no les haga "comulgar con ruedas de molino", y ha reiterado que el PP conocía la situación real de las cuentas públicas ya que la mayoría de las comunidades autónomas están gobernadas por ese partido.

Los portavoces del Grupo Mixto que intervinieron en el pleno del Congreso han denunciado los impedimentos que ha puesto esta Cámara para que puedan hablar los ocho partidos que lo conforman, ya que en el debate de esta jornada la Presidencia solo ha permitido que lo hagan tres de ellos.

CiU respalda las medidas

Pese al rechazo de la oposición, el PP no aprobó en solitario la subida de impuestos y el ajuste presupuestario. El Gobierno contó con el apoyo de CiU, que, según su portavoz económico, Josep Sánchez Llibre, votó a favor por "coherencia y rigor económico".

Sánchez Llibre afirmó que se trata de una decisión de "coraje político" ante la delicada situación económica del país, pese a que no comparte la subida del IRPF, que aseguró que "no tiene sentido" y que su grupo no comparte la medida.

 

Cada español pagará 679 euros más este año por las subidas de impuestos y servicios básicos

Dinero
Las plantillas totales de estas grandes compañías sumaron 4,6 millones de trabajadores. (ARCHIVO)
  • Según un estudio de la federación de consumidores FUCI.
  • La subida del IRPF supondrá una media de 222 euros anuales.
  • La revisión de las hipotecas alcanzará los 360 euros al año.
  • Las tarifas eléctricas y del butano están congeladas.

La Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) estima que cada contribuyente deberá afrontar este año un pago extra de 679 euros debido a las subidas del IRPF, IBI, hipotecas y servicios básicos, como el gas natural y el agua.

En concreto, FUCI calcula que la subida del IRPF supondrá para cada contribuyente una media de 222 euros anuales, a los que hay que añadir los 360 euros al año de las hipotecas que deban revisarse ahora.

Por otro lado, la subida prevista del IBI de entre un 4 y un 10%, dependiendo del año en el que se revisará el valor catastral de las viviendas, supondrá un incremento medio por inmueble de 42 euros al año, de acuerdo con las estimaciones de esta organización de consumidores.

Respecto a los servicios básicos, y a pesar de la congelación de las tarifas eléctricas y del butano, el incremento en un 0,5% en el recibo de gas natural supondrá un gasto medio de 0,57 euros al mes.

En cuanto al precio del agua, cuya subida la decide cada ayuntamiento, es uno de los conceptos que más se va a encarecer este año, pues la factura puede elevarse hasta un 60%, lo que puede implicar un gasto medio de 4 euros mensuales.

El presidente de FUCI, Gustavo Samayoa, ha denunciado que estas subidas "van a acabar por ahogar a las rentas medias que cada día ven más reducido su poder adquisitivo y su capacidad de ahorro que, en muchas ocasiones es nula, provocándoles incertidumbre en el negro futuro que se vislumbra".

Ante estas subidas, la organización de consumidores recomienda seguir pautas de control de gasto y ahorro, así como una correcta planificación de la economía para poder afrontar el encarecimiento de los servicios básicos que tienen lugar a principios de año.

 

20minutos

Etiquetado en Europa

Comentar este post