Google prepara gran maniobra para concentrar datos personales de sus usuarios

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Google implementará a partir de marzo nuevas políticas para acceder a sus servicios que tienen como base una extensa concentración de información personal de sus usuarios.

A partir del 1 de marzo próximo comenzarán a implementarse nuevas medidas con la que Google concentrará una enorme cantidad de datos personales de los usuarios que acceden a sus servicios, so pretexto de “construir un ecosistema alrededor de su plataforma que compita con Apple y Facebook”, según asegura el diario El País.

La idea central es que antes de acceder al sistema Google (Gmail, Chrome, Books, Maps, Google+, etc.), el usuario está obligado a aceptar nuevas condiciones de uso en que se estipula que Google puede servirse de la información generada mientras se usen todos estos servicios.

El supuesto beneficio sería que con estos datos recolectados la estancia del internauta será mejor, pues, por poner un ejemplo, la búsqueda de información se especializará de acuerdo con los intereses personales que esta especie de panóptico automatizado haya aprendido a reconocer como propios.

Lo curioso es que la única opción que tendrá el usuario para rechazar dichas condiciones será no utilizar el servicio.

Es cierto, como dice Sara Marie Watson en The Atlantic, que está movida del llamado gigante de Mountain View era previsible e incluso tardó demasiado en implementarse teniendo en consideración todo el tiempo que lleva Google ampliando su presencia en la Red, pero no por ello es menos alarmante.

He dicho antes —escribe Watson— que como usuarios no somos lo suficientemente críticos de las relaciones que entablamos con plataformas como Facebook y Google que nos ofrecen servicios valiosos a cambio de nuestros datos. Para mí es un asunto no solo de privacidad sino de datos literalmente personales. Me pregunto si este es el momento en que el usuario promedio de Google comenzará a ser más crítico, más circunspecto a propósito de su exposición frente a la compañía. ¿Son estas políticas consolidadas de privacidad y términos de servicios suficientes para hacer evidente la realidad de nuestra exposición de datos? ¿Suficiente para sacudirnos un poco?

Cabe mencionar que, de momento, el usuario podrá utilizar anónimamente (tanto como esto es posible en Internet) YouTube y el buscador de Google. Pero, de cualquier manera y parafraseando a Günther Grass y su ensayo sobre Kafka, resulta terrorífico advertir cuánta información estamos entregando a estas nuevas burocracias digitales. 

Con información de El País y The Atlantic

pijamasurf

CiberP@ís PRIVACIDAD

El ecosistema de Google se apiña y unifica las condiciones de uso

Los datos del usuario serán accesibles a todos los servicios de la compañía

L. REVENTÓS / T. DELCLÓS - Barcelona - 26/01/2012

Sede central de Google en Dublín

Entrada de la sede central de Google en Dublín (Irlanda).- PAUL MCERLANE (BLOOMBERG)

 

El 1 de marzo, cuando un internauta quiera acceder a un servicio de Google, tanto si está registrado o quiera hacerlo por primera vez, deberá aceptar unas nuevas condiciones de uso. Aquel día, la compañía implantará nuevas normas, que serán las mismas para la mayoría de sus servicios. Google Books, Chrome, la plataforma financiera Wallet y pocos más tendrán las suyas propias por sus particularidades legales. Desde ese día, toda la información de la actividad del usuario será accesible a todos los servicios en los que esté registrado. Google asegura que pretende clarificar las condiciones de uso y hacer intuitivo el empleo de sus servicios.

"Al usuario le facilita la vida, pero pierde capacidad de decisión"

El paso de Google se enmarca en la necesidad comercial de construir un ecosistema alrededor de su plataforma que compita con Apple y Facebook, auténticos expertos en la minería de datos de clientes. La Agencia Española de Protección de Datos pedirá a Google detalles de las nuevas normas para examinarlas "escrupulosamente". El internauta no tendrá la opción de rechazar ninguna de las condiciones. Su única alternativa será renunciar o abandonar el servicio, aunque siempre se podrá llevar sus datos. Todo ello no afecta a los internautas que accedan anónimamente al buscador o a YouTube.

En Estados Unidos, varias asociaciones protectoras de la privacidad han mostrado su temor a que el cambio suponga una rebaja en los niveles de la misma. Google insiste en que todo ello mejorará la experiencia del internauta. Si una persona, explica, debe ir a una reunión, la combinación de datos de sus diferentes servicios permitirá avisarle de que llegará tarde, porque combinará la información de localización, calendario y previsión del tiempo y tráfico. Otra consecuencia es que las búsquedas en Google tendrán en cuenta la actividad del internauta en otros servicios para dar resultados afines a sus intereses.

Samuel Parra, abogado de ePrivacidad, considera que la empresa tiene derecho a imponer sus condiciones de uso y negar al cliente la opción de oponerse a algún aspecto de las mismas. Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, cree que los cambios son legales, pero muestra su preocupación porque Google va a tener un perfil perfecto de sus usuarios registrados. "Unos datos que estarán en manos de una empresa de EE UU". El demócrata Edward J. Markey, responsable de estos temas en el Congreso, asegura que es imperativo que el internauta pueda decidir si quiere, o no, que su información sea compartida por el ecosistema de Google.

Ricard Martínez, presidente de la Asociación Profesional Española de Privacidad, no ve de entrada nada objetable, pero recuerda que la protección no puede ser la misma en el correo, con mensajes personales sometidos al secreto de las comunicaciones, que cuando se sube una foto en la red social. "Junto al tipo de servicio existe un segundo elemento determinante: la finalidad. Será fundamental verificar si las nuevas políticas suponen un cambio respecto de las anteriores". También echa en falta conocer cuál será el grado de privacidad por defecto. Alejandro Touriño, abogado del despacho Écija, considera que el cambio es bueno y malo para el usuario. "Se le simplifica la vida, porque no tendrá que aceptar 60 textos diferentes. Sin embargo, pierde capacidad de decisión, porque la misma política se aplica a todos. Google, que interconecta sus servicios, podrá segmentar mejor la publicidad". La abogada Paloma Llaneza cree que las cláusulas de Google no pasarían la legalidad europea. "Ni cumplen el principio de pertinencia (que los datos pedidos sean los imprescindibles para el servicio), ni el derecho de oposición al cruce de datos, que ha de ofrecerse independientemente". Ayer, la vicepresidenta de la Comisión Europea, Viviane Reding, echó un cable a la compañía: "Ha dado el primer paso hacia una mayor privacidad. No puedo más que aplaudir".

Google explica, paso a paso, los cambios

Scott Rubin y Marisa Toro, directores de comunicación de Google para el sur de Europa, Oriente Proximo y África, el primero, y para España y Portugal, la segunda, explican a través de cuestionario los cambios en la política del buscador.

Pregunta. ¿A cuántos servicios afecta?

Respuesta. La compañía pasa de 60 políticas de privacidad a una. Afecta a la mayoría de servicios. Excepto Wallet, Jobs, Chrome, Books, entre otros.

P. ¿Quien use su buscador o vea vídeos en YouTube deberá registrarse?

R. No. Ambos servicios se pueden seguir disfrutando anónimamente. El cambio solo afecta a los que requieren registro previo, como Gmail.

P. ¿El cambio encierra a los usuarios en su ecosistema, al estilo Apple?

R. No. Google es todo lo contrario. Siempre hemos defendido las plataformas abiertas.

P. ¿Los servicios pasan a compartir datos?

R. Sí. Para muchos la experiencia en Google ya es fluida y tratamos de ofrecer a todos esta unidad.

P. ¿Será obligatorio tener cuenta en Google para activar un móvil Android?

R. No. Puedes llamar, navegar y realizar otras actividades online con normalidad. Pero para usar nuestros servicios que requieren registro previo, debes tener cuenta en Google.

P. ¿Qué datos recopilará?

R. Google sabe de ti lo que quieres que sepa. La recogida de datos no cambia. Es la misma que hasta ahora: nombre y apellidos, dirección de correo electrónico, dirección IP y teléfono de contacto, por seguridad. Y seguimos sin vender datos a terceros.

P. ¿El cambio se aplica en las aplicaciones de Google en iOS (Apple) o BlackBerry?

R. Sí. Es un cambio en las condiciones del servicio.

P. ¿Qué datos asocian con los anuncios personalizados?

R. Sobre información general. Por ejemplo, si buscas información sobre el románico en Palencia, mostraremos anuncios relacionados con esta actividad en el buscador, Gmail y demás servicios. No sabemos quién eres, sino tu dirección IP.

P. ¿Si vemos un vídeo en YouTube desde el pecé y está activado Gmail en el móvil, el correo recibirá ofertas sobre ese contenido en el teléfono?

R. No, salvo que ambos compartan dirección IP. Pero siempre puedes decidir qué quieres compartir, borrar... a través del administrador de preferencias.

 

ELPAÍS.COM

Comentar este post