Gran Bretaña: Recompensa a mercenarios y castigo a manifestantes.

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Por Pablo Harlen.
Recientemente el primer ministro David Cámeron anunció la instauración de un nuevo sistema para castigar a sus conciudadanos que participaran en los saqueos y actos de vandalismo que se suceden en las protestas a lo largo del país.

El sistema significará que cientos o miles de familias de bajos recursos queden en la calle.
El gobierno castigará a los manifestantes desalojándolos de las viviendas subsidiadas. Dichas viviendas son rentadas a costos reducidos que obviamente son ocupadas por familias pobres.

Es decir que el gobierno intenta apagar el fuego con gasolina.

¿Como se explica eso?

El primer ministro Cámeron quien asumió su cargo en el 2010, lidera el llamado Gobierno de Coalición, el cual fijó el rumbo a una política de recorte gradual del presupuesto a los servicios públicos y obviamente, ve a los protestantes pobres como enemigos de su política.
Los resultados de dicha política está claramente a la vista.

Por otra parte, el gobierno británico junto a los demás gobiernos de países que integran la OTAN y con la complicidad de la ONU, apoyan económica y militarmente a los “rebeldes” Libios, mientras que a la rebeldía que se genera en su propio país la reprime, condena y castiga quitándoles el poco sustento que por ley reciben.

Para el gobierno de Cámeron , un mercenario asesino libio tiene más derecho a protestar que un ciudadano de su país. Ya que los supuestos rebeldes pueden aterrorizar, masacrar y destruir todo a su paso mientras intentan sin resultado apoderase del petroleo libio. Estos mercenarios disfrazados de rebeldes son tratados como héroes y recompensados con millones de libras esterlinas, mientras que a los ciudadanos británicos se les quitan los subsidios, son condenados, tildados de criminales y reprimidos duramente al menor indicio de una protesta.

Ya es sabido que son muy pocos los gobiernos en el mundo que representan los intereses de su pueblo, pero lo de Gran bretaña es el descaro total.

También hoy más que nunca vemos que la ONU es una herramienta de destrucción más del imperialismo internacional, ya que legitima a los asesinos y a las masacres realizadas por intereses económicos, mientras administra cínicamente el hambre y la muerte en el resto de los países ya sometidos.

Ante tal panorama en mi opinión, solo resta la creación urgente de un ejército multinacional de defensa regional en América Latina y el Caribe como lo plantea el ALBA, o de lo contrario, un futuro cercano muy cruento nos espera a todos.

Comentar este post

leda mendez 08/14/2011 06:28



Estamos sitiados.  Los pueblos estan sitiados y las fuerzas neoliberales al mando de este mundo.  Nos llevarán a la guerra sin duda alguna.  No lo permitamos.