Guatemala: Carta (póstuma) al sistema electoral y de partidos

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Andrés Cabanas
 
Señores concejales, síndicos, alcaldes, diputados electos. Futuros Vicepresidente y Presidente.
 
http://www.enfoque365.net/redimensionar.php?imagen=ch97MOj4pX.jpg&cap=noticias&tmn=560Pretendo que esta carta sea la última que les escribo. No es una predicción ni una amenaza, porque carezco de voluntad para ello. Expreso, sobre todo, una necesidad.
Los últimos 25 años hemos delegado nuestra autoridad en ustedes. Les hemos confiado la administración de la cosa pública, en el entendido de que el ejercicio del poder político tiene como fin primordial la construcción de normas, valores y consensos colectivos. Es decir, la construcción de la igualdad y la justicia, porque Es deber del Estado garantizarle a los habitantes de la República la vida, la libertad, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo integral de la persona, como afirma nuestra vigente Constitución Política: una organización social en la que todas y todos estemos representados.
Hemos elegido seis presidentes, más de 500 diputados, por encima de 2,000 alcaldes en siete periodos electorales distintos. En cada uno de estos eventos, escuchamos de manera atenta sus promesas de justicia y libertad. Creímos en sus compromisos de honradez y trabajo. Votamos, invariablemente, de forma ordenada. Celebramos victorias y aceptamos de forma madura nuestras derrotas.
Firmamos un pacto de gestión conjunta: su influencia, su capacidad de decisión, su accionar, a cambio de nuestra delegación de confianza. Su empeño, su entrega, por nuestras esperanzas. 
Este pacto ha sido ignorado y despreciado sistemáticamente por ustedes. Señores diputados, futuros mandatarios, alcaldes, síndicos, concejales: convierten los ideales en mercancía. Negocian sueños. Dilapidan su credibilidad y nuestras creencias. Peor aún: transan con las injusticias, logran que la miseria sea inversamente proporcional a su acumulación de riqueza. Piden nuestros votos para construir corporaciones financieras de todo tipo. La democracia transmutada en S.A.C. (Sociedades Anónimas Criminales).
Somos pueblos pacíficos y tranquilos, como bien observaron los invasores. Muchas veces “tranquilizados y pacificados” a la fuerza, en nombre de intereses escritos con letras mayúsculas: Dios, Civilización, Patria, Independencia, Agro exportación, Seguridad, Desarrollo… Pero –no se confundan- no somos Pueblos ignorantes, confundidos, engañados de forma indefinida.
Nuestro ejercicio histórico del voto, la –relativamente- masiva participación electoral en el último evento, no parte de la ingenuidad ni la poca inteligencia, sino de la amabilidad: los escuchamos de forma atenta en los dos largos años de campaña ilegal. Votamos madrugadoramente el 11 de septiembre. Aceptamos los tardíos resultados. Cumplimos nuestro compromiso y nuestra palabra, como en los últimos 25 años.
Por el contrario estoy seguro de que ustedes, sin distinción (diputados, síndicos, futuros Presidente y Vicepresidente, alcaldes, candidatos, concejales) están pensando en seguir haciendo más de lo mismo: engavetar promesas, archivar palabras de aliento, privatizar las esperanzas.
Lo que ustedes insisten en denominar Fiesta Cívica electoral, ejercicio de ciudadanía, expresión de apoyo al sistema, ejemplo de fortaleza democrática (porque ya sabemos que nuestra democracia es todavía joven y precisa de apoyos continuos) puede no ser más que Punto final y Acto de Despedida.
No más renovación de confianza. No más fortalecer y oxigenar una institucionalidad creada por y para ustedes, sólo con ustedes: ajena a nuestros problemas, actuante en el espacio paralelo de la corrupción y los negocios particulares y espurios.
Ahora toca cambiar la historia.
 
 

Comentar este post