Guerra Popular en Libia: Fuerte resistencia del pueblo libia obliga a mercenarios a pedir más ayuda de la OTAN

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Filed under: Internacional, Libia by Tribuna Popular 
septiembre 29, 2011
Llegan continuamente noticias sobre el desencadenamiento de hostilidades por parte de los bravos tuaregs armados y leales contra las bandas de agentes de la OTAN y de Al Qaeda

Llegan continuamente noticias sobre el desencadenamiento de hostilidades por parte de los bravos tuaregs armados y leales contra las bandas de agentes de la OTAN y de Al Qaeda

 

Beni Walid, 29 sep. 2011, Tribuna Popular TP.- A pesar del riguroso bloqueo a los medios de comunicación internacional por parte de los mercenarios apoyado por la OTAN, los cuales solo reflejan informaciones en zonas contraladas por ellos, incluyendo a TeleSUR, las informaciones desde la resistencia popular sigue fluyendo por distintos medios.

A continuación un resumen de las principales informaciones que han llegado a nuestra redacción a través de distintas fuentes:

La resistencia libia asalta sede de la CIA en Trípoli

Las unidades de combate de la resistencia bajo el mando del general Jamis Gadafi han tomado por asalto a las 5 horas de la tarde el antiguo edificio residencial situado en la zona de embajadas de Trípoli que desde hace 3 semanas servía de sede a los servicios de inteligencia de los USA, CIA y otros. Los combatientes han eliminado previamente los puestos de control instalados en las inmediaciones. Ningún agente de inteligencia norteamericano ha sido afectado personalmente ya que han dormido en una zona de máxima seguridad cerca del aeropuerto. Los combatientes han requisado abundante documentación y han plantado la bandera verde en las instalaciones.

Esta no es la única acción patriota en Trípoli. Otras unidades han asaltado empleando distinto tipo de armamento la antigua escuela militar femenina situada en la calle Mukhtar.

Se han escuchado disparos en las calles Mansura, Bengchir y Tajura.

Trípoli es escenario de acciones cada vez más enérgica y audaces de las fuerzas de la resistencia nacional libia. (5)

Se confirma ataque coordinado contra tres aeropuertos controlados por la OTAN

Se confirma la noticia que de un ataque coordinado y sincronizado de las unidades de la resistencia contra tres aeropuertos controlados por las fuerzas invasoras y sus lacayos locales: Trípoli, Bengasi y Misrata. Los patriotas han lanzado granadas y en Trípoli y Bengasi han acertados en dos aviones. (1)

Los lacayos libios imploran a la OTAN que aumente sus bombardeos

¿Cómo puede alguien que aspira a dirigir un país y que ha sido reconocido gobierno nada menos que por las Naciones Unidas implorar miserablemente que la alianza militar occidental más fuerte y agresiva de la Historia, donde están todas las potencias coloniales que han ensangrentado a los pueblos africanos, aumente hasta el paroxismo sus bombardeos asesinos ya que ellos son incapaces de imponerse militarmente?

Es increíble el grado de servilismo despreciable al que llegan los señores de “CNT”, ese amasijo de traidores a la Revolución Libia y de terroristas integristas. Con sus peticiones indignas tal vez consigan que los pilotos y artilleros de la OTAN borren del mapa definitivamente Sirte, Sebha, Zawiyah, Beni Walid, Tarjuna, Ghadames y otras ciudades rebeldes. Lo que no conseguirán nunca es aparecer ante la opinión pública mundial como seres decentes y ciudadanos honorables. Son y serán siempre lo más cobarde y despreciable de los pueblos del Tercer Mundo siempre dispuesto a servir incondicionalmente y a cambio de migajas que caigan de la mesa de las grandes multinacionales a los imperialistas en contra de sus propios pueblos y su propia gente. El descompuesto pero agresivo imperialismo necesita apoyarse en lo más repugnante de la especie humana para triunfar. Pero los pueblos guardan memoria de las infamias y actuarán en consecuencia. (2)

Los tuaregs aplastan grupo pro OTAN en el oasis de Ubari

Llegan continuamente noticias sobre el desencadenamiento de hostilidades por parte de los bravos tuaregs armados y leales contra las bandas de agentes de la OTAN y de Al Qaeda que intentan penetrar en el inmenso sur libio. Dos fuentes informan sobre ataque tuareg contra las ratas en una pequeña aldea. Una de ellas ubica la victoria tuareg antimperialista en el oasis de Ubari. (3)

Ofensiva de los patriotas Libios en Ghadames

Un grupo de ratas trataba de huir de Ghadames y se instalaron en Túnez, pero pronto estalló la lucha entre las fuerzas de Defensa de Túnez y las ratas de la OTAN, por lo tanto se vieron obligadas a huir hacia el interior de Libia. Cuando trataban de escapar hacia el Este de Ghadames para reagruparse,  las fuerzas de Defensa de Libia atacaron  y mataron al menos a 50 e hirieron a un número sin determinar. (4)

Fuente:

(1).  http://www.algeria-isp.com/depeches/politique-libye/201109-D1378/libye-resistance-libyenne-attaque-aeroports-meme-instants-tripoli-benghazi-misrata.html

(2).  http://www.liberation.fr/depeches/01012362556-libye-les-anti-kadhafi-appellent-l-otan-a-intensifier-ses-frappes

(3).  http://leonorenlibia.blogspot.com/2011/09/beni-walit_28.html y http://libyasos.blogspot.com/p/news.html

(4).  http://ozyism.blogspot.com/2011/09/50-more-nato-mercenaries-killed-in.html

(5).  http://allainjules.com/2011/09/29/libye-nouvelles-du-front-29-09-2011-defaite-rebelle/







Libia: fariseos y la destrucción de un pueblo

por Jorge Capelán y toni solo, 22 de septiembre 2011

Tomado del web Tortilla con Sal: http://www.tortillaconsal.com/tortilla/node/9626
La clase gerencial-intelectual de la izquierda neocolonial se hunde cada vez más en sus contradicciones con cada nuevo artículo que sus representantes publican sobre Libia. Ahora el turno le toca a Santiago Alba Rico en “Libia, el caos y nosotros” publicado en Acomodación este 20 de septiembre. Es uno de varios artículos que han aparecido apoyando la irrisoria idea de que ha habido una revolución popular en Libia.
Es más que evidente que una mayoría del pueblo libio apoyó a la Jamahiriya y pelea ferozmente contra una minoría de libios sobornados y chantajeados por los gobiernos occidentales, apoyados por un gran número de mercenarios extranjeros y por las fuerzas de la OTAN. Es absurdo designar como revolución este golpe-insurrección por contrato. Como lo ha expresado muy bien el partido Tudeh de Irán, que se opone al sistema de la Jamahiriya libia:
“Consideramos que la política de 'cambio de régimen' de las fuerzas afiliadas a los imperialistas contrasta completamente con los supremos intereses del pueblo libio y de los pueblos del Medio Oriente y lo condenamos. De hecho, aun si las fuerzas opositoras al régimen dictatorial de Ghaddafi lograsen controlar el país o una parte significativa del mismo con el apoyo militar y bajo la cobertura de los aviones bombarderos y los misiles cruceros destructivos de los países imperialistas ¿cómo podría su poder y autoridad tener alguna legitimidad popular?” (http://www.solidnet.org/iran-tudeh-party-of-iran/1389-tudeh-party-of-iran-stop-bombing-libya)
LOS HERMANOS DE TUDEH comparten la falsa idea que la Jamahiriya libia fue una dictadura y que el dictador fue Muammar Al Ghaddafi. Ninguna dictadura habría sobrevivido a la agresión despiadada de la fuerza militar de la OTAN durante tantos meses. A pesar de ese error analítico, los hermanos de Tudeh entienden el concepto de la legitimidad. Y ven que una minoría oportunista y mercenaria no puede constituir un gobierno legítimo si llegan al poder en base del poderío militar de los países imperialistas de Norte América y Europa.
El artículo de Alba Rico afirma, “No voy a entrar en una polémica muy pugnaz que ha fracturado el campo anti-imperialista; sólo quiero dejar constancia de que el único lugar donde esa polémica no ha existido ha sido curiosamente el lugar donde se producían los acontecimientos.” Sin embargo, se mete de lleno en la polémica y lo hace mintiendo de manera descarada.
El sentido y significado de los acontecimientos en Libia han dado lugar a fuertes y vigorosas discusiones en toda la región desde Argel hasta Ciudad del Cabo. Alba Rico da prueba de un dudosamente ingenuo sesgo hacia el mundo árabe en su perspectiva hacia el país agredido por la OTAN. Sin embargo, el significado fundamental de la agresión y el golpe-insurrección contrarrevolucionaria en Libia tienen que ver más que todo con su carácter de país africano.
Pero aún sin tomar en cuenta la dimensión africana del conflicto, Alba Rico está equivocado al sugerir que la mayoría de la izquierda en los países árabes o del Oriente Medio apoya al CNT. El partido Argelino por la Democracia y el Socialismo, partidos de izquierda de Iran como Tudeh, los partidos comunistas del Líbano y de Turquía, han adoptado posiciones que claramente cuestionan la legitimidad de esa banda de contrarevolucionarios, mercenarios y peones de los poderes extranjeros.
EN ÁFRICA ES NOTORIO EL APOYO de movimientos a favor de la Jamahiriya libia y Muammar al Ghaddafi en todo el continente. Cuando Alba Rico habla del aislamiento de la Jamahiriya toma una posición totalmente eurocéntrica, ignora el amplio apoyo a ésta en África, Asía y América Latina, entre otras cosas, por la posición política de la Jamahiriya a favor del diálogo y una paz negociada, pero también por experiencias históricas y recientes de la solidaridad libia. Sobre América Latina, Alba Rico se refiere desdeñosamente acerca de las posiciones de Nicaragua y Venezuela, ignorando de manera insidiosa la posición contundente del bloque conformado por todos los países del ALBA.
Ignorando al movimiento de solidaridad en los Estados Unidos, Alba Rico elige también ignorar olímpicamente el incómodo hecho de que la izquierda negra en pleno se ha volcado a condenar la invasión imperialista de la OTAN desde el primer momento. En una operación de evidente mala fe, el autor llama a todos estos grupos, y a los demás grupos en todo el mundo, aún en el centro imperialista, que se han levantado en solidaridad con Libia, “occidentales”. En fin, Alba Rico, igual que los escritores que comparten sus criterios, deliberadamente, deshonestamente y de una manera racista ignora los masivos crímenes de lesa humanidad cometidos por los asesinos, torturadores y violadores del CNT.
POR OTRO LADO, ESTA ES LA LISTA de países que rechazaron, se abstuvieron o no se presentaron a la votación para reconocer al CNT en la ONU. La rechazaron: Angola, Bolivia, Cuba, República Democrática del Congo, Ecuador, Guinea Ecuatorial, Kenia, Lesotho, Malawi, Namibia, Nicaragua, Sudáfrica, Suazilandia, Tanzania, Venezuela, Zambia y Zimbabue. Se abstuvieron: Arabia Saudí, Argelia, Antigua y Barbuda, Camerún, República Dominicana, El Salvador, Indonesia, Malí, Mauritania, Nepal, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, Uganda y Uruguay. No participaron: Albania, Bielorrusia, Burundi, Camboya, Corea del Norte, Eritrea, Guinea, Guinea-Bissau, Haití, Guyana, Mozambique, Myanmar, Nigeria, Pakistán, República Centroafricana, Ruanda, Somalia, y toda la antigua Asia Central soviética.
Es irrisorio entonces hablar como si existiese un consenso contundente en contra de la Jamahiriya libia y Muammar al Ghaddafi. Lo que existe es un Bloque Occidental dominado por sus élites fascistas – la alianza militarista de la clase dominante política con la clase capitalista corporativa - que han ejercido enorme presión diplomática y económica sobre sus aliados para lograr el resultado deseado. Como Neville Chamberlain y Eduardo Daladier en Munich, Dmitri Medvedev de Rusia y Hu Jintao de China han sacrificado Libia como aquellos sacrificaron lo que fue Checoslovaquia para apaciguar la bestia militarista de la época, la Alemania Nazi.
YA ESTAMOS EN UNA GUERRA MUNDIAL declarada abiertamente por sucesivos administraciones de los Estados Unidos apoyados por sus aliados del Pacífico y de Europa. Y es natural para Alba Rico y los demás colaboradores acomodados de la guerra psicológica de la OTAN, la bestia militarista de nuestra época, sugerir que la ola de protestas en el norte de África constituye un fenómeno nuevo y exitoso. Al contrario, las revueltas populares en esos países no son nada nuevo. Han tenido protestas populares desde los tiempos coloniales. Todavía está por verse si de ellas resulta algo positivo en beneficio de los pueblos.
La situación en Libia ha sido muy diferente de la de Egipto, Túnez y los demás países de la denominada (hasta por Barack Obama y John McCain) “primavera árabe”. Y es muy falso de parte de Alba Rico el pretender que él sabe qué fue lo que pasó en febrero en Libia. No lo sabe. La información disponible ha sido totalmente confundida y sesgada. Lo único que sabemos es que hubo algún tipo de protesta mezclado con algún tipo de acción armada. De allí no sabemos nada con seguridad. Lo que sí sabemos es que casi inmediatamente se pasó a una fase de insurrección armada e intento de golpe de Estado que fue aprovechado desde su inicio por los gobiernos de la OTAN.
TODO INDICA QUE TUVO LUGAR un golpe-insurrección por contrato apoyado desde mucho antes por la OTAN y sus aliados en los gobiernos árabes represivos de la región. Gente como Alba Rico se contradice de plano al hablar de una insurrección popular que misteriosamente estaría necesitada del apoyo “democrático” de la OTAN. Ahora, hipócritamente, gente como Alba Rico y el palestino Ramzy Baroud plantean que no estaría mal si el CNT se liberara de la intervención extranjera para volver a ser verdaderamente libres (o independientes, como tal vez sí lo eran durante la Yamahiriya) y así poder completar la “revolución popular”. Es difícil encontrar algo que iguale semejante falta de seriedad.
De hecho, sería bueno que Alba Rico escarbase un poco en la historia de las revoluciones populares, para que se diese cuenta de que ninguna de ellas se llevó a cabo con la ayuda del colaboracionismo con las invasiones imperiales. Claro, que como el mismo autor lo explica, los “pueblos árabes” (como si la situación de Libia se pudiese reducir a la de un “pueblo árabe”) se encuentran ante desarrollos históricos que ni el mismo Marx pudo prever - tiempos orwellianos en los que, según Alba Rico, el imperio significa la independencia.
Es una lástima que esta novísima teoría no sea en realidad tan nueva como Alba Rico se lo imagina: Ya ha sido esgrimida por incontables camadas de personalidades “progresistas” desde que el imperialismo en su sentido moderno de la palabra ha existido. Fue, en el fondo, la misma argumentación que hizo a los socialdemócratas europeos alabar los dones benéficos del colonialismo a inicios del siglo XX, y es la misma argumentación con la que se justificaron las dos guerras de Yugoslavia, la ocupación de Afganistán, la invasión a Irak, la fracasada misión de la ONU en el Congo, el golpe e “intervención humanitaria” de la MINUSTAH en Haití y, al mismo tiempo que en Libia, la colonialista intervención de Francia en Costa de Marfil.
 
PARA ESTOS BOMBARDEOS DE LIBIA, para estas masacres, para estos pogromos contra inmigrantes africanos, intelectuales como Alba Rico, para estas condiciones que “Marx jamás previó”, echan mano de los mismos argumentos de los “marxistas” iraquíes que en su día bendijeron las bombas de la OTAN y que hoy se encuentran nadando en alguna letrina recóndita de la historia. De poco o nada les sirve, como lo hace Alba Rico, el invocar a Sartre (debería darles vergüenza hacerlo), o llamar “occidentales” a los que se alzan contra el imperio. Cada ideología justificante del atropello imperial echa mano a su variante particular del diversionismo. No hay nada nuevo tras esas viejas mañas.
Es de un cinismo inmoral evidente el acusar a los que nos opusimos y nos oponemos consecuentemente a la intervención en Libia de proveer de argumentos a la OTAN, cuando fueron partidos como el NPA (Nuevo Partido Anticapitalista), el PCF (Partido Comunista Francés), el PG (Partido de la Izquierda, una escisión del PS) y Los Verdes en Francia, los que a coro se sumaron al apoyo de la intervención humanitaria. No fuimos nosotros sino los representantes de los dos principales sindicatos españoles CGT y CCOO los que calificaron la intervención como un "mal menor". No fuimos nosotros sino el Partido de Izquierda sueco el que votó a favor de permitir el envío de cazas de combate a Libia. En fin, la lista de los que dieron su apoyo a ese crimen y a los crímenes que de él se derivan es larga, y en ella se encuentran los intelectuales que permitieron y permiten racionalizarlos.
LA BAJEZA MORAL Y LA PLENA COLABORACIÓN con la OTAN de este tipo de argumentación de parte de los narcisistas de la izquierda neocolonial llega al colmo cuando minimizan la agresión de la Alianza Atlántica contra el pueblo libio. Alba Rico alerta que la situación es muy compleja: “La OTAN misma es consciente de esta complejidad, como lo demuestra el hecho de que -tal y como recuerda Gilbert Achcar- ha bombardeado muy poco Libia con el propósito de alargar la guerra y tratar de gestionar una derrota del régimen sin verdadera ruptura con él”, escribe.
Pero miente. Libia ha sido bombardeada sin merced para destruir toda su infraestructura. Es como decir que los sionistas solo bombardearon “un poquito” Gaza o Beirut. Las grandes ciudades de Libia han sido destruidas. Alba Rico sugiere que esto fue a propósito para alargar la guerra. Es obvio que argumenta así porque no puede reconocer que el motivo de los bombardeos constantes durante estos siete meses ha sido la resistencia de la mayoría del pueblo libio que rechaza el CNT.
Primero (en las primeras horas) bombardearon los aeropuertos y lo que hubiese de fuerzas aéreas. Muy pronto bombardearon las unidades e instalaciones del ejército libio – algo para lo que ni siquiera tenían mandato. Luego, ante la firmeza de la gran mayoría del pueblo libio, llevaron adelante una campaña estilo sionista de eliminación “selectiva” de los dirigentes tribales defensores de la Jamahiriya, sin siquiera pararse a pensar que al bombardear sus viviendas también estaban asesinando niños, ancianos y mujeres.
Como eso no dio resultado, pasaron a los bombardeos indiscriminados, igual que como lo hizo el ejército de ocupación italiano en Libia a inicios del siglo pasado. Mientras tanto, gente como Santiago Alba Rico estaba aplaudiendo esta invasión y esta intervención, erigiendo fachadas ideológicas para la desmovilización y hasta para el aplauso a los crímenes de los gobiernos occidentales.
 
OTRO TEMA TERGIVERSADO POR los colaboradores de la guerra psicológica de la OTAN contra los pueblos del mundo es lo de los fondos soberanos del pueblo libio. Los propagandistas de los medios corporativos de la OTAN hablan del dinero de “Ghaddafi” para acentuar la caricatura de un dictador-payaso sangriento y corrupto – y encuentran eco en los representantes de la izquierda neocolonial.
Estos hablan como si una dictadura pudiese acumular un fondo de más de US$200 mil millones e invertirlo en claro beneficio del pueblo libio y de los pueblos africanos. Aplican un hipócrita doble rasero. Para ellos son democracias los estados que toleran el criminal sistema financiero norteamericano y europeo que chupa la riqueza de los pueblos para alimentar mejor a las élites. En cambio, tergiversan el manejo claramente a favor del pueblo libio y sus hermanos pueblos africanos por las instituciones de la Jamahiriya, por más imperfectas que sean, y lo llaman dictadura. Es importante señalar esta patética y estúpida contradicción de los intelectuales del Bloque Occidental.
Antiimperialismo es luchar contra el imperio occidental-sionista y atlantista que en nuestro tiempo histórico expresa la concentración última del poder militar, político y económico del sistema de privilegios y de opresión del capitalismo. Es luchar contra el obstáculo principal para la realización de todos los demás derechos de la humanidad y contra la principal amenaza para la existencia de la vida en el planeta.
Antiimperialismo también es defender a los estados nacionales en la medida en que sean espacios en los que palabras como democracia, socialismo, e independencia tengan un sentido y en la medida en que, por ser obstáculos a la libre expansión del saqueo imperial, sean objeto de agresiones. Antiimperialismo es defender y por encima de todo respetar los liderazgos que los pueblos han designado para sí mismos y dejar a estos pueblos la última palabra sobre la interpretación de sus experiencias históricas.

EL DILEMA QUE PLANTEAN INTELECTUALES como Alba Rico, entre defender un proyecto democrático, socialista o anticapitalista en abstracto, y la liberación del imperialismo, es un dilema falso ya que la legitimidad popular de un proyecto y la lucha por la independencia nacional se condicionan mutuamente. Poco y nada avanzan las aspiraciones revolucionarias de los pueblos del Oriente Medio con una Libia invadida y con un Mahgreb en llamas. Por el contrario, la guerra contra Libia ha significado el último clavo en el ataúd del orden del derecho internacional establecido en la Carta de las Naciones Unidas.
Con la resolución 1973 del Consejo de Seguridad – una razón que sólo movimientos totalmente carentes de visión política pueden aplaudir – se sancionó por decreto la doctrina de la Responsabilidad de Proteger y con ello se impuso el orden de la barbarie. Las Naciones Unidas ya se encontraban en crisis, es cierto, pero ese orden ya caduco no se hará más fácil de transformar con el asesinato del derecho internacional, especialmente en un mundo ya prácticamente multipolar pero controlado por la dictadura anacrónica de unas pocas potencias, la mayoría de ellas miembros de la OTAN.
ENTRE LOS DUDOSOS AVANCES APLAUDIDOS por la izquierda neocolonial se encuentra la ampliación de la discrecionalidad del ilegal Tribunal Penal Internacional a niveles con los que la administración Bush sólo llegó a soñar. El mensaje de la resolución 1973 es muy claro: de ahora en adelante, todo vale. Y lo que vendrá son más guerras que los falsos progresistas y los falsos radicales de siempre, una y otra vez azuzarán mostrando, al mismo tiempo, caras de inocencia y lamentación.
La reciente resolución 2009 demuestra contundentemente que la ONU está sujeta a una ingeniería virtual generada por la guerra psicológica de los países de la OTAN y sus aliados. El contenido de la resolución no tiene la más mínima conexión con la realidad en Libia. Esta situación se ha facilitado por el fracaso moral e intelectual de los fariseos de la izquierda neocolonial narcisista. Efectivamente, éstos se han aliado con los enemigos de la humanidad.
La agresión colonial contra Libia constituye una profunda ruptura que tendrá muchas secuelas previsibles e imprevisibles. Una de ellas será la marginación de viejos esquemas de producción intelectual y el desarrollo de diferentes expresiones de resistencia cultural, de producción intelectual basadas en la realidad de los pueblos. Algo positivo que el pueblo libio nos ha demostrado es el imperativo de respetar la sabiduría y la soberanía de las decisiones políticas de los pueblos.
El pueblo libio y su Jamahiriya luchan para resistir la re-colonialización de África por los grandes poderes globales. En este momento, la persona que simboliza esa lucha al lado de su pueblo es Muammar al Ghaddafi. Lo que nos toca hacer ahora es demostrar nuestra solidaridad y apoyar sin reservas la lucha del heroico pueblo libio. 



  • Libye – La résistance libyenne attaque 3 aéroports à la même instants à Tripoli, Benghazi et à Misrata

Libye – La résistance libyenne attaque 3 aéroports à la même instants à Tripoli, Benghazi et à Misrata

Publié le 28/09/2011 à 18:42 - 531 visites
Source :

Selon le site de la résistance libyenne Zangtena, les combattants de la résistance libyenne ont essayé pour la première fois des opérations synchronisées avec des combattants des autres villes. Hier, ils ont attaqués avec des lances roquettes 3 aéroports de Tripoli, Benghazi et Misrata. Ils ont touché un avion à Tripoli et l'autre à Benghazi.

Dépêches Hier à 22h30

Libye: les anti-Kadhafi appellent l'Otan à intensifier ses frappes

 

Les images satellitaires du site "nous ont aidés à localiser des fermes où nous savions que des mercenaires de Kadhafi se cachaient et à positionner nos combattants hors de portée de leurs missiles", a expliqué à l'AFP Salem Dougheid, un commandant d'une unité amazighe (berbère). ( © AFP photo AFP)

BANI WALID (Libye) (AFP) - Les combattants du nouveau régime ont appelé mercredi l'Otan à intensifier ses frappes pour rompre la résistance des forces loyales à Mouammar Kadhafi à Syrte et Bani Walid, deux bastions du leader déchu où ils ont enregistré de lourdes pertes.

Les combattants anti-Kadhafi font face à une résistance opiniâtre des forces loyalistes dans ces deux villes où deux des fils de l'ex-leader, toujours en fuite, seraient réfugiés.

"Ce dont nous sommes sûrs et ce que nous savons, c'est que Seif al-Islam est à Bani Walid et son frère Mouatassim est à Syrte", a affirmé le porte-parole du "ministère" de la Défense du Conseil national de transition (CNT) Ahmed Bani au cours d'une conférence de presse à Tripoli.

A Bani Walid, une vaste oasis à 170 km au sud de Tripoli, les forces des nouvelles autorités se préparaient à lancer une nouvelle offensive au lendemain d'accrochages qui ont fait onze morts dans leurs rangs.

Parmi les victimes figure un commandant anti-Kadhafi, tué dans la nuit de mardi à mercredi.

Daou al-Salihine Jadak, qui commandait le front nord de Bani Walid, a été tué quand une roquette a touché sa voiture, a déclaré à l'AFP Abdallah Kenchil, un responsable local du CNT.

Originaire de Bani Walid, Daou al-Salihine Jadak y avait mené en 1993 des actions hostiles au régime de Mouammar Khadafi, qui lui avaient valu d'être incarcéré pendant 18 ans. Il n'avait été libéré qu'en février, à la faveur de la révolte populaire qui a renversé le dirigeant libyen.

"L'Otan est présente mais n'intervient pas assez. Ils touchent les lance-roquettes depuis lesquels (les pro-Kadhafi) tirent sur nous, mais ils sont aussitôt remplacés. Nous avons besoin de plus d'aide de l'Otan", a indiqué à l'AFP Walid Khaimej, un capitaine pro-CNT, sur le front de Bani Walid.

L'Otan a assuré pour sa part ne "pas avoir réduit son activité en Libye", mais a refusé de répondre à l'appel des combattants du nouveau régime.

"L'Otan n'a pas pour objectif d'apporter un soutien aux forces du CNT au sol. C'est pourquoi aucune coordination opérationnelle n'est effectuée avec les forces du CNT", a indiqué le colonel Roland Lavoie, porte-parole de l'opération Unified Protector, à l'AFP.

L'Otan dirige depuis la fin mars une coalition internationale intervenue en Libye, sous mandat de l'ONU, pour protéger la population civile victime d'une répression sanglante d'une révolte sans précédent contre le régime autoritaire de Mouammar Kadhafi.

Ce dernier a disparu depuis la chute de son QG de Tripoli le 23 août. Il fait l'objet d'un mandat d'arrêt de la Cour pénale internationale (CPI) pour des crimes contre l'humanité présumés et Interpol a diffusé un avis de recherche international.

Dans un nouveau message sonore, diffusé mardi, il a encouragé ses fidèles. "Sachez que je suis sur le terrain comme vous", a-t-il déclaré affirmant que "les prochains jours réservent à cette clique d'agents un choc inattendu".

Par ailleurs, le procureur général a émis un mandat d'amener visant l'ex-Premier ministre Al-Baghdadi Al-Mahmoudi et une enquête a été ouverte, a indiqué le ministre libyen de la Justice par intérim Mohammed al-Alagui évoquant "un grand nombre" de plaintes de citoyens contre lui, sans autre précision.

Al-Baghdadi Al-Mahmoudi, condamné le 22 septembre à six mois de prison pour entrée illégale en Tunisie, a été acquitté mardi en appel par la justice tunisienne.

M. Alagui a également assuré que les nouvelles autorités étaient disposées à coopérer dans le dossier de l'attentat de Lockerbie en 1988 et "ne refusent aucune demande des autorités écossaises d'interroger des personnes autres que Abdelbaset al-Megrahi dans l'affaire Lockerbie" ajoutant que "peut-être qu'Al-Megrahi a été condamné injustement".

Sur le terrain, Syrte, chef-lieu de la région d'origine du colonel Kadhafi, est assiégée depuis plusieurs jours par des combattants du CNT.

"Plus de dix de nos combattants ont été tués mardi dans des combats rapprochés" près de l'hôtel Mahari dans l'est de la ville, a déclaré un commandant.

"Nos combattants contrôlent maintenant l'aéroport, la base aérienne et le port de Syrte" ainsi que le nord de la ville, a affirmé M. Bani.

"Nous ne voulons pas perdre cette bataille, ce n'est qu'une question de jours", a-t-il précisé. Deux combattants y ont été tués mercredi, a indiqué un commandant du CNT sous couvert de l'anonymat.

L'Otan a dénoncé mardi une grave dégradation de la situation humanitaire pour les civils de Syrte et de Bani Walid. Et selon l'ONU, la situation des dizaines de milliers d'entre eux qui ont déjà fui les deux villes était également préoccupante.

Sur le plan politique, le CNT a annoncé que la formation d'un gouvernement de transition, déjà plusieurs fois reportée en raison de dissensions internes, n'interviendrait qu'après la libération totale du pays.

© 2011 AFP

50 more NATO Mercenaries killed in Eastern Ghadames

1:51 AM  ozyism   
28/sept/11

Previously NATO Mercenaries tried to flee Ghadames and set up base in Tunisia, but fighting soon broke out between the Tunisian Defence forces and NATO Mercenaries therefore were forced to flee back inside Libya. NATO forces were trying to flee towards the East of Ghadames to regroup, that is when Libyan Defence forces attacked their route and killed at least 50 and injured unknown numbers according to sources in Southern Libya.

Ghadames is an important town because it border both Tunisia and Algeria, an important town for guerilla warfare.
Posted in: ,

Caramba !

Il y a six jours, dans un article que nous avions intitulé « l’OTAN n’y croit plus, le CNT aussi », le 23 septembre dernier, c’était le constat d’un blues général dans le camp de ceux qui attaquent la Libye. Signe de Dieu ? Amateurisme de l’OTAN ? Toujours est-il que, les nouvelles du front sont désastreuses. Sur tous les fronts pratiquement, malgré la propagande. Ils avaient annoncé la chute imminente de Syrte et de Bani Walid. Échec et Mat

Bani Walid : La journée a été surtout désastreuse sur le front de Bani Walid. En effet, le chef des opérations terrestres, Dan Salehim, a été tué et son corps n’a pu être amené par ses troupes mises en déroute. Eh oui, ainsi meurt un « rat » comme le dirait le leader libyen, Mouammar Kadhafi. Le gros des troupes a pris la poudre d’escampette, pris les jambes à son cou. Finalement, les bombardements de l’OTAN ne sont pas décisifs et du coup, les soldats de l’apocalypse demandent à leurs laquais du CNT de soudoyer les chefs tribaux et les habitants des villes, avec des espèces sonnantes et trébuchantes. 

Ah, encore une histoire d’argent ! On comprend pourquoi le CNT veut que s’accélère le vol des fonds libyens mis de côté par Kadhafi pour le bien des générations futures de son peuple. Ne dit-on pas souvent que bien mal acquis ne profite pas ? 

Syrte : ils disaient que le port de Syrte était sous leur contrôle. Il suffit de voir comment est construit le lieu de naissance de Mouammar Kadhafi. Débarquer par voie d’eau ne veut pas dire qu’on maîtrise le port où on accoste. Après de violents bombardements, par des pilotes de l’OTAN dont certains ne veulent plus bombarder les sites civils -vrai scoop-, les renégats sont entrés dans le port, avec à leur tête le commandant Mohamed Nabouss, croyant que tout leur était donné sur un plateau d’argent avant que la riposte se fasse. Nabouss a été tué. Seule issue de secours qui s’est avérée tragique: la mer. Au lieu de lâcher, avant de plonger à la mer, leurs Kalachnikov, leurs bottes de fortune, aussi,  sans oublier leurs gilets pare balles, ils ont plongé, se sont noyés ou se sont suicidés. Impossible de nager avec autant de kilos, non ? Un festin pour les poissons.

Quant à ceux qui sont entrés dans la ville, ils ont été reçus par un comité d’accueil digne, puisqu’ils étaient à pied, sûrs de leur fait. Leurs chefs accusent l’OTAN de ne pas en faire assez, et veulent l’intensification des bombardements… Étonnant pour les libérateurs autoproclamés qui devaient plutôt être accueillis à bras ouvert si leur révolution par procuration était populaire. Considérant donc qu’ils étaient à pied, ils n’ont pu s’échapper. Une vraie galère, un vrai piège à rats. Allah leur a gardé semble-t-il, à chacun, cent vierges, là-haut. 

Sabha : les médias « meanstream » avaient annoncé urbi et orbi que ce fief pro-Kadhafi avait été pris par les rebelles or, la vérité c’est que les populations avaient fui la ville pour se mettre à l’abri. Résultat des courses: les renégats ont pillé la ville. Tout dans la ville, jusqu’aux hôpitaux. Mais, hier, une mauvaise surprise les attendait. Revenus dans le secteur de la ville qu’ils pillent, le pire leur est arrivé. En sortant de la cité avec le fruit de leur rapine transporté dans 15 pick-up, ils ont rencontré sur leur chemin, des…Touaregs. Ils ont tous été éliminés. 

Ça devient de plus en plus dure cette histoire, non ? Vous avez dit révolution ? Ils ont cru qu’il s’agissait d’un jeu vidéo. C’est à mourir de rire !

Contre-attaque : rassurez-vous, les forces loyalistes ne font pas que se défendre. Elles attaquent désormais. C’est ainsi que, dans le sud libyen, les forces Libyennes ont contre-attaqué et mis en déroute les forces de l’OTAN/CNT, tuant au passage, plus de 50 personnes. Une triste journée pour les prédateurs. Nous l’avions annoncé, hier, ils nous ont ri au nez. C’est le retour pétaradant de Mouammar Kadhafi !

 

De "El Pais" -Madrid,como sera cuando este diario derechista y pro-sionista debe de informar de esta manera

"No he visto una guerra más sucia"

Los bombardeos nocturnos aterrorizan a la población civil en Libia

FRANCISCO PEREGIL (ENVIADO ESPECIAL) | Misrata 27/09/2011

Sirte, la ciudad natal de Gadafi, tiene fama de ser un nido de gadafistas, de gente que durante los 42 años del régimen anterior vio cómo un pequeño municipio costero se convertía en una ciudad próspera de 100.000 habitantes, gobernada por la tribu de los gadafas. Ahora, ante el asedio de los rebeldes y los bombardeos de la OTAN, cientos de familias huyen de Sirte escoltadas por los propios rebeldes. El panorama que dicen haber dejado atrás da miedo.

"Prácticamente todos los edificios grandes han sido destruidos", afirmaba un refugiado. "No he visto guerra más sucia que esta", se quejaba el libio de origen palestino Sami Alderramán. "Los rebeldes combaten desde las once de la mañana a las siete de la tarde. Pero lo peor son los bombardeos de la OTAN, que suelen ocurrir por la noche a partir de las once. Y disparan contra cualquier edificio. Hace dos días no pararon de tirar bombas durante seis horas. He visto morir niños, mujeres, hombres... como si fueran animales. Yo cogí a mi familia y la metí en un sótano, y en cuanto hemos podido hemos salido de allí. No hay luz, apenas hay alimentos... En los últimos seis meses puede que hayan muerto en Sirte unas tres mil personas".

"Hay solo un hospital, pero apenas tiene medicamentos", se quejaba otro padre de familia. "Los que se han quedado están dispuestos a morir y lucharán hasta la muerte", comentaba otro refugiado. Algunos de los que huían no tenían reparos en decir a los periodistas que ellos creían en Gadafi; que tal vez Gadafi debiera haber hecho algunas reformas, pero que lo preferían a él antes que a los que gobiernan el país ahora. Ninguno de los consultados dijo haber visto allí a Muamar el Gadafi ni a ninguno de sus hijos.

Abdul Rahin, de 29 años, hijo de Sami Alderramán, preguntaba inquieto cómo estaba el ambiente por Trípoli. "Tenemos allí amigos y parientes. Pero el problema es que no soy solo yo. Conmigo vienen mi esposa y dos hijas. Y con nosotros, tres familias, las de mis padres y hermanos. En total somos 18 personas. ¿Dónde metes a 18 personas?" Todo su afán era llegar antes de la noche a Trípoli y evitar los controles nocturnos. "Menos mal que he sacado a mis niños de ahí. No sé cuánto tiempo van a tardar en olvidar lo que han visto y han oído, pero por lo menos ya salieron". La caravana de refugiados era custodiada en todo momento por los rebeldes, que les facilitaban alimentos y agua. "Ahora fingen tratarnos bien, pero cuando acabe todo esto, a los de Sirte nos pasarán factura", se quejaba otro residente de la ciudad natal de Gadafi.

Los refugiados llevaban todo lo que habían podido apilar en sus coches: colchones, documentos, ropa... Habían pasado la noche en unos apartamentos sin luz eléctrica a dos horas de Sirte, cerca del municipio de Tahuerga, y ahora viajaban vigilados y protegidos al mismo tiempo. Protegidos ante cualquiera que pretendiese tomarse la venganza por su cuenta. Y vigilados porque los milicianos rebeldes no terminan de fiarse de ellos. "Hemos descubierto bombas en las mochilas que llevaban niños y mujeres", decía Alí Said Alí, un miliciano rebelde de 29 años que custodiaba el tránsito de los refugiados de Sirte. Algunos habitantes de Tahuerga, un municipio situado a media hora de Misrata, ni siquiera pudieron coger sus enseres, como hacen los de Sirte. Algunos huyeron y otros aún andan perseguidos. "A quienes son negros y de Tahuerga, directamente los matan", decía ayer un exresidente de Sirte.

Algunos rebeldes de la zona aseguran que los de Tahuerga participaron en el asedio de las tropas gadafistas a Misrata durante los meses de abril y mayo. Y que violaron a muchas mujeres. "Lo peor fue que lo grabaron en sus teléfonos", explicaba Alí Said Alí. "No han sido muchos los que cometieron esos crímenes, pero como quedaron grabados, todo se agranda. Se les veía riéndose y bailando en los vídeos". Que existan o no esos vídeos ya casi es lo de menos. Si es mentira o verdad que se han descubierto bombas en las mochilas de los niños, tampoco parece decisivo. Lo peor es que el odio ya se ha disparado y cualquier rumor sirve para justificarlo.

 

Resumen enviado por Amarelle

Etiquetado en Zona de conflictos.

Comentar este post