Hallan la madriguera de un descomunal kraken prehistórico

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Madriguera del kraken

 

 

  • Según los científicos, una especie de pulpo gigante podría haber sido depredador de ictiosaurios de tamaño similar al de un autobús.
  • Los restos estudiados parecían haber sido deliberadamente reorganizados.
  • Los pulpos de la actualidad han revelado ese comportamiento.

Mucho antes de las ballenas, los océanos de la Tierra fueron recorridas por un tipo muy diferente de monstruos marinos que también respiraron aire. Los ictiosauros de dientes irregulares, de un tamaño parecido a un autobús, se encontraban en la parte superior de la cadena alimentaria del periodo Triásico, o al menos eso parecía antes de que el paleontólogo Mark McMenamin, del Mount Holyoke College, examinará restos hallados en Nevada.


Camp quedó desconcertado por estos fósiles en la década de 1950


Ahora, piensa que había otros monstruos marinos más grandes y más astutos que se aprovechaban de los ictiosaurios: un kraken de proporciones mitológicas que habría hecho al capitán Nemo salir corriendo hacia tierra firme. McMenamin acaba de presentar los resultados de su trabajo en la reunión anual de la Geological Society of America en Minneapolis, que informa del hallazgo en su web.

La evidencia se encuentra en el Berlín-Ichthyosaur State Park en Nevada, donde McMenamin y su hija pasaron unos días este verano. Es un lugar donde pueden encontrarse restos de ictiosaurios de la especie Shonisaurus popularis, que medían unos 14 metros. Estos fueron la contraparte del Triásico al actual cachalote devorador de calamares gigantes. Sin embargo, estos fósiles de Nevada tienen una larga historia de investigadores que quedaron desconcertados con sus hallazgos, como el mayor experto en este yacimiento: Charles Lewis Camp, de la UC en Berkeley.

"Camp quedó desconcertado por estos fósiles en la década de 1950", dijo McMenamin. "En sus artículos insiste refiriéndose a lo peculiar que es este sitio. Estamos de acuerdo, es peculiar".

Restos en aguas profundas

Su interpretación era que los fósiles probablemente representaban la muerte tras un varamiento accidental o por una floración de plancton tóxico. Pero nadie había sido capaz de demostrar que los animales murieron en aguas poco profundas. De hecho el trabajo más reciente sobre las rocas alrededor de los fósiles sugieren que fue un ambiente de aguas profundas, lo que hace aún más misterioso que los cadáveres estuvieran bien ordenados.


Creo que estas cosas fueron capturados por el kraken y sus restos depositados tras ser devorados


Esta pregunta - la muerte en el océano superficial o profundo - es lo que atrajo a McMenamin. "Yo era consciente de que cada vez que hay controversia acerca de la profundidad, es probable que haya algo interesante", dijo McMenamin. Y cuando comenzó a buscar los fósiles, McMenamin quedó impactado por su rareza. "Quedó muy claro que algo muy extraño estaba sucediendo allí", dijo McMenamin. "Fue una configuración muy extraña de los huesos."

En primer lugar, los diferentes grados de grabado en los huesos sugiere que los shonisaurs no fueron muertos y enterrados al mismo tiempo. También parecía que los huesos habían sido deliberadamente reorganizados. Esto le hizo pensar acerca de un depredador marino moderno que es conocido por su capacidad para la manipulación inteligente de restos de presas.

"Los pulpos modernos lo hacen", dijo McMenamin. ¿Y si hubiera una especie antigua, muy grande, de pulpo, como el Kraken de la mitología. "Creo que estas cosas fueron capturados por el kraken y sus restos depositados tras ser devorados".

En el yacimiento de fósiles, algunos de los discos vertebrales del shonisaurus están dispuestos en curiosos patrones lineales con una regularidad casi geométrica, explicó McMenamin. La propuesta es la de un kraken del Triásico, que podría haber sido el invertebrado más inteligente que nunca haya existido, que sabía disponer los discos vertebrales en patrones de doble línea, con piezas individuales de anidación de una manera parecida a como si fueran parte de un rompecabezas.


Las vértebras dispuestas se asemejan a los patrones de un tentáculo de cefalópodo


Aún más espeluznante: Las vértebras dispuestas se asemejan a los patrones de un tentáculo de cefalópodo. En otras palabras, el disco vertebral puede representar los primeros autorretratos conocidos.

Pero, ¿podría un pulpo realmente haber cazado estos enormes reptiles nadadores depredadores? Nadie lo hubiera creído hasta que el personal del Acuario de Seattle recurrió a una cámara de vídeo para averiguar qué estaba matando a los tiburones en uno de sus grandes tanques de agua. Se sorprendieron al descubrir que el asesino era un gran pulpo que había en el mismo tanque. "Creemos que este cefalópodo en el Triásico estaba haciendo lo mismo", dijo McMenamin. Entre las evidencias de los ataques del kraken están la existencia de muchas costillas rotas en los fósiles de shonisaurus y el cuello torcido de los ictiosaurios.

Por supuesto, es el crimen perfecto, porque los pulpos del Triásico eran en su mayoría de cuerpo blando y no se fosilizaron bien. Sólo sus picos, o partes de la boca, son duras y las posibilidades de los que se conserven cerca son muy bajos. Esto significa que las pruebas del asesino Kraken son circunstanciales, lo que puede dejar a algunos científicos bastante escéptico. Pero McMenamin no está preocupado. "Estamos listos para esto", dijo. "Tenemos un caso muy bueno".


20minutos.es

 

Descubren la madriguera de un monstruo marino prehistórico

 

Descubren la madriguera de un monstruo marino prehistórico
Imagen: deviantart.com

Los científicos descubrieron las huellas del ataque de un supuesto pulpo gigante a  ictiosaurios, los grandes reptiles marinos prehistóricos parecidos a peces y delfines. Los resultados de esta investigación fueron presentados en una sesión de la Sociedad Geológica Americana (GSA, por sus siglas en inglés).

El paleontólogo Mark McMenamin, del Mount Holyoke College de Massachussets, EE. UU., planteó la hipótesis de que la muerte de los animales fue causada por un gigantesco monstruo marino similar al “kraken”, el pulpo o calamar de tamaño colosal  que según las leyendas medievales hundía a los barcos agarrándolos con sus tentáculos.

La hipótesis se basa en el estudio de un “cementerio” de restos de ictiosaurios de la especie Shonisaurus popularis en el estado Nevada, EE. UU. En las excavaciones realizadas durante el último siglo se hallaron los fósiles de nuevos ejemplares, algunos de ellos tenían 15 metros de largo.

Las primeras investigaciones de este cementerio, realizadas en 1950, hicieron suponer que la muerte de los reptiles había ocurrido en aguas poco profundas debido a una especie de plancton tóxico. Sin embargo, estudios más modernos demostraron que los fósiles databan de entre 200 y 250 millones de años (o sea del período triásico de la era Mesozoica) y que en ese lugar entonces había un mar profundo.

Los nuevos datos también indicaron que los ictiosaurios murieron en diferentes momentos. Además, sus huesos estaban dispuestos en una forma especial, por ejemplo sus discos vertebrales formaban un trazo regular.

Como parte de su más reciente investigación, McMenamin supuso que en aquella región habitaba un cefalópodo gigante que mataba a los reptiles. Según su hipótesis, los patrones lineales en los que fueron colocados los discos vertebrales de los animales son el resultado de la actividad alimenticia de esta criatura. De igual manera se aprecia esta disposición de restos de presas en las guaridas de los pulpos actuales.

Algunos especialistas no están de acuerdo con la hipótesis de los científicos estadounidenses. En particular, cuestionan que todavía no hayan hallado los restos del supuesto cefalópodo gigante. Pero los autores afirman que ello podrá deberse a lo que llaman el “perfecto crimen prehistórico", porque el flácido cuerpo del monstruoso depredador no se conservó a lo largo de millones de años. 


RussiaToday

 

Comentar este post