Holanda investiga la muerte de 34 menores internados en un psiquiátrico católico entre 1952 y 1954

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

El obispado, las inspecciones de salud y trabajo y los servicios sociales supieron de los fallecimientos pero no dijeron nada.- La comisión oficial que analiza los abusos sexuales cometidos en el seno de la Iglesia ha remitido el caso a la fiscalía

ISABEL FERRER - La Haya - 16/08/2011

 

ninos_10.jpgLa Fiscalía General del Estado indaga en Holanda la muerte de 34 menores de edad ocurrida en un centro psiquiátrico para niños con discapacidad psíquica, regido por la orden católica de los Hermanos de San José. Los fallecimientos se produjeron entre 1952 y 1954, y en su momento, el obispado, las inspecciones de salud y trabajo, y los servicios sociales, conocían los hechos. Ninguno denunció. Los fallecimientos han salido a la luz en el curso de las investigaciones efectuadas por la comisión encargada de analizar los abusos sexuales cometidos en el seno de la iglesia católica nacional desde 1945.

El hospital en cuestión, San José, se encontraba en la región de Limburgo, al sur del país, y estuvo en manos de la orden religiosa hasta 1969. Especializado en la recogida y cuidado de menores con minusvalías psíquicas, según el rotativo local De Limburger, "las muertes podrían guardar relación con los abusos sexuales". A partir de 1954, las cifras de fallecimientos descendieron, y por eso se busca ahora una explicación. A pesar de que los hechos han prescrito, el caso ha llegado a manos de la justicia "por su impacto social".

Hasta la fecha, la fiscalía ha localizado a una treintena de familiares de los menores muertos. Después llamará a las autoridades civiles y religiosas para que se expliquen. En conjunto, la Comisión Deetman, (dirigida por Wim Deetman, antiguo ministro de Educación democristiano) ha recibido casi 2.000 denuncias de víctimas de abusos de la Iglesia católica en Holanda. Por ahora, la cifra supera al resto de países donde tuvieron lugar hechos semejantes, entre ellos, Estados Unidos, Irlanda y Alemania.

Las agresiones holandesas fueron cometidas en la décadas de 1950 y 60, en internados de jesuitas, salesianos y los Hermanos del Amor. El sur de Holanda es la parte de mayoría católica y esos colegios sumaban centenares de alumnos. Una vez finalizadas las investigaciones acerca de todos los abusos, se calcula que la iglesia local podría tener que pagar hasta 5 millones de euros a los afectados.

 

El Pais.

Comentar este post