Homo antecessor, los cambios climáticos y la expansión por Europa

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Pleistocene environmental and climatic Change and the Human Expansion in Western.

.

Los resultados nos indican que entre los 800.000 y 600.000 años antes del presente se produce un cambio que supone el paso de una situación caracterizada por un ambiente cálido y húmedo hacia una de seco y frío, y que  esto puede ser inferido por la disminución de diversidad conforme progresa la secuencia estratigráfica.

Posiblemente, el retroceso de zonas boscosas en Europa poco después de iniciarse el periodo Brunhes, hace 800.000 años, favoreciera la expansión rápida de los hominidos posteriores a  y facilitara la sustitución de poblaciones venidas de otros lugares, dando paso a Homo heildebergensis.

.

Archivo:Homo antecessor female.jpg

http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Homo_antecessor_female.jpg

Homo antecessor es una especie extinta perteneciente al género Homo, considerada la especie homínida más antigua de Europa. Tiene más de un millón de años de antigüedad (Pleistoceno Inferior). Eran individuos altos, fuertes y con rostro de rasgos modernos, aunque su cerebro era más pequeño que el del hombre actual.

Sima del Elefante,

En marzo de 2008 se han dado a conocer nuevos restos de Homo antecessor, concretamente parte de una mandíbula de un individuo de unos 20 años y 32 herramientas de sílex de tipo olduvayense (modo 1), datados en 1,2 millones de años de antigüedad, lo que hace retroceder considerablemente la presencia de homínidos en Europa. Los restos fueron hallados en 2007 en la Sima del Elefante, yacimiento situado a unos 200 metros de la Gran Dolina.[3] [4

..............................................

Atapuerca, clima y hominidos

10 ABR 2011 21:15

Un artículo publicado recientemente en el Journal of Human Evolution (JHE), liderado por la Doctora Gloria Cuenca de la Universidad de Zaragoza bajo el título: “Pleistocene environmental and climatic Change and the Human Expansion in Western. Europe: a case study with small vertebrates (Gran Dolina, Atapuerca, Spain)”, nos plantea los cambios  de hábitat que se producen en la Sierra de Atapuerca durante el último millón de años, significando, principalmente, el paso del Pleistoceno inferior al Pleistoceno medio hace unos 800.000 años, basándose en el yacimiento de la Cueva de la Gran Dolina.

Este estudio se realiza analizando los micromamíferos encontrados en los distintos niveles que componen este  yacimiento de la Trinchera del Ferrocarril. Los resultados obtenidos, que tienen como fundamento la representación de  micromamíferos especializados en ambientes abiertos o cerrados, húmedos o secos, sirven para después, con los análisis polínicos de la secuencia de Gran Dolina, establecer qué ocurrió en el clima pretérito. El mecanismo utilizado para inferir los datos es el test de  diversidad del segundo teorema de  Shannon, que nos permite cuantificar el aumento o pérdida de diversidad en un sistema biótico.

.

En la Cueva Gran Dolina se han exhumado más de 95 fósiles humanos pertenecientes al menos a ocho individuos que vivieron hace unos 800.000 años. Son tan diferentes de otros homínidos del género Homo que los científicos españoles han creado una nueva especie para ellos: Homo antecessor.

Gran Dolina

 

Los resultados nos indican que entre los 800.000 y 600.000 años antes del presente se produce un cambio que supone el paso de una situación caracterizada por un ambiente cálido y húmedo hacia una de seco y frío, y que  esto puede ser inferido por la disminución de diversidad conforme progresa la secuencia estratigráfica. Curiosamente, es en esta cronología que hemos comentado anteriormente, donde la presencia humana es muy esporádica o inexistente en los yacimientos estudiados de Atapuerca. A partir de 500.000 años, ésta se recupera y encontramos pruebas  en la Cueva de la Gran Dolina, cuando el clima es menos húmedo  y el entorno de la sierra más abierto, con zonas aisladas de bosque, un hecho que continuará hasta el final de la secuencia, caracterizándose por climas más secos y fríos en el Pleistoceno medio.

Posiblemente, el retroceso de zonas boscosas en Europa poco después de iniciarse el periodo Brunhes, hace 800.000 años, favoreciera la expansión rápida de los hominidos posteriores a Homo antecessor y facilitara la sustitución de poblaciones venidas de otros lugares, dando paso a Homo heildebergensis.

Sin embargo, sabemos que Homo antecessor llega a Atapuerca cuando el clima era templado y húmedo, y la zona era mas boscosa, dominando los robles y encinas. Dado que encontramos estos taxones  asociados al olivo silvestre, característico de los climas de tipo Mediterráneo, podemos confirmar que llegan los homininos al borde nororiental de la meseta cuando el clima extremo había dado paso a otro templado.

Eudald Carbonell

El director del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social y codirector del Proyecto Atapuerca nos guía por el apasionante viaje hacia los orígenes del ser humano y las raíces evolutivas de nuestra naturaleza.

.

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/sapiens/2011/04/10/atapuerca-clima-y-homininos.html

----------------------------------------

Archivo:Homo antecessor reconstruccion.jpg

Reconstrucción del cráneo de Homo antecessor a partir de los fragmentos hallados (Museo de Arqueología de Cataluña).

--------------

Razgos del Hommo Antecessor 


Se parecía a nosotros. Su rostro era sorprendentemente similar al nuestro, a pesar de tener la frente inclinada hacia atrás en un ángulo agudo.

Dos cosas surgen como muy sorprendentes hasta el momento.

La primera es que no tenía fuego. La buena imagen que tiene de la cueva caliente con el fuego eterno que alguien tenía que seguir quemando para asegurar luz, calor y seguridad que eso está mal. En las cuevas de un millón de años, incluso de hace 200.000 años o menos no hay evidencia de fuego. A ningún inventor se le había ocurrido la idea de usarlo, ni Prometeo lo había traído para el hombre.
Por lo que comían crudo. Hay montones de huesos con arañazos de herramientas de sílex, pero no hay evidencias de fuego abrasador, ni signos de cocción.

La segunda cosa es aún más sorprendente. Comía gente. Y después arrojaba sus huesos en el mismo montón con restos de ciervos, conejos, y osos. Que es como los científicos los encontraron, todo mezclado, 800.000 años más tarde. No parecía ser un ritual de ningún tipo. Comían a sus enemigos? A sus muertos?

 

 

Por cinabrio

Comentar este post