Honduras: Advierten que se avecina salvaje represión contra los campesinos en el Bajo Aguán

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

 EL LIBERTADOR – Tegucigalpa.
El titular de seguridad de Honduras, Óscar Álvarez, jamás ha reaccionado virulento cuando asesinan a campesinos. A la fecha, unas 50 personas de la zona del Aguán han sido asesinadas, resultado del terror impuesto por el agroindustrial Facussé, de los muertos, alrededor de 40 son campesinos y el resto de los fallecidos corresponde a paramilitares, quienes se mueve en la oscuridad y matan en los parajes solitarios sembrados de plantaciones de palma africana.

Álvarez, informó que a partir de mañana martes, un batallón elite de 600 policías y militares se desplazarán al valle del Aguán, a 545 kilómetros al noreste de la capital, y dijo: “•Vamos a establecerse no por semanas, sino de manera permanente”. 
El titular de seguridad jamás ha reaccionado virulento cuando asesinan a campesinos. A la fecha, unas 50 personas de la zona del Aguán han sido asesinadas, resultado del terror impuesto por el agroindustrial Facussé, de los muertos, alrededor de 40 son campesinos y el resto de los fallecidos corresponde a paramilitares, quienes se mueve en la oscuridad y matan en los parajes solitarios sembrados de plantaciones de palma africana.
El batallón “Xatruch” que se instalará en la zona está conformado por elementos del ejército hondureño, entre los que destacan: El Primer Batallón de Infantería; Centro de Adiestramiento Militar del Ejército (CAME); Primer Batallón de Fuerzas Especiales y el Primer Batallón de Ingenieros de Combate.
Cabe destacar que este grupo ha sido entrenado para matar por el ejército de Estados Unidos, pues se trata no de cualquier batallón, sino la fuerza militar enviada por el gobierno de Honduras para que participara en la invasión a Iraq en 2003 y en ese entonces estuvo además bajo órdenes del ejército de España en la brigada multinacional “Plus Ultra”.
En diciembre del año anterior, unos 1,500 efectivos de la Policía Nacional y Ejército fueron trasladados al valle del Aguán para reprimir al campesinado de esa zona, luego que unos cinco campesinos fueran asesinados en la aldea de “Tumbador” por sicarios al servicio del árabe Miguel Facussé Barjum.

Tomado de
Contrainjerencia

Comentar este post