Importante: Pronunciamiento Por Bolivia y por la paz

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Estimados/as:

203970-mar.gif.jpgFrente al alarmante sesgo belicista de la declaración del ministro chileno de Defensa, Andrés Allamand, quien, al decidir Bolivia presentar en tribunales internacionales su demanda de salida al mar, respondió advirtiendo que Chile "tiene Fuerzas Armadas prestigiadas, profesionales y preparadas que están en condiciones de hacer respetar los tratados internacionales", un grupo de intelectuales, artistas e integrantes de organizaciones sociales y políticas proponemos pronunciarnos en defensa de la paz y contra cualquier tentativa de socavar los avances logrados por los países de la región a través de Unasur y otros mecanismos de unidad, independencia y acción en común.

Si usted está de acuerdo con el texto de la declaración que verá más abajo, debe escribir a

salidalmar@gmail.com

y consignar, en este orden:


ADHIERO
APELLIDO, Nombre (así con mayúsculas y minúsculas)

Entre otros, han firmado hasta ahora Juan Gelman, Adolfo Pérez Esquivel, Leonardo Favio, Arturo Carrera, Stella Calloni, Sergio Rodríguez, Rodolfo Alonso, Ricardo Rouvier, Horacio Ballester, Guillermo Wierszba, Hebe Uhart, Alejandro Rofman, Jaime Sorín, Carlos Girotti y Telma Luzzani.

Esta Declaración será publicada como solicitada el 6 de junio
. Muchas gracias.

  

LA PAZ Y LA SALIDA AL MAR

Los abajo firmantes manifestamos nuestra firme solidaridad con el pacífico reclamo de una salida soberana al mar de parte del gobierno y de los pueblos del Estado Plurinacional de Bolivia.
A la vez ratificamos los profundos lazos de hermandad que nos unen con el pueblo chileno desde las luchas por la Independencia e incluso desde antes, lazos tan arraigados y tan inherentes a nuestra identidad nacional como para que ninguna aventura militarista de los dictadores de turno pudiera cortarlos. Tampoco lo serán ahora cuando, ante la legítima reivindicación boliviana, el gobierno de Sebastián Piñera responde con un lenguaje bélico que retrotrae los avances hacia el entendimiento mutuo y la superación de diferencias, para reemplazarlos por la amenaza.
Con la derrota del ALCA y la creación de la UNASUR, contemporáneas del Bicentenario de la Independencia que todos los países de la región festejaron juntos, quedaron asentadas las bases pacíficas del creciente proceso de integración soberana de los pueblos y naciones de Suramérica. Nadie, menos aun con argumentos guerreristas, tiene derecho a interrumpir u obstaculizar este nuevo camino emancipatorio.-

 

 


 

Enviado por

Utophia

Comentar este post