Ingo Niebel: El actual modelo de desestabilización necesita traidores e informaciones sensibles

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Ingo NiebelINGO NIEBEL – Colonia –

Moussa Koussa no sólo era Ministro de Relaciones Exteriores y jefe de Inteligencia del presidente libio Muammar Al Ghaddafi, sino también la persona clave quien protagonizó la apertura de Libia hacia las potencias imperialistas del norte en los años 90.


Sus relaciones con la CIA estado-unidense y el MI6 británico, la DGSE francesa y el BND alemán le habrán salvado el cuello cuando desertó al principio de la guerra de agresión de la OTAN contra el país norteafricano. Koussa se comprará la protección vendiendo los leales del coronel a los agresores. Tiene experiencia en ello. En la década de los 90 en Londres, cuando negociaba con el Ejército Republicano Irlandés (IRA, por sus siglas en inglés) el final del conflicto armado en Irlanda, pudo hacer uso de informaciones estratégicas sobre la venta de armas libias a la organización clandestina irlandesa. Con esta traición Koussa preparó el terreno para mejorar las relaciones entre Libia y las potencias del hemisferio norte.

La cuestión no es juzgar política o moralmente la actitud de Koussa, sino tener en cuenta que personas como él son las que las potencias de la OTAN están buscando para promover el “cambio de régimen“ desde dentro de un estado enemigo. 

En el punto de mira está ahora Siria. “Vamos a desarrollar nuestros contactos con la oposición siria”, anunció el ministro de Relaciones Exteriores francés, Alain Juppé el 7 de septiembre. De hecho ya hubo encuentros con “disidentes“ sirios, tutelados por la CIA y el MI6 con el Mossad israelí en el fondo en julio en Francia, que han causado el malestar de París que se sentía apartada. Parece que ya se ha puesto de acuerdo con sus dos competidores porque el boletín Intelligence Online, cercano a los servicios secretos franceses, alabó el 1 de septiembre la colaboración de la DGSE con la CIA, el MI6 y sus unidades militares en la guerra contra Ghaddafi.

Según fuentes de solvencia, en los encuentros con la oposición siria participaron también agentes iraníes que pertenecen al sector contrario al presidente Majmud Ajamadineyad. Aquella corriente piensa que nego-ciando con los EEUU, Gran Bretaña y Francia podría salvar su posición en la “Siria post-Assad“ y evitar así una agresión israelí y de la OTAN contra Teherán. Son las mismas personas que en junio de 2009 estaban detrás de la “ola verde“ que con sus “guarimbas“ quería sacar del cargo al recién reelegido Ajmadineyad.

Fueron ellas las que en el Parlamento iraní intentaban frenar los proyectos que el mandatario estaba realizando con los países del ALBA. Dado que Ajmadineyad se encuentra sumergido en una plena pugna interna con sus adversarios, que hacia fuera culminará en las elecciones presidenciales del 2013, no se sabe si ganará la lucha contra sus “Moussa Koussas“ en potencia. Estos últimos optan por terminar la presencia iraní en el ALBA y reorientar su política exterior al Oriente Medio. Eso podría ser uno de los puntos en las negociaciones porque Washington y Tel Aviv se han mostrado muy inquietos por los lazos establecidos entre Teherán y el ALBA. Otro serían las informaciones sensibles por ser estratégicos de los que los “Moussa Koussas“ iraníes podrían disponer a través de los proyectos que su país está realizando en el ALBA. Hasta qué punto llega este riesgo , eso lo tienen que evaluar los respectivos gobiernos.

El ejemplo libio demuestra también que un país agredido por el norte sólo puede contar con China, siempre si ha sabido satisfacer su “hambre energético“, que es,  aparte de su inversión en el dólar, el segundo talón de aquilates de la República Popular.

A cambio Rusia vive una pugna interna aún por decidir entre los “transatlánticos“ (pro EEUU), representados por el presidente Dmitri Medvédev, y los “europeístas“ del jefe de Gobierno, Valdímir Putin. Sirva de advertencia que Moscú canceló la entrega de misiles tierra-aire a Irán a pesar de que habían sido pagados por adelantado.

 

Contrainjerencia

Etiquetado en Zona de conflictos.

Comentar este post