Insólito intercambio de cartas: un alemán y un griego, traducido por un argentino

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Este intercambio de cartas, es entre insólito, gracioso, preocupante e informativo porque aporta datos que ni imaginamos.  Además, pone muchas cosas en su lugar.
No dejen de leerlo, van a ver que dice más que mucho documento muy serio sobre la crisis económica mundial.-

INTERCAMBIO DE CARTAS ABIERTAS
Transcribo una carta (la última de las dos) sobre la verdad de los problemas de la crisis económica de Grecia.
Esto, sin tomar en cuenta la verdad de que considerando la "deuda total" en la eurozona el campeón no es Grecia. La superan Holanda con 234%, Irlanda con 222%, Bélgica con 219%, España con 207%, Portugal con 197%, Italia con 194%, etc. etc.
Saludos
Ing. Georgios Souvatzis


Un-manifestante-griego-quema-la-bandera-de-la-UE.jpg

INSÓLITO E HILARANTE INTERCAMBIO DE CARTAS ABIERTAS APARECIDAS EN EL PERIÓDICO SEMANAL ALEMÁN “STERN”

Hace unos meses, aparece publicada una Carta Abierta dirigida a “Queridos griegos” por un ciudadano alemán de nombre Walter Wuellenweber, que como título llevaba :
Después que Alemania tuvo que salvar a los Bancos, ahora debe salvar también a Grecia.  Los griegos que primero han hecho alquimias con el Euro, ahora en vez de hacer economías, hacen huelgas

Queridos griegos: desde 1981 pertenecemos a la misma familia.

Nosotros, los alemanes, hemos aportado como nadie otro al Fondo común, cerca de 200.000.000.000 euros, mientras que Grecia ha recibido cerca de 100 mil millones de esa suma, o sea la mayor suma per cápita que ningún otro pueblo de la UE.



Nunca ningún pueblo ayudó hasta ahora voluntariamente hasta este grado a otro y por tanto tiempo. Son Uds sinceramente, los amigos más caros que tenemos.

El caso es que no solo Uds se engañan a sí mismos, sino que también a nosotros. En esencia, Uds nunca demostraron ser merecedores de nuestro Euro.
Desde su incorporación como moneda de Grecia, nunca lograron hasta ahora cumplir con los criterios de estabilidad.
Dentro de U.E. son el pueblo que gasta las mayores sumas en bienes de consumo.
Uds descubrieron la Democracia, entonces deben conocer que se gobierna a través de la voluntad del pueblo, quien finalmente tiene la responsabilidad. No digan entonces, que solo los políticos son responsables del desastre.
Nadie los obligó a evadir durante años impuestos, oponerse a cada política coherente para reducir el gasto público y nadie los obligó a elegir los gobernantes que han tenido y tienen.

Los griegos son quienes nos han mostrado el camino de la Democracia, de la Filosofía y de los primeros conocimientos de Economía Nacional. Pero ahora nos muestran un camino equivocado. Y donde Uds ya han llegado, no va más allá!!

A la semana siguiente, STERN publica una Carta Abierta de un griego, dirigida a Wuellenweber:

Querido Walter, me llamo Georgios Psomás. Soy funcionario público y no “empleado público” como despectivamente, como insulto, se refieren a nosotros mis compatriotas y tus compatriotas..

Mi sueldo es de 1.000 euros. Por mes eh? No vayas a pensar que son por día, como te quieren hacer creer en tu país. Fijate que gano una cifra que ni siquiera es inferior en 1.000 euros a la tuya que es por varios miles.

Desde 1981, tenés razón pertenecemos a la misma familia. Solo que nosotros les hemos concedido en exclusividad a Uds un montón de privilegios, como ser los principales proveedores del pueblo griego de tecnología, armas, infraestructura (2 autopistas y dos grandes aeropuertos internacionales), telecomunicaciones, productos de consumo, autos, etc. Si me olvido de algo perdóname. Te señalo que dentro de la UE somos los mayores importadores de productos de consumo que elaboran las fábricas alemanas.

La verdad es que no hacemos responsables solo a nuestros políticos por el desastre de Grecia. Contribuyeron mucho algunas grandes empresas alemanas, las que pagaron enormes coimas a nuestros políticos para asegurarse los contratos, para vendernos de todo, y unos cuantos submarinos fuera de servicio, que puestos en el mar, quedan tumbados de costado en el mar.

Yo sé que aún no das crédito a lo que escribo. Teneme paciencia, esperá, lee toda la carta y si no llego a convencerte, te autorizo a que me eches de la Eurozona, ese lugar de la VERDAD, de la PROSPERIDAD, de la JUSTICIA y de lo CORRECTO.

Estimado Walter:

Pasó más de medio siglo desde que la 2da Guerra Mundial terminó, ES DECIR MÁS DE 50 AÑOS, desde la época en que Alemania debería haber saldado sus obligaciones con Grecia.
Estas deudas, QUE SOLO ALEMANIA hasta ahora se resiste a saldar con Grecia, (Bulgaria y Rumania han cumplido en pagar las indemnizaciones estipuladas), consisten en :

1. Una deuda de 80.000.000 de marcos alemanes por indemnizaciones, que quedó impaga desde la Primera Guerra Mundial

2. Deudas por diferencias de clearing, en el período entreguerras, que asciende hoy en 593.873.000 dólares USA sin contar intereses acumulados.

3. Los préstamos obligados que contrajo el III Reich a nombre de Grecia durante la ocupación alemana, que ascendieron en 3,5 mil millones de dólares durante todo el período de ocupación.

4. Las reparaciones que debe Alemania a Grecia , por las confiscaciones , persecuciones, ejecuciones y destrucciones de pueblos enteros, rutas, puentes, líneas ferroviarias, puertos, que produjo el III Reich,y que según lo dictaminado por los tribunales aliados, asciende a 7,1 mil millones de dólares, de los cuales Grecia no vio un billete aún.

5. Las inmensurables reparaciones de Alemania por la muerte de 1.125.960 griegos (38.960 ejecutados, 12.000 muertos como daño colateral, 70.000 muertos en combate, 105.000 muertos en los campos de concentración en Alemania, 600.000 muertos de hambre, etc. etc.)

6. La tremenda e inmensurable ofensa moral ocasionada al pueblo griego y a los ideales humanísticos de la cultura griega.

Sé amigo Walter, que no te debe gustar para nada lo que te escribo. Lo lamento
Pero más me molesta lo que Alemania quiere hacer conmigo y con mis compatriotas.
Amigazo Walter: en Grecia operan 130 empresas alemanas, dentro de las cuales se incluyen
todos los colosos de la industria de tu país, las que tienen ganancias anuales de 6,5 mil millones de euros.

Muy pronto Walter, si la cosa sigue así, no podré comprar más productos alemanes, porque cada vez tengo menos dinero. Yo y mis compatriotas crecimos siempre con privaciones, lo vamos aguantar, no te hagas problema. Podemos vivir sin BMW, sin Mercedes, sin Opel, sin Skoda.
Dejaremos de comprar productos de Lidl, de Praktiker, de IKEA.

Pero Uds, Walter, ¿cómo se las van a arreglar con los desempleados que dejará esta situación que por ahí los obligue a bajar su standard de vida, sus autos lujosos, sus vacaciones al exterior, sus excursiones sexuales a Tailandia?
Ustedes (alemanes, suecos, holandeses, y restantes “compatriotas” de Euroza) pretenden que nos vayamos de Europa, de la Eurozona y no sé también de donde más.

Creo firmemente que debemos hacerlo, para salvarnos de una Unión que es una banda de especuladores financieros, un equipo en el cual jugamos, si consumimos los productos que Uds ofrecen: préstamos, bienes industriales, bienes de consumo, obras faraónicas, etc.

Y finalmente Walter, debemos “arreglar” otro tema importante, ya que tu también, eres deudor de Grecia:

¡¡¡EXIGIMOS QUE NOS DEVUELVAN LA CIVILIZACIÓN QUE NOS ROBARON!!!

Queremos de vuelta a Grecia las inmortales obras de nuestros antepasados, que guardan en los museos de Berlín, de Munich, de París, de Roma y de Londres.

¡¡Y EXIJO QUE SEA AHORA!! Ya que si me muero de hambre, me quiero morir al lado de las obras de mis antepasados

Cordialmente

Georgios Psomás
  Soldados alemanes se preparan para izar la bandera de guerra alemana en la Acrópolis de Atenas. Dos jóvenes griegos robarían la bandera poco después, por lo que se convirtieron en héroes nacionales



Enviado por Leda Mendez

Comentar este post

Alejandro Stocovaz 11/07/2011 17:38



Estamos ante el alumbramiento de occidente, todo lo anterior fue el largo proceso de gestación y el presente es el intenso dolor de parto. Ambos períodos deben ser descriptos como un único tramo
debido a la estrechez de la perspectiva (sabemos que a la historia no la escriben los contemporáneos del acontecer historiado).


El fetiche capitalista es el dinero (In god we trust) y, como occidente es capitalista, el dios occidental es el dinero.


Los dos europeos que se cruzan cartas abiertas son una muestra de decadencia, no europea, son la muestra de la decadencia de occidente. Son dos energúmenos diseñados para consumir y estar siempre
listos para combatir si se les restringe el consumo o se ven amenazados de tener que consumir menos o simplemente amenazados de no poder consumir cada día más.


Uno le dice al otro: «Nosotros compramos los Audi que ustedes fabrican» y el otro contesta: «Pero nosotros nos refrescamos el higo en aguas del Egeo ¡Y a qué precio!». Pero aunque parezcan
enfrentados, ambos irán a la próxima marcha del movimiento de indignados, porque no están indignados del régimen que los esclaviza, sino que lo que pretenden es que el régimen ¡los esclavice
mejor! digamos que el régimen aprenda de una buena vez a esclavizarlos ya que no logran sentirse todo lo felices que el régimen les promete que llegarán a ser. Más que indignados son impacientes.


Lo que el semanario STERN debería haber indicado es que estos dos “pensadores” europeos son el emergente del modus operandi del capitalismo occidental que funciona a través de la asociación de
los burócratas gubernamentales con la banca privada. La UE estableció que los estados “soberanos” no pueden tomar créditos de sus respectivos bancos centrales ni del BCE, sino que deben
financiarse a través de la banca privada. Es así que la usura internacional otorga créditos a la violeta a sabiendas que no podrán ser honrados, porque ante la cesación de pago intervendrá el BCE
y cambiará los papeles tóxicos en poder de la banca privada por liquidez, o sea que los usureros volverán a tener fondos frescos para seguir prestando y, a los estados “soberanos”, les exigirán
planes de ajustes y ¡privatizaciones! que por su puesto serán otorgadas a las entidades de crédito que gracias a la acción coordinada con los gobernantes corruptos se apoderarán de las riquezas
de los países quebrados, todo lo cual representa una maniobra para que el patrimonio acumulado por generaciones y perteneciente a millones de ciudadanos, pase a manos de un puñado de
especuladores sin escrúpulos, moral ni cordura. ¿Alemania y Francia verdaderamente salvaron a Grecia o salvaron a la banca privada?


Armas inservibles que nunca serán usadas; justas deportivas faraónicas por las que se presupuestan €1.000 Mll y terminan demandando quince mil; infraestructura de seguridad que representa
infiltración externa; costosas obras que al inaugurarse ya son obsoletas. Infinidad de motivos encontrará la asociación burócratas-banqueros para otorgar créditos a cambio de las riquezas
nacionales como prenda, y además conseguirán altísimos intereses. Los prestamistas saben que sus deudores no podrán pagar, cosa que no los inquieta, por el contrario los alienta ya que el mejor
negocio para el usurero es la imposibilidad de pago de su deudor, sobre el que caerá con la garra de la prenda para apropiarse de bienes mucho más valiosos que monto de lo adeudado.


La razón de la existencia del capitalismo es la deuda, mientras que la propaganda occidental insiste en que los “lideres” de las naciones libres hacen grandes esfuerzos por terminar con la crisis
de la deuda, creerle a esta plutarquía es de ingenuos o malintencionados que esperan algún día beneficiarse con al menos las migajas del gran banquete. No puede ser verdad que los líderes luchan
para terminar con la deuda, porque si fuese así estarían luchando contra el capitalismo y ninguna especie lucha a favor de su propia extinción. Si las deudas responden a la necesidad de inversión
productiva con la que se generarán riquezas cuyo valor agregado servirá para pagar las deudas más un plus para nuevos desarrollos, esto sería un keynesianismo hasta cierto punto tolerable; pero
cuando se genera dinero a través de derivados financieros, las naciones se endeudan para pagar intereses de deudas anteriores, son deudas no productivas y sólo le sirven a unos pocos usureros
para apoderarse de las riquezas acumuladas con el trabajo de varias generaciones de ciudadanos.


El alemán y el griego que se intercambian cartas son, inconscientemente, funcionales a la usura internacional que financia a los barones de la guerra y a su industria bélica para someter pueblos
enteros en nombre de la civilización y la libertad, pero que a muy pocos se le escapa que lo que perpetran son crueles latrocinios allende las fronteras europeas para apoderarse de riquezas que
no están dispuestos a pagar y no tienen escrúpulos de rapiñar. Cuando los planes de ajustes se extiendan por toda Europa y sus ciudadanos tomen conciencia que no bastará el sacrificio de ellos
sino que continuará en la generación de sus hijos y todo lo cual será en aras de mantener gordos a un puñado de usureros y burócratas sin moral y para mantener aceitada la maquinaria de muerte de
la OTAN, ese día será tarde y ya no se sentirán “indignados” porque a los esclavos se los priva hasta de la más elemental dignidad.



Néstor 10/31/2011 08:53



Se pasó don Georgios Psomás, gol y pico del griego.


La familia europea, como toda familia, en las fiestitas, en los cumpleaños, en cualquier jodita que se festeje .....todo bien, todos contentos, pitos y matracas.


Ahora cuando se trata de plata, la familia ya no funciona de la misma manera, parece mentira como podemos corroborar, que son capaces de arrancarse los ojos unos a otros cuando hay dinero de por
medio, a repartir, a devolver, o por la situación que sea, la "guita", corrompe toda armonia y bienestar espiritual posible.


Ademas y puntualmente, los alemanes siguen creyendose unos grandes en la historia, no es cierto?, y lo único que tienen aparentemente es mas dinero que los demas...si nos habrán jodido a los
demas.


Y, se confirma, este sistema capitalistay de consumo indiscriminado...es una m.......!!!!