Insurrección zapatista: 18 años de rebeldía y resistencia

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Compañeros y compañeras:

En el marco del 18 aniversario del levantamiento del EZLN, compartimos con ustedes un video donde diversas  voces reflexionan en torno a la trascendencia de la lucha zapatista en sus espacios y en diferentes experiencias locales y globales.
Desinformemonos

18 años de rebeldía y resistencia

Realización: Clayton Conn
Entrevistas: Marcela Salas Cassani y Clayton Conn

Con la participación de:

Jean Robert
Paulina Fernandéz
Doña Juana - San Isdiro la Libertad, Chiapas
Fernanda Navarro
Salvador Campanur
Santos de la Cruz
Jérome Baschet
Daniela Carrasco
Boaventura de Sousa Santos
Javier Sicilia
Guadalupe Gómez - San Isdiro la Libertad, Chiapas
Luis - Radio Topopo

 

 

Texto y fotos de la segunda jornada del  Segundo Seminario Internacional de Reflexión y Análisis "Planeta Tierra: Movimientos Antisistémicos", que se celebra en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.


“La lucha zapatista, aliciente para seguir luchando por un mundo diferente”: representantes de Ocupa Wall Street

Integrantes del movimiento Ocupa de Estados Unidos y del movimiento estudiantil chileno, reflexionan sobre la influencia del zapatismo en diversas luchas internacionales.

Marcela Salas Cassani
Fotos: Moysés Zúñiga Santiago y Clayton Conn

seminario311211mzs10

San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México. En el movimiento estadounidense Ocupa, que se ha extendido por cientos de ciudades en Estados Unidos y el resto del mundo, “hay mucha gente que ha sido fuertemente influenciada por la lucha zapatista”, pues ésta “está en el corazón de lo que estamos tratando de hacer”, señaló Marlina, activista estadounidense y representante del movimiento Ocupa Wall Street,  durante la segunda jornada del seminario internacional de análisis y reflexión “Planeta Tierra: movimientos antisistémicos”.

En  el marco del segundo día de actividades del coloquio,  durante el cual se reflexionó en torno a movimientos de Estados Unidos, Chile, Cuba, Bolivia y Ecuador,  Marlina aseguró en entrevista con Desinformémonos  que  “lo que mucha gente del movimiento Ocupa está tratando de hacer es romper la relación entre el capital y el hombre, porque mientras ésta siga igual, las personas tendrán que seguir vendiendo sus vidas y su alma a la maquinaria capitalista y no serán capaces de vivir en comunidades autónomas y  auto sustentables”.

De acuerdo con la representante de Ocupa Wall Street, los zapatistas han dado mensajes muy claros e inspiradores que han ido llegando a las conciencias de los estadounidenses. Y el hecho de que estas comunidades continúen en la lucha y apegados a las verdades en las que creen,  luchando por ellas contra el mundo,es fuente de fuerza, guía y sabiduría para quienes ahora se movilizan en Estados Unidos. “La resistencia zapatista nos alienta a seguir luchando para construir un mundo diferente”.

Foto: Moysés Zúñiga Santiago

San Cristobal de Las Casas, Chiapas. 31 de diciembre de 2012.
Luis Andrago de ecuador musestra un pasamontanas hecho por los mindigenas quechuas como regalo para el EZLN durante su intervencion en el 2o seminario Planeta Tierra: Movimientos Antisistemicos que se realiza en la universidad de la tierra (CIDECI).
Foto: Moysés Zúñiga Santiago.

Uno de los movimientos más importantes que ocurrieron durante el 2011, el movimiento estudiantil chileno, estuvo representado en el seminario por Daniela Carrasco, estudiante de base chilena, del colectivo Tendencia Estudiantil Revolucionaria  quien reflexionó sobre las enseñanzas del zapatismo en la lucha estudiantil latinoamericana.

seminario311211mzs11

Desenfadada, sonriente y con la frescura que ha caracterizado a los voceros del movimiento de estudiantes de Chile, Daniela habló a Desinformémonos sobre la influencia del zapatismo en esta lucha. “El gran ejemplo que hemos tomado del  movimiento zapatista han sido las asambleas como modo organizativo. Por muchos años el movimiento chileno se caracterizó porque fue muy burocrático y personalista, estaba enfocado en ciertos presidentes que entraban a negociar con el gobierno y que muchas veces traicionaban el movimiento. Este año se rompió con esa lógica, se sacó a la derecha que formaba parte de Confederación de Estudiantes y se volvió a la asamblea como método de validación de todas las decisiones que tomamos. Llegamos al punto de que incluso se votaba una barricada – si se hacía o no – en una asamblea y eso ha sido sumamente gratificante. Todos los compañeros votan levantando su mano, sabiendo que van a participar y no solamente ser espectadores de un acto de reivindicación de la lucha callejera. Hemos logrado que el movimiento chileno se expanda como una primavera estudiantil, en Colombia, en Costa Rica, en México”.

seminario311211mzs9

 

Por mucho tiempo se habló de que los jóvenes  no participaban, de que no tenían formación política, de que casi no estaba en nada, que no les importaba lo que pasaba en la sociedad , pero este año, coincidieron los ponentes durante la jornada en el CIDECI, “se ha demostrado lo contrario en Latinoamérica, en Estados Unidos, en los países árabes y en Europa, donde los jóvenes, hastiados de un sistema que produce desigualdad, pobreza, desempleo y desesperanza se están cuestionando sobre lo que está pasando y están  yendo más allá de la protesta”.

“Estamos generando una alianza con otros sectores, con sectores trabajadores e indígenas, para articular una lucha que es de todos, pues nuestro objetivo es el  mismo. Derribar este sistema neoliberal  y para ello necesitamos que todos los movimientos se conjuguen en uno sólo”, señaló  Daniela Carrasco.

1SemenarioDay1-19

Refiriéndose a la participación en el seminario del Movimiento por la Justicia en el Barrio, colectivo latino que forma parte de La Otra Campaña en la ciudad de Nueva York, Marlina, de Ocupa Wall Street, recordó que “las mujeres de este movimiento vinieron una noche a la Plaza de la Libertad y en lugar de hablar de políticas económicas y de luchas políticas, hablaron sobre qué significa ser mujer, madre y mestiza en los Estados Unidos. Hablaron de sus familias y de su dignidad y yo lloré durante toda la plática, pues para mí su discurso de lo que es vivir bien, fue algo muy distinto al discurso “elegante” de las políticas económicas. Y  creo que el poder del Movimiento por la Justicia en el Barrio es hablar sobre la verdad de la experiencia humana y la verdad de la devastación de la tierra, y eso es un discurso que no necesariamente puede traducirse en el  marco del capitalismo y por eso  estoy tan agradecida de que estas mujeres fueran a la Plaza de la Libertad y nos enseñaran qué es la lucha humana y qué es lo realmente importante”.

1SemenarioDay1-23

El 1 de enero, durante la tercera jornada del seminario y en el marco del 18 aniversario del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, Pablo González Casanova, Boaventura de Souza, Paulina Fernández, Salvador Campanur, Gustavo Esteva y Javier Sicilia, reflexionarán sobre la trascendencia de la insurrección indígena.

 

Mayoría de edad (La Jornada 31 de diciembre)

Los de Abajo

Gloria Muñoz Ramírez

Zapatistas

Hace 18 años el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) irrumpió en la vida pública del país y del mundo. Este primero de enero la insurrección llega a la mayoría de edad, una madurez política protagonizada por el trabajo cotidiano de más de mil comunidades indígenas que organizan su autonomía en un proceso aún incomparable con los muchos que se levantan a lo largo y ancho del país. En las cinco regiones de Chiapas declaradas en rebeldía sigue habiendo un ejército regular levantado en armas. No las usa, es cierto, pues es vigente el compromiso por la paz que hizo con la sociedad civil desde los primeras semanas de 1994.

Hace 18 años los zapatistas llegaron para quedarse, a pesar de las múltiples embestidas militares, paramilitares, de contrainsurgencia, intelectuales, de medios de comunicación y de partidos a las que resistieron durante los gobiernos federales de Carlos Salinas, Ernesto Zedillo y Vicente Fox, y actualmente de Felipe Calderón.

Hace 18 años los zapatistas tzotziles, tzeltales, zoques, mames, tojolabales, choles y mestizos, hicieron su aparición pública con la toma de siete cabeceras municipales de Chiapas. No son los mismos los de entonces y de ahora, como tampoco es el mismo el país que los vio nacer en la clandestinidad en 1983, el que los recibió la madrugada del primero de enero de 1994, el que recorrieron de sur a norte en 2006, ni el que en este momento se encuentra hundido en una guerra contra el narcotráfico que ha cobrado la vida de más de 50 mil personas.

El seis de mayo pasado, en una multitudinaria manifestación, luego de cinco años de no tener presencia fuera de su territorio, más de 20 mil bases de apoyo unieron su grito y silencio al reclamo del Movimiento por la Paz. Su postura fue la misma de hace 18 años: No estamos aquí para señalar caminos, ni para decir qué hacer, ni para responder a la pregunta de qué sigue.

La lucha zapatista no nació ni continuó con reivindicaciones puramente indígenas. Desde un principio, cuentan, se planteó la lucha nacional. El teniente coronel Moisés alguna vez explicó que en 1983 se preguntaban: ¿Cómo le vamos a hacer para conseguir buena salud, buena educación, buen techo, para todo México? En esos primeros 10 años adquirimos muchos conocimientos, experiencias, ideas, formas de organizarnos. Y pensábamos: ¿cómo nos va a recibir el pueblo de México (porque no le llamábamos sociedad civil)? Y pues pensábamos que nos van a recibir con alegría, porque de por sí vamos a pelear y a morir por ellos, porque queremos que haya libertad, democracia y justicia para todos. Pero al mismo tiempo pensábamos ¿Cómo será? ¿Será que si nos van a aceptar?

losylasdeabajo@yahoo.com.mx

 

Compañeras y compañeros:

Compartimos con ustedes:

 
Texto y fotos de la tercera jornada del seminario “Planeta Tierra: movimientos antisistémicos”, que se realiza en San Cristóbal de las Casas.

“Imposible pensar desde la izquierda y contra el capitalismo sin el zapatismo”: Boaventura de Sousa

Representantes de pueblos indígenas e intelectuales hablan sobre la importancia del levantamiento zapatista en el marco del 18 aniversario de la insurrección.

Marcela Salas Cassani
Fotos: Moysés Zúñiga

BOAVENTURA010112MZS1

San Cristobal de Las Casas, Chiapas. 01 de enero de 2012.
Boaventura de Souza durante su participacion en el seminario Planeta Tierra: Movimientos Antisistemicos que se realiza en la universidad de la tierra (CIDECI) para celebrar 18 anos del levantamiento zapatista.
Foto: Moyses Zuniga Santiago.

San Cristobal de las Casas, Chiapas, México. A 18 años de que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) dio a conocer al mundo su palabra en esta ciudad, la importancia de la insurgencia zapatista es tal que “no se puede mirar desde la izquierda y luchar contra el capitalismo  sin este referente”, sostuvo Boaventura de Sousa Santos, sociólogo y director del Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coimbra, Portugal, en entrevista con Desinformémonos durante la tercera jornada de actividades del seminario  “Planeta Tierra: movimientos antisistémicos”, que se realiza en esta ciudad.

De Sousa Santos, señaló que el levantamiento en Chiapas fue el primer gran momento mundial de resistencia al neoliberalismo, dio visibilidad a la lucha indígena que desde los años ochenta se fortalecía en Latinoamérica y por ello fue percusor de muchos otros movimientos. “Ellos nos enseñaron otra manera de mirar el mundo. Rompieron con la ortodoxia marxista valiéndose de un discurso, una semántica e ideas novedosas. Nos  enseñaron una nueva lógica organizativa que tuvo una influencia fundamental en todo el mundo”.

CIDECI010112MZS4

San Cristobal de Las Casas, Chiapas. 01 de enero de 2012.
Una moderadora muestra una bolsa artesanal hecha por los presos politicos injustamente encarcelados y los presos politicos de La Voz del Amate enviada como presente a la comandancia zapatista durante la realizacion del seminario Planeta Tierra: Movimientos Antisistemicos que se lleva a cabo en la universidad de la tierra celebrando el 18 aniversario del levantamiento armado del EZLN.
Foto: Moyses Zuniga Santiago.

Por su parte, Paulina Fernández, compañera del movimiento zapatista desde hace 18 años y también profesora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, habló a Desinformémonos acerca de la trascendencia de la lucha zapatista. “Todavía no se alcanza a ver con claridad la magnitud de la importancia del levantamiento zapatista. Yo sigo viendo todos los días noticias por internet, en todos lados se cita al EZLN por una u otra razón  y éste es permanentemente una referencia”.

BOAVENTURA010112MZS2

A pesar de que se le ha tratado de acallar, de ocultar, de marginar y  de dejar otra vez simplemente atrás de las montañas, sin difusión de lo que se está haciendo “los zapatistas están construyendo todos los días un proceso realmente alternativo, son la demostración de que este país puede funcionar de manera distinta cuando su gente se compromete y lo hace sin intervenciones de leyes, de instituciones, de partidos, de gobernantes  y de vicios y costumbres que tienen las instituciones oficiales, verdaderas culpables de la corrupción de este país”, agregó Fernández.

La también doctora en Ciencia Política señaló que una de las influencias más visibles del zapatismo es el funcionamiento horizontal colectivo, de asamblea, de toma de decisiones, así como la búsqueda de que no sea un solo dirigente el que sobresalga, pues éste puede ser  fácilmente cooptado y corrompido.

CIDECI010112MZS6

San Cristobal de Las Casas, Chiapas. 01 de enero de 2012.
Javier Sicilia y Paulina Fernandez durante la realizacion del seminario Planeta Tierra: Movimientos Antisistemicos que se lleva a cabo en la universidad de la tierra para celebrar el 18 aniversario del levantamiento armado del EZLN. la moderadora muestra una bolsa artesanal hecho por los presos politicos de injustamente encarcelados y los presos politicos de La Voz del Amate enviada a la comandancia zapatista.
Foto: Moyses Zuniga Santiago.

Durante la jornada sel seminario Movimientos Antisistémicos, que se organiza en San Cristóbal de las Casas desde el pasado 30 de diciembre y que se prolongó hasta casi media noche, los representantes de pueblos indígenas, Salvador Campanur, purhépecha de Cherán, Michoacán  y Santos de la Cruz, wixárika de Bancos de San Hipólito, Durango, coincidieron que  “en todos los procesos que hemos caminado los pueblos indígenas ha sido muy importante el zapatismo pues antes las luchas indígenas estaban aisladas y desarticuladas, pero a partir de 1994 comenzamos a darnos cuenta de que padecíamos un problema común y comenzó la interacción y la solidaridad entre los pueblos, no sólo de México sino del mundo”.

CIDECI010112MZS3

San Cristobal de Las Casas, Chiapas. 01 de enero de 2012.
Javier Sicilia (izq), Paulina Fernandez (a un lado) durante la realizacion del seminario Planeta Tierra: Movimientos Antisistemicos que se lleva a cabo en la universidad de la tierra celebrando el 18 aniversario del levantamiento armado del EZLN. la moderadora muestra una bolsa artesanal hecho por los presos politicos de injustamente encarcelados y los presos politicos de La Voz del Amate enviada a la comandancia zapatista.
Foto: Moyses Zuniga Santiago.

“Con el zapatismo aprendimos que tenemos que sumarnos y apoyarnos solidariamente”, dijo Santos de la Cruz, mientras que Salvador Campanur señaló que “aún cuando ya existían las palabras dignidad, libertad y justicia, fueron los hermanos zapatistas quienes en 1994 nos enseñaron a usarlas en cada una de nuestras luchas”.

Javier Sicilia,  poeta y líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, quien participó como ponente en las actividades de esta tercera jornada de análisis y reflexión, dijo en entrevista  que “los últimos 18 años han sido fundamentales, pues los zapatistas, al revelar la negación que se había hecho durante siglos del mundo indígena, mostraron también la inoperancia del Estado y del sistema neoliberal y llenaron de nuevos contenidos y de nuevas posibilidades no sólo a la nación sino al mundo entero”.

Sicilia también destacó la importancia del giro que los zapatistas dieron del pensamiento marxista, transformándolo en un discurso profundo y poético del mundo indígena que se convirtió en un arma para irrumpir en el lenguaje político como una forma de enfrentamiento al Estado en la negación del poder.

CIDECI010112MZS1

San Cristobal de Las Casas, Chiapas. 01 de enero de 2012.
Guillermo Villasenor, Javier Sicilia y Paulina Fernandez hacen un minuto de silencio en memoria de las victimas del crimen organizado durante la realizacion del seminario Planeta Tierra: Movimientos Antisistemicos que se lleva a cabo en la universidad de la tierra para celebrar el 18 aniversario del levantamiento armado del EZLN.
Foto: Moyses Zuniga Santiago.

Hoy, durante la última jornada del seminario, ” Sylvia Marcos, Carlos Marentes, Anselm Jappe, Fernanda Navarro, Luis Villoro y Jean Robert continuarán con el debate y la reflexión sobre los movimientos antisistémicos alrededor del mundo en el marco del 18 aniversario del alzamiento del EZLN.

 

A 18 años
Miembros de la comunidad internacional reflexionan sobre el zapatismo

 

Realización: Clayton Conn

Escucha el podcast (8’11”)

 


Compañeras y compañeros:

Compartimos con un ustedes un video sobre la influencia del zapatismo en diversos espacios urbanos de México y Estados Unidos.

Reflexiones desde el zapatismo urbano

Realización: Clayton Conn
Entrevistas: Marcela Salas Cassani y Clayton Conn

Con la participación de:

Rosy, de Brigada Callejera, organización que defiende los derechos de las trabajadoras sexuales en México, con amplio trabajo en la prevención del VIH y en la formación de promotoras de salud sexual y reproductiva.

Mike y Juan, del Movimiento por Justicia en el barrio, del Este del Harlem, Nueva York, colectivo que lucha contra la especulación y elitización de su barrio, con un amplio trabajo de base con comunidades migrantes.

 

“El movimiento mundial de los indignados de la Tierra comenzó en la Lacandona”: Pablo González Casanova

 

Alejandro González Ledesma y Marcela Salas Cassani
Fotos: Moysés Zúñiga y Clayton Conn

1seminario-21

 

San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México. Dos de los intelectuales más reconocidos de México, Luis Villoro y Pablo González Casanova, fieles a su convicción zapatista, saludaron la lucha del EZLN en su 18 aniversario y, aunque ambos no pudieron estar físicamente por motivos de salud, enviaron su participación al II Seminario internacional de reflexión y análisis: “Planeta tierra: movimientos antisistémicos”.

1seminario-4

El filósofo Luis Villoro, con quien el subcomandante Marcos ha sostenido recientemente un intercambio epistolar sobre Ética y Política, felicitó a “los compañeros zapatistas” por el aniversario de su insurrección, “esperando que las profecías mayas nos sorprendan de forma positiva”.

Por su parte, Pablo González, sociólogo y ex rector de la UNAM, señaló, en una ponencia enviada ex profeso para el encuentro: “Pensemos en la inmensa movilización de los indignados y los ocupas que luchan por otro mundo posible. Hoy -escriben admirados dos profesores ingleses-, la movilización es gigantesca. Nunca se había dado una de esta magnitud, y toda la movilización empezó (añaden) en las junglas de Chiapas con principios de inclusión y diálogo’”.

González Casanova agregó que “cada vez más y serán cada vez más quienes en el mundo entero luchen por lo que en 1994 sólo parecía una ‘rebelión indígena postmoderna’”.

SEMINARIO020112MZS9

Después de 18 años, el EZLN sigue siendo el movimiento más inspirador”: trabajadores agrícolas de Texas

 La influencia zapatista se extiende cada vez más entre nosotros, sobre todo, en lo que se refiere a la necesidad de organizarse desde abajo con otros movimientos y en la importancia de empujar una alternativa a la agricultura industrial que amenaza a nuestro planeta”, sostuvo Carlos Marentes, de la organización Unión de Trabajadores Agrícolas Fronterizos de El Paso, Texas, durante el cuarto y último día del Seminario Internacional de reflexión y análisis: “Planeta tierra: movimientos antisistémicos”.

Marentos destacó las condiciones en las que se ha desarrollado la lucha de Trabajadores Agrícolas Fronterizos – organización que se ha convertido en un espacio fundamental para la defensa de los entre 5 y 12 mil campesinos que año con año llegan al sur de los Estados Unidos a sembrar las tierras de las grandes empresas agroalimentarias – contra una industria que, solamente en Nuevo México, genera ganancias de 600 millones de dólares al año.

1seminario-10

“Que ‘otro mundo es posible´ no es sólo un lema”: Fernanda Navarro

Fernanda Navarro, doctora en Filosofía y acompañante del zapatismo desde 1994, habló durante la sesión vespertina de la última jornada del seminario y en entrevista con Desinformémonos consideró que los desafíos del zapatismo  “son poder seguir construyendo en la autonomía, fortaleciéndose y probar que ni los malos gobiernos ni la corrupción, ni toda esta violencia va a ser capaz de aplastar las semillas ya sembradas y el verde que impera en las montañas chiapanecas”.

Los zapatistas, señaló la investigadora, “han dado un respiro de esperanza y una luz y, a pesar de todas las dificultades y agresiones contra ellos, han demostrado que otro mundo sí es posible, y esto no sólo es un lema, pues en las comunidades zapatistas se puede ver lo diferente que es ahí la interrelación humana, entre compañeros y hermanos, algo que no tiene nada que ver con la intención de aplastar al otro”.

SEMINARIO020112MZS4

 “Admirable que durante 18 años los zapatistas hayan resistido a las diarias agresiones”: Sylvia Marcos

Una de las primeras ponentes de la jornada, Sylvia Marcos, profesora e investigadora sobre cuestiones de género,  dijo a Desinformémonos que hace 18 años el zapatismo “fue una emergencia política totalmente nueva, que rompía todos los esquemas y por ello se ha vuelto referencia de muchas luchas por la justicia social de mujeres, de campesinos, de obreros, de gente que vive en los márgenes por sus modos innovadores de existir que rompen con los esquemas del marxismo clásico”.

1seminario-14

Marcos señaló que para los movimientos sociales del mundo entero, el zapatismo representa un modelo a seguir y una propuesta acabada que se está viviendo en los municipios autónomos y demuestra que sí se puede, cosa que tiene aterrorizado al gobierno y que ha provocado que el territorio zapatista esté totalmente militarizado y paramilitarizado. Por ello “lo más admirable de la lucha zapatista es que siga construyendo autonomía y resistiendo a pesar de las agresiones que diariamente padecen”.

SEMINARIO020112MZS8

“En el zapatismo queda un polo de esperanza política”: Jean Robert

Otro de los ponentes de la última jornada del encuentro, Jean Robert, filósofo y arquitecto suizo nacionalizado mexicano, afirmó en entrevista que el zapatismo lleva 18 años demostrando que no son sólo una lucha armada, pues hay en su discurso y quehacer cotidiano “una reflexión que se va profundizando” y “aunque es difícil hablar del efecto político de esa reflexión, seguramente hay influencias de los zapatistas en Ostula, Cherán y las policías comunitarios de Guerrero”.

1seminario-7

“Sin embargo”, continuó Jean Robert “hay ciertas experiencias, como la de los kurdos, que han sido influenciadas directamente por el zapatismo. Yo estuve en Kurdistán en un congreso cuyo lema era ‘otro mundo es posible’ enunciado en turco y en kurdo, y sé que algunos kurdos han estudiado aquí en el CIDESI”.

Las mujeres y el feminismo comunitario

Por su parte Julieta Paredes, de la organización boliviana Mujeres Creando Comunidad, condenó la manera en que los movimientos sociales suelen ubicar a las mujeres “como un sector más” y que los temas tratados por las mujeres “sean considerados como otros que se encuentran entre los muchos temas que se tratan desde la izquierda”.

SEMINARIO020112MZS6

 “Pero la mujer” afirmó Julieta “es la mitad de los sectores y es la mitad de los temas, y el feminismo comunitario –categoría de análisis que enarbola el movimiento del que forma parte– ubica al patriarcado como el sistema que articula todas las opresiones que padece el ser humano, construido históricamente sobre la opresión de las mujeres”. En ese sentido, a través de la derrota del patriarcado, “la comunidad podrá servirse de todo el cuerpo social para poder construir sus relaciones en libertad”.

1seminario-22

 

Compañeros y Compañeras

Compartimos con ustedes la participación completa de Pablo González Casanova enviada al II Seminario Internacional “Planeta Tierra: movimientos antisistémicos”, celebrado en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

 

Diecisiete llamados de Pablo González Casanova para la movilización mundial de abajo y a la izquierda

Ponencia enviada por Pablo González Casanova, uno de los intelectuales más reconocidos de México, ex rector de la UNAM, al II Seminario Internacional “Planeta Tierra: movimientos antisistémicos”, celebrado en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

CLAUSURA020112MZS3

San Cristobal de Las Casas, Chiapas. 02 de enero de 2012.
Indigenas tzotziles se acercan a ver el cartel donde la virgen de guadalupe expresa “Estamos hasta la Madre!, paz con justicia y dignidad” durante la clausura del seminario Planeta Tierra: Movimientos Antisistemicos que se realizo en la universidad de la tierra en el marco de la celebracion del 18 aniversario del levantamiento armado del EZLN.
Foto: Moyses Zuniga Santiago.

Si pensamos en el conocimiento y la acción de un movimiento mundial como el de los indignados, pronto advertimos que hay problemas teóricos y prácticos considerablemente distintos a los que se plantean en la academia, en los partidos y los gobiernos. Afortunadamente tenemos la posibilidad de enriquecer nuestro conocimiento con las preguntas que los pueblos se hacen y con las respuestas que se dan.

Teorías y prácticas que vienen de abajo y a la izquierda tienen la originalidad de criticar al poder cuando éste se siente distinto de la sociedad y cuando se separa de la sociedad.

Los nuevos movimientos del pueblo plantean una democracia que corresponda a las decisiones del pueblo, y que en caso de que se separe del pueblo dejará de ser democracia.

Depauperados y excluidos, indignados y ocupas formulan teorías que contienen un gran respaldo empírico. Se trata de explicaciones y generalizaciones basadas en gran cantidad de experiencias. Se trata de conocimientos, de artes y técnicas que corresponden al saber y al hacer de los pueblos, ese saber que tanto exaltara el antropólogo Andrés Aubry, y en que aparece, en vez del yo individualista, el nosotros tojolabal que Carlos Lenkersdorf rescatara para la filosofía de la solidaridad humana.

Teorías y prácticas tienen mucho de particular y también de universal… Y no exagero. Pensemos en la inmensa movilización de los indignados y los ocupas que luchan por otro mundo posible. Hoy –escriben admirados dos profesores ingleses–, la movilización es gigantesca. Nunca se había dado una de esa magnitud, y toda la movilización empezó (añaden) en las junglas de Chiapas con principios de inclusión y de diálogo.

Vemos así que desde abajo y a la izquierda y desde las selvas tropicales surge un movimiento que no sólo lucha por defender los derechos de los pueblos indios, sino por la emancipación de los seres humanos.

Y ese movimiento universal, en medio de sus diferencias, vive problemas parecidos. Es más, encuentra soluciones parecidas para la creación de otro mundo y de otra cultura necesaria, a la que los pueblos de los Andes expresan como el bien vivir, en que el vivir bien de unos no dependa del mal vivir de otros.

A esas aportaciones que de los indios de América vienen se añaden muchas más que corresponden a las experiencias de múltiples culturas e historias y que crean la historia universal de la lucha por la libertad, por la justicia y por la democracia, lema que levantó el movimiento zapatista y que anda por el mundo entero no como eco sino como las voces de un pensar y querer parecido.

Y allí están las juventudes griegas que luchan contra el tributo de la deuda externa, están los movimientos de la primavera árabe a quienes los militares no pueden transar, están las asambleas de los indignados españoles que articulan intereses vitales que el sistema no puede satisfacer, están los jóvenes estadunidenses que ocupan Wall Street como centro del poder corporativo contra el que todos luchamos, a los jóvenes chilenos que dan su vida para que no les quiten sus escuelas y universidades.

En todas las movilizaciones hay mucho de común. Todas o casi todas coinciden con lo incluyente y con lo dialogal, y un número cada vez mayor, con la idea de que el capitalismo corporativo es el origen de todos los problemas que afectan y amenazan a la humanidad.

Coinciden también en que la solución es esa democracia de todos para todos y con todos que no se delega, y que algunos llaman socialismo democrático y socialismo del siglo XXI y otros nomás democracia, y que es eso, y mucho más, pues es una nueva forma de relacionarse con la tierra y con los seres humanos… una nueva forma de organizar la vida.

Y es en medio de la riqueza y novedad de esta movilización mundial como se captan una serie de reflexiones que vienen de abajo y a la izquierda y cuya respuesta busca el triunfo de los indignados y de los pobres de la tierra.

La riqueza de las reflexiones y llamados es enorme y exige la atención y la profundización de algunos que enuncio escuetamente y en los que debemos trabajar más:

1. El llamado a perder el miedo antes que nada, que el movimiento zapatista destacó como un requisito para pensar y actuar.

2. El no pensar sólo en qué hacer sino en cómo lo hacemos.

3. El precisar con quiénes –lo hacemos– en las distintas circunstancias.

4. El aclarar nuestras diferencias internas con un nuevo estilo de discutir y acordar.

5. El rechazar terminantemente la lógica de la caridad. Y también la lógica del paternalismo, pues ambas ocultan la manipulación. Caridad y paternalismo son la cara buena de la cultura autoritaria.

6. Combinar la lucha por los derechos de los pueblos, los trabajadores y los ciudadanos con la lucha por la construcción de una sociedad alternativa en que los colectivos de los buenos gobiernos practiquen el mandar obedeciendo. Precisar con ejemplos en qué consiste la práctica del mandar obedeciendo.

7. Dar los pasos necesarios para que el proyecto emancipador sea realmente incluyente, y dé lugar a un trato respetuoso de las diferencias de raza, sexo, edad, preferencia sexual, religión, ideología y nivel educativo.

8. Redefinir los conceptos de la libertad, la igualdad, la fraternidad, la justicia, la democracia… Redefinirlos en la vida cotidiana, en el aquí y el ahora.

9. Aclarar que las redes no son sólo redes informáticas. Aclarar que se han organizado y se van a organizar redes de colectivos y de sistemas de colectivos que permitan el predominio de las organizaciones horizontales sobre el mercado y el Estado, que estimulen la cooperación y la solidaridad frente al individualismo del mercado, y en que los encargados manden obedeciendo los lineamientos que las organizaciones horizontales les den y no se sientan ni un minuto por encima de ellas. Al mismo tiempo crear organizaciones centralizadas y descentralizadas, como el EZLN, o como las policías de los pueblos del sureste y como las autonomías municipales.

10. Profundizar y promover los sistemas solidarios y cooperativos con flujos e intercambios que acerquen la producción, el consumo y los servicios, por ejemplo, la educación, salud, seguridad social.

11. Actualizar constantemente los conocimientos sobre las contradicciones en los propios movimientos emancipadores, y no sólo sobre las contradicciones externas.

12. Fomentar el respeto a la dignidad y a la identidad de personas y pueblos, sin caer en el individualismo o el aldeanismo, y antes cultivando la emancipación universal.

13. Combatir el maniqueísmo, y retomar el tipo de discusiones que invocan a los clásicos para comprender el aquí y el ahora, e incluir sus narrativas y reflexiones en la memoria creadora de nuestras generalizaciones.

14. Reconocer que en todos los grandes movimientos los pueblos –con una razón de enorme peso– no se inclinan por una revolución violenta, sino por la ocupación pacífica y multitudinaria de la sociedad y de la tierra.

15. Pensar que 99 por ciento de la humanidad va a ganar esta lucha y que de su triunfo y de la sociedad que construya dependerá la creación ecológica de un sistema terrestre sostenible, capaz de satisfacer las demandas vitales de una población creciente que hoy sufre hambre y frío por cientos de millones, y capaz de impedir que continúe un sistema económico-político en que la industria de guerra es el motor principal de la economía.

16. Plantear cómo se lucha y gana pacíficamente en una guerra de espectro amplio como la diseñada por el Pentágono. Si uno de los espectros es la guerra violenta y armada, podemos luchar en los otros que comprenden la guerra informática y cibernética, la guerra contra la educación, la guerra contra la cultura, la guerra económica con la deuda externa y derivados, la guerra social que deshace el tejido comunitario, familiar, de clase; la guerra ideológica y seudo-científica neoliberal, cínica, recolonizadora y neofascista: la guerra que destruye la biosfera y la guerra que siembra el terror acompañadas de la guerra inmoral para cooptar, macro-corromper y someter a una humanidad que se rinda y se venda.

17. Insistir en que los pobres de la tierra y quienes estamos con ellos debemos enfrentar la guerra de espectro amplio en todos los espectros pacíficos posibles: en el terreno de la educación para pensar y hacer, en el terreno de la economía de la resistencia que cuida el pan y el agua, el fogón y el techo, los servicios de salud y de seguridad: el tejido social de la familia y el de la comunidad, y el de una clase trabajadora que restructure la unión necesaria de los trabajadores regulados y desregulados; en la lucha ideológica contra las corporaciones, los líderes amarillos y las mafias que ocultan su guerra depredadora con otras guerras no menos infames –como las del terrorismo, el narcotráfico y la confusión… Y estar cada vez más conscientes de que la guerra actual de intimidación y corrupción busca sobre todo el despojo de los territorios comunales, de las parcelas campesinas, de las tierras nacionales, de los bosques y las minas, de los viveros de petróleo y de los mantos acuíferos; de los suelos y los subsuelos, de las costas y las tierras. Y no conforme con oprimir a los pobres entre los pobres y a los habitantes de la periferia mundial, en forma cada vez más abierta está empobreciendo a los sectores medios y privando de sus derechos y de su futuro a los jóvenes y los niños del mundo entero.

Con los indignados de la tierra hemos de enfrentar la nueva política del azúcar y el garrote, de la corrupción y la represión macroeconómica que emplea el capitalismo corporativo, con sus aliados y subordinados. Frente a sus intentos de intimidación y corrupción universal blandiremos la moral de lucha y el coraje de los pueblos. Lo haremos, conscientes de que somos cada vez más y de que serán cada vez más quienes en el mundo entero luchen por lo que en 1994 sólo parecía ser una rebelión indígena posmoderna y que en realidad es el principio de una movilización humana considerablemente mejor preparada para lograr la libertad, la justicia y la democracia a que todos aspiramos.



 

Una edición en inglés de la cobertura del Serminario

Zapatistas: 18 Years of Rebellion and Resistance

 


Nota anterior:

 

Comentar este post