Isidoro ama el oro…

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Mayo de 2008. Ante Nicolas Domenach y Maurice Szafran -dos periodistas que le reprochan su obsesión por el dinero y los oropeles-, Nicolas Sarkozy contraataca: “Sí, yo asumo: Un día, cuando me retire de la política, seré rico. Es normal, es la vida.” Admitamos. Después de todo Sarkozy es un político derechista, neoliberal, sin complejos.

Pero en materia de dinero mal habido, los más desfachatados son los “progresistas”. Gerhard Schröeder, líder del SPD, el partido socialdemócrata alemán, fue Canciller de la RFA de 1998 al 2005. Antes de cederle el cargo a Angela Merkel, Schröeder facilitó un acuerdo con una empresa rusa para construir un pipeline entre Vyborg (Rusia) y Greifswald (Alemania). El consorcio que realizó el proyecto, North European Gas Pipeline Company, fue creado muy oportunamente el 30 de noviembre de 2005. Este consorcio, rebautizado Nord Stream AG, tiene como principal accionista a la multinacional rusa Gazprom, y a Gerhard Schröeder como presidente de su Directorio.

Es sabido que los socialdemócratas manifiestan una encomiable preocupación por la distribución del ingreso, particularmente cuando se trata de los suyos propios. Tony Blair -que comparte con el conservador David Cameron la premura por entrar en guerra contra los árabes-, no dejó el poder sin antes asegurarse algunos ingresos complementarios a los que le procura su calidad de ex Primer Ministro británico. Consultor a tiempo parcial del banco estadounidense JP Morgan, Tony recibe a cambio 4 millones de dólares anuales. Insatisfecho de un salario tan “reguleque”, Blair firmó un contrato con la financiera suiza Zurich para darle asesoría en “los desarrollos y tendencias del entorno político internacional”. Zurich se negó a precisar el monto que le pagaría a Tony Blair, a quien la venta de sus memorias le trajo 7 millones 300 mil dólares: Se ve que el mercado lo aprecia.

Isidoro (chapa de la clandestinidad), alias Felipe González, alias “el califa rojo”, secuaz de Carlos Slim (ambos en la fotografía), el hombre más rico del planeta por encima de Bill Gates y Warren Buffet, sirvió de portamaletas e introductor del magnate mexicano ante algunos dictadores hoy caídos en desgracia o venidos a menos. Su caso es interesante porque no solo despertó un montón de vocaciones en Chile sino que ha sido un serio impulsor del pelotazo, la técnica que consiste en hacerse rico sin motivo aparente. Como portaestandarte del desaparecido Jesús de Polanco, presidente del Grupo de prensa Prisa, Isidoro obtuvo jugosos negocios en Cuba, Bolivia, Venezuela, Chile y Costa Rica.

También consiguió del gobierno español la condonación de algunas deudas para que países sudamericanos invirtiesen en educación comprando libros de la Editorial Santillana, de propiedad de Polanco, a quien le gustaba definirse como “un vendedor ilustrado de libros”. La fortuna de Jesús de Polanco no nació con la autorización que le extendieran Francisco Franco y Fraga Iribarne para publicar El País, sino cuando el gobierno de Felipe González le vendió a un precio ridículo el Grupo SER, cadena de radio que tenía una espectacular red de emisoras que cubría todo el territorio español.

En un encuentro encabezado por el presidente mexicano Vicente Fox en Madrid, en el año 2001, los propietarios de Prisa y Televisa acordaron la incursión del grupo español en la radio mexicana. Dos personajes hicieron posible ese acuerdo: Felipe González y Carlos Slim. La fortuna de Slim comenzó cuando su amigo Carlos Salinas de Gortari (presidente de México que terminaría prófugo de la justicia) le vendió Telmex por menos de U$D 443 millones, cuando la empresa pública estaba evaluada en más de U$D 7 mil millones. Desde entonces, Slim trata de situarse cerca del poder político internacional y Felipe Isidoro le sirve de relacionador público.

En enero de 2005 los deseos de Telmex por entrar en el mercado marroquí se concretaron en un encuentro entre Isidoro Felipe, Mohammed VI y Carlos Slim. Marruecos le da un trato privilegiado a Felipe desde que durante su presidencia el PSOE diera un giro de 180 grados en sus posiciones respecto al Sahara occidental. Un giro que, para la revista Más, puede tener relación con la lujosa residencia que Felipe posee en Cabo Espartel, cerca de Tánger. Otro de los gobernantes que Slim conoció gracias a su sherpa Isidoro es el controvertido líder iraní Ahmedineyad. Negocios son negocios…

Cuando Felipe González viaja a México, se hospeda en su lujoso penthouse, obsequio generoso de Carlos Slim. Este último también ha hecho negocios en Chile, en conexión con el socio de Isidoro, el empresario, filósofo, político y senador transeúnte Fernando Flores. En suma, Felipe González es el alcahuete de Carlos Slim, que lo remunera generosamente. Y a veces es el correveidile de Gas Natural Fenosa por la módica tarifa de 126 mil euros anuales.

Todo sumado, Isidoro gana bien su vida, y se mantiene cerca de los círculos de importancia. Gracias a ello usa de su influencia con los presidentes sudacas en favor de Carlos Slim y su apuesta por apoderarse de los teléfonos del continente, y le boletea a cuanta multinacional precise de sus buenos oficios. Según El Economista, estas tareas de consejero a través de su empresa Ialcon, fundada en 2001, le han supuesto millón y medio de euros en cuatro años. Curiosamente, a pesar de que la actividad de Isidoro Felipe está ligada al cabildeo, en el Registro Mercantil, su empresa Ialcon aparece como dedicada “a la compraventa de fincas rústicas”.

Como se ve, los “progresistas” discurren sobre la pobreza y la distribución del ingreso, pero trabajan para los poderosos oligarcas que concentran la riqueza planetaria.

Tú me dirás que José María Aznar hace otro tanto y cobra 330 mil euros anuales de Endesa. Pero Aznar está en lo suyo, es de derechas, predica la moderación salarial para el prójimo mientras cobra un millón y medio de euros al año por sus preciosos consejos a las multinacionales. Isidoro Felipe posa de socialista, de benefactor de la humanidad. Visto lo cual, ¿Cómo sorprenderse de que los “empresarios, consultores y políticos socialistas chilenos (sic)” se reúnan en calle París por las tardes y en las oficinas de Luksic durante el día? ¿O de que entonen la marsellesa antiimperialista antes de irse a Washington a regentar la OEA? HidroAysén, Chilectra, Iansa, las AFPs, las grandes compañías mineras, las transnacionales, el cartel de las farmacias y otros pitutos son el refugio del “progresismo”: ¿Habría que manifestar algún asombro?

Un ex presidente de la república reciclado en la presidencia del Club de Madrid, guarida de los intereses extranjeros: ¿Quién se pasma? Del político Cecil Graham -personaje de Oscar Wilde en El abanico de Lady Windermere-, Mrs. Erlynne dice: “Estoy segura de que ha de llegar donde se proponga. Piensa como un conservador y habla como un socialista; cosa tan importante hoy en día”. ¡Bendito Oscar Wilde!


Por Redacción Polítika

El Ciudadano

Etiquetado en Politica

Comentar este post