Italia: Facebook a Su Santidad: predique con el ejemplo

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

 

Por: Miguel Mora

Rouco valera
Grandes palabras morales y políticas de Joseph Ratzinger en el avión que le llevó a la JMJ madrileña y en esos (pocos) ratos en que el abnegado telonero Rouco Varela, que cuando trinca un micrófono se parece cada vez más a Paco Clavel, le va dejando libres.

Ética de los negocios. Amistad y trabajo digno para los jóvenes. Felicidad. El bien común. Una economía humana, responsable, respetuosa con las personas y el ecosistema. Solidaria con los que menos tienen. Una economía religiosa, cristiana.

"Eso es lo que trata de hacer la Iglesia", ha dicho su Santidad sin señalar la cantidad.

Y mientras tanto, en Vaticalia, un grupo de Facebook ha nacido indignado, y con santas razones, y ya hay 50.000 personas (edito: 81.000) exigiendo a la Iglesia local, es decir universal, que, si tan mal les parece la evasión y la corrupción, los privilegios y la ingeniería financiera, comience por dar ejemplo.

Los firmantes piden que ahora que la economía (ejem) de la séptima potencia mundial está hecha unos zorros, y aprovechando que B. y su desavenida pareja contable, Giulio Callo Tremonti, han exigido sacrificios a sangre y lágrimas para celebrar el Ferragosto, la Iglesia deje a su vez de evadir impuestos y renuncie de una vez a la exención del IBI, del IRES y otras tasas similares que ahorran unos 4.000 millones de euros anuales a las arcas eclesiales y de paso se los quitan a los italianos más necesitados.

Resulta que algún avispado asesor, quizá tremontiniano o comunionyfacturacionista, ideó hace unos años un nuevo sistema de óbolo de San Pedro camuflado a repartir entre todos los vaticalianos. Se trata de una palmaria amnistía fiscal, pero exclusivamente católica y expedida con timbre del Estado. Y consiste en liberar por la cara a la Santa Madre Iglesia de pagar los impuestos sobre los edificios (ICI en Vaticalia, IBI en Españaza), ya sean turísticos o no, siempre eso sí que el inmueble contenga algún símbolo cristiano que permita catalogarlo como "lugar de culto".

Con lo cual basta con poner un altarcillo, una madonnina, una estampita plastificada de Padre Pío, un Crucifijo bien clavado junto al espejo, un retratillo de San José María o una capillita de dos filas de bancos en cualquier riconcete de un gran hotel, un restaurante, una clínica, un colegio, un pisito, un polideportivo o un palacio con apartamentos de alquiler para los amigotes, y el susodicho inmueble queda definido ipso facto como "dedicado al culto", y completamente absuelto del pago del ICI, sin contar otras indulgencias (menores) impositivas y terrenales.

La página "Vaticano, páganos el ajuste financiero" ha salido al paso de las críticas del cardenal Bagnasco a la "impresionante" cifra de evasión fiscal que arrastra Vaticalia (Tremonti prefiere calificarla de "increíble") y recuerda a los obispos, cardenales, políticos democristianos, fundamentalistas varios y viejos socialistas ateos devotos (B., Tremonti, Sacconi y otros ejemplares similares de devoti alle vongole -devotos con almejas-) que si se han acabado los privilegios para casi todos en Vaticalia (pese al BCE, siguen indultados la clase política y la tropa con sotana), también deberían irse acabando los chollos de la Chiesa Cattolica.

Entre ideas, sussurros y sugerencias, algunos feisbuqueros piden que se suspendan los Pactos Lateranenses y se cancele el Concordato durante un tiempo, para que la Iglesia pueda dedicar a la beneficencia la tela que recibe del 8 per mille (el 0,8% del IRPF codificado por Tremonti cuando era becario del ministerio que acabó forzándole a pagar el alquiler del piso romano en negro). 

Y algunos hacen cálculos de lo que posee, 2.000 años después de montar el primer Belén en Oriente Medio, el Vaticano en suelo vaticaliano: el 30% del patrimonio inmobiliario de la bota, y unos 100.000 edificios. Dicen. Imposible confirmarlo en pleno agosto y con todo el equipo de Gobierno Económico desplazado a la Españaza interina premarianil, pero si a eso le añaden

-los solares y edificios que se escritura Rouco por debajo de la mitra en la piel de toro,

-el ingente parque de casoplones que alquila y mantiene la filial vaticana Sopridex en la laica París,

-los trillones de dinero negro que han pasado por el IOR en las últimas décadas,

-los cheques que el probo ex embajador Paco Vázquez entregaba en mano a Su Cantidad para obras de caridad,

-y los Bonobuses y Bancoteles con Descuento y Palmatoria que expenden Aguirre y Gallardón,

...igual se resolvía la crisis de la deuda y hasta lo de la prima de riesgo.

Hay tanta viruta ahí, que sobraría algo incluso para que nos hagan a todos socios del fondo de reptiles de Jorge Mendes.

Claro que convertirse en socio del IOR, Mendes, Mou y Gilmarín de una sola tacada no es que sea un milagro, es que es casi un seguro de acabar mal. O en los tribunales o en el monasterio, capuchino, descalzo, triste, solitario y final.

Viva Vaticalia, pero por poco plazo. Cuatro pes seguidas... PPPP. Ay.

Y abrazos fraternos a todos, Papagirls, boys, Marianistas o Indignati que fueren.

 


Publicado en el blog de El Pais.com

Vaticalia.jpg

SOBRE EL BLOG

Como dijo un alemán, Italia es como una diva de Hollywood: “Todos la miran admirados pero nadie la comprende”. Este año, el país festejará el 150 aniversario de la unidad y los 82 años de su divorcio del Vaticano. Pero ¿estamos seguros de que Italia y el Vaticano son dos Estados distintos? Uno vive subsumido en el otro, aunque no resulta fácil decir quién subsume más a quién. Lo único claro es que Vaticalia es una mina informativa: pecados y delitos, mafias y masonerías, santos y 'velinas', vida interior y noches locas, Ratzinger y Berlusconi... ¡Viva Vaticalia!

Sobre el autor

Miguel Mora

Miguel Mora. Corresponsal en Roma, antes en Lisboa, fue redactor en la sección de Cultura durante diez años y en la Edición Internacional durante cuatro. Trabaja en EL PAÍS desde 1992, es autor del libro ‘La voz de los flamencos’ y sigue siendo, pese a todo, un atletista empedernido.

Comentar este post