James Petras: “La Primavera Árabe fue reemplazada por un Verano Imperialista”

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

 

James Petras

Por Dalia González Delgado

Guerras, indignados, represión, crisis económica… ¿qué pasa en el mundo? El politólogo James Petras, profesor emérito jubilado de Sociología de la Binghamton University, en Nueva York, e intelectual emblemático de la izquierda estadounidense, accedió a dar sus opiniones a Cubadebate sobre estos temas. 

1. Sobre la llamada “Primavera Árabe” que empezó en Túnez, y luego en Egipto. ¿Eran revoluciones auténticas, que surgieron como iniciativa del pueblo, o fueron ideadas por Estados Unidos? En Libia intervino la OTAN, pero por ejemplo, en Siria ahora ¿es el pueblo quien protesta contra Al Assad, o hay injerencia extranjera?

La “Primavera Árabe” fueron una serie de levantamientos populares que se tradujeron en la caída del régimen político de los dictadores pro-estadounidense. Pero no se trata de revoluciones políticas, por dos razones: el aparato estatal, militar, civil, judicial y político de los viejos regímenes no cambió.

En segundo lugar, en Egipto, el régimen de Mubarak fue sustituido por una junta militar que continúa encarcelando, torturando y matando a los activistas pro-democracia. En un inicio, a Estados Unidos le cogió por sorpresa el levantamiento popular, pero después respaldaron a la junta militar, en colaboración con la Hermandad Musulmana conservadora.

Después de la primera ola de rebeliones favor de la democracia en Egipto, Túnez, Argelia, Marruecos, Bahrein, Yemen, que desafió el poder imperial-sionista en el norte de África, Oriente Medio y los estados del Golfo, Estados Unidos, a través la OTAN, lanzaron una ofensiva.

La “Primavera Árabe” fue remplazada por un “verano imperialista”. EE.UU. y la OTAN bombardearon Libia, arreciaron las sanciones contra Siria, agraden a Irán. La resistencia popular continúa, Washington apoya un supuesto “cambio de régimen” que lo que está haciendo es perpetuar las estructuras de poder, aliadas de la OTAN e Israel y opuestas la revolución.

2. ¿Qué puede significar para Oriente Medio un conflicto en Siria? ¿Cree que Rusia lo permitirá?  

El patrocinio de la OTAN a la lucha armada contra el régimen antiimperialista de Al Assad en Siria tiene como objetivos: 1. aislar a Irán para preparar la guerra 2. debilitar la liberación Palestina del dominio colonial de Israel 3. la preparación de las condiciones para un ataque aéreo de la OTAN, como en Libia 4. la eliminación de una base naval rusa en la costa mediterránea de Siria.

Rusia se ha dado cuenta de que los ataques de la OTAN en Siria, al igual que en Libia e Irán, incrementarán el cerco de Moscú y su exclusión de Oriente Medio.Rusia, como China, usará su poder de veto para oponerse a las sanciones, paraevitar una confrontación militar en caso de una guerra aérea por parte de la OTAN.

3. Es conocido el poder del lobby judío en Estados Unidos. ¿Cree que llegue a ser tan fuerte que EE.UU. se atreva a atacar a Irán?  

El Lobby Judío-Sionista ha penetrado profundamente en la Casa Blanca, el Tesoro, el Pentágono y el Congreso. Le llamo la “Configuración del Poder Sionista” (ZPC, por sus siglas en inglés) porque incluye las 52 principales organizaciones judías de Estados Unidos, que controlan las políticas hacia Oriente Medio de los dos principales partidos políticos. Organizaciones sionistas en el Tesoro han sido promotoras de las sanciones económicas contra Irán. Ese ZPC es el defensor único de los planes para un ataque militar contra Irán, aun sabiendo que eso podría provocar una guerra regional y una catástrofe económica.

4. ¿Cómo ve usted el momento político-social norteamericano? 

La situación política en los Estados Unidos se puede ver en dos niveles: el institucional de la sociedad y la sociedad civil. En la política a nivel institucional se ha trasladado a la extrema derecha. Tanto el partido Demócrata como el Republicano apoyaron las guerras coloniales  en Irak y Afganistán, la confrontación con China y Rusia, y son hostiles a la integración latinoamericana y la independencia.

En el frente interno, el Congreso y la Casa Blanca, coinciden en recortar los programas sociales para rescatar a los bancos y las grandes empresas. Solo difieren en el tamaño de los recortes o de los subsidios a las grandes empresas. Así, la política institucional está dominada por un giro la derecha y la extrema derecha.

En respuesta a la vuelta a la derecha de la clase política, la sociedad civil se ha vuelto más hostil a las instituciones políticas: sólo el 9 % del electorado tiene una opinión positiva del Congreso. En otras palabras, el 91 % de los estadounidenses tiene una imagen negativa del Congreso. El 75 % rechaza los bancos y apoya las protestas del movimiento “Ocupar Wall Street”. Grandes mayorías de votantes apoyan la Seguridad Social y los programas de salud pública y se oponen a los recortes.
El tema central en la política de EE.UU. es la divergencia entre los ciudadanos y las instituciones. Los partidos políticos, el Congreso y la Casa Blanca ya no representan las opiniones y los intereses del 75% de los estadounidenses, quienes basan su opinión en temas socio-económicos básicos. Nos enfrentamos a una crisis política: los ciudadanos sin representación política y el Congreso sin la confianza de la gente.

5. ¿Qué puede significar para Europa el fin del Estado de Bienestar General? 

La crisis económica capitalista ha llevado a los gobiernos, sean conservadores o social demócratas, a usar cientos de miles de dólares para rescatar el sistema bancario y reducir o eliminar los programas de bienestar social y los derechos de los trabajadores. Los llamados “programas de austeridad” han provocado grandes movimientos de resistencia popular. Grecia ha sido testigo de 12 huelgas generales. Trabajadores en general y jóvenes desempleados en Portugal, España, Italia, Francia, Inglaterra y Bélgica, se han comprometido en luchas de masas contra el esfuerzo estatal para eliminar 50 años de legislación del Estado de bienestar. El “fin del estado de bienestar” ha aumentado la intensidad y el alcance de la lucha de clases y trajo la “alternativa socialista” a la agenda.

6. Sobre el movimiento de los “indignados” alrededor del mundo. La diferencia entre estos indignados y las protestas de los años 60, es que aquellas eran fundamentalmente protestas contra culturales, y estas son contra el Capital. No obstante, no me parece que se trate de protestas contra el sistema. Son contra el Neoliberalismo, pero no contra el Capitalismo. ¿Estoy en lo cierto? ¿Podrían llevar a un verdadero cambio político?

Los movimientos sociales en 1960-1970 fueron en gran medida contra la guerra de Vietnam y contra la discriminación racial. Los movimientos de hoy están en contra de las desigualdades del capitalismo, la concentración de las riquezas y el poder en Wall Street, el crecimiento del desempleo en el empleo y la eliminación de programas sociales.

El movimiento “Ocupar Wall Street” incluye un amplio espectro de puntos de vista: algunos sectores quieren volver al capitalismo regulado y las reformas del estado del bienestar, mientras que otros de apoyo “capital productivo” contra el capital financiero, una minoría propone la “democracia económica”, una especie de socialismo participativo. Los movimientos son fuertes en cuanto a protesta y resistencia, pero débiles en la organización de una alternativa política.
No hay liderazgo político nacional o programa ambicioso. Hay un peligro real de que Obama y los demócratas puedan cooptar al movimiento. 

7. ¿Cómo leer a Marx desde los tiempos actuales? ¿Es posible hoy una revolución socialista? 

Marx es especialmente relevante en estos tiempos de crisis capitalista, porque los últimos 30 años han demostrado la concentración creciente y centralización del capital, el aumento de las desigualdades de clase y la incompatibilidad entre el bienestar social y la expansión capitalista.

La predicción de Marx sobre una revolución socialista se basa en un análisis de la crisis capitalista y la explotación (condiciones objetivas), y la organización de clase y la conciencia (condiciones subjetivas). En el mundo de hoy las condiciones objetivas están presentes, y las condiciones subjetivas están madurando lentamente.

La revolución socialista en una alternativa si las condiciones subjetivas avanzan. De lo contrario, las crisis pueden conducir al fascismo, las guerras y la barbarie.

 

Cubadebate

Etiquetado en Internacional

Comentar este post