Julián Conrado logra sacar Canciones desde la cárcel: ¡Moriré cantando!

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.




ASILO PARA EL CANTOR

Parida desde la cárcel: ¡Moriré cantando!
Canciones desde la cárcel, Julián Conrado (I)
¡Moriré cantando!
El compatriota Julián Conrado continúa componiendo y cantado desde su Carraca, como nos dice en otra de sus nuevas composiciones que en la primera carta nos anunció –y agradeció al mundo la solidaridad con su causa libertaria-, e informó desde la reclusión, para entonces desconocida, su labor creadora en la prisión. Oportunamente conocerán la canción ¡Amando venceremos!, que recuerda a Miranda en la Carraca, y la disfrutarán bailando. 
Hoy, Guillermo, nombre de pila y “legal” que le puso su adorada madre, adolorida y enferma en USA, a donde tuvo que huir por la persecución hacia ella y su familia, por quienes hoy pretenden que el gobierno revolucionario venezolano les entregue a su hijo para “…la tortura y la muerte...”, nos mandó la canción “Moriré cantando” que publicamos aquí, y a los sesenta y un días de su injusta e ilegal detención, desde que un operativo de inteligencia colombiano, conjuntamente con autoridades venezolanas, lo detuviesen en la ciudad de Barinas, un 31 de mayo en la oscuridad de la madrugada, cuando todos los gatos son pardos, aunque dependan de intereses y gobiernos diferentes.
Ahí les va la primera canción publicada y parida desde la cárcel:
¡Moriré cantando! 
Camarada Alí Primera
escuchando tu canción
se encendió en mi corazón
para que por siempre ardiera
una llama justiciera
que es la luz de mi razón.
Tu que de todo te enteras
ya tendrás la información
que me tienen en prisión
¡lo más triste en Venezuela!
¡Hay dios mío quien lo creyera!
¡mi propia revolución!
Coro:
No, no me callaré, siempre cantaré
la verdad es mi canto
No, no me rendiré, no traicionaré
moriré cantando
cantando, cantando, cantando por la paz
cantando, cantando, por el bien de la humanidad.  Camarada Aí Primera
quiero que con Lina Ron
vayan a donde Simón
para que pongan las quejas
que me tienen tras las rejas
y no hay justificación.
Díganle que no me dejan
no me dejan ver el sol
y aumenta más mi dolor.
¡ay hombe! que ni siquiera
ni siquiera, ni siquiera
puedo saber de mi amor.
Coro:
No, no me callaré, siempre cantaré
la verdad es mi canto
No, no me rendiré, no traicionaré
moriré cantando
cantando, cantando, cantando por la paz
cantando, cantando, por el bien de la humanidad.
El Cantor de la Selva Julián Conrado, por ahora no ha sido entregado a la criminal oligarquía colombiana para su deportación a EEUU, gracias a la solidaridad nacional e internacional del núcleo primario y constante de cantores y artistas de la Coordinadora “Que no calle el cantor”, de intelectuales encabezados por: Istvan Meszaros, filósofo y profesor universitario del Reino Unido-Hungría; James Petras, sociólogo y profesor universitario de los EUA; Anita Leocádia Prestes, historiadora del Brasil; Orlando Yajure, profesor universitario de Venezuela; y muchos más con igual dignidad y solidaridad en la listas. Importante ha sido la participación de la Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social -FUNDALATIN, con su presidenta Hermana Eugenia Russián, insigne  y  digna  alumna-sucesora del PADRE JUAN VIVES SURIÁ y de la Asociación Americana de Juristas, capítulo Venezuela, por intermedio de su Secretario General, Ignacio Ramírez Romero, de las ONG´s y Asociaciones Civiles, que realmente representan los intereses legales y legítimos para lo que fueron fundadas conforme al derecho, y no sometidas a gobierno nacional ni extranjero alguno; organizaciones populares de las que por decencia y patriotismo Grancolombiano no financia la NED ni la USAID-; y de muchas páginas web´s alternativas, particularmente de Kaos en la Red y Aporrea, que han sabido romper el cerco mediático contra la impunidad criminal, censura y sordera de medios privados y públicos en Venezuela y el mundo y, por supuesto, hay que señalar a muchísimas voluntades anónimas y desinteresadas identificadas con un porvenir de justicia. 
La noticia reciente de la asunción de la causa por parte de la Fiscal General de la República Bolivariana de Venezuela (MP) es positiva. Un indicio importante de que nuestro gobierno ha encontrado el límite legal a sus “Intereses de Estado”, respetando el Estado de Derecho, el Debido Proceso y los Convenios Internacionales referentes al asilo y/o refugio, como lo ha hecho habitualmente, salvo en los tristemente célebres casos de Joaquín Pérez Becerra y de insurgentes colombianos y/o ciudadanos vascos, casualmente. Infortunadamente, estos casos siempre han sido de revolucionarios perseguidos en sus países, lo que recuerda el criminal Plan Cóndor.
El Ministerio Público está ahora en una encrucijada: abstenerse de hacer alguna imputación o hacer una imputación por infracciones menores. Dados los hechos planteados y las circunstancias que lo han rodeado, esperamos que, en justicia y en derecho, el MP  avance respetando el petitorio que le formuláramos a través de FUNDALATIN entregado a la Dr. Luisa Ortega Díaz, Fiscal General de la República; al Lic. Tarek El Aissami, al   Ministro del Poder Popular para Interior y Justicia; General en Jefe Carlos Mata Figueroa, Ministro del Poder Popular para la Defensa y al Cda. Fernando Soto Rojas, presidente de la Asamblea Nacional.
En el supuesto de que el MP realizara algunas imputaciones, en justicia no pueden ser sino de carácter menor. Tal vez la transgresión de normas sobre ingreso ilícito al territorio nacional, cuestiones de identificación, o quebrantamiento de reglas administrativas que pudieran acarrear sanciones menores que derivarían penas restrictivas de la libertad con: presentación periódica a un tribunal, limitaciones en cuanto a la libre circulación u otras penas semejantes.  
De sucederse las cosas así, la defensa de la Coordinadora continuará, porque podríamos estar en puertas de un juicio en libertad o sin encarcelamiento.
Que el Estado venezolano se maneje de otro modo y sostenga de manera contumaz e ilegal una entrega al Estado colombiano, obligaría a pensar que el gobierno contravendría toda norma legal, en contravía con las líneas que lo caracterizan, y estaría arrollando en derecho sus normas rectoras, colocándose  contra la constitución que lo rige y fraguó al calor del pueblo y los acuerdos internacionales que lo obligan.  Estaría transitando la vía de los hechos cumplidos al amparo de un Estado arbitrario ilegitimándose el mismo. El Estado venezolano no podrá extraditarlo al Estado criminal colombiano que lo persigue y del cual huyo, toda vez que ya se conoce de la solicitud pública de asilo y/o refugio, ya en cuenta de la Cancillería venezolano y de su Ministro del Interior y Justicia,firmada por el perseguido, con sus huellas dactilares incluidas. En cuanto a la orientación política estratégica del proceso bolivariano, no sólo estaría exponiendo sólo a Julián Conrado, sino que se estaría exponiendo así  mismo, toda vez que buena parte del apoyo político interno sufriría una enorme desilusión y fractura muy difícil de remediar, y en el respaldo internacional la lesión sería muy pero muy grave, complementado el descalabro solidario al proceso bolivariano sufrido con lo ocurrido con el periodista sueco-colombiano Joaquín Pérez Becerra.
Estas reflexiones en voz alta pudieran ser conjeturas. Lo que no es una conjetura y es un hecho cierto, es que una entrega inmediata, breve y a domicilio fue frustrada. Esto se ha debido al esfuerzo serio, sostenido y tenaz que varios grupos y gentes de diferentes procedencias han llevado sin mirar atrás. No se puede bajar la guardia en esta oportunidad.  
Creemos que las variaciones aun cuando son significativas, no van a provocar un descanso de quienes aquí o en la vecindad están empeñados en lograr otras entregas y “recepciones”   ilegales.
Ahora, con el avance que hemos tenido en opinión, en lo legal -con la aceptación del recurso para el Habeas Corpus de Julián, por el valiente juez Braulio José Sánchez Martínez, ante el Juzgado Quinto de Primera Instancia en Función de Control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, correspondiéndole el caso: No 5C-678-11, con el expediente No 678-11, quien deberá decidir y otorgar ya a esta hora el Habeas Corpus y el aparente pase a Fiscalía del caso-, debemos esperar una arremetida en todos los terrenos de los HP fascistas colombianos (HP con mayúsculas y grita´o como le dijeron con acento colombiano a Julián el día de su captura ilegal al patearlo), con todo su poder y el de sus aliados internos en Venezuela los que -trabajando mancomunadamente una vez más-  , "...harán su pasticho" de acusaciones y campañas mediáticas descalificando a la víctima y a los que la defienden, incluyendo al propio gobierno revolucionario, que paradójicamente lo tiene ilegalmente detenido con cortes trato.

Piensen, los amigos lectores y lectoras, en escribir y/o hacer todo lo que sus iniciativas de hombres y/o mujeres dignos y decentes sean capaces de generar, para contribuir a esta noble causa: desterrar para siempre el fantasma del Plan Colombia y el Plan Cóndor que rodea y cabalga, con la espada de Santander, también por América Latina y el Caribe, eso sí acciones que refuercen nuestra orientación y razón ético-moral y legal bolivariana, unitaria. En esa dirección, desde la Coordinadora “Que no calle el cantor” haremos lo propio. Debemos alertar sobre lo que viene y la necesidad de reforzar la defensa legal y un frente de opinión ante los poderes que han actuado tardíamente: aún es posible  que prosperen presiones de supuestos "intereses de Estado". Las hienas desataran su furia. Apuntalemos ahora más que antes la solidaridad,  con énfasis en  el carácter humanitario del caso, divulgando e insistiendo  conforme a lo conocido sobre el delicado estado de  salud del compañero cantor bolivariano, como sobreviviente de la sesentona guerra colombiana.
El contrapeso político-legal, social y popular que ha logrado estos resultados, hasta el momento ha sido levantado en buena medida por muchos, que desde diferentes áreas y espacios han hecho una realidad de lo imposible. Los pasos que se han dado significan avances importantes. A muchos compatriotas honestos que, con ataques desmedidos e inoportunos a nuestro proceso y su líder el Comandante Chávez,  restando apoyos y solidaridades necesarias, desde posiciones  extremas confunden los errores graves con virajes estratégicos, les pedimos no confundir, inferir o deducir, que por estas faltas del gobierno bolivariano, hemos pasado a la traición o inutilidad de lo avanzado con la revolución.  Seamos críticos, SÍ, pero desde una posición comprometida bolivariana y de acción revolucionaria unitaria, criticando para enmendar y superar juntos. En lo táctico debemos continuar con el claro camino trazado y la orientación de las iniciativas promovidas por la Coordinadora de Cantores, ya que iniciativas paralelas en contravía de estas políticas, arrimaran agua al molino enemigo, el de Santos y Arturo Valenzuela, que “desesperados” deben estar con los 2.5 millones de dólares en sus manos extendidas y con el   champan refrigerado, esperando para pagar el “favor” a delatores y verdugos que le terminen de entregar a Julián Conrado para el cadalso. 
Abrazos y Gracias, hombres y mujeres dignos, solidarios y decentes. Pa'lante.
¡Amando venceremos! 
Coordinadora “Que no calle el cantor”
Anncol

Comentar este post