La Bastida de Totana CAPITAL ARGÁRICA de Edad del Bronce

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 La Bastida, capital argárica, será centro de referencia europeo en 2012

 


 
El yacimiento de La Bastida, en Totana, es algo mas que una simple excavación arqueológica de la época argárica, ya que en 2012 verá la luz un parque arqueológico y un centro de interpretación y musealización de los restos de una de las primeras ciudades europeas, en la que llegaron a habitar mil personas.

17/07/10 -

La cultura argárica, asentada en el impresionante yacimiento de Castellón Alto, manejo la agricultura y el bronce primario.

La prehistoria europea, en concreto, la Edad del Bronce, tiene en este enclave del 2000 al 1550 antes de nuestra era un grupo arqueológico que desvelará incógnitas de cómo vivieron nuestros antepasados mas remotos.

 
Su final es incierto, pero se sospecha que hubo luchas por el territorio y que el monocultivo cerealista provocó la aridez del suelo y la deforestación a largo plazo, empobreciendo las tierras, lo que llevó a una crisis ambiental que hizo insostenible a esta sociedad.
Descubierto en 1870 en las estribaciones de la sierra de la Tercia, este yacimiento de 4 hectáreas, con un centenar de viviendas en las que residían entre 6 y 10 personas por casa, ha supuesto tal interés para los expertos que tras 140 años se sigue trabajando allí con ahínco para desvelar el misterio de esta importante metrópoli.

http://www.arqueomurcia.com/revista/n1/images/panelescasa03.jpg

El codirector de la excavación, Roberto Risch, arqueólogo de la universidad Autónoma de Barcelona, asegura que se trataría de una de las primeras ciudades europeas, que estaba ubicada en un cerro alejado del campo de cultivo.
En ese cerro vivía una élite que controlaba todo y que explotaba a los campesinos que vivían en el valle y hacía que le proporcionaran a aquélla el medio de subsistencia.
Precisamente, los arqueólogos de La Bastida acaban de iniciar otra excavación en un fortín a 6,5 kilómetros de distancia, conocido como La Tira del Lienzo, donde se hallaron 30 casas en las que vivían cien personas de una avanzadilla militar que controlaba ese valle del enemigo.
En ese fortín se ha descubierto que 1550 años antes de nuestra era hubo un gran incendio, que coincidió con la crisis de la cultura del Argar, etapa en la que escaseaba la comida y la gente únicamente ingería cebada, lo que, como la antropóloga uruguaya María Inés Fregueiro apunta, llevó a la desnutrición, con dos casos de meningitis en cráneos infantiles detectados.
Por otro lado, el conservador galés Dylan Cox destaca el descubrimiento de una alabarda de 23 centímetros de longitud, una mezcla de puñal, espada y hacha en la que se encontraron huellas de haber sido utilizada en la lucha.

 


Hay además varios lingotes de bronce de unos cien gramos, que, tras análisis isotópicos de su composición química, se ha descartado que provengan de las sierras próximas de Espuña o La Tercia, ya que tienen su origen a varios kilómetros de distancia, en concreto, en Linares o La Carolina (Jaén).
En La Bastida esos lingotes se refundían, se forjaban y moldeaban para construir brazaletes, armas, punzones o cinceles, y se afilaban, en todo un proceso que se considera como una de las primeras industrias del metal.
Tras 140 años, el material arqueológico de La Bastida está disperso en varios museos europeos, además de haber sido fruto del expolio, por lo que la idea es abrir en 2012 un parque y un museo que muestre toda esta riqueza de una de las primeras sociedades de tipo estatal, con ricos y pobres, en la que las tareas están divididas, con una arquitectura imponente y nueva respecto al Neolítico y en la que había pequeñas cabañas de 30 metros cuadrados.
Esta división de clases se ha documentado además en los ajuares funerarios, donde, según la antropóloga uruguaya, si había una pata de cordero al lado del cadáver, significaba clase baja, y si era de cerdo, clase alta, al igual que si los objetos eran de bronce, frente a los de oro y plata.
Había cuatro tipos de enterramiento, además del hoyo o cobacha en la ladera del cerro; el mas común era el féretro de laja de piedra bajo la vivienda y las grandes ollas de cerámica a modo de urna funeraria, donde se introducía a uno e incluso a dos individuos en posición fetal.
En La Bastida se hallaron viviendas de hasta 70 metros cuadrados y algunas de dos plantas, además de centros de producción a gran escala y de almacenamiento de cereales, con áreas de molienda.
La desertificación de ese valle murciano, según los expertos, tiene su origen en la intensiva explotación agrícola de estos antepasados.
Los últimos hallazgos demuestran que se trató de una importante metrópoli, posiblemente capital de la sociedad argárica, con mas de un millar de habitantes, que estaban muy desarrollados El ADN ha sido enviado a un laboratorio alemán para averiguar las relaciones de parentesco entre los individuos, y todo lo que se encuentra se registra mediante un GPS de ubicación milimétrica que traslada los datos a un ordenador central en el que se ubican con exactitud todas las estructuras, y algunas piezas y restos óseos se pasan a tres dimensiones con un escáner para manipularlas lo menos posible.
Las visitas se circunscriben actualmente sólo a los jueves, cuando pueden verse sobre el terreno los trabajos de los diferentes especialistas.
En España existen 25 yacimientos de cultura argárica que se distribuyen en 33.000 kilómetros cuadrados en el sureste de la península ibérica.
ABC

CULTURA ARGÁRICA. EL YACIMIENTO DE FUENTE ÁLAMO 

Documental en TVE 2 sobre La Bastida.

Documental en TVE 2 sobre La Bastida.

23/05/2011

El realizador Adrián Paredes, en estrecha colaboración con el proyecto de La Bastida, ha filmado un documental sobre el desarrollo y el colapso de la sociedad de El Argar, vistos desde la perspectiva de los nuevos descubrimientos realizados en La Bastida.

LA BASTIDA CAPITAL  ARGÁRICA

El documental está organizado en tres capítulos de la serie "El Túnel del Tiempo", que serán emitidos por La 2 dentro del programa “La Aventura del Saber”, los próximos jueves 26 de mayo, 2 y 9 de junio, aproximadamente a las 10 de la mañana.
 

La cultura de El Argar, una civilización olvidada

Almería, aparte de Los Millares, guarda en la llamada cultura de El Argar otra de las joyas de la arqueología española.

 

 

 

 

 

Para muchos países europeos el periodo conocido como Bronce Medio, que abarca las fechas comprendidas entre el 2000 y el 1200 a.C. es el punto de partida para el inicio de las culturas y tradiciones que acabarían conformando su identidad nacional actual. En Grecia la cultura micénica tomaba fuerza para después desplomarse poco después de acabar este periodo, en Italia los etruscos y sus predecesores conformaban un próspero país en el noroeste de Italia mientras que en la Anatolia turca surgía con fuerza un nuevo reino: los hititas.

 

 

   
La sociedad de la cultura argárica se encuentra fuertemente jerarquizada. Probablemente cada núcleo urbano estuviera dirigido por un caudillo o una clase dominante que controlaba al resto de la población que empleaba para labores agrícolas, ganaderas o como parte de sus huestes defensivas.

 

Los principales sitios arqueológicos son El Argar, Fuente Bermeja de Níjar, Cerro del Nacimiento, Cuevas del Almanzora y Sierra de las Estancias en Almería, Peñalosa en Jaén y La Bastida de Totana y Puntarrón Chico en Murcia, entre otros.

Estas zonas y lugares arqueológicos aún no están completamente excavados y pueden que aún guarden más sorpresas y descubrimientos acerca de esta gran civilización del sureste español.


Autor: Jose Manuel Peque Martínez
Fuente: Suite101
Fecha: 26/11/2010


Aunque también se construyeron asentamientos sobre terreno llano, la mayoría de los poblados argáricos se realizaron en terreno elevado, colinas o laderas de montaña. Las casas vecinales solían situarse en las partes más bajas mientras que los edificios militares y de las clases altas se edificaban en las partes superiores. Las casas argáricas son de muros rectos y planta rectangular. Los arqueólogos que realizan estudios demográficos de la cultura de El Argar afirman que se observa un crecimiento de población y una mejora del nivel de vida de la población en cuanto al periodo anterior, el calcolítico. Defienden que cada poblado argárico mantenía una población media de 300 individuos que podían llegar a los 1.500 en los grandes asentamientos. Esto puede deberse, según estos arqueólogos, no sólo a las incipientes relaciones comerciales sino también al desarrollo agrícola y ganadero que ya se estaba produciendo en los últimos siglos de la edad del Cobre.

Asimismo, en los lugares geográficos que eran propicios para ello, durante la cultura argárica también empezaron a explotarse determinados recursos mineros.

Enterramientos argáricos: la integración del difunto en la sociedad y la creencia en el más allá
Un hecho destacado que se produce durante el periodo de El Argar es el cambio de mentalidad respecto al enterramiento del difunto. En este periodo los sepulcros se encuentran dentro del recinto de las propias casa o en su subsuelo. Los cadáveres solían introducirse en grandes tinajas rodeados de los objetos más valiosos que poseían, que generalmente eran de metal. Los arqueólogos distinguen el nivel que tenía el difunto dentro de la sociedad argárica por el valor de su ajuar funerario.

Gracias a esto se sabe, como se ha apuntado al principio del texto, que había una elaboradora jerarquización de dos o tres niveles: "reyes" o "caudillos", "nobles" y "campesinos" o "vasallos". Los personajes de más alta cuna solían enterrarse junto con bellas armas rituales y joyas muy elaboradas.

El motivo por el cual los enterramientos se realizaban dentro del recinto de las casas se debe, según los arqueólogos, a que esta sociedad ya creía en el más allá e integraban a los difuntos dentro de la comunidad de los vivos.

Orígenes de la cultura de El Argar
Antiguamente se creía que la cultura de El Argar había surgido, como muchos de los hitos culturales de nuestra península por imitación o influencia de otras culturas, sin embargo actualmente esa concepción ha cambiado.

Investigadores como Lull y otros afirman que ya en la cultura de Los Millares, además cercana y coterránea a los lugares donde se desarrolló la cultura argárica ya aparecen indicios de lo que se produjo en esta época y que por lo tanto no es descartable el origen autóctono, aunque sin negar la evidencia de influencias debidas al intercambio comercial con regiones a veces distantes de El Argar como la Grecia micénica.

 

Extensión y lugares arqueológicos de la cultura argárica
El ámbito geográfico que ocupó la cultura de El Argar abarca una extensa franja del sureste peninsular que se corresponde con las actuales provincias de Almería y Jaén y quizás una parte de la región de Murcia.

Sin embargo en España no ocurre lo mismo. Nosotros por lo general nos consideramos hijos de Roma y de su cultura ignorando que en nuestras raíces existen sustratos de procedencia mucho más antigua de los que aún se conservan huellas en nuestro folclore, aunque no recordemos o nos cueste interpretar su verdadero origen.

Nuestra ignorancia muchas veces nos hace afirmar que en España no hubo grandes culturas antes de los romanos, y que los llamados pueblos íberos apenas eran más que un puñado de salvajes que se dedicaban a la ganadería y la agricultura. Quizás hemos oído , como un rumor, de Tartessos y de los tesoros del rey Argantonio pero enseguida lo denominamos leyenda y negamos la posibilidad de que existiera realmente.

El propósito de este artículo es mostrar que en el sur de la Península, al mismo tiempo que las grandes culturas citadas anteriormente, se estaba desarrollando una civilización cuyo nivel de progreso no le iba muy a la zaga a ninguna de ellas. Se trata de la cultura argárica o de El Argar, cuyo núcleo principal se encontraba en la actual provincia de Almería.

Una sociedad agrícola fuertemente jerarquizada
La cultura de El Argar se desarrolló en poblados en los cuales cobra gran importancia la industria del hierro, tanto en su uso agrícola como militar. En cuanto a la ganadería aparece el primer testimonio de domesticación del caballo, aunque no está del todo claro cual era su uso real.

 

Etiquetado en Europa

Comentar este post