La cuestión de la complejidad en la evolución del género Homo

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Homo y complejidad (1)

 

El Homo sapiens forma parte de un proceso evolutivo, al igual que  todos los organismos vivos. Los humanos lo  hemos organizado analíticamente en familias, órdenes y especies. Puede que lo que he dicho parezca una obviedad para los evolucionistas, sin embargo, debe de ser explicado en el marco de cómo los humanos nos hemos visto como primates en nuestro proceso evolutivo, dependiendo, lógicamente de la información de la que disponemos de nosotros mismos y, desde luego, de acuerdo con el progreso, el conocimiento, la ciencia, el pensamiento y la ideología que hemos manejado y manejamos.

.

 

No conocemos ninguna conciencia exterior a nosotros y si existe, no podemos comunicarnos. Esta afirmación nos permite entrar en la intersubjetividad de cómo los humanos analizamos nuestro entorno, pero también, cómo nos analizamos a nosotros mismos. La cuestión de la complejidad en la evolución del género Homo da para poder escribir de forma ininterrumpida durante años.

Los humanos somos complejos, como consecuencia de la capacidad que tenemos como organismos de extraer del medio natural energía interponiendo una gran cantidad de medios técnicos. Esta definición nos serviría para explicar la forma como nos hemos adaptado a través de una serie continua de adquisiciones que han determinado nuestra complejidad específica.

Este sería el planteamiento sobre el cuál querría pivotar para desarrollar a través del conocimiento empírico cómo se ha producido una especie tan singular como la nuestra a partir de la evolución de los mamíferos. La complejidad se da como expresión de la evolución del espacio-tiempo. Sólo en este marco se puede entender y explicar nuestra singularidad.

.

Charles Darwin

.

La existencia de características que se dan de forma generalizada en nuestra especie y no en otras es lo que nos permite establecer la hipótesis de bifurcación del género Homo. Discutir si solamente sucede en nuestro género es tan espurio como pensar que estas adquisiciones están fuera del marco evolutivo general, basado en las interacciones con el medio natural.

No se produce nada substancial fuera del marco de la biocenosis. Por lo tanto, la complejidad que puede observarse en nuestro bagaje evolutivo está estrechamente ligada a la cantidad de ensayos adaptativos que se han producido en nuestro orden, en nuestro género, y que algunos han tenido éxito.

La complejidad, por lo tanto, sólo puede acontecer en este proceso. Es por ello que debemos analizar el proceso de  hominización y de humanización en el contexto de la selección natural y cultural a la que estamos sometidos como animales sociales que somos. La teoría de la evolución es la herramienta. Darwin -que vemos en la imagen- tenía y tiene razón y vigencia.

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/sapiens/2011/05/22/homo-y-complejidad-1.html

Niño y Hombre de Neandertal

.

En el último decenio, la ciencia ha demostrado que los neandertales, extinguidos hace unos 30.000 años, podían hablar, se maquillaban, enterraban a sus muertos con flores y, quizá, hasta tocaban flautas elaboradas con fémures de oso. Un nuevo estudio del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) da ahora una nueva pista de esta complejidad social, comparable a la de los Homo sapiens. El trabajo, publicado en Current Anthropology, señala que los grupos de neandertales que vivieron hace 55.000 años en el Abric Romaní (Capellades, Barcelona) disponían de un área para uso exclusivo como dormitorio. Hasta ahora, según subraya uno de lo autores, Josep Vallverdú, “este tipo de habitación sólo se había documentado en lugares utilizados por la especie Homo sapiens“.

El director del IPHES, Eudald Carbonell, equipara este yacimiento a un IKEA del Paleolítico medio. “Nuestro concepto del hogar tiene por lo menos 60.000 años”, apunta. En el Abric Romaní, con una distribución del espacio completamente organizada, los paleoantropólogos catalanes han encontrado troncos empleados como asiento alrededor del fuego, plataformas para conservar alimentos en la zona utilizada como cocina, alfombras confeccionadas con pieles de ciervos y caballos; y talleres para fabricar herramientas de piedra o de madera.

Los investigadores sugieren, a partir de la comparación con poblaciones actuales de indígenas australianos, que los neandertales se llevaban al dormitorio “tapas” elaboradas con las sobras de la comida anterior para picar algo antes del descanso.

F:http://www.publico.es/ciencias/295519/neandertales/dormitorios/comian/tapas

Homo y complejidad (2)

30 MAY 2011

 

La fabricación de herramientas, que compartimos con otros organismos en nuestro género, fue el inició de una reorganización social en los homininos. Con ellas tuvimos acceso a una alimentación distinta y de forma más eficiente. Esto nos llevó a una nueva organización social, imposible sin el manejo técnico de estas rudimentarias estructuras de roca modificadas técnicamente.

Esto, que ocurrió hace entre 3 y 2,6 millones de años en África, fue el punto de aprtida hacia la consecución de otros objetivos que fueron configurando lo que ha sido social y técnicamente nuestro género. El descubrimiento y uso del fuego, hace más 800.000 años, y su posterior socialización, como factor resocializador, fue otra de las adquisiciones que permitieron incrementar nuestra sociabilidad y constituyó, sin duda, un hito en el aumento de la complejidad de las relaciones sociales.

Acumular a los muertos de forma intencional, hace unos 500.000 años, contribuyó a un expresión metafísica de nuestra concepción social del medio natural y su relación con él. Se trata de una demostración de que la acumulación integrada de adquisiciones nos posicionaba en un terreno poco practicado por los mamíferos, incluidos otros primates.

Nuestra singularidad ha sido un proceso de complejidad latente en nuestra forma de adaptarnos a través de las diferentes especies de nuestro género. La socialización del arte hace unos 35.000 años, por parte de Homo sapiens constituyó una demostración del progreso humano, pero el descubrimiento de la rueda y su uso, el alfabeto, la imprenta etc, son implementaciones que aceleran el proceso evolutivo en nuestra especie.

Parece obvio que la adquisición de la conciencia de especie esta ligada al autoconocimiento y a la cultura social que nos han proporcionado las adquisiciones a lo largo de los cambios adaptativos que se producen en el transcurso del Pleistoceno y del Holoceno. No podríamos entenderlo de otra manera. Las adquisiciones socializadas hacen aumentar la sociabilidad de los grupos humanos convirtiéndose en bagaje de especie.

Las  conductas técnicas, las domésticas, el conocimiento y el pensamiento han capacitado a los humanos para poder desarrollar su autoconciencia y todo forma parte de la singularidad adquirida gracias al incremento de sociabilidad propiciado por el aumento exponencial de nuestra complejidad como seres vivos y sociales en el planeta Tierra.

.

Ferran Mascarell 

 2006 - http://blocs.tinet.cat/lt/blog/el-bloc-deudald-carbonell

Eudald Carbonell

El director del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social y codirector del Proyecto Atapuerca nos guía por el apasionante viaje hacia los orígenes del ser humano y las raíces evolutivas de nuestra naturaleza.

 

Homo antecessor, los cambios climáticos y la expansión por Europa ...

28 Jun 2011 – Pleistocene environmental and climatic Change and the Human Expansion in Western..Los resultados nos indican que entre los 800.000 y 600.000 ...
cinabrio.over-blog.es/article-homo-antecessor-los-cambios-climaticos-y-la-expansion-por-europa-77982494.html

Comentar este post