La democracia se bate en retirada en Europa

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Harold Meyerson · · · · ·
 
19/12/11
 

Muchos norteamericanos, comprensiblemente animados por la Primavera Árabe, parecen creer que la democracia prosigue su marcha. Sí, hacia atrás.

 

Es en Europa donde la democracia se bate precipitadamente en retirada. Los dirigentes de las mayores naciones del continente — la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy — han pedido a sus homólogos europeos que cedan el control de sus respectivos presupuestos nacionales a tecnócratas y jueces no elegidos de la Unión Europea. Todo país cuyo déficit presupuestario sobrepase el 3% de su producto interior bruto se enfrentará a sanciones financieras (todavía por concretar) que puede suspender solamente una supermayoría de los restantes dirigentes de países miembros de la UE.

 

Las consecuencias económicas de este ejemplo de uso indebido del puritanismo fiscal son bastante aterradoras. Si las demás naciones de la UE así lo acuerdan, estarán consignando a sus ciudadanos a años, quizá décadas, de niveles de vida en declive. Si un país está en recesión— y algunos países europeos ya lo están — no podrá llevar a cabo inversiones para la creación de empleo. Lo que es más, un presupuesto equilibrado no es garante de salud económica. España, por ejemplo, tenía superávit presupuestario hasta que explotó su burbuja inmobiliaria de financiación privada. Cuando el desempleo se disparó hasta el 20%, su presupuesto se desfondó en números rojos. Pero los cambios propuestos por Merkel y Sarkozy no hacen nada por reducir los ciclos especulativos de auge y descalabro. Al prohibir poner en práctica una legislación keynesiana de estímulos, vuelven prácticamente imposible la recuperación de un país como España.

 

De modo que ¿por qué tendrían que estar de acuerdo en ponerse la camisa de fuerza los líderes convocados esta semana para votar la que proponen Sarkozy-Merkel? ¿Por qué habrían de someter su poder hasta hoy soberano a los cuentacéntimos de Bruselas? La respuesta es que poca elección les dejan los mercados. Las tasas de interés que pagan para mantener a flote los bonos que necesitan para seguir activos se han elevado a alturas ruinosas para las naciones menos productivas de Europa meridional, y ahora Standard & Poor’s amenaza con rebajar las calificaciones crediticias — elevando de modo efectivo la tasas de préstamo — de las naciones muy productivas del norte de Europa. Alemania se está viendo amenazada con una subida de los tipos, no a causa de su conducta sino porque se encuentra metida en un tambaleante vecindad.  

 

Como la rebaja por parte de S&P de la calificación crediticia norteamericana el pasado mes de agosto tras el resbalón del Congreso respecto al techo de la deuda, su amenaza de rebajar a Europa la víspera de que se vote a favor de la terminación de la soberanía fiscal nacional ilustra un inmenso desplazamiento de poder en los asuntos humanos. Como apuntó recientemente en el Financial Times Roger Altman, banquero de inversión y antiguo vicesecretario del Tesoro en la administración Clinton, los mercados financieros se han convertido en “un supragobierno global. Hacen caer regímenes afianzados allí donde los procesos políticos normales no podrían. Obligan a la austeridad, a rescates bancarios y demás cambios políticos de envergadura (...) [A]parte de las inservibles armas nucleares, se han convertido en la fuerza más poderosa de la tierra”.

 

Altman atribuye correctamente este giro transcendental al ingente aumento de los activos financieros y el concurrente ascenso de los flujos financieros globales. La desregulación financiera y el surgimiento de mega-bancos “expandió el volumen de las finanzas” de un modo tan enorme que llegó a empequeñecer primero y dominar luego la economía real. De 1990 a 2007, la proporción de activos financieros globales en relación con el PIB global aumentó pasando de 2.5 a 1 a casi 3.6 a 1. El ratio entre el poder financiero y el poder de los gobiernos, democrático y popular no puede cuantificarse tan nítidamente, pero se ha incrementado asimismo considerablemente.

 

La turbulencia europea se representa por lo común como una lucha entre Alemania, que quiere que sus vecinos adopten constricciones fiscales, y los irresponsables países del sur. En un sentido mayor, sin embargo, Alemania está actuando meramente de tapadera, por más que lo haga sin darse cuenta, de las finanzas globales. No es poca ironía, considerando que Alemania ha mantenido reducido su sector financiero y tuerce el gesto ante la especulación. Desde luego, la concesión fundamental hecha por Merkel en su acuerdo con Sarkozy ha consistido en abandonar su posición de que los bancos y demás inversores tendrían que avenirse a una cantidad inferior a la plena devolución de sus préstamos cuando Europa reestructurase sus economías nacionales. El nuevo pacto europeo exigirá que gobiernos y ciudadanos se las apañen con bastante menos, pero los bancos — aunque hayan sido causa del derrumbe económico, como fue el caso en Irlanda y España — saldrán indemnes. El despilfarro público se castiga; el derroche privado se va de rositas.

 

Un supragobierno global — no elegido, sin rendir cuentas y despreocupado del bienestar general — es lo que ha surgido. Nada tiene que ver con las Naciones Unidas; no vuela por ahí en helicópteros negros, más bien en aviones privados Gulfstream. Y sea lo que acabe siendo 2011, no es un buen año para la democracia.

 

Harold Meyerson, columnista del diario The Washington Post y editor general de la revista The American Prospect, está considerado por la revista The Atlantic Monthly como uno de los cincuenta columnistas mas influyentes de Norteamérica. Meyerson es además vicepresidente del Comité Político Nacional de Democratic Socialists of America y, según propia confesión, "uno de los dos socialistas que te puedes encontrar caminando por la capital de la nación" (el otro es Bernie Sanders, combativo y legendario senador por el estado de Vermont).

 

Traducción para www.sinpermiso.info: Lucas Antón

Sin Permiso

Etiquetado en Europa

Comentar este post

Marymar 12/21/2011 10:40


Comparto la opinion del autor, se siente desde los anteriores gobiernos socialistas que adoptaran normas correspondientes a programas de partidos conservadores cuyos votantes se preguntaban donde
quedavan los valores del socialismo! Con el cambio de las perspectivas economicas en Europa y con la perdida de poder de los partidos mas virados a la izquierda, no solo la democracia se vira mas
conservadora como incluso se poderia comparar con los metodos de austeridad y altas cifras de desempleo y las maiorias conservadoras a los tiempos donde las izquierdas tenian poca influencia
politica!


Los Pueblos lo han elegido, muy en breve se daran cuenta que la politica no podera cambiar a corto plazo la situacion economica...esto esta para quedarse por largo tiempo porque es el sistema
economico que tiene que cambiarse....los gobiernos no se atreven y no tienen poder para hacerlo!!!