La India reclamó haber recibido al ciudadano siete mil millones

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Foto: Reuters

Foto: Reuters

La India fue uno de los tres países que hoy reclamó haber recibido al ciudadano siete mil millones, cuando en la aldea de Mal, estado de Uttar Pradesh, nació una niña a la que llamaron Nargis.

Aunque era imposible determinar dónde nacería la personita llamada a redondear la cifra, expertos indios en demografía defendieron la candidatura de su país por ser el más densamente poblado del planeta, y la de Uttar Pradesh, por ser su territorio más populoso con 200 millones de habitantes.

También la elección de la localidad fue alegórica, pues con sus altos niveles de pobreza, analfabetismo, pobre sistema de atención sanitaria y alta tasa de mortalidad infantil, Mal puede encarnar a ese Tercer Mundo donde aquellos males ensombrecen las estadísticas socio-económicas y demográficas mundiales.

Tampoco la elección del sexo fue casual: por razones atávicas, en la nación surasiática, sobre todo entre las familias pobres, el nacimiento de una niña no suele ser un acontecimiento feliz debido a prejuicios sociales y a la ominosa práctica de la dote matrimonial.

En la India suele decirse que tener una hembrita es como plantar un rosal en jardín ajeno y son lamentablemente altos los casos de feticidios y de niñas que son muertas al nacer. Naciones Unidas calcula esos casos en al menos un millón.

Uttar Pradesh es un trágico botón de muestra: el reciente censo reveló que en ese estado solo hay 899 niñas por cada mil varones en el grupo etario de cero a seis años, frente a una proporción también alarmante de 914 a nivel nacional.

Nargis es una excepción: nació con un certificado de nacimiento bajo el brazo y sus padres, Ajay Kumar y Vinita, están felices de haberla traído al mundo.

Siquiera por razones estadísticas, la beba pudiera tener un futuro promisorio. De entrada, ya no recibió el insólito nombre de Kanusa (en hindi, “indeseada”) con que algunos padres indios revelan su estado de ánimo al recibir a una niña.

En Uttar Pradesh vienen al mundo 11 infantes por minuto. Lo más probable es que la suerte de quienes lo hagan dentro de los próximos 60 segundos no sea tan halagüeña, sobre todo sin son hembritas.

Las otras dos naciones que reclamaron ser la cuna del ciudadano siete mil millones fueron Filipinas y Rusia.

(Con información de Prensa Latina)

Cubadebate

Etiquetado en Internacional

Comentar este post