La invasión del Pez León atemoriza al Mar Caribe

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

El pez león (Pterois antennata), es un pez de la familia Scorpaenidae. Su hábitat natural son los Lagoon y arrecifes del Océano Índico tropical y el Pacífico occidental. Se refugia durante el día y caza camarones y cangrejos durante la noche. Crece un máximo de 20 cm.

Su picadura es venenosa: los radios de la aleta dorsal, dos de los radios de la aleta ventral, y dos de la aleta anal están equipados con glándulas venenosas.

Estas picaduras pueden provocar dolorosas heridas a buzos, mientras que la toxina que inocula puede causar parálisis respiratoria humana, insuficiencia circulatoria, y fiebre. Los síntomas generalmente desaparecen después de uno o dos días.

Es solitario y es más probable encontrarlo en el fondo, donde nadando lentamente conduce y arrincona con sus aletas a su presa.

El pez león fue introducido posiblemente de forma accidental en las aguas del Océano Atlántico Occidental y las del Mar Caribe, convirtiéndose en una seria amenaza para la fauna local de peces e invertebrados de los cuales se alimenta y un riesgo para el equilibrio de los ecosistemas marinos de la región debido a que el pez aparentemente no posee enemigos naturales en estas aguas y por reproducirse a un ritmo vertiginoso.

La hipótesis mas aceptada de su repentina aparición en aguas del mar Caribe es la que según en 1992 al menos seis de estos peces fueron liberados en la bahía de Biscayne (EE.UU.) al romperse el acuario que los contenía durante el paso del huracán Andrew.

Desde entonces se ha reportado la presencia del pez león en el Golfo de México, frente a Cancún y la Península de Yucatán.

Su coloración le permite pasar fácilmente desapercibido, representando un riesgo para los buzos o nadadores. Es un pez territorial que en ocasiones nada rápidamente hacia el agresor para herirlo con sus espinas.

Todas las espinas del pez león son venenosas y su picadura, aunque es relativamente indolora al principio, es extremadamente dolorosa después de un rato, dependiendo del veneno recibido. Los síntomas pueden incluir inflamación, enrojecimiento, sangrado, nauseas, entumecimiento, dolor de articulaciones, ansiedad, cefalea, confusión, mareo, parálisis o convulsiones.

Hoy día, el pez león está ampliamente distribuido en el Caribe y ya aparecido en algunas zonas de pocos recursos ictiológicos pero con numerosos buzos como las costas de Cuba, Haití y República Dominicana.

Desde 2002 se tienen noticias de la presencia de ejemplares de peces león en las costas de Puerto Rico, sobre una especie que devora grandes cantidades de pargos y meros y de la que no hay estudios todavía sobre su número en la isla caribeña.

Científicos costarricenses han alertado la presencia de especies de pez león en el Caribe Sur del país desde el 2008.

De igual manera, Ross Robertson, biólogo marino del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales de Panamá confirmó que el pez león ya ha sido visto en Bocas de Toro y en San Blas desde el 2009. Y pronostica su propagación en el resto del  Mar Caribe debido a que puede reproducirse 10 veces más que el resto de las especies del Pacífico Occidental. Es decir “en el Caribe tiene mayor capacidad de reproducción”.

Desde el 2010, este agresivo invasor a sido reportado en Colombia y Venezuela. En el primero, se han visto ejemplares en playas cercanas a Santa Marta y Cartagena encendiendo las alarmas. Lo que antes eran avistamientos esporádicos se han convertido en  comunes acompañantes durante las inmersiones por parte de buzos profesionales que pueden concluir hasta con 200 ejemplares capturados.

Las costas venezolanas ya están plagadas de Peces León. Ya se han capturado y retirado de las costas del occidente y centro del país mas de 150 ejemplares.

Distribuición del Pez león en aguas del Mar Caribe y Costa Atlantica de Norteamérica

Por Gustavo Carrasquel | ANCA 24

--
Agencia de Noticias Canal Azul 24

Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post