La lucha armada es un derecho inalienable de los pueblos, en Chile y en todo el mundo

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Compañer@sMe atrevo a recomendar la lectura del artículo de Elías Vera Alvarez y las declaraciones de Camila Vallejo.

¿Qué habría pasado en la “batalla de Chile” si el pueblo hubiera estado armado y organizado? Creo que los tupas podemos refrendar sus conceptos, nuestra historia los refrenda. Fuimos luchadores sociales y revolucionarios que combatimos, armas en mano, para terminar con este capitalismo que, medio siglo más tarde, muestra su total incapacidad para resolver los problemas de la  humanidad y su capacidad para agravarlos hasta el punto de debacle. Repito un concepto: no fuimos “combatientes” enfrentados a otros “combatientes” con los cuales podemos “entendernos” porque los unos somos iguales a los otros. Fuimos revolucionarios que combatimos, definición que entraña rediales diferencias éticas y morales con los asesinos y torturadores del terrorismo de Estado, cuyos crímenes no olvidamos ni perdonamos, como no los olvidan ni perdonan las jóvenes generaciones que lucharon por anular la ley de Impunidad (que sigue vigente). La  impunidad implica que el terrorismo cívico militar de derecha NO RENUNCIA a la acción armada, “lo hicimos, sabemos cómo hacerlo y podremos volver a hacerlo”, dijo uno de sus padres espirituales. No veo entonces porque habremos de renunciar los que pretendemos hacer una revolución social. No la deseamos, pese a lo que  Huidobro escribió en el Documento No. 1 del MLN (T) que “es deseable”,. No, no la deseamos porque es sacrificio y dolor para los pueblos...pero ¿no existe mucho sacrificio y dolor en el capitalismo?.  El pueblo asalariado no la desea. Desearía, por el contrario, emanciparse mientras toma mate en la cocina, pacíficamente. Pero eso sí que es una ilusión. No le entregan un pedacito de tierra a los “peludos”, menos le van a entregar al pueblo la propiedad de las tierras y los medios de producción. Siempre hay que movilizarse, luchar y tomar medidas de fuerza para obtener un mínimo de justicia. La "batalla de Chile" enseña que la vía pacífica no ahorra sacrifico ni dolor a los pueblos. La responsabilidad es siempre de los mismos, los dueños del capital y de las vidas ajenas.

Abrazos

Tambero

Jorge Zabalza

 

La lucha armada: ¿un derecho exclusivo de la derecha?

Miércoles, 18 de Enero de 2012 00:00 Elías Vera Alvarez - El Clarín,Chile

la-moneda-1973Decididamente, la clase política de derecha renuncia a la más mínima expresión de dignidad al levantar, con una  caradura sin parangón, polvareda y escándalo por la referencia de Camila Vallejo a la  descartada estrategia de la lucha armada en nuestro país.

 

 

 

Lo que indigna a cierta gente de la Alianza es la referencia a una cuestión principal en todo partido de izquierda, cual es, que la lucha armada nunca puede ser descartada absolutamente, pues su posibilidad está intrinsecamente ligada al nivel de opresión, de exacción y de aniquilamiento instituído por los dueños del poder. Se trata en este caso de una lucha por la sobrevivencia de los sectores mayoritarios  de la sociedad y por tanto de políticas y acciones de autodefensa. No está determinada por la voluntad de los oprimidos, sino por las medidas políticas y de fuerza ejercidas en contra de la vida de los ciudadanos, en contra de los derechos humanos, en contra de la libertad y la democracia. Por tanto, el único “pecado” de Vallejo, al hablar con el diario “El País”, es haber hecho una constatación sociológica indiscutible. Punto.

 

La desvergüenza aliancista pretende que ignoremos (!) que la lucha armada  es el concepto que la derecha chilena hizo suyo en 1973  para abolir la democracia y que ésta es el instrumento que hizo posible su actual posición de predominio económico y político en la sociedad chilena.  Pues, la lucha armada fue desarrollada en nuestro país a partir de 1973, justamente por la clase política derechista que ahora hace escándalo y pretende ruborizarse, cuando el concepto “lucha armada”  es  mencionado por parte de otros. Dicha lucha armada fue iniciada sin que existiera ninguna justificación política ni social para ello. Digo, justificación, no pretextos. En un ambiente de plena democracia, de plena libertad y constitucionalidad, de intentos de ampliación y profundización de la democracia hacia la mayoría ciudadana,  la derecha terrateniente, empresarial y política advirtió que sus privilegios de siglos y el  - para ellas-  sagrado derecho de propiedad, estaban siendo afectados por las medidas sociales y democratizadoras de la Unidad Popular. Para aquéllas , esto era un atrevimiento insoportable de la coalición política representativa, entre otros grupos sociales, de los “rotos” del país. Había que pararlo a sangre y fuego. Y así se hizo.

 

Las fuerzas armadas derechistas se adueñaron del escenario político nacional y dieron comienzo a una guerra unilateral contra la población desarmada y sin organización ninguna. Algunos grupúsculos que intentaron ofrecer resistencia armada pronto fueron aniquilados por los soldados profesionales. En ningún momento de aquellos largos años de persecución y muerte, la derecha armada se encontró con algún tipo de resistencia de consideración. Sin embargo, ella insiste en llamar “guerra”, lo que nunca fue más que una sostenida campaña de persecución y aniquilamiento contra civiles.

 

Esta lucha de la derecha nacional, ejecutada por las fuerzas armadas y carabineros, en contra de la población civil, duró 17 largos años, y sus métodos fueron -como sabemos-  el terrorismo de Estado, la liquidación de la democracia, la abolición de los derechos humanos, la suspensión del Estado de derecho, el robo al patrimonio nacional, desigualdad económica extrema, el desempleo y la miseria, et. etc. La presunta justificación de tales políticas y hechos fueron  -y siguen siendo- la fábula de que el Gobierno de la Unidad Popular se preparaba para abolir la democracia e instaurar un régimen de corte estalinista y que, había que adelantarse a tales hechos.

 

En aquellos tiempos de la Unidad Popular, ante las embestidas de la derecha, de la CIA y del Departamento de Estado norteamericano al unísono, traducidas en desabastecimiento empresarial organizado,  bloqueos parlamentarios, asesinatos de personajes públicos, asonadas callejeras, campañas mediáticas internacionales, atentados dinamiteros, paros patronales, etc. vibraba en el aire la consabida interrogante: ¿puede ser transformada la sociedad chilena en condiciones de democracia? ¿Es indispensable la lucha armada?  Las respuestas eran dispares, pero La Unidad Popular y el gobierno de Allende nunca dejaron de apostar por los cambios en democracia y a esta convicción adhirieron masivamente los adherentes de la coalición democrática de gobierno.

 

Por cierto, había sectores dentro del partido socialista que opinaban que la única vía para el cambio era la armada. Lo que era sin duda una secuela del congreso del dicho Partido del año 1967  que había optado por la lucha armada y además, de la influencia de la Revolución Cubana. Sin embargo, esta estrategia fue dejada de lado al integrarse el partido a la Unidad Popular y adherir al programa de gobierno de Allende. El partido comunista era contrario a la tesis de la lucha armada. El único adherente claro y decidido por la lucha armada, era el MIR, que no formaba parte de la Unidad Popular ni del gobierno.

 

Las fantasías propaladas por la derecha entonces como ahora, acerca de las intenciones de Allende de pasar a la lucha armada, eran sólo eso: fantasías deliberadamente inventadas, recursos propagandísticos propicios para  el golpe que se preparaba. No había ninguna concordancia sobre la materia entre el partido comunista y el socialista, por tanto, tampoco acuerdo alguno. No existía ninguna política propicia para la lucha armada en la Unidad Popular.  Allende jamás apoyó ni apoyaría ninguna idea alguna en tal sentido. No existía en la Unidad Popular la más mínima preparación teórica ni fáctica para algo parecido a una lucha armada.  Las bravatas belicistas de políticos izquierdistas, no eran nada que eso: bravatas sin contenido.

 

Las fuerzas armadas estaban perfectamente informadas de la carencia de una política proclive a la lucha armada en la Unidad Popular. La oportuna infiltración de los partidos de izquierda por el servicio de inteligencia militar, les aseguraba una intervención sin graves complicaciones. Es  decir, sabían que el “enemigo” era civil, sin significación alguna de carácter militar. Ello no fue impedimento para que los “valientes soldados” desencadenaran –desde el día 11 de septiembre de 1973- una llamada “guerra” sin cuartel contra los partidarios de la Unidad Popular y  de otros, fuera de ésta, pero partidarios de la democracia.

 

El golpe de Estado de 1973 vino a probar rotundamente que aquellos que  -áun dentro de la Unidad Popular-  eran motejados como los “cabeza de pistola”, es decir, que adherían a la tesis de la lucha armada, tenían toda la razón. Toda la razón. Realmente, no era posible modificar la realidad política y social del Chile de entonces, por medio de la vía pacífica, como sostenía Allende. La derecha estaba dispuesta a recurrir incluso a la lucha fratricida con el objetivo de resguardar sus intereses e impedir la instalación de una conciencia ciudadana democratizadora.

 

De manera que la lucha armada no es un invento de organizaciones malvadas de izquierda   que quieren construir democracia, sino que es preferentemente,  el recurso rabioso de quienes desean suprimirla. La derecha chilena recurrió a la lucha armada cuando advirtió que la conciencia política nacional proclive a la profundización de la democracia, sólo crecía, a pesar de todas las acciones destabilizadoras, de sabotaje y de caos que organizaba en contra del gobierno de Allende. Permitir el afianzamiento y predominio de una conciencia crítica y liberadora, podía significar el fin del predominio social, político y económico de 150 años de la derecha sobre la República.

 

La derecha política chilena carece de todo derecho y de toda moral para cuestionar a quienes se refieren a la lucha armada como un recurso, aún extremo y nunca deseable, de la lucha política. Ella misma nos ha probado que su actual y falsa aversión a la lucha armada no obedece a principios humanitarios ni éticos, sino fundamentalmente a sus intereses y pragmatismo, por tanto, está condicionada sólo por objetivos y resultados. Su actual posición en el espectro político y en el panorama social y económico de Chile es el resultado directo y expreso de la lucha armada desarrollada por ella en contra de la  democracia, de los derechos humanos y del interés nacional.

 

También lo es, “el Mandato General de Servidumbre y Expoliación del Reyno de Chile”, más conocido como Constitución Política de la República de Chile de 1980, el cual no es más que la prolongación de la dictadura armada, iniciada en 1973, traspasada ahora a una adecuada terminología jurídica. §

 

 

Las cúpulas políticas nerviosas por el abajo que se mueve

Concertación emplaza a Camila Vallejo a obedecer las órdenes del partido

Martes, 17 de Enero de 2012 08:39 JSC / radio.uchile.cl

camila_vallejo_590x393_imgLas declaraciones de Camila Vallejo, quien señaló en el diario El País de España no apoyar una segunda candidatura de Michelle Bachelet, generaron incomodidad en la oposición, esto por subrayar que no obedecería órdenes de partido ante próximas alianzas electorales, situación refutada desde los presidentes del conglomerado político. 

 

“Jamás estaría dispuesta a hacer campaña por Bachelet ni a llamar a los jóvenes a votar por ella. Nadie me asegura que su programa sea representativo de las ideas que el movimiento estudiantil ha planteado. Y yo no recibo órdenes del partido. Todo pasa, finalmente, por una decisión personal, a mí nadie me va a obligar”, declaró Camila Vallejo a diario El País de España, palabras que sacuden una oposición que no tiene margen para divisiones internas.

Al respecto, el presidente del Partido Comunista, diputado Guillermo Teillier, señaló que la época de las órdenes de partido son del pasado, pero que existe una disciplina ante resoluciones que Vallejo sabe que debe atacar en una circunstancia específica.

El titular del PC declaró que “nosotros no damos órdenes de partido, esos tiempos pasaron y quedan en otros partidos donde se da órdenes a sus militantes, aquí se está por voluntad y conciencia propia, y cuando se discute y se adoptan decisiones nos sentimos obligados y disciplinados a acatar eso. Camila sabe que tiene que hacer eso y en otras declaraciones lo aclara, lo que me deja tranquilo al respecto”.

En la Concertación sus palabras generaron distintas lecturas, esto en medio de conversaciones ante un pacto por omisión que una las posturas del conglomerado con los comunistas en las próximas elecciones municipales.

Ante ello, el diputado Osvaldo Andrade, presidente del Partido Socialista, destacó que la dirigente estudiantil debe someterse a los compromisos políticos de su propio partido, y arguyó que “lo que corresponde como partido es un entendimiento con la dirección del Partido Comunista y no con figuras del partido, no es la lógica. En su oportunidad confío que los militantes del Partido Comunista cumplan con las decisiones políticas que el Partido Comunista haga”.

El senador José Antonio Gómez, presidente del Partido Radical, fue entrevistado en la tercera emisión del programa Radioanálisis de la Radio de la Universidad de Chile, donde hizo una especial lectura a las palabras de Camila Vallejo, quien subrayó que la figura de Michelle Bachelet no convence por sí sola.

“Hay una cosa que hay que tomar en serio, cuando todo el mundo cree que volver a presentar a la ex presidenta concita el apoyo de la mayoría es una lectura equivocada. No es sólo la presidenta lo que concita, sino los programas y proyectos. Y hay una niña dirigente del Partido Comunista que dice que no recibe órdenes de partido, entonces esto significa que hay una gama importante de ciudadanos que no están por ir detrás, sino por abrir el debate, que se presenten propuestas y abrir una alternativa”, apuntó Gómez.

Ayer lunes, la dirigente estudiantil intentó explicar sus palabras en Chile, y apuntó que “no habrá apoyo a candidatura alguna que no se comprometa con un programa serio, que refleje los cambios políticos y económicos que la sociedad chilena está demandando y que pasan por transformar el actual modelo”, y subrayó que “no es una opción viable dar un apoyo a las mismas ideas que administraron el sistema por 20 años”.


 

Valiente y altiva Camila: la gente está contigo !!

Lunes 16 de enero 2012 20:46 hrs.

Oposición emplaza a Camila a “obedecer órdenes de partido”

Teillier Andrade

Las declaraciones de Camila Vallejo, quien señaló en el diario El País de España no apoyar una segunda candidatura de Michelle Bachelet, generaron incomodidad en la oposición, esto por subrayar que no obedecería órdenes de partido ante próximas alianzas electorales, situación refutada desde los presidentes del conglomerado político.

“Jamás estaría dispuesta a hacer campaña por Bachelet ni a llamar a los jóvenes a votar por ella. Nadie me asegura que su programa sea representativo de las ideas que el movimiento estudiantil ha planteado. Y yo no recibo órdenes del partido. Todo pasa, finalmente, por una decisión personal, a mí nadie me va a obligar”, declaró Camila Vallejo a diario El País de España, palabras que sacuden una oposición que no tiene margen para divisiones internas.

Al respecto, el presidente del Partido Comunista, diputado Guillermo Teillier, señaló que la época de las órdenes de partido son del pasado, pero que existe una disciplina ante resoluciones que Vallejo sabe que debe atacar en una circunstancia específica.

El titular del PC declaró que “nosotros no damos órdenes de partido, esos tiempos pasaron y quedan en otros partidos donde se da órdenes a sus militantes, aquí se está por voluntad y conciencia propia, y cuando se discute y se adoptan decisiones nos sentimos obligados y disciplinados a acatar eso. Camila sabe que tiene que hacer eso y en otras declaraciones lo aclara, lo que me deja tranquilo al respecto”.

En la Concertación sus palabras generaron distintas lecturas, esto en medio de conversaciones ante un pacto por omisión que una las posturas del conglomerado con los comunistas en las próximas elecciones municipales.

Ante ello, el diputado Osvaldo Andrade, presidente del Partido Socialista, destacó que la dirigente estudiantil debe someterse a los compromisos políticos de su propio partido, y arguyó que “lo que corresponde como partido es un entendimiento con la dirección del Partido Comunista y no con figuras del partido, no es la lógica. En su oportunidad confío que los militantes del Partido Comunista cumplan con las decisiones políticas que el Partido Comunista haga”.

El senador José Antonio Gómez, presidente del Partido Radical, fue entrevistado en la tercera emisión de Radioanálisis, donde hizo una especial lectura a las palabras de Camila Vallejo, quien subrayó que la figura de Michelle Bachelet no convence por sí sola.

“Hay una cosa que hay que tomar en serio, cuando todo el mundo cree que volver a presentar a la ex presidenta concita el apoyo de la mayoría es una lectura equivocada. No es sólo la presidenta lo que concita, sino los programas y proyectos. Y hay una niña dirigente del Partido Comunista que dice que no recibe órdenes de partido, entonces esto significa que hay una gama importante de ciudadanos que no están por ir detrás, sino por abrir el debate, que se presenten propuestas y abrir una alternativa”, apuntó Gómez.

Ayer lunes, la dirigente estudiantil intentó explicar sus palabras en Chile, y apuntó que “no habrá apoyo a candidatura alguna que no se comprometa con un programa serio, que refleje los cambios políticos y económicos que la sociedad chilena está demandando y que pasan por transformar el actual modelo”, y subrayó que “no es una opción viable dar un apoyo a las mismas ideas que administraron el sistema por 20 años”.

 

“Jamás estaría dispuesta a hacer campaña por Bachelet ni a llamar a los jóvenes a votar por ella. Nadie me asegura que su programa sea representativo de las ideas que el movimiento estudiantil ha planteado. Y yo no recibo órdenes del partido. Todo pasa, finalmente, por una decisión personal. A mí nadie me va a obligar”, afirmó en una entrevista realizada por el diario español El País.

 

Lunes 16 de enero 2012 12:55 hrs.

Camila Vallejo en entrevista con El País

“Jamás estaría dispuesta a hacer campaña por Bachelet”

camila-vallejo_fech_007

En una difundida entrevista con el diario español, la dirigenta estudiantil explicó las razones de la indignación chilena, la continuidad del movimiento y señaló que la solución a la crisis de representatividad “no pasa” por su candidatura parlamentaria.

Una alianza electoral entre el Partido Comunista, en el que milita Camila Vallejo, y la Concertación podría ponerla en una posición incómoda. La ex Presidenta Michelle Bachelet, ampliamente criticada por no responder a las demandas del movimiento estudiantil durante su mandato, se perfila como la más probable candidata presidencial del conglomerado. En tanto, la joven de 23 años, y cuarta figura con mayor futuro político según las encuestas, se prepara para enfrentar una campaña parlamentaria en la que probablemente habrá algún pacto con la Concertación.

Pero la dirigenta estudiantil tiene las cosas claras. “Jamás estaría dispuesta a hacer campaña por Bachelet ni a llamar a los jóvenes a votar por ella. Nadie me asegura que su programa sea representativo de las ideas que el movimiento estudiantil ha planteado. Y yo no recibo órdenes del partido. Todo pasa, finalmente, por una decisión personal. A mí nadie me va a obligar”, afirmó en una entrevista realizada por el diario español El País.
Consultada acerca de la crisis de representatividad política que hay actualmente en Chile y su eventual candidatura parlamentaria, Camila Vallejo restó importancia a su futuro político e insistió en la necesidad de reformas.

“Esto no se resuelve con que yo sea candidata, da igual. El verdadero desafío es que debe haber gente dispuesta a cambiar la correlación de fuerzas en los espacios donde se toman las decisiones. Si no nos gusta cómo funcionan las cosas, tenemos que hacernos cargo. Debemos disputar el Parlamento para que sea realmente representativo y no esté ocupado por burócratas”, dijo.

La entrevista del periódico español se enmarca en una serie dedicada a los indignados alrededor del mundo y detalla los malos resultados que obtienen en las encuestas los representantes políticos y las instituciones, pero además entrega datos como la mala distribución de la pobreza contantada por la OCDE.

“Trabajamos muchas horas al día, somos esclavos de las deudas, nos estafan en las cuentas de luz y de agua y, como no tenemos tiempo para el ocio, tampoco reclamamos por las cosas que nos parecen justas. Hemos acumulado frustración y descontento. Todo eso fue lo que estalló en 2011. Chile despertó y nosotros estamos aquí para cuestionar, combatir y no seguir reproduciendo el sistema”, explicó la vicepresidenta de la FECH.

“Nuestra generación no tiene temor. Y por eso, a diferencia de nuestros padres, no nos cuesta denunciar que en Chile hay abuso, represión, que los empresarios están robando y que los políticos muchas veces son unos sinvergüenzas”, añadió.

Consultada acerca de la continuidad del movimiento estudiantil, afirmó que “es el puntapié inicial de un proceso social por el cual seguiremos trabajando”. Vallejo aclaró que si bien el objetivo principal es una reforma estructural al sistema educativo, buscarán “también la construcción de un país con mayores derechos y garantías por parte del Estado. La extinción del movimiento estudiantil no es una posibilidad”.

Asimismo, criticó el conservadurismo moral en relación al liberalismo económico que rige en Chile “tanto en la derecha como en el centro y la izquierda política”. En ese sentido, dijo que “falta avanzar con respecto a los derechos de las minorías sexuales” y se mostró a favor del aborto “en varias circunstancias” porque, como las mujeres de mayores recursos pueden hacerlo, “es una libertad que está condicionada a tu capacidad de pago”. “También estoy a favor de la despenalización de la marihuana”, agregó.

Vallejo afirmó además que las condiciones han cambiado en estos años y aunque su partido está a favor de la vía armada, sin embargo, “en este momento ese camino está totalmente descartado, porque la tensión que hoy día existe es neoliberalismo versus democracia”.

Política exterior

No sólo acerca la contingencia nacional y las razones de la indignación de los jóvenes y las familias chilenas conversó la estudiante. También dio su opinión sobre política internacional.

Consultada acerca del desempeño de la izquierda latinoamericana con ejemplos como el de Dilma Rousseff en Brasil, Fidel Castro o Hugo Chávez, Camila Vallejo, prefirió nombrar a otros referentes de la región y señaló que le gusta “mucho lo que está haciendo Rafael Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivia y José Mujica en Uruguay”, pero aclaró que “todas hay que sacar elementos, porque tienen sus particularidades según su desarrollo histórico y realidad política”.

Asimismo, contraponiendo su crítica a las condolencias enviadas por el PC a Corea del Norte y su visita a Cuba para los 50 años de la revolución, la militante comunista afirmó que “no es comparable”.

“Cuba no es el mejor modelo de democracia que uno pueda reconocer mundialmente, pero se han logrado muchos avances que en Chile, por ejemplo, no hemos logrado. Siempre hay sectores reaccionarios que porfiadamente defienden las libertades individuales sobre los derechos universales”, dijo.

Y aunque se encuentra ad portas de una nueva gira por Europa, criticó duramente el proceso de desarrollo de estos países y la colonización en América.

“Pienso que el desarrollo de los países del Norte se produce gracias al subdesarrollo de los países del Sur. Europa, por una parte, y Latinoamérica, Asia y África, por otra. Siempre tiene que haber sitios saqueados para que otros disfruten del placer de los excesos. Los europeos fueron parte del proceso de colonización que arrasó con nuestros pueblos originarios. La aplastaron, masacraron, esclavizaron”.

 

Martes 17 de enero 2012 15:28 hrs.

Camila Vallejo: “No es opción dar apoyo a las ideas que administraron el sistema por 20 años”

Paula Correa - Radio U Chile

Camila Vallejo

Lejos de dar pie atrás a sus dichos, la dirigenta estudiantil los aclaró en una columna donde manifestó que en las presidenciales 2013 apoyará al candidato que acuerden en el Partido Comunista, pero descartó que fuera Michelle Bachelet.

Medios de prensa nacionales titularon “Vallejo matiza dichos sobre Bachelet después de críticas en el PC y PS” o “Camila Vallejo recula y hace aclaración después del revuelo por sus dichos sobre Bachelet”, en artículos que se refieren a la columna donde la dirigente estudiantil  precisó sus dichos en la entrevista que realizó a la edición electrónica del Diario El País, publicada el 15 de enero.

Sin desmentir su aseveración sobre que no llamaría a votar por Michelle Bachelet para las presidenciales del 2013, Vallejo enfatizó que “la candidatura que provenga del mundo e historia de la Concertación, cuenta con la justa deslegitimación por parte de un sector social mayoritario”.

Sobre el conglomerado que respalda a Bachelet, la dirigente estudiantil planteó que “para nosotros, no es una opción viable dar un apoyo a las mismas ideas que administraron el sistema por 20 años”.

Camila Vallejo señaló que, en todo caso, la candidatura presidencial que respalde el Partido Comunista, algo que no está decidido, se debe dar sobre ejes como la educación pública gratuita y de calidad, el fin al lucro, nueva Constitución, una nueva ley electoral y reforma al binominal, plebiscito, reforma tributaria y nacionalización del cobre y el agua.

Frente al tratamiento que le dieron algunos medios de prensa a la columna escrita por la vicepresidenta de la FECH, en la sociedad civil existe una mirada crítica. Para Martín Pascual, presidente de la ONG Acción, esto no es nada nuevo, ya que desde el inicio del movimiento estudiantil se intentó vincular las conductas e ideas de los dirigentes con una especie de “mano oculta” de los partidos políticos.

“Esto partió en los inicios del movimiento estudiantil,  donde nadie se identificaba políticamente, los primeros diarios que hicieron acciones en función de  hacer la identificación política fueron El Mercurio y La Tercera a la vez. Creo que en un fin de semana, simultáneamente, los dos sacaron el mapeo de la Confech, y ponían que los comunistas dirigían diez federaciones, en fin”, dijo.

Pascual añadió que otra de las razones de este tipo de descalificaciones hacia Camila Vallejo tiene que ver con debilitar a una oposición unida, utilizando justamente el desprestigio que tiene la política en la ciudadanía para ir mermando los nuevos argumentos que van surgiendo desde la sociedad civil.

En la columna, la dirigente universitaria, refiriéndose tácitamente a la eventual postulación de Michelle Bachelet, manifestó que “mi candidato presidencial será aquél que como” Partido Comunista acordemos con miras a un mayor bienestar social y a un gobierno de mayor justicia e igualdad social.

 

Camila Vallejo: "Asimismo, sostuvo que las protestas estudiantiles demostraron que “en Chile las cosas no estaban bien, como se estaba planteando”.

 

“Estábamos conscientes de que Chile se mostraba hacia los otros países del mundo como un modelo ejemplar en términos de su sistema político y económico. Un país que había logrado combatir la pobreza, que había superado la dictadura militar y estaba en un proceso de democratización con gobiernos supuestamente de izquierda. En fin, se vendía una imagen de Chile como modelo en tanto en lo educacional, como en otros ámbitos, de gran ejemplo. Se planteaba Chile como el jaguar de Latinoamérica”, explicó.

Sábado 14 de enero 2012 13:38 hrs.

Camila Vallejo:

“Para lograr transformaciones se necesita acción colectiva”

camila vallejo

En entrevista con el diario británico The Guardian, la vicepresidenta de la FECH dijo que el movimiento estudiantil de 2011 sorprendió a los mismos dirigentes y demostró que Chile no era “el jaguar de Latinoamérica”. "Se torturó a muchos jóvenes y estudiantes", señaló también.

“A mí me motivó a ser parte de esta lucha tan importante para nuestro país, el creer que es necesario hacer profundas transformaciones sociales. En ese camino, tenemos la convicción de que para lograr esas transformaciones hay que tener organización y acción colectiva”.

Así explicó su participación en el movimiento estudiantil la vicepresidenta de la FECH, Camila Vallejo, en una entrevista con el diario británico The Guardian, cuyos lectores la escogieron “personaje del año” a fines de 2011.

En una serie titulada “conozca a los manifestantes”, con entrevistas a personajes de diversos puntos del planeta, la dirigenta señaló que “no se puede cambiar este modelo neoliberal, que ha profundizado de manera muy violenta la desigualdad, de manera individual. Se necesita acción colectiva y organización”.

En su evaluación de las manifestaciones ocurridas el año pasado, Camila Vallejo destacó acciones novedosas de protesta que ayudaron “a llegar a la gente de otra forma” y repudió el actuar policial: “El actuar de Carabineros refleja el presente, el pasado inmediato y el pasado más lejano. Se ha demostrado como una práctica sistemática de represión”, afirmó.

“Hubo detenciones ilegales y torturas. Abiertamente se torturó a muchos estudiantes y jóvenes de nuestro país durante el proceso de movilización. Pero se sigue haciendo”, indicó.

Camila Vallejo dijo al periódico que “nunca en nuestros sueño imaginamos que esto iba a crecer tanto y tan rápido. Teníamos planeado movilizaron y manifestarnos, pero lo que pasó nos sorprendió incluso a nosotros (…) Tuvimos a cientos de miles de personas en las calles durante meses”.

Asimismo, sostuvo que las protestas estudiantiles demostraron que “en Chile las cosas no estaban bien, como se estaba planteando”.

“Estábamos conscientes de que Chile se mostraba hacia los otros países del mundo como un modelo ejemplar en términos de su sistema político y económico. Un país que había logrado combatir la pobreza, que había superado la dictadura militar y estaba en un proceso de democratización con gobiernos supuestamente de izquierda. En fin, se vendía una imagen de Chile como modelo en tanto en lo educacional, como en otros ámbitos, de gran ejemplo. Se planteaba Chile como el jaguar de Latinoamérica”, explicó.

 

La "solución" al conflicto por parte del gobierno derechista,heredero del pinochetismo.Burda provocación que no se animaron a hacerla cuando los estudiantes y el pueblo que los rodea estaban en la calle.La confrontación con el gobierno neoliberal se agudizará. Estas cobardes represalias no van a detener la lucha estudiantil.Solamente se radicalizarán acorde al nivel represivo fascista que se pretende imponer.

O como lo expresa Camila Vallejo  “nunca en nuestros sueño imaginamos que esto iba a crecer tanto y tan rápido. Teníamos planeado movilizaron y manifestarnos, pero lo que pasó nos sorprendió incluso a nosotros (…) Tuvimos a cientos de miles de personas en las calles durante meses”.

 

Chile: Expulsan a 3.000 estudiantes y cesan a cientos de maestros por participar en protestas

  • Miércoles, enero 18, 2012, 0:00 librered net

El presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, denunció este martes la expulsión de tres mil estudiantes de sus colegios y la cesantía impuesta a cientos de maestros por participar en movilizaciones en rechazo al modelo educacional impuesto por el gobierno del presidente Sebastián Piñera.

Jaime Gajardo

De acuerdo con una nota de Prensa Latina, Gajardo señaló que hay magistrados que realizan una verdadera operación castigo contra los alumnos y docentes que apoyaron al Movimiento Social por la Educación Pública y Gratuita.

“Tenemos conocimiento de que este tipo de decisiones obedecen a órdenes emanadas directamente por los alcaldes y son operadas a través de los directores de establecimientos”, subrayó una misiva enviada por el gremio magisterial al ministro de Educación, Harald Beyer, refirió el reporte.

Además de las cancelaciones de matrículas de alumnos que escenificaron protestas en las calles de Chile, “hay una política de despidos masivos a docentes y otras arbitrariedades en cuanto al pago salarial, situación que afecta en particular a unos cuatro mil profesores, denunció Gajardo.

Asimismo, el líder gremial reflexionó que lo que está ocurriendo demuestra cada vez más la necesidad de erradicar el lucro en el sistema de enseñanza en Chile. “El lucro trae consecuencias nefastas”, enfatizó.

 

 

Noticias-Uruguayas.jpg

Noticias Uruguayas

 

 

Comentar este post