La religión como negocio

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Pare de Sufrir: soluciones milagrosas para los fieles; veta financiera para sus ministros

Promete resolver dilemas económicos, de salud, de amor... y hasta la homosexualidad

A más aportaciones monetarias, mayores serán las bendiciones divinas, aseguran

 

 

Durante los servicios religiosos, los pastores ponen especial énfasis en el asunto del dinero que se debe aportar para poder mantener la obra de Dios y adquirir más templos, la insistencia con la que aseguran no somos charlatanes y que el diezmo es un mandato de Dios, está en la Biblia, no lo inventamos los obisposFoto La Jornada
Carolina Gómez Mena
 
Periódico La Jornada
Domingo 20 de noviembre de 2011

Solucionar problemas económicos, amorosos, de salud, sicológicos, espirituales, de autoestima, matrimoniales y con los hijos e incluso liberar de la homosexualidad y de trabajos de brujería, son parte de la oferta que hace a sus potenciales feligreses y a quienes ya lo son, la Iglesia Universal del Reino de Dios, conocida como Pare de Sufrir.

Esas promesas son para disfrutar en esta vida tanto la felicidad como la prosperidad anheladas. Pero todo esto cuesta, y no precisamente esfuerzo, dedicación y fe, sino dinero, el cual esta asociación se allega a través del diezmo y un sinnúmero de estrategias ideadas para colectar recursos durante sus servicios religiosos.

La tesis que, directa y veladamente, inculcan los ministros en sus prédicas es que a más aportaciones monetarias, mayores serán las bendiciones divinas para, definitivamente, llegar a ser el consentido(a) de Dios.

Justamente por este afán de búsqueda de dinero y de manejos poco claros, en septiembre pasado el autodenominado pastor Edir Macedo, fundador de dicha iglesia, fue detenido junto con tres de sus colaboradores, acusado de fraude, lavado de dinero y evasión de divisas. Se les imputó enviar de forma ilegal importantes cantidades de dinero a Estados Unidos, por medio de una casa de cambio con sede en Sao Paulo.

Esta no es la primera vez que Macedo enfrenta este tipo de situaciones, pues tanto en su natal Brasil como en otros países se ha insistido que esa iglesia obtiene recursos de su grey a través de cuestionadas promesas de ayuda espiritual.

Lo que sin duda queda claro para quienes no han sido seducidos por los histriónicos sermones de sus pastores brasileños es que los principales consentidos de Dios son los dirigentes de esta iglesia, pues tan sólo en México –uno de los 36 países en donde tiene presencia–, en menos de tres lustros han logrado contar con 78 templos en 29 estados.

En la colonia Roma del Distrito Federal, este credo compró su principal templo, el imponente edificio que fuera el teatro Silvia Pinal.

La avalancha de críticas ha estado presente en diversos medios de comunicación de los países en donde se asientan, y también en un sinnúmero de sitios de Internet en los que se denuncia la forma en que esta iglesia se hace de recursos y los métodos nada convencionales ni espirituales con que dice resolverá las problemáticas espirituales, económicas, familiares y amorosas de sus fieles.

En diversos servicios religiosos a los que asistió este diario, se pudo constatar el énfasis que ponen sus pastores en el asunto del dinero que se debe aportar para poder mantener la obra de Dios y adquirir más templos, la insistencia con la que aseguran no somos charlatanes y que el diezmo es un mandato de Dios, está en la Biblia, no lo inventamos los obispos.

Los ejecutivos de ventas de Dios

También este diario fue testigo de los métodos que emplean para obligar al feligrés a asistir al culto, pues es ahí en donde se le exigen las cooperaciones monetarias y la adquisición de artículos que, dicen, solucionarán sus pesares, siempre destacando que todo tiene origen divino.

Durante el servicio religioso, uno de los obispos promovió la adquisición de lo que denominó champú consagrado y aseguró que al lavar el cabello con este producto cambiarás tu forma de pensar. Entre los presentes nadie pareció poner en duda la afirmación.

De inmediato, el ministro preguntó quiénes no lo tenían y numerosos asistentes levantaron la mano. Los obreros(as) –una especie de ayudantes y guardias que vigilan a los feligreses– repartieron pequeños envases embolsados y con la leyenda ponga aquí su shampoo y tráigalo para ser bendecido.

Pero esta iglesia también ha promovido el agua bendita del río Jordán, la sal bendecida y el pan que cura enfermedades, entre otros.

Ante esta mercadotecnia religiosa, programas humorísticos como La Cáscara, del canal 2 de Panamá, han hecho parodias (disponibles en YouTube) denominadas Pague por sufrir. La iglesia amagó con demandar, pero el productor del programa respondió: si ellos quieren demandar primero deberán mostrar los comprobantes de aduana de la introducción al país de los contenedores con el agua del río Jordán.

También en YouTube existen videos de rap críticos como Pare de mentir y Soy evangélico. En ellos se hace parodia de los artículos que vende el credo y su capacidad para adquirir cines y teatros, y otros destacan que los predicadores son ejecutivos de ventas de Dios que sólo hablan necedades.

Presencia en México

En muchos países se han escrito y presentado testimonios en contra de este credo: Argentina, Chile, Panamá, Nicaragua, México, Bélgica y Reino Unido, pero eso no ha impedido la expansión de esta iglesia evangélica pentecostal de origen brasileño.

A México llegó en 1994 de la mano de otro credo y luego se independizó. Aquí, su denominación completa es Iglesia Universal del Reino de Dios Oración Fuerte al Espíritu Santo y obtuvo su registro ante la Dirección General de Asociaciones Religiosas de la Secretaría de Gobernación en 2001 (SGAR 2499). Tiene 258 ministros de culto.

Fue fundada por Macedo en 1977. En su biografía, disponible en la página electrónica de la iglesia, se indica que se inició como funcionario público y que es graduado en teología y tiene doctorados en esa disciplina.

Confiar en lo inverosímil

Sicólogos, sociólogos y expertos en religión expresaron que aunque para muchas personas parezca increíble que quienes asisten a este culto asimilen todo lo que se les dice, la realidad es que en este tipo de aspectos suele no operar la racionalidad.

Bernardo Barranco, estudioso de las religiones, indicó que así como a los católicos les podrían parecer inconcebibles las aseveraciones expresadas por los ministros de esta iglesia, a quienes no conocen el catolicismo les podría parecer irracional asegurar la existencia de la trinidad o que Jesús resucitó, caminó sobre el mar y multiplicó panes.

Añadió que la gente puede confiar en lo inverosímil porque necesita creer en algo, necesita certezas en medio de un mundo lleno de incertidumbre y enloquecido, necesita de símbolos y fetiches que le den sentido a su vida, que le den el pasaporte a la seguridad.

Benjamín Domínguez Trejo, doctor en sicología y académico de la UNAM, indicó que una de las funciones del cerebro humano es producir creencias, muchas de las cuales pueden tener o no bases o evidencias, porque no las necesitan, y entre ellas están las religiosas, y esta es la parte que muchos grupos religiosos explotan y han convertido en negocio.

Añadió que bajo situaciones de estrés algunas creencias se vuelven insuficientes para el funcionamiento cotidiano y tienden a ser restructuradas y algunos credos se valen de esto.

Alfredo Nateras, sociólogo y profesor investigador de la UAM Iztapalapa, indicó que las creencias son un acto de fe por lo que no importa que sean irracionales y absurdas, y quienes las asumen buscan dar sentido a su vida, resolver dilemas, sobre todo en épocas de crisis.

 

La Jornada

Comentar este post