Linux contra la obsolescencia programada

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

La sensación generalizada que tienen la mayoría de personas tras unos años usando un mismo ordenador es que tienen que cambiarlo. El sistema operativo Microsoft Windows, el más extendido en nuestros días, está diseñado de tal manera que se vuelve lento e inestable con el paso de los años. Eso sin contar con su conocida vulnerabilidad a virus informáticos. Se trata de problemas que el usuario medio no sabe resolver y que suelen desembocar en la compra de un nuevo equipo.

De todos modos, aunque sepa darles solución, existe una dificultad mayor: la carrera entre la potencia de proceso de los ordenadores y los requisitos que exigen las sucesivas versiones de Windows o de cualquier software propietario. Así es como se convierten en inútiles ordenadores que deberían ser perfectamente funcionales y se nos empuja a una actitud consumista con graves consecuencias sociales y ambientales.

Durante el 2007, según la revista Educació i Sostenibilitat, “las tecnologías de la información representaron el 2% del total de emisiones mundiales de CO2, es decir, tanto como la industria aeronáutica. De esta cantidad, sólo el 14% es debido a los grandes centros de cálculo (supercomputadores, mainframes, etc.), mientras que el 49% del consumo es ocasionado por los PC y sus periféricos (pantallas, impresoras, etc.).

Pero un dato sorprendente es que el 37% restante se debe al consumo de las redes de interconexión”. Es un aspecto más del mecanismo conocido como obsolescencia programada.

La lógica libre

En cambio, el software libre y – GNU/Linux se han convertido por su propia naturaleza en una poderosa herramienta contra estas prácticas corporativas. Así lo explica Tatxo en su blog La Máquina diferencial: “El factor más importante es que es capaz de rentabilizar máquinas que quedaron obsoletas con otros sistemas operativos, continuando con el soporte y facilitando actualizaciones sin ánimo de que el hardware caduque”.

Pero hay más argumentos. También hay que denunciar las prácticas poco éticas de las empresas fabricantes de hardware en las que se apoya el software: drivers que no dejan imprimir en blanco y negro si no hay tinta de color, impresoras que no funcionan si detectan que el cartucho no es el original, etc. “En Linux, por el contrario, los drivers están creados por la comunidad, por lo que son mucho más ligeros y sin añadidos extra o prácticas oscuras”, explica Tatxo. Por último, los programas de sotfware libre siempre guardan la compatibilidad con versiones anteriores.

Linux al alcance de cualquiera

Una visita por las webs de los principales sistemas operativos basados en GNU/Linux, como Ubuntu, Fedora o Linux Mint no dejan lugar a dudas. Junto con su versión para ordenadores nuevos, siempre hay otras destinadas a los viejos o que simplemente disponen de menos recursos. Más aun, existen algunas distribuciones ligeras especializadas en este tipo de equipos, como por ejemplo Vector Linux o Zenwalk. El secreto de la funcionalidad de todas ellas es que incluyen y son capaces de manejar versiones actualizadas de los programas que la gran mayoría de usuarios necesitan. A saber, paquetes ofimáticos como OpenOffice o LibreOffice, navegadores como Firefox o Chrome, reproductores multimedia como VLC o programas de intercambio P2P, entre otros.

CONSEJOS PARA EMPEZAR

ESCRITORIOS LIGEROS: Una de las razones por las que un sistema operativo puede volverse más ligero es por el desarrollo de los llamados “escritorios ligeros”. El escritorio es la parte gráfica de un sistema operativo, y suele ser la que más memoria consume. Así, mientras que los más comunes son GNOME y KDE, otros como XFCE o LXDE pueden funcionar con cuatro y hasta ocho veces menos memoria.

MULTILINGÜISMO: Por su propia filosofía, GNU/Linux tiene la capacidad de beneficiarse de las aportaciones de una enorme comunidad, lo que se refleja en traducciones a centenares de lenguas. Casi todas las distribuciones se pueden usar en español desde el primer momento, y muchas están también disponibles en catalán, gallego, vasco o asturiano.

¿NECESITAS AYUDA?: Muchas distribuciones cuentan con una activa comunidad de usuarios y desarrolladores que ofrecen ayuda sin coste alguno. Existen webs de documentación, foros para realizar consultas y, quizá lo más llamativo, canales de chat donde suele haber alguien dispuesto a resolver tu problema paso a paso.

¿POR DÓNDE EMPEZAR?: Si es la primera vez que te acercas a GNU/Linux y dispones de un ordenador con 512Mb de RAM, una buena opción es la versión ligera de Ubuntu, llamada Xubuntu. Si tienes 256Mb o menos, Vector Linux es también recomendable. Ambas son muy fáciles de instalar y manejar.

ENLACES DE REFERENCIA

Distribuidores: Si quieres consultar el índice de distribuciones GNU/Linux

La Máquina Diferencial: Blog sobre contracultura, software libre e internet

Ubuntu: El sistema basado en linux de más éxito, desarrollado por una comunidad mundial.

Linux Mint: Reconocido por ser fácil de usar por quienes no tengan experiencia previa en Linux.

Fedora: Otro sistema de uso general muy extendido, conocido por su estabilidad.

XUBUNTU Es un sistema muy útil para aprovechar más la potencia, muy usado en portátiles.

 

ADEMÁS: Vea el documental “Comprar, Tirar, Comprar” sobre las características de la obsolescencia programada.

 

Publicado originalmente en Periódico La Diagonal

El Ciudadano

El Ciudadano

Comentar este post

jdp 01/27/2012 04:02


hola..., no es el primer comentario que hago... aunque parece que nunca llegan...; en primer lugar linux no existe y Linus menos, en segundo termino considero que hay que apoyar los desarrollos
locales, de instituciones, fundaciones, cooperativas, oficiales/estatales, mixtos y en nuestra lengua.