Lo que trae el río que suena

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Fuente: Claudia Calvo Louward  |  2012-04-23
Lo que trae el río que suena

Dicen que cuando río suena, piedras trae, y los desconfiados no nos tragamos el repentino altruismo de los medios con su campaña de “fuera Herrero”. Teníamos razón: aparte de que no cuestionan el ataque gubernamental a los funcionarios patriotas que les dieron la información, ahora –y con beneplácito de una población que saborea la partida del ministro de Hacienda, ya nos encajaron su reemplazo definitivo: un “insider” del genocida FMI. Genocida, sí… siempre se dijo –pero nada más elocuente que la última ocurrencia oficial del propio FMI: para “reducir el riesgo de que la gente viva demasiado”, subir edad- cotización de las pensiones y bajar los servicios (o sea asegurarse de que la gente no viva para aprovechar las pensiones que pagó toda la vida) –a beneficio de sus amiguitos aseguradores. Sí, ese río traía bastante piedra.

Por instinto, tampoco me sonó el bombo y platillo de tanto patriota por la “nacionalización” de la petrolera argentina. Cierto que fue más por la pelota que le dieron los medios que por información del caso (que no tenía): es que cuando el río suena a petróleo… tanques sépticos trae. Y no tardó la confirmación de mis sospechas. Además resulta que la tal privatización se hizo originalmente “para que los empleados y provincias petroleras tuvieran acciones” – algo como lo que pasó en Costa Rica con Cementos del Pacífico… y que hoy llegara el gobierno a “renacionalizarlo” ¡a favor de los peores oligarcas nacionales! Es que la privatización rara vez se presenta con su nombre real. Pero además, ese cambio de accionistas en Argentina gentilmente da excusas a la guerra…

No estoy sola en decir que el Mega Cartel financiero (químico-bélico-agro-farmacéutico, etc.) quiere guerra mundial a como dé lugar: elocuente llamamiento en Alemania para evitar dicha guerra –pidiendo que los franceses no cometan un error fatal, además de denunciar los abusos “farmacráticos” de los que Alemania siempre ha sido víctima… y convertida en victimaria.

Tal Cartel no daba para mucho -hasta el día en que el petróleo se convirtió en el dios del mundo. Podría meditarse lo que dicen varias etnias, místicos (y hasta un fundador de OPEP) -que el petróleo NO es “la sangre del planeta” ¡sino el excremento del mismo diablo! Cierto o no, lo que sí es seguro es que “petróleo” -se escribe con P de problemas.

García Márquez: “cuando la mierda tenga algún valor, los pobres nacerán sin culo”. Pues resulta que ESA en particular no sólo cuesta muy cara, sino que la busca fanáticamente el famoso cartel bancario, que fomenta guerras para apoderarse de cuanta onza de caca aún no es de ellos... incluso la de que nunca se habla (Haití; Malvinas o el Kuwait argentino), etc. Y ¿qué raro? Los medios no nos dicen que este cartel está basado mayoritariamente en Londres… y mucho menos que no se trata simplemente de “los ingleses”, sino de los sionistas internacionales.

Algunos aprovechan esto para alzar una vez más su esvástica –lo que a su vez se capitaliza con la consabida: “a los judíos no se les toca”. Por enésima vez: sionismo y judaísmo son cosas DISTINTAS. Lógico que estos banqueros sionistas hayan fomentado al capitalismo salvaje, pero el colmo es que también financiaron a Stalin -e incluso al fundador del socialismo, y peor aún... al NAZISMO. Esto es tanto más imperdonable si tomamos en cuenta que ¡tanto Hitler como Stalin se dieron gusto dándole garrote al pueblo judío! Dichos banqueros se hicieron trillonarios con las fortunas que robaron a estas y otras personas –y cuando se pidieron compensaciones, en algunos casos enviaron a gente de ellos a “recuperarles” la pérdida, como lo expone valientemente Finkelstein en La Industria del Holocausto. No pueden tachar a este señor de “antisemita” ya que es judío ¡así que inventaron el término “self-hater” (auto-odiador) para desprestigiar al bravo que ose desenmascarar al Cartel desde el lado judío del corral! No, gente. A riesgo de aburrir: los judíos en general (miles buscan evitar esta guerra, favor ver este corto )… NADA tienen que ver con el sionismo -salvo la costumbrita de éste de usar a aquellos de chivos expiatorios cada vez que algún pueblo pide sangre por el saqueo del Cartel.

A la pregunta de: ¿qué hacer contra los que bañan a la Tierra y la humanidad en excremento de diablo? –la respuesta es múltiple. Es que, mientras se dependa del dichoso petróleo para que el mundo “funcione” -aunque el Sistema es más una disfunción que otra cosa- no se puede hacer gran cosa contra los auto-decretados Amos del Mundo.

Pero sí se pueden hacer cosas totalmente distintas para parar el Nuevo Orden (?) Mundial, sólo que se trata de luchas completamente diferentes a las que nos quieren volver a recetar (sea guerras o revoluciones, siempre las meten los medios por orden de los amos). La solución a la sempiterna corrupción de todos los partidos viables y de los medios de información principales es… un boicot real. Que la gente se informe por su cuenta, que saque sus propias conclusiones y alcance una SOBERANÍA PERSONAL –léase convertirse en Ingobernables Responsables… Dos excelentes iniciativas: exigir representación REAL en la asamblea, permitiendo que cada ciudadano vote directamente, y el referendum de CCSS. Sin embargo hay que saber que ambos corren el riesgo de la manipulación mediática (como con el TLC); de ahí la importancia de que cada quien deje de endosar responsabilidad de su vida a uno u otro sistema político… que invariablemente sirve a los mismos.

Igual con la “crisis energética”. A la problemática sin salida de ¿cómo quitarle el monopolio del petróleo a los que se lo auto-decretaron hace un siglo y resto? -se puede contestar con algo tan trivial como… polvo al polvo y ¡al diablo el petróleo! Censurada o no, la verdad es que las energías alternativas caseras existen (paneles solares, turbinas de viento, dinamos) así como algo mucho más radical aún –y que se conoce desde hace un siglo: la energía LIBRE. Se trata del infinito potencial energético que pura y llanamente está en todo lo que existe. También hace décadas que se hace funcionar motores con AGUA… pero como al cartel no le conviene, los medios lo callan ferozmente (y a veces se calla a balazos a quien intente comercializarlos).

El modo más ético de destruir las cosas dañinas es negarles el alimento: o buscan otro medio de subsistencia que no sea parasitarnos, o se mueren de hambre. El caso es que, como decía Einstein, no se puede salir de un problema con la mentalidad que lo generó, y la solución al problema político NO es política ¡así como la solución a la podredumbre del Sistema NO es inventar ooootro Sistema!

La verdadera solución -la que aterra a estos personajes, máxime ahora que la gente está empezando a tomar consciencia de la enormidad del engaño -es que cada uno tome responsabilidad por su propia información; por generar la energía que necesita. Que deje de consumir robóticamente y boicotee la economía de la esclavitud. Que abandone la comida-medicina-recreación corporativa. Reinventar economías comunitarias y regionales que sean una alternativa real a la economía del FMI y de la manada de asesinos que están destrozando los países y la Tierra entera por su preciada globalización. Eso los dejaría sin un cinco, o mejor dicho parados sobre toneladas de papel inservible -el día que la gente acabe de darse cuenta de que lo que realmente tiene valor es el trabajo, los servicios y los bienes producidos (ni hablar de los Valores Humanos, a no confundirse con “precio”)… y NO los estándares neoliberales que tienen a todos produciendo de gratis para que tres tristes tigres globales se embuchen todo ¡y todavía tengan la desfachatez de tratar a todos los demás de “comedores inútiles”!!

En alguna parte leí que la diferencia entre la esclavitud y la vida moderna –es que al esclavo se le debía alojar y alimentar, mientras que el esclavo de hoy… tiene que pagar por eso. A eso añadiría que todo el circo mediático se encarga de hipnotizarnos a pensar que somos “clase media” cuando la realidad es que, de hace unas décadas para acá, todos y cada uno de nosotros somos –o vamos rumbo a- pobres. A eso se dedican los medios: a que nos traguemos una versión de la “realidad” que nos hace comprar día a día los venenos que cumplen el sueño genocida y al fin declarado del FMI: eliminar el intolerable riesgo de que la humanidad VIVA.

Nos quieren tener como hormigas, y los medios corporativos (y las cochinadas que nos ponen a consumir y creer) equivalen a la feromona esclavizadora de la hormiga reina que hace que todas las demás hormigas trabajen hasta la muerte –y sin saber para qué. Muy bonito decir que las hormigas son idiotas, pero sería mucho más bonito aún poder decir un día que los muy brillantes humanos… ¡ya NO nos comportamos exactamente igual que ellas!

 

El pais de Costa Rica

Etiquetado en Internacional

Comentar este post