Los causantes y algunos gestores políticos de la crisis son en buena parte responsables de los suicidios derivados de la misma.

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Los causantes y algunos gestores políticos de la crisis son en buena parte responsables de los suicidios derivados de la misma. Entrevista


Sergi Raventós · · · · ·
 
03/06/12
 


 


Sergi Raventós advierte de que la tasa de suicidios ha aumentado en toda la Unión Europea a raíz de la crisis. La crisis ha provocado un aumento en el número de suicidios. Así de claro lo ve Sergi Raventós, un sociólogo catalán que trabaja ayudando a personas con enfermedades mentales a reinsertarse en el mercado laboral. Además, forma parte de Dempeus per la Salut Pública y de la Red Renta Básica, plataforma que exige una ayuda económica, de carácter universal, que garantice un nivel de vida digno. “El 34% de la gente con desempleo tiene problemas psicológicos, a diferencia de los que tienen trabajo, que es del 16%”, señala Raventós. Aida M. Pereda realizó la entrevista para Tercer Información.


-¿Cuáles son los datos de suicidios registrados en España en lo que llevamos de año?


  

Los datos más actuales de los que se dispone actualmente son del 2010, con 3.145 personas. Es escandaloso que no haya datos más actuales. Hace pensar que los están ocultando. Esta carta es una buena muestra de lo que está sucediendo en cuanto a falta de datos actualizados, a diferencia de otros países, como Italia o Grecia.


-Comparándolos con años anteriores, ¿se puede hablar de un incremento? ¿cuál es la evolución de estas cifras?


  

Efectivamente hay un aumento considerable desde que empezó la crisis. Al menos, los datos así lo demuestran. Antes de la crisis, en el 2005, fueron 2.227 y en 2006, 2.017. En el 2007 ya fueron de 3.263, en el 2008 de 3.453 y en el 2009 de 3.429. Hay un incremento de muchos centenares de suicidios. Hace tiempo que supera a los muertos de tráfico y no se habla de ello ni la décima parte de lo que se habla de los accidentes de tráfico. Por cada suicidio consumado, se producen unos veinte fallidos, por lo que unas 60.000 personas muestran cada año algún tipo de conducta suicida en España.


-Tal y como dice, se visibilizan los muertos por accidentes de tráfico, por el terrorismo, por la violencia machista... ¿Por qué cree que siguen ocultándose los muertos por suicidio?


  

Existe un tabú en sociedades como la nuestra, con una tradición religiosa de carácter católico, o en las ortodoxas, en las que el suicidio está muy mal visto y estigmatizado. También hay alguna corriente en psicología que defiende que hablar de suicidios provoca un efecto contagio. No estoy de acuerdo con esta visión.


-En comparación con el resto de países de la UE y también a nivel mundial, ¿qué datos manejan otros Estados y qué lugar ocupa España en ese ranking?


  

Los países que tienen tasas más altas son los Países Bálticos y del Este de Europa. Lituania encabeza el ránking con 39 por 100.000 hab. Luego Rusia, Kazajstán, Hungría, Eslovenia, Estonia...Y España, hace unos años, y a falta de actualizar datos con la crisis, estaba en una posición media en una tabla de cien países. Con la crisis algunos países han incrementado mucho los suicidios. Hay que recordar que en Europa se suicidaron en el 2008 unas 58.000 personas, un incremento del 16% respecto al 2007. Cada nueve minutos se suicida alguien.


-¿Qué grado de transparencia y fiabilidad tienen estas cifras?


  

Respecto al suicidio siempre hay dudas e incertidumbre de la fiabilidad de los datos. Según el Instituto Nacional de Estadística, desde 2007 se ha adoptado la decisión de suprimir los boletines del suicidio y obtener la información estadística relativa al suicidio a partir de la información que ofrece el boletín de defunción judicial que se utiliza para la Estadística de Defunciones según la Causa de Muerte.
Tal vez sea más fiable esta forma de medición. En cualquier caso, hay una creencia incrustada, que ofrecer datos de suicidio estimula al suicidio. Creo que no es muy robusta, y en países de tradición católica tiene un gran componente religioso de hace siglos y de estigma de la familia del suicida, como es el caso de Grecia.


-¿Qué posibles causas están detrás de estas muertes?


  

Las muertes por suicidio siempre tienen muchas causas, pero la mayoría, el 90%, tiene que ver con un padecimiento psíquico. El asunto es conocer cuáles fueron los motivos: ¿falta de salidas?, ¿falta de oportunidades?, ¿poca atención a esta gente que sufre? Y con los recortes, o los hachazos, mejor dicho, no parece que la cosa vaya a mejorar. De todas maneras, hay un aumento en todo el mundo y España no es ninguna excepción. Motivos relacionados con la crisis, ya sea por la desesperación o por problemas diversos, como separaciones, paro, ruina económica, etc. Y la falta de esperanza, sentirse atrapado y sin respuestas lleva a alguna gente al suicidio.


-¿Qué relación guarda la crisis y el desempleo con el número de suicidios?


  

Creo que es evidente la relación. No solo se trata de algún caso desesperado como el jubilado de Grecia. En todos los sitios hay un claro aumento: en los países Bálticos, como Lituania, en el 2009 hubo un incremento del 14% respecto al 2008. Y en Letonia fue del 19%. Pero no solo los más pobres de Europa, también en el Reino Unido, después de una década de disminución de los suicidios, entre el 2007 y 2009 se han incrementado un 8% este índice. No creo que sea casual.


-¿Quién es responsable de estas muertes?


  

De todas no, por supuesto. Sería una estupidez decir lo contrario, pero seguro que de unas cuantas sí que se tendría que responsabilizar a los causantes de la crisis y a algunos gestores políticos de la misma. A más de uno habría que llevarle a juicio por algunas muertes, ya sea de suicidios como de no llegar a tiempo a urgencias por los recortes sanitarios que han hecho los gobiernos. En Catalunya han cerrado la atención nocturna en muchos municipios, lo que ha causado ya algún desenlace fatal, como el otro día en Breda, una localidad catalana. También hay casos de gente que no ha llegado a tiempo por falta de personal o por dar vueltas de hospital en hospital. Actualmente, hay en marcha una Iniciativa Penal Popular desde marzo en Catalunya para buscar responsabilidades políticas por las brutalidades que están haciendo con el sistema público de salud y llevarlas a juicio.


-Tampoco parece casualidad que los países más castigados por la crisis, como Grecia e Italia, sean los que han registrado un gran aumento en el número de suicidios, ¿no?


  

Es significativo que países como Grecia o Italia hayan aumentado mucho sus tasas con respecto a antes de la crisis. Grecia siempre ha sido uno de los países con una tasa de suicidios más baja, con un 2,8. Actualmente, las cifras se han más que duplicado. Se habla de 1.725 suicidios en los últimos dos años. Terrible. En el caso de Italia, la cosa empieza a ser alarmante.


-Dada su experiencia como trabajador social e integrante de la Junta de la Red Renta Básica, tiene contacto con gente especialmente afectada por los recortes, que se encuentra en paro, hipotecada, desahuciada... ¿qué le cuentan estas personas en referencia a cómo ven su futuro? ¿Están inmersos en una depresión o incluso les rondan por la cabeza ideas de este tipo?


  

Conozco gente afectada por los recortes, en paro... pues trabajo en el ámbito de la inserción laboral con enfermos mentales, donde las tasas de paro son de más del 80%. También trato con gente con depresión y alguna persona me ha manifestado que alguna vez le ha pasado por la cabeza el suicidio. Es un momento muy difícil que hay que saber gestionar y trabajar coordinadamente con otros profesionales. De todas maneras no trato con mucha gente con estas ideas. Como investigador en sociología sí que he recopilado datos que establecen una relación importante entre desempleo-desahucios-depresión y suicidios. Es más, el 34% de la gente con desempleo tiene problemas psicológicos, a diferencia de los que tienen empleo que es del 16%.


-¿Cree que la renta básica puede servir de ayuda?


  

La renta básica, como la entendemos desde nuestra asociación Red Renta Básica, es una asignación incondicional, universal y compatible con otras fuentes de renta, para todo ciudadano, sea rico o pobre. No arreglaría todos los problemas En el caso de los ricos tendrían que contribuir con más impuestos de lo que hacen ahora. No está implantada en ningún sitio tal como la definimos, si exceptuamos Alaska que es un caso especial pues reparten los beneficios del petróleo entre la ciudadanía. derivados de la crisis, pero como una gran medida de protección social que es, podría ser de gran ayuda para tener un mínimo garantizado para sobrevivir. De hecho, hay una clara relación entre protección social y suicidios. En el caso de Suecia, a mayor protección social menos suicidios, a diferencia de España, donde los índices de suicidio y desempleo van juntos. Hay también investigaciones que ponen de manifiesto que la gente que percibe la prestación del paro no tiene más problemas mentales de lo que es estadísticamente normal. En cambio, entre la gente que no la cobra sí hay gente con problemas mentales.


- ¿Y teme que los recortes terminen con todo tipo de prestación social?


  

Las rentas mínimas para la pobreza que reciben diferentes nombres en función de la Comunidad autónoma y que en Euskadi se ha venido llamando Renta Básica, pueden ser objeto de recorte, clarísimamente. De hecho, en Catalunya ya lo ha sido. Desde el verano pasado, el gobierno de CiU ha dificultado el acceso y ya no es un derecho subjetivo, sino que está en función de la disponibilidad presupuestaria. De 35.000 expedientes que había en julio ha pasado a menos de 20.000 actualmente. Es una vergüenza lo que están haciendo con la gente más pobre en Catalunya.


-¿Cómo puede el Estado prevenir estos casos o al menos controlar las cifras?


  

Una buena política de prevención del suicidio es importante. Hay que buscar las causas políticas, económicas, sociales, sanitarias, etc. y eso requiere voluntad política, pero en estos momentos desgraciadamente no la hay. En cuanto a las cifras, no es lógico que a finales de abril del 2012 aún no se disponga de los datos del 2011 con los medios tecnológicos que hay actualmente.


Sergi Raventós es colaborador de Sin Permiso y miembro de Dempeus per la Salut Pública.

Sin Permiso

 

Comentar este post