Los curas vascos fusilados por Franco no son mártires

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Autor: Enric Sopena.Fuente: El Plural.

Publicado el  lunes, 20 de octubre de 2008


El embajador de Estados Unidos en España desde el año 1933 a 1939 fue Claude G. Bowers. Era un brillante periodista y militaba en el Partido Demócrata, como el presidente norteamericano de aquella época, Franklin D. Roosevelt, con el que mantenía una muy fluida relación. Escribió un libro, Misión en España, que es un tesoro periodístico, diplomático y político.

En la actualidad -y con la polémica suscitada por la encomiable iniciativa de Baltasar Garzón sobre las víctimas del franquismo y sobre el carácter genocida que el juez atribuye al Caudillo y al resto de militares insurrectos o facciosos-, recomiendo vivamente su lectura, lo que, por otra parte, vengo haciendo desde que compré clandestinamente, hacia 1973, el libro de Bowers, editado en español por Grijalbo.

Conspiración al descubierto
Reproduciré una de sus observaciones más lúcidas, tras las elecciones de febrero de 1936, que ganaron las izquierdas, circunstancia que precipitó, en el mes de julio, el golpe de Estado del general Franco y sus compinches. El texto pertenece al capítulo XIV. Significativamente, se denomina La conspiración, al descubierto. Se trata, claro, de la conspiración que desembocó en el brutal asalto a la II República.

Agentes nazis
“Los españoles de la derecha –sostiene Bowers- resultaron ser escandalosamente malos perdedores (…) En los círculos sociales de Madrid parecía como si existiera un luto general por los muertos de una gran batalla (…) Los jóvenes reflejaban el sombrío pesimismo de los más viejos. Que este estúpido estado de espíritu era alentado por quienes estaban creando la atmósfera para un golpe fascista o militar, no ofrece la menor duda (…) Desde el momento en que se conoció el resultado de las elecciones, la lengua irresponsable y sin escrúpulos de la propaganda fascista comenzó a desatarse (…) La propaganda era dirigida por agentes nazis como una justificación ante la opinión mundial de la rebelión fascista en la cual (…) Hitler y Mussolini estaban empeñados”.

Los curas vascos
El embajador Bowers dedica su capítulo XXIII a reseñar El martirio de los vascos. Tiene especial interés porque introduce en su narración a no pocos curas, monjas y católicos vascos, leales a la República, que pagaron con sus vidas la barbarie de trío Franco, Mussolini y Hitler. Este relato es de suma relevancia porque los mártires vascos fueron silenciados entonces por los jerarcas de la Iglesia católica –cómplices en su mayoría del franquismo- y hoy en día continúan marginados por los Rouco Varela, Cañizares y Camino. En los sucesivos lotes de beatificaciones -convertidas por los obispos en arma arrojadiza contra los Gobiernos socialistas, tanto el de González como, todavía más, el de Zapatero- no han figurado esos otros muertos.

 
Sacerdotes_vascos_carcel_Carmona.jpg


 
Sacerdotes vascos en la cárcel de Carmona- FOTOS DEL ARCHIVO DE LA FUNDACIÓN SABINO ARANA

 

 

Primavera de 1937
Escribe Bowers: “En la primavera de 1937 los rebeldes se hallaban dispuestos para emprender la conquista de las provincias de la costa del norte (…) Poderosamente apoyado por tropas italianas y moras, con artillería pesada alemana y aviones y aviadores alemanes, el ejército de Franco estaba preparado para atacar primero a los vascos”. Conviene subrayar el papel de las tropas italianas y de la aviación alemana. Conviene no olvidarlo nunca. Sin Hitler ni Mussolini detrás, moviendo los sangrientos hilos del guiñol guerrero, Franco habría perdido la guerra.

Los vascos, con los leales
Añade el embajador estadounidense: “Cuando estalló la rebelión, los vascos se alinearon inmediatamente con los leales. Sus iglesias continuaron funcionando como antes: sacerdotes y monjas se paseaban por las calles libremente; se oía misa como se oyó durante siglos; y los sacerdotes bendecían a las fuerzas armadas de los vascos (…) Esta lealtad de los católicos vascos a la democracia ponía en un aprieto a los propagandistas que insistían en que los moros y los nazis estaban luchando para salvar la religión cristiana del comunismo”.

El bombardeo de Durango
Precisa Bowers: “Llegó entonces el martirio de la pequeña población de Durango con el bombardeo más terrible contra una población civil blanca que se conoce en el mundo hasta el 31 de marzo de 1937. Era una pacífica y religiosa ciudad, y mucha gente se hallaba oyendo misa (…) Los aviadores nazis [que volaban muy bajo] lanzaron toneladas de pesadas bombas (…) Una de ellas estalló sobre el tejado de la capilla de Santa Susana y las monjas volaron literalmente en pedazos (…) Otra bomba (…) atravesó el techo de los Padres Jesuitas, y el padre Rafael Billalabeitia, que estaba oficiando la misa (…) murió entre las ruinas, junto con otros. (…) Todavía otra potente bomba destrozó el techo de la antigua iglesia de Santa María en el momento en que don Carlos Morilla elevaba la hostia, y éste cayó muerto con numerosos fieles a su alrededor”.

La atrocidad de Guernica
Evoca Bowers: “Y después llegó la atrocidad de Guernica (…) Más tarde me enteré (…) de que habían sido ejecutados incontables prisioneros, incluidos quince sacerdotes vascos, quienes cayeron ante un pelotón de ejecución. Sus nombres son conocidos. [El embajador americano los enumera uno por uno, con nombres y apellidos] Además de las ejecuciones, quinientos sacerdotes vascos fueron empujados al exilio. Estos sacerdotes no eran comunistas, ni anarquistas, ni sindicalistas, ni políticos, ni líderes obreros, ni criminales. Eran sacerdotes (…) Así queda claro que los sacerdotes fueron ejecutados a sangre fría, no por irresponsables turbas como en Madrid, sino obedeciendo órdenes del Gobierno rebelde”.

Certera interpretación
El embajador de Estados Unidos en España no llama a la contienda del 36-39 guerra civil ni mucho menos Cruzada de Liberación Nacional. Aquello, según interpreta certeramente Bowers, fue “la guerra del Eje contra la democracia española”.

Enric Sopena es director de El Plural

Foto El Pais.

 

 

Nota relacionada publicada en El Pais julio 2009 : Los obispos vascos piden perdón por silencio de la Iglesia ante el fusilamiento de 14 religiosos durante la Guerra Civil

Comentar este post