Los docentes de Madrid se reorganizan tras la traición de los sindicatos amarillos

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Después de que las asambleas de centros y zonas decidieran una huelga indefinida de martes a jueves, los sindicatos amarillos han cometido hoy su primera traición, convocando a un paro de solo 2 días.

Ernest Favil | 13-9-2011

Vuelta la burra al trigo. La asamblea de delegados de centro y zona, celebrada el pasado jueves 8 de septiembre en la sede de UGT de Madrid volvió a no ser eso: una asamblea. Se coartó una vez más la soberanía de ese órgano, impidiendo que los delegados allí reunidos tomaran ninguna decisión. No se sometió a su consenso ninguna propuesta. No se admitió a votación ni uno solo de los puntos del calendario de movilizaciones que supuestamente estaban llamados a aprobar allí. Y eso que los mandatos que traía la inmensa mayoría de los delegados eran meridianamente claros: no a la huelga-paripé del día 14, sí a una huelga indefinida de martes a jueves todas las semanas hasta la consecución de los objetivos, sí a la creación de un comité de huelga paritario, con un 50% de profesores sin filiación sindical.

Es cierto que quien pretendió ser la moderadora de aquella asamblea, la secretaria de acción sindical de CCOO Isabel Galvín, actuó de una forma significativamente más transparente y con mejor voluntad que quien asumió su mismo rol en la reunión informativa del pasado día 31 de agosto. Sin embargo, continúa existiendo un grave entuerto en la gestión de estas pretendidas asambleas. Un entuerto de carácter político, fruto del alumbramiento de Sol el 15-M, y cuya prolongación en el tiempo, según este humilde redactor, está siendo impuesta de forma malintencionada por las cúpulas de los dos sindicatos de concertación y los tres sindicatos corporativos, que no están dispuestos a ceder un átomo de sus privilegios a cambio de que los docentes se levanten y luchen organizadamente contra el programa de recortes de sus derechos decidido por el gobierno regional de Madrid, en connivencia con el gobierno central y sus socios financieros.

¿Por qué no se permitió a los delegados de las asambleas de profesores constituidas en multitud de centros educativos y zonas de la Comunidad de Madrid gestionar los acuerdos que llevaron a la asamblea general desde sus respectivos órganos soberanos? Los argumentos de los cinco representantes de las empresas de servicios laborales (CCOO, CSI-F, FETE-UGT, STEM y ANPE), que el pasado jueves volvieron a controlar la reunión desde el estrado del auditorio de la Casa del Pueblo en Avenida de América, eran cuatro:

- Que había claustros y asambleas de zona que todavía se estaban reuniendo o se iban a reunir, y cuyos acuerdos aún desconocían.

- Que estaban secuestrando a los compañeros encerrados en la sede de la Consejería, y que había que ir corriendo a liberarlos.

- Que los delegados de las diferentes asambleas no eran realmente delegados, sino portavoces, mensajeros sin capacidad de decidir.

- Que se habían ausentado de la sala ya bastantes delegados y así no había manera de cerrar un acuerdo.

Siguiendo un estratégico orden cronológico, esos tres argumentos fueron dosificados desde la mesa a lo largo de las 4 horas y pico que duró la reunión, con la intención de no ceder el poder a quienes legítimamente allí lo tenían. Vaya una Casa del Pueblo era aquella donde al pueblo se le impedía decidir.

Pero empecemos por el principio.

La reunión del pasado día 8 comenzó hacia las 5.30 de la tarde con un discreto discurso de quien agarró de primeras el micrófono, sin consultar a los delegados si les parecía bien otorgarle el papel de la moderación. Era la liberada sindical Isabel Galvín, anteriormente mencionada. En ese discurso de presentación explicó el proceso de recogida de las respuestas al cuestionario que los sindicatos de concertación habían enviado a todos los claustros de profesores de centros educativos de la Comunidad de Madrid. En la puerta, una grupo de liberados de CCOO, con sus flamantes ordenadores, seguían recogiendo en una supuesta base conjunta los datos que los delegados les entregaban en mano al entrar en el auditorio. Aprovechando la oportunidad que ella misma se había brindado, y habiendo recibido ya los resultados del primer sondeo, Isabel Galvín lanzó el primer argumento para distraer a los delegados allí reunidos de su obligación de decidir el calendario de movilizaciones: "¡No tenemos todavía todos los datos! ¡Algunos se están reuniendo ahora mismo! ¡Otros se van a reunir mañana!"

El contenido del cuestionario que se había enviado a todos los profesores de secundaria de Madrid era el siguiente:

1. ¿Estás a favor o en contra de las Instrucciones de Inicio de Curso 2011-2012 y de los recortes de plantilla y recursos en la enseñanza madrileña en todas las etapas educativas?

  • A favor
  • En contra
  • 2. ¿Estás dispuesto a movilizarte en contra de las Instrucciones y en contra de los recortes en Enseñanza Pública en todas las etapas educativas?

  • No
  • 3. ¿Qué tipo de movilizaciones consideras más adecuado? (puedes marcar más de una opción):

  • Huelga
  • Manifestaciones y concentraciones
  • Otros (encierros, pancartas en los centros, acampadas, etc.…)
  • 4. Si estás a favor de la convocatoria de huelga, indica qué modelo crees que debe seguir la convocatoria, tras el día de huelga convocado el 14 de septiembre:

  • Huelgas alternas en un conflicto continuado (encierros, jornadas de defensa de la escuela, sensibilización a las familias).
  • Huelga indefinida.
  • Huelgas alternas pero de varios días de duración (martes, miércoles y jueves).
  • Como podrá comprender cualquier lector atento, el cuestionario estaba trucado. En el último punto se daba por supuesto un día de huelga el día 14 de septiembre, coincidiendo con la apertura oficial del curso en la enseñanza secundaria. Ese día de huelga no había sido consensuado por los profesores, que ya desde la reunión informativa del día 20 de julio, y sobre todo en la del 31 de agosto, estaban avisando sobre los inconvenientes de esa huelga-paripé de un solo día: que era día de fiesta en varios municipios de la Comunidad de Madrid, que era un día informal de presentaciones, que sólo unos pocos profes de cada claustro estaban obligados a acudir, que ya sabían que un paro simbólico de un día no servía para nada.

    Se abrió el turno de palabra y se fue llamando a los delegados de zona, profesores que voluntariamente se habían ofrecido para transmitir los datos de la encuesta en sus centros de trabajo y volcar los acuerdos tomados en ellos a la asamblea general. Apareció en el estrado, abriendo el turno de palabra, con su chistera en la mano, el profesor Agustín Moreno, sindicalista de largo recorrido que ha asumido, ante la desconfianza lógica del colectivo docente hacia los sindicatos amarillos, el viejo papel del "policía bueno". El personaje que representa es el de afiliado del sector crítico de su organización (en este caso CCOO), un hombre "independiente" que esta vez sí va a ponerles las cosas en su sitio a las cúpulas y no va a permitir que se pacte nada hasta que se consigan todos y cada uno de los objetivos de la movilización. Los que llevan más tiempo en estas lides le explicaron a este redactor que el personaje de Agustín Moreno no tiene nada de mago, y sí mucho de traidor.

    Pues bien, en calidad de delegado de su zona, Agustín Moreno expuso ante el público los acuerdos que su asamblea le había mandatado transmitir, y, después de eso, dio rienda suelta a su facundia para exponer su nuevo plan de movilizaciones: encierros, manifestaciones, difusión masiva en los barrios y... tatatachán, huelga de tres días por semana, empezando desde el 20 de septiembre hasta el día 22. Agustín Moreno, igual que la cúpula de la corporación sindical a la que pertenece, había cambiado sensiblemente su discurso al conocer los resultados abrumadores de la encuesta. Ya no quería una huelga el día 14 y "una serie de movilizaciones continuada para situar el conflicto contra los recortes en la educación pública madrileña en el debate de la campaña electoral del 20 de noviembre". Ahora hablaba de una huelga indefinida, apelando de forma vehemente a los señores que estaban sentados en la mesa para que permitiesen, de una vez por todas, que la asamblea decidiese un calendario claro de movilizaciones. Estaba bien. Yo me dije: "¡vamos!".

    Después, fueron apareciendo en el escenario los diferentes delegados. A los pocos turnos, todo el pescado estaba vendido. Los profes se habían pronunciado y preferían por amplia mayoría una huelga contundente de carácter indefinido a una huelga paripé en un día en el que la repercusión del paro no podría ni siquiera evaluarse de forma clara.

    Aunque varias voces se lo habían avisado en la anterior reunión del día 31 de agosto, los sindicatos de concertación habían decidido el pasado día 6 de septiembre, por su cuenta y riesgo, convocar una huelga de un día para el próximo día 14. El pasado día 8, en la sede de UGT, a medida que los delegados de las diferentes zonas fueron presentando sus acuerdos fundamentados en los datos de la famosa encuesta, quedó bien claro que los profes no estaban de acuerdo con su decisión unilateral. Lo que querían no era un paro simbólico para el día 14, con una movilización constante las siguientes semanas, sino una huelga desde el martes 20 de septiembre hasta el jueves 22, prolongada de martes a jueves durante las siguientes semanas hasta la retirada de las instrucciones de la Consejería de Educación y la readmisión efectiva de sus 3.200 compañeros interinos despedidos. La liebre les había saltado delante de las narices a los jerifaltes de los sindicatos amarillos, con la pólvora mojada después de tantos años de pactos y traiciones a la clase trabajadora de este país. Los profes, en un gesto de responsabilidad, desconfiaban de los representantes sindicales de las cinco empresas mayoritarias, y sospechaban que, manteniendo la huelga del día 14, podrían, como dijo la delegada de la asamblea de Getafe, "pasar cosas" entre ese día y el día 20, la fecha en la que los profes tenían pensado poner toda la carne (y la nómina) en el asador. Son muchos años de negociaciones a las espaldas de las asambleas de trabajadores, y no es de extrañar que los profes se temieran que en esa semana de entre el 14 y el 20 de septiembre Esperanza Aguirre y sus socios en el gobierno central ofreciesen algunas migajas que los sindicalistas a sueldo estuvieran dispuestos a zamparse como almuerzo. Saben que la maquinaria mediática de esos sindicatos de concertación es poderosa, y sería capaz de presentar esas migajas ante la opinión pública como un logro histórico, para que mientras Rubalcaba, que ya se ha manifestado a favor de los profes de Madrid, suba unos pelos en las encuestas de intención de voto.

    No nos olvidemos que en estos momentos lo que está en juego, además de los puestos de trabajo de 3.200 interinos y la rendición incondicional al proceso de privatización de la escuela pública, también son los cupos de liberados sindicales y su capacidad de representación tras la última reforma de la negociación colectiva y el estallido de la estrella Sol. Las cúpulas de CCOO y UGT, con su legión de liberados, se han empezado a movilizar en las calles con el claro objetivo de, en primer lugar, mantener sus privilegios, y, en segundo lugar y de la mano del anterior, conseguir que el partido fascista PP no gane las próximas elecciones generales. El criminal Alfredo Pérez Rubalcaba, autor intelectual, entre otras cosas, de los miles de controles de identidad y redadas racistas que tienen aterrorizada a la población migrante en Madrid y otras cuantas ciudades de España, está también detrás de esa jugada.

    Lejos de esos politiqueos, los profes madrileños han dado una lección de autogestión y compromiso, aprovechando el esqueleto organizativo de los sindicatos de concertación para crear un verdadero cuerpo de asambleas soberanas. El músculo lo han puesto ellos, los profes. El espíritu viene evidentemente de Sol. Por eso en la sede de UGT el otro día sudaron tinta los cinco representantes, cinco, de las empresas de servicios laborales mayoritarias en el sector de la enseñanza pública madrileña: CCOO, UGT, STEM, CSI-F y ANPE. Echaban miradas perdidas al tendido, se rascaban, bufaban, a medida que los delegados reclamaban con cada vez más fuerza pilotar la movilización. Incluso en un momento, mediada la reunión, tuvieron que hacer ellos mismos una asamblea allí encima del estrado, mientras el delegado de una de las zonas exponía los datos y los acuerdos emanados de su asamblea. Aquel delegado, como buen profe que era, tuvo que reprender a los señores de los sindicatos por no estar atendiendo a su explicación y andar liándola sobre el estrado.

    En definitiva, lo que se fue demostrando el pasado 8 de septiembre es que los profes de secundaria madrileños habían hecho los deberes, exhibiendo una capacidad organizativa y una transparencia asamblearia que los sindicalistas a sueldo, anclados todavía en los tiempos de antes del 15M, no se esperaban ni en sus peores sueños. El compromiso de los docentes madrileños para responder luchando a la última agresión a la educación pública superaba con mucho los planes de las centrales sindicales que habían apostado desde el principio por un conjunto de pataletas semanales "para situar el conflicto contra los recortes en la educación pública madrileña en el debate de la campaña electoral del 20 de noviembre". El pasado 5 de septiembre, cuando todo este conflicto de intereses empezaba a brotar, Agustín Moreno dixit:

    Dosificando nuestras fuerzas, por ejemplo, estableciendo una cadencia de acciones semanales coordinadas en todos los centros de secundaria: cada semana debe de tener su afán y la coordinación le da más impulso colectivo y más repercusión mediática. Por ejemplo, semana de la consulta-referéndum, semana de divulgación de las reivindicaciones (decoración del exterior de los centros con pancartas, fotos de los profesores que faltan, reparto de octavillas a los vecinos, etc.), semana de la convocatoria y asambleas con las familias, semana con huelga, semana de constitución en asamblea permanente en los centros de toda la comunidad educativa (algo así como “Nos desvelamos por la Escuela Pública”), semana de huelga a la japonesa con acciones que demuestren que el problema no es el aumento de la jornada sino la pérdida de miles de empleo y las consecuencias negativas en la calidad educativa (clases por la tarde, en las plazas de los barrios y pueblos, sábado de centros abiertos, etc.), semana de grandes manifestaciones en las calles, nueva semana de huelga esta vez de estudiantes, nueva huelga del profesorado, etc.

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=135104


    Así pues, cuando los sindicalistas de concertación se vieron en la tesitura de tener que desconvocar su huelga-paripé del 14 y de acatar el acuerdo de la mayoría de las asambleas de centros y zonas de Madrid, por las esquinas de la sede de UGT los teléfonos empezaron a echar humo. A los representantes de las corporaciones sindicales se les ocurrió un nuevo argumento dilatorio, que sumar a los consabidos de "tenemos que estar unidos", "no os equivoquéis de enemigo". El argumento era el siguiente: "¡Atención. Están secuestrando a nuestros compañeros encerrados en Vitrubio! ¡Hay que ir corriendo a rescatarlos!". Inmediatamente, la gente se unificó en el sobresalto. Uno sentía el mismo arrugón en el estómago que cuando ve un rato los informativos de CNN Internacional o la fase final del Gran Hermano.

    El show estaba servido. Los más viejos del lugar recordaban la estrategia de los grises en las movilizaciones del 68, esos que se infiltraban en las asambleas de la Universidad para gritar, en el momento oportuno: "¡Han detenido a fulanito, hay que ir a defenderlo a la comisaría!" Los delegados más jóvenes, especialmente los interinos, obviamente no recordaban eso, pero con un dedo índice hacia abajo y el puño francamente cerrado indicaron a la mesa que no se pensaban ir a ningún lado hasta haber decidido el calendario de movilizaciones. Son los mismos que en la reunión del 31 supieron arrebatar el micrófono al "Follonero", actor cómico asalariado de la Sexta, Mediapro y sus socios en el gobierno, cuando el moderador le dio el turno de palabra y él se subió al escenario a hacer el payaso. Es un gustazo saber que, dentro de este incipiente movimiento, hay profes conscientes de que la conversión de su lucha en un espectáculo televisivo se volverá en contra de sus intereses. Sin embargo, anteayer por la noche, mientras el programa "La Noria" de la cadena de televisión Telecinco (propiedad de Silvio Berlusconi, en asociación con los dueños de Vocento) emitía en directo su programa de cotilleos desde la sede de Vitrubio, me quedaban dudas de que esos profesores conscientes fueran a ser los suficientes.

    Pasadas las 7 de la tarde, y una vez desactivada la treta del show, los delegados de las diferentes asambleas de centro y zona seguían exponiendo sus acuerdos sobre la tarima de la sede de UGT, confirmando que la opción de la huelga indefinida de martes, miércoles y jueves era la herramienta de lucha elegida por la mayoría de los profesores de Madrid, y que la opción de un comité de huelga paritario era el mecanismo elegido para la futura negociación. Entonces, sintiendo el agua en el cuello, a la moderadora de CCOO se le ocurrió un nuevo argumento para que aquella reunión no se convirtiese en una verdadera asamblea y todos los delegados se volvieran a sus casas sin haber consensuado, o votado, una solución. Consistía en decir que los delegados de las diferentes asambleas no eran realmente delegados, sino portavoces, mensajeros, gente sin capacidad de decidir.

    Como les dijo un estupendo profe desde el atril, los delegados sabían perfectamente lo que sus respectivos grupos habían tratado en sus órdenes del día, eran lo suficientemente responsables como para gestionar sus acuerdos y no ir a pronunciarse sobre asuntos sobre los que su asamblea de zona o centro no había sido consultada. Y los asuntos sobre los que no había acuerdo, por lo general, tenían que ver con la cuestión peliaguda de si extender la movilización a la enseñanza primaria o no, o si hacer encierros y acciones unitarias o llevarlas a cabo independientmente por barrios o institutos. En cambio, los delegados sí habían traído muy muy clara y por escrito la decisión de sus compañeros de no secundar una huelga el día 14, la adopción del modelo de huelga indefinida de tres días durante semanas consecutivas hasta la retirada de las medidas y la constitución de un comité de huelga paritario, blindado a la traición.

    Por desgracia, el globo sonda guindado por la mesa tuvo cierto efecto. Algunos de los delegados de la sala se compraron el argumento y empezaron a dudar sobre su propio proceso de empoderamiento. En el interior de cada uno seguramente se vivía un viejo debate ideológico, de grandísimo calado y de cuya resolución depende, muy probablemente, el futuro de la contestación social en España. Es la lucha entre el viejo sistema de la democracia representativa, y la nueva luz del asamblearismo y la autoorganización. Este segundo sistema, el asambleario, ha sido impulsado en este país por el Movimiento Sol con una fuerza desconocida desde aquel año 68 del que hablábamos antes, o tal vez desde la Revolución Social de hace tres cuartos de siglo. El modelo asambleario, horizontal, donde todos los que participan están llamados a no delegar y tomar decisiones en favor del colectivo, se la está jugando en estos días, muy concretamente a propósito de esta movilización de los docentes de la enseñanza pública en Madrid. Si las estructuras representativas maquinadas y subvencionadas por el Estado consiguen atascar ahora al creciente movimiento asambleario, es probable que el salto del Movimiento 15M al ámbito crucial de las reivindaciones laborales termine para siempre, o por un buen montón de tiempo, en el olvido. Y si el modelo asambleario no consigue afectar los tajos, las cabinas de los trenes, los camiones y los autobuses del Estado español, las aulas del movimiento obrero, es probable que la luz del Sol se vaya extinguiendo poco a poco y las asambleas constituidas por todo el territorio después del 15-M se queden ancladas en esa función simbólica, lúdico-reivindicativa, que hasta ahora ya han conseguido desempeñar. Los medios de comunicación hegemónicos se encargarán con el tiempo de convetir al 15M, una vez más, en un simple show que no ponga en riesgo los intereses de quienes verdaderamente llevan la batuta y tienen todo el poder.

    Consciente o no de la profundidad de lo que allí se estaba dilucidando, la mesa intentó barrer hacia el modelo obsoleto de la representatividad. Sobre el estrado de la sede de UGT, la delegada de STEM proclamó "ex cátedra" que no había otra forma de asamblea que la que ellos habían planteando desde hace no sé cuántos años. Inmediatamente, la moderadora de CCOO sugirió al público que ella venía en representación de los 2.000 profesores que la habían votado en las últimas elecciones sindicales. Ese argumento resultaba francamente torticero, y más habida cuenta de que ellos mismos, los representantes de los sindicatos amarillos, ya habían dicho por activa y por pasiva, en esa reunión y en las anteriores, que la huelga era de los profesores, que dependía exclusivamente del compromiso de estos para que saliera adelante, y que ellos simplemente pondrían a disposición del profesorado la estructura organizativa y el asesoramiento técnico. Básicamente, lo que la liberada de CCOO estaba diciéndoles a los delegados de las distintas asambleas es que, en una asamblea constituida soberana y exclusivamente para gestionar las movilizaciones de los profesores en las próximas semanas, valían más los votos de las elecciones sindicales que con rutina el Estado había convocado en los institutos hace no sé cuántos meses, que los acuerdos que los propios delegados habían recogido esa misma mañana o el día anterior. Era el mismo argumento de Esperanza Aguirre cuando clama ante las fuerzas del orden público para que desalojen a los acampados en alguna de las plazas de Madrid, porque a ella le ha votado el 25% de los habitantes de esta región, y a los acampados no.

    Al final, como los delegados insistían en reclamar su capacidad de decisión, lo que se propuso desde los sindicatos era una nueva consulta exprés a todos los profesores de secundaria preguntándoles acerca de un único punto: si querían o no la huelga del día 14. Después de haber escuchado la decisión soberana de casi toda la ristra de asambleas de centro y zona, y que era taxativamente "no al paro-paripé del día 14 y sí a un día de lucha en esa fecha, pero sin huelga", los sindicalistas a sueldo, para salvar el culo, decían que no podían dejar resuelto ese tema y desconvocar ahí mismo, sino que antes tenían que hacer una consulta por correo electrónico a todos los profesores de Madrid. Ahí la comparación con las asambleas surgidas bajo el paraguas de Sol se me hacía otra vez ofensiva. Me imaginaba al concejal de Cultura y Deportes del municipio de Fuenlabrada, por ejemplo, presentándose todos los sábados a la asamblea popular de su pueblo, arramplando con la moderación, e impidiendo a la gente que aprobase la publicación de un comunicado, o la convocatoria de una concentración, porque él tenía que preguntarles antes su parecer a los 10.000 vecinos que habían votado a IU en las últimas municipales.

    La reunión se estaba tensando mucho hacia las 9 de la noche. Frustrados ante el bloqueo que les ejercía la mesa, los profesores se les estaban subiendo literalmente a las barbas a los sindicalistas de profesión. Incluso la delegada por Getafe se encaramó en el estrado y dijo que no se movía de allí arriba hasta conocer la fecha, el lugar y la hora exacta de la próxima asamblea general, donde quedase aprobado de una puñetera vez un calendario claro de movilizaciones con el que estuviera de acuerdo la mayoría de los profes movilizados en Madrid. Se mascaba en aquel auditorio algo parecido a una rebelión.

    Con el agua al cuello, la mesa lanzó su último órdago: "Ya a estas horas no se puede decidir nada, muchos de los delegados han abandonado la sala ya". Este humilde redactor no sabía si reírse o llorar después de todas esas horas pegado a la butaca. La comparación con lo que había visto recientemente en las asambleas populares de los barrios de Madrid, me terminó de decidir por la segunda opción. Era como si en la Asamblea Popular de Pueblos y Barrios de Madrid, que se constituye cada quince días en la plaza del Carmen, o en el propio Sol, no se pudiesen alcanzar consensos cada vez que el portavoz de la asamblea del Barrio de la Latina se ausentara para orinar, o por la razón de que el portavoz de Moratalaz no hubiera ido, porque se le había alargado una comida familiar.

    Al final de la reunión, rondando ya las 10 de la noche, el desbarajuste era total. Los 5 empresarios de la mesa, en conciliábulo, decidieron recurrir a su última opción: "Que salga Agustín", murmuraron ellos. "¡Que salga Agustín!", gritó la clap de Comisiones Obreras desde el sector del central izquierdo de la sala.

    Allí apareció el mago de la traición, esta vez ya sin chistera ni nada. Agarró del pestorejo un conejo blanco y se lo mostró orgulloso a los demás delegados:

    - No habrá huelga el día 14, será una jornada de lucha sin más.

    El público gritó: "¡Bieeeeeen!"

    - Habrá huelga indefinida de tres días, 20, 21, 22, continuada a la semana siguiente con encierros, concentraciones, pantomimas, cartas de recomendación, blabablá, blablablá...

    El público gritó: "¡Bieeeeen!" Menos un pequeño reducto de delegados, que aún permanecía despierto, y que recordó:

    - Pero con huelga también en la segunda semana, ¿no Agustín?

    Y a Agustín el conejo blanco le empezó a patalear un poco, allí suspendido ante tanta tensión:

    - Sí, sí, por supuesto, y huelga la segunda semana también - dijo Agustín Moreno, el sindicalista de CCOO.

    Así terminó la supuesta asamblea general del pasado día 8 de septiembre en la sede de UGT en la Avenida de América de Madrid. Al día siguiente, aparecieron las actas públicas de dicha reunión, y no se mencionaba por ningún lado la huelga indefinida. Nada más se supo de los datos recopilados aquel día, que hasta el momento en que se hicieron públicos determinaban que un 57 % de los profesores de Madrid estaban dispuestos a ir a una huelga de tres días por semana (martes, miércoles y jueves) con carácter indefinido hasta la resolución favorable del conflicto, y que otro 16%, además, estaba dispuesto incluso a una huelga indefinida total, los cinco días de la semana. En total, un 73% de los profesores de secundaria en Madrid querían una huelga indefinida.

    Hoy día 13 de septiembre de 2011, siendo de mañana, las cinco corporaciones sindicales mayoritarias en el sector, han revelado su traición: han convocado solamente dos paros de profesores de enseñanza secundaria, uno el día 20 de septiembre, y otro el 21. Ni hablar de huelga indefinida. En vez de tres días para empezar, que sean dos días de mierda y se acabó.

    A las pocas horas, la Asamblea de Docentes en Lucha, constituida ayer día 12 de septiembre en el Parque del Retiro de Madrid, ha publicado un comunicado consensuado en la tarde de ayer, llamando a secundar la huelga que de verdad quieren los trabajadores de la enseñanza pública en Madrid, y ampliando la convocatoria a todos los niveles y modalidades de la educación. Quieren hacer una gran asamblea, soberana, horizontal y verdaderamente transparente, en el CSOA La Traba el próximo día 15 a las 6 de la tarde. Les apoyan la Plataforma Soy Pública y la Plataforma de Interinos de la Comunidad de Madrid (PICAM), que hoy tiene una asamblea abierta a las 6 de la tarde en la plaza de Las Descalzas del centro de Madrid. Cuentan con el apoyo de los sindicatos CNT, CGT y Solidaridad Obrera, que de momento ya han solicitado el permiso de huelga para los días 20, 21, 22, 27, 28 y 29 de septiembre.

    http://soypublica.wordpress.com/2011/09/13/comunicado-de-la-asamblea-de-docentes-en-lucha/


    Veremos quién puede más: el conejo o el cristal.

Comentar este post