Los “Indignados de Wall Street” llevan a Washington sus reclamos para hacerse oír por un Obama sordo

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

indignados-wall-street

TELAM – Los “indignados” de EEUU llevarán este jueves a Washington su pelea contra la desigualdad económica, luego de que su extendido movimiento tomara impulso con la adhesión de sindicatos y una masiva marcha en su ciudad natal de Nueva York que fue su mayor demostración de fuerza hasta ahora.

Nacido de la frustración de un puñado de jóvenes que el 17 de septiembre inició un campamento de protesta en Nueva York originalmente desdeñado, el movimiento Occupy Wall Street no sólo creció, sino que se tornó cada vez más organizado, y hoy ofrece asistencia médica y legal y hasta publica su propio diario.

Un día después de que 5.000 indignados y miembros de sindicatos coparan las calles del Bajo Manhattan con la mayor marcha de todas las realizadas hasta ahora en una decena de ciudades, una protesta similar está convocada para este jueves en Washington contra la “máquina corporativa”, con concentración y recital incluidos. 

Con fecha cierta de inicio pero sin final aún determinado, el movimiento capitalino “Octubre 2011-Sacar el dinero de la política” comenzará a concentrarse a partir del mediodía en la Freedom Plaza (Plaza de la Libertad), un día antes del décimo aniversario de la invasión a Afganistán.

Su objetivo es que desde la plaza ubicada entre la Casa Blanca y el Congreso, el gobierno de Barack Obama y los legisladores escuchen sus reclamos para que los ricos y las corporaciones perciban impuestos y para finalizar la guerra, traer de regreso a las tropas y reducir el gasto militar.

Además, buscarán terminar con la “asistencia social a las corporaciones” petroleras y otras compañías, así como impulsar la generación de empleos y una economía más favorable al medioambiente, según informó la cadena televisiva CNN.

Inspirados por los “indignados” de Wall Street, y éstos a su vez en las revoluciones de este año en países árabes, los miles que se espera participen de la protesta de este jueves no responden a ningún partido político ni religión, una de las características centrales del movimiento.

“El movimiento no es contra un partido político o un político particular”, explicó a Télam David Swanson, uno de los organizadores. “Pero el presidente (Barack Obama) y el Congreso no nos están representando”, sentenció.

 

Contrainjerencia

Etiquetado en U.S.A - Canadá

Comentar este post