Los Mata Zetas: Lo que faltaba en el guión secreto del proceso de colombianización de México.

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Astillero

Julio Hernández López

 

(imagen incrustada en este blog, no creemos que bonafot haya patrocinado el evento MZ pero allí está su agüita)

La aparición del grupo que se hace llamar los Matazetas alienta las especulaciones en torno a presuntos escuadrones de la muerte que, con tolerancia o promoción de autoridades, estuvieran funcionando en diversas partes del país, en este caso específico en el Veracruz del filofranquista Javier Duarte (escuchen al ahora gobernador confesando en entrevista radiofónica, cuando era secretario de Finanzas del gobierno de Fidel Herrera, que el personaje histórico con que más se identifica es el generalísimo Francisco Franco, por tener el mismo timbre desvaído de voz que Duarte y por ser un hombre de ideas firmes, con fortaleza, pujanza, entusiasmo y  energía).


 

 

Nada garantiza que el video puesto en las redes sociales para anunciar a los Matazetas sea auténtico


 
(aunque la inercia de los hechos ha llevado a la mayoría de los medios de comunicación a dar por ciertas las emisiones informativas de presuntos narcotraficantes), pero, a la luz de lo que va sucediendo a partir de la muerte en privado y descarga en público de 35 personas cerca de una plaza comercial de Boca del Río, ha de decirse que el rodaje puesto en circulación embona con una suerte de guión secreto del proceso de colombianización de México, al que faltaba incorporar a esos grupos paramilitares de exterminio extraoficialmente consentido.

 

A diferencia de otros videos de grupos criminales que han usado Youtube para dar a conocer sus posicionamientos (en algunos de los cuales ya se había incorporado el recurso escenográfico de las botellas de agua purificada, a pesar de que sea solamente una persona la que hable y todos lleven la boca impedida para el trago directo a causa de los pasamontañas), en el de los Matazetas hay un discurso justificatorio que parece ajeno al perfil tradicional de los narcotraficantes. Pareciera más un reporte oficial (desde la fecha, con hora y minutos) y, en ocasiones, alegato político emparentado con el discurso federal en curso. No hay un solo reproche a los titulares de los poderes ejecutivos, federal y estatales, sino expresiones de respeto y respaldo, incluso en rubros tan específicos como el de no pactar con los delincuentes.

En el alegato de los Matazetas hay ánimo justiciero que busca proteger a los más pobres, pues ellos están desprotegidos ante ataques de los narcos malos, no por ineficacia de las autoridades, sino por las circunstancias propias de su forma de vida. Plantean el principio ético que les mueve y prometen no extorsionar, asesinar, robar ni vejar a nadie, ni hacer algo que afecte al patrimonio nacional, familiar, anímico y moral. No explican si son narcotraficantes pertenecientes a bandos contrarios a Los Zetas o policías o militares que actúan por su propia cuenta o por encargo, o ciudadanos indignados que han decidido formar una autodefensa clandestina: simplemente se definen como mexicanos motivados por experiencias propias de quienes formamos esta fuerza, la cual constituye el brazo armado del pueblo y para el pueblo. Incluso se atreven a hacer planteamientos políticos más de fondo: no caigamos en las trampas de los enemigos externos que manejan la insidia, el descrédito y la maldad para fines meramente mezquinos, escudados en el respeto a Dios y a la democracia. Y cierran con una frase extraña: Cada quien su lucha y sus miedos, nosotros un solo corazón.

Ya se verá si este ominoso anuncio es solamente una jugarreta intrascendente en Internet o el inicio oficial de la temporada de los escuadrones de la muerte, que aun sin estar formalmente en marquesinas ya lleva rato en exhibición. Por lo pronto, como en una guerra propagandística, ayer fueron colgadas en diversos municipios del mismo estado de Veracruz unas 40 mantas, en las que se acusa a la Marina de ser el brazo armado de El Chapo Guzmán, desaparecer personas y actuar bestialmente. (Fragmento de la columna “Astillero” en La Jornada)

***

Ahora resulta que este grupo llamado Mata Zetas son más cabrones que los militares y sí van a poder terminar con los criminales, eso sí, ni tiempo les darán de defenderse, bueno, ni de identificarse, es más usted puede ser confundido por ellos como un zeta y ni pío dirá y aparecerá en las noticias como un trofeo más de estos salvadores del pueblo con quienes estaremos más seguros que con el ejército y la marina, ya no necesitaremos ejército!!! y por lo tanto no pagaremos a tantos soldados, adiós gastos militares!!! ese dinero seguro se usará para escuelas y hospitales!!! pero ¿quién les suministra las armas? ¿quién les paga, el gobierno, los empresarios, o los cheques y las armas vienen desde EEUU? ¿quién los organiza y cuanto dinero tienen para hacer operaciones militares? ¿quién los entreno? Los zetas fueron militares mexicanos entrenados ¿los mata zetas son militares entrenados? Primero se crea un grupo delictivo y después un grupo que lo combata en nombre de la seguridad del pueblo y así se tiene una guerrita a control remoto desde EEUU mientras se saquean los recursos naturales de México.

Que buena idea para saltarse las leyes y matar personas, ¿para qué quieren aprobar la ley de seguridad nacional??? ya no es necesaria con estos escuadrones que se han formados para defendernos de los malos.

Lo más triste es que una parte de la ciudadanía se está creyendo que llegaron sus salvadores cuando esto es un elemento más de un estado fascista y policíaco, son el brazo armado pero ‘secreto’ del gobierno y empresarios para imponer mayor terror y el miedo. Esto es precisamente lo que desde hace tiempo se planteo hacer con México por los poderosos desde EEUU y Europa para desestabilizar a la sociedad y volver a convertirnos en una colonia en pleno siglo XXI.

Mexicanos, despertemos y protestemos,el estado de derecho esta siendo vulnerado por la oligarquía gringa y mexicana por medio de un gobierno títere junto con muchos políticos igualmente títeres, traidores a la patria y a los intereses de la sociedad. Es tiempo de mandar al demonio a esta mafia que se adueño del gobierno mexicano y que ha corrompido como nunca en cien años las instituciones nacionales que tienen que volver a regenerarse en una nueva IV República.

 

La poca madre de los poderosos

Comentar este post