Los matan por amar la tierra y defenderla

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Antes, las corporaciones usaban militares para asesinar con la excusa de que "eran zurditos"... Ahora, usan sicarios y el cargo que justifica su asesinato es de "ser  ambientalistas, protectores de la tierra"... Que curioso... morir por amar la tierra... El primer estúpido en denominar públicamente de "terroristas" a los ambientalistas es el ex presidente de España José María Aznar. Hoy, es miembro del directorio de la Barrik Gold... ¿Que curioso no?...
Un saludo cordial
Alejandro Romero

MORIR POR EL AMAZONAS

 

Foto: Lider castañero ecologista Ze Claudio y su esposa asesinados en el Estado de Pará en Brasil

"No quiero flores en mi funeral, porque sé que va a sacarlos de la selva".Chico Mendes 


El 24 de mayo de 2011 en Brasil fueron asesinados a tiros el ecologista José Claudio Ribeiro da Silva y su esposa María do Espíritu Santo da Silva. Ellos vivían de la recolección de castañas y luchaban contra empresas madereras dedicadas a talar ilegalmente variedades de alto valor comercial como la caoba en la región de Nova Ipixuna, en el estado de Pará. Muy lejos de los edulcorados ambientalistas de salón tuvieron un final repetido. A "Zé Claudio" como lo llamaban, lo asesinaron cuando bajó del auto, a María le dispararon dentro del coche en una emboscada. Una oreja de Zé Claudio fue arrancada por los asesinos, una vieja costumbre de los sicarios al servicio de los terratenientes, para probar que ha sido cumplida la tarea. No es raro ver las colecciones de orejas como trofeo. 

El hacendado José Rodrigues Moreira habría ordenado la muerte, su hermano y dos presuntos ayudantes Lindonjonson Silva Rocha y Alberto Lopes do Nascimento fueron los ejecutores. El pedido de prisión preventiva fue realizado tres veces por el comisario José Humberto Melo. Sin embargo, fue negado dos veces por el juez Murilo Lemos Simão, del 4to distrito penal de Marabá. El crimen fue motivado por la disputa por un lote designado a los extractivistas por el Instituto Nacional de Conservación y Reforma Agraria (Incra). Moreira se hizo dueño de 79 hectáreas en el asentamiento Praialta Piranheira en Nueva Ipixuna, donde vivían familiares de José Cláudio, que habría defendido el derecho de ocupación de la tierra. Veinte días antes de los asesinatos la pareja había enviado una carta al Ministerio Público de Marabá denunciando el involucramiento de empresas madereras de la región en crímenes ambientales. 

Para el abogado de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), José Batista Afonso, la decisión de negar el pedido de prisión preventiva "levanta sospechas contra la propia justicia y es reflejo de la impunidad perpetrada por el sistema judicial de la región". Por lo que la CPT conoció durante las investigaciones, Afonso afirma que "hay elementos suficientes para que el mandato de prisión sea expedido". Mientras tanto Moreira simplemente desapareció. Cualquier parecido con la realidad argentina y con el amparo contra Ibarlucea es solo coincidencia. 

En 2010, hubo 34 asesinatos, en el 2009 murieron 26 personas. En el 2011, de momento, van siete y cuatro en la última semana de mayo. 
Las protestas contra las fumigaciones se acrecentaron en abril mediante distintas movilizaciones al cumplirse el primer año de la muerte del líder José María Filho que fuera asesinado el 21 de abril de 2010. Fue un hombre que luchó contra el abuso de pesticidas en la agricultura y especialmente por la contaminación del agua en el Bajo Jaguaribe 

Dorothy Stang era estadounidense de origen, nacionalizada brasileña y miembro de la orden Hermanas de Notre Dame de Namur. Fue asesinada a tiros el 2 de febrero de 2005 en Anapu , una ciudad en el estado de Pará cuando se dirigía a una reunión con agricultores cuyos hogares fueron incendiados por rancheros y empresas madereras con el propósito de expulsarlos de sus propiedades. La Hermana Dorothy introdujo su mano en su bolsa de tela, sacó su Biblia y comenzó a leer, los asesinos le dispararon seis balazos a quemarropa. 

El Código Forestal ha desatado las alarmas de los ambientalistas que lo consideran "una vergüenza para el país" y fue aprobado en mayo en medio de las noticias sobre los asesinatos. El código busca "el avance del capital sobre la selva, ríos y zonas de minerales". 

El denominado agronegocio cercó a la selva. El texto aprobado otorga amnistía para los crímenes ambientales hasta el año de 2008, regulariza tierras ya taladas plantaciones en cerros y laderas, a la orilla de ríos y pequeños cursos de agua, y también facilita la extracción de madera y otras riquezas en reservas forestales. El punto que más irrita a la presidenta Dilma es el que quita al gobierno federal el control para reglamentar áreas de preservación permanente dejándolas bajo la jurisdicción de los gobernadores muchos de ellos terratenientes. La presidenta manifestó que el Código "es una vergüenza para Brasil" 

Aprobados 410 votos a favor y apenas 63 en contra, es la evidencia de que los intereses de los latifundistas están bien representados en el Congreso brasileño. Según Greenpeace 86 millones de hectáreas de selva quedarán sin protección y podrán ser deforestadas legalmente lo que denominaron "un retroceso histórico" . 

Otros cambios negativos son no exigir a los pequeños propietarios (con superficies a 400 hectáreas) mantener reservas legales en sus propiedades y el no haber realizado un análisis científico para definir las decisiones o los temas tratados en la nueva versión. Tanto la Academia Brasileña de Ciencias como la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia han solicitado participar en innumerables ocasiones, pero los Diputados no tuvieron en cuenta un análisis científico o riguroso. 

En abril, la deforestación en la Amazonia aumentó un 570%, según el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (Inpe). Gerd Sparovek, profesor de la prestigiosa Universid de São Paulo, calculó la superficie que podría ser deforestada legalmente si el código entrase en vigor. El resultado habla por sí solo: 220.000 kilómetros cuadrados. Casi la mitad de la superficie de España, catorce veces la superficie de Catalunia. 

El líder rural Cesar Batista hermano del diputado João Batista, asesinado en 1989 en el Estado de Pará, huyó del estado amenazado de muerte. "Aparte de mi hermano, perdí a casi diez amigos todos asesinados por el latifundio". 

A los crímenes de la pareja da Silva se le sumó tres días después el de Adelino Ramos, conocido como "Dinho" asesinado el 27 de mayo. Era líder del Movimiento Campesino de Corumbiará", que surgió tras la masacre de 9 de agosto de 1995 donde hubo 13 víctimas fatales y la detención de 355 personas. La hacienda Santa Elina, se encontraba en litigio, en forma organizada y pacífica por 540 familias. La policía se ocupó del desalojo. El caso fue denunciado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y aceptado por el organismo.

El cuerpo de otro campesino Eremilto Pereira dos Santos, de 25 años fue hallado al día siguiente el 28 de mayo de 2011 en la misma zona. Tenía heridas de bala en la cabeza, estaba desaparecido y habría sido testigo del crimen de la pareja días antes. Según la Comisión Pastoral de la Tierra, 214 personas han sido asesinadas en el marco de conflictos agrarios desde 1996 en el Estado de Pará, es decir, una media de 14 asesinatos al año. En el mismo periodo, más de 800 personas recibieron amenazas de muerte. 

La seguidilla no se detiene, desde el asesinato del obrero del caucho Chico Mendes, el ecologista muerto el 22 diciembre de 1988 en Brasil, por defender la mutilación del Amazonas. Los grupos de derechos humanos denuncian que virtualmente ninguna de las personas responsables de los aproximadamente ochocientos asesinatos de este tipo ocurridos en los pasados treinta años ha sido enjuiciada en Brasil. 

Censura, difamación, persecución y amenazas. Todo vale y si eso no es suficiente "hay que callar al bocón".Se ha dicho por eso que la nueva legislación "es un tiro directo al pulmón del mundo". 

El Padre Darío Bossi es italiano, hace 4 años es responsable de la parroquia San Juan Bautista y misionero de la Congregación de Comboni. Las historias de drama narrado por las familias pobres brasileñas las describe en su informe sobre minería otro flagelo extractivista en el país vecino: Los poblados, asentamientos, comunidades y pueblos tradicionales son atropellados para garantizar los lucros de las empresas de minería, convirtiéndose así en rehenes de la riqueza de su propia tierra. 
Rehenes de la codicia de unos pocos terratenientes esclavos de su ambición, algo que Simón Bolivar describía muy bien: "La esclavitud es hija de tinieblas, un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción". 

Graciela Gómez 15/8/2011

http://ecos-deromang.blogspot.com/2011/08/morir-por-el-amazonas.html

Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post