Marcha de la Putas en Buenos Aires

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

El próximo viernes 12 de agosto tendrá lugar en Buenos Aires “La Marcha de las Putas “, en una ciudad donde se marcha a diario, el nombre de esta nos llama la atención.
Lyona Alyon | 8-8-2011
Cartel de la Marcha de las Putas en Buenos Aires

El próximo viernes 12 de agosto tendrá lugar en Buenos Aires " La Marcha de las Putas ", en una ciudad donde se marcha a diario, el nombre de esta nos llama la atención. La marcha saldrá del Obelisco a las 18:00h en dirección al Congreso de la Nación, donde finalizará su recorrido. Y tendrá lugar simultáneamente en las ciudades de Rosario y de Mar de Plata. Esta marcha se ha celebrado ya en 15 ciudades alrededor del mundo. Para más información acerca de la marcha pueden visitar su perfil en facebook.

"La Marcha de las Putas" es un movimiento social que lucha contra la misoginia y la violencia por cuestiones de género que surgió el 3 de abril de 2011 en Toronto, Canadá y que se ha convertido rápidamente en una protesta de alcance internacional. El nombre original es "The Slut Walk", que en los países hispano hablantes se ha traducido como "La Marcha de las Putas".

Para comprender mejor el origen y las reivindicaciones de este movimiento social he conversado con Flavia Baca que junto a Verónica Lemi, Nadia Ferrari, Victoria Sandrini y Pamela Querejeta Leiva son las organizadoras de " La Marcha de las Putas " en Buenos Aires.

La organización de la marcha ha sido a través de las redes sociales. Victoria creó el evento en facebook y Flavia comenzó a ayudarla sin conocerla. Pamela y Nadia son integrantes de la red PAR, que hace periodismo de género. Las cuatro organizadoras son argentinas, pero están en contacto permanente con organizadoras de otros países para el intercambio de ideas, darse ánimo, respaldarse y organizarse a nivel internacional.

Flavia me explica como nació el movimiento en Toronto, Canadá. " En Enero de éste año, se dio una charla sobre seguridad en una universidad de Toronto. El jefe de la policía era quien estaba dando los consejos de seguridad para evitar atracos y demás, y no tuvo mejor idea que decir, en cuanto a los abusos y violaciones, que "las mujeres deben dejar de vestirse como putas para evitar ser violadas". Por supuesto, causó gran conmoción y por suerte dos estudiantes de la facultad de Derecho decidieron organizar la marcha. Uno creería que en Canadá (país que es tan tildado por su gente amable, la seguridad y demás) no suceden estas cosas, pero al igual que aquí como en muchos otros países, tienen el mismo problema de un machismo subyacente que condena a las víctimas de abuso y acoso, y absuelve a los delincuentes. Así que en abril marcharon las chicas en Canadá y desde entonces la marcha está recorriendo el mundo".

Para las organizadoras de la marcha el principal objetivo es pedir por respeto. Si bien toman la posta desde Canadá, cada país ha ido sumando consignas según su situación. "En Latinoamérica compartimos las mismas bases: el cuerpo de cada mujer es propiedad de ella, y sin importar cómo esté adornado o vestido, nadie tiene derecho a tocarlo si ella no lo consiente; la ausencia de un sí, también es un no; la vestimenta de una mujer no es una droga visual que crea un impedimento neuronal en el hombre y que le evita controlar sus impulsos sexuales hacia ella; etc. Sin embargo, también hemos sumado a todo esto lo que es el acoso callejero, movimiento impulsado por las chicas de Atrevete! (originalmente Hollaback!). Es muy común, y creo que sucede en todas partes del mundo, que a las mujeres se nos "piropee", nosotras no estamos de acuerdo con eso y sostenemos que hay que dejar atrás esa enseñanza de sentirnos halagadas por la grosería que un hombre desconocido nos arroje en la calle. Un piropo no está diseñado para hacer sentir bien a la mujer, sino para satisfacer el dominio del hombre sobre una desconocida en la vía pública. El acoso callejero es un tipo de violencia, y como lo ocurrido en Canadá, muchas personas dirán que la mujer que se pone una minifalda es porque quiere que le digan cuanta grosería pase por la mente de los transeúntes masculinos, y no es así ".

Las organizadoras de "La Marcha de las Putas" buscan asentar el debate, que la sociedad en general y en conjunto piense dos veces antes de juzgar a las mujeres. Para ellas la sensualidad y la sexualidad de la mujer están en tela de juicio constantemente, la sociedad sigue castigando a la mujer que se viste de forma sensual o a la que no comparte el lecho permanentemente con un solo hombre. Flavia pone un claro ejemplo " No hace mucho se le redujo la sentencia a un pastor evangélico que había abusado de dos chicas (de catorce y dieciséis años), porque las jóvenes ya tenían un prontuario sexual". Las pretensiones de las organizadoras de la marcha en palabras de Favia "Con la marcha pretendemos que la gente piense, que se sienten a conversar, que se instale el debate y que al menos alguien piense dos veces antes de juzgar a una mujer por cómo está vestida, que se deje de excusar a un abusador por "no contener sus impulsos" y que se nos respete por encima de todo". Flavia quiere recalcar que " la marcha no es para pedir una ley, un subsidio ni nada parecido, estamos marchando para la sociedad, sus policías, sus gobernantes, sus trabajadores, todos en general".

Son varios los movimientos sociales que apoyan "La Marcha de las Putas". El movimiento Atrevete!, movimiento dedicado a cambiar como pensamos sobre el espacio publico, reclamando nuestro derecho para caminar en la calle sin ser acosadxs, es quien alentó a las organizadoras y las respaldan desde el primer día. Construyendo Justicia, una organización que promueve el activismo y la participación ciudadana para lograr cambios legislativos en materia de delitos sexuales también asistirá a la marcha. Hay otros movimientos que si bien gustan de sumarse a la marcha, las organizadoras no pueden alzar sus banderas aunque estén de acuerdo con sus principios como , la despenalización del aborto, la creación de un registro nacional de violadores, penas más severas para los violadores reincidentes, etc. Según Flavia " Por el simple echo de que si no se puede instalar el debate en algo tan básico como es el respeto hacia una persona, no se puede ir a por lo que sigue".

Quienes sufren el término "puta" no sólo son personas del género femenino, si no que también está la comunidad LGTB, especialmente lxs transexuales y travestis, " Que se siente también agredida con esa palabra que tan libremente usa la gente, y que con la marcha pretendemos quitarles para no volver a usarla como excusa de ninguna manera". Flavia habla en nombre del movimiento, reconociendo que " Hay un prejuicio enorme en nuestra sociedad y un castigo constante hacia la comunidad homosexual, pero especialmente hay saña contra la gente que lucha por su identidad de género y por quienes sencillamente son diferentes según los estándares de nuestra sociedad. En el caso de estas personas, sufren un tipo de violencia mucho más acentuado.   En la mentalidad de muchas personas hoy en día, ser travesti implica ser "puta", no importa cómo se vistan, los lugares que frecuenten, las carreras que estudien o en los trabajos donde se desempeñen, ser travesti es ser una puta, y por tanto digno de maltrato y abuso. Algo que es totalmente reprochable y desagradable. Personalmente, desde la lucha por la ley de matrimonio igualitario y ahora por la ley de identidad de género, noté cuán enferma de violencia e intolerancia está la sociedad argentina, y es algo que tiene que comenzar a cambiar con urgencia ".

En los países iberoamericanos se carece de estadísticas oficiales de femicidios, los datos que conocemos han sido elaborados, en la mayoría de los casos por organizaciones civiles. Para Flavia la falta de estadísticas y de estudios por parte de los gobiernos es una completa negligencia. " Es el colmo, realmente lo es, que tengan que ser organizaciones sociales, independientes y sin respaldo estatal, quienes se encarguen de rastrear la situación en cada país, siendo que es un deber del gobierno el controlar algo tan importante como es un crimen constante en una sociedad ".

La cifra de femicidios durante el año 2010 en los países iberoamericanos es escalofriante, al igual que a lo ancho y largo del planeta. Las cifras de la barbarie, campaña del proyecto www.femicidios.net , cuyas cifras de femicidios han sido elaboradas en la mayoría de los casos por organizaciones civiles de mujeres, debido a la carencia de estadísticas oficiales. México y Brasil son los dos países donde el femicidio está más generalizado con 12 muertes diarias en Brasil durante el 2010 y México con más de 2500 femicidios a lo largo del mismo año En Guatemala se contabilizaron más de 1000, 89 en Bolivia, 56 en Chile, 35 en Uruguay y países como Colombia y Paraguay donde ni tan siquiera existe un registro de femicidios. La otra cara de la moneda es Venezuela donde se contabilizó un solo femicidio durante el año 2010. En Argentina se contabilizaron 260 asesinatos evitables de mujeres durante el pasado año. Flavia prefiere tomar los números con pinzas siendo que no hay un verdadero seguimiento, y así como en Venezuela supuestamente hubo un femicidio, perfectamente podría ser que hubo mil pero nadie puede asegurarlo a ciencia cierta dada la falta de compromiso de los gobiernos. Sin embargo, si se toman estos números como ciertos, comparando las cifras de femicidios de un país con otro, o de sólo un país como Venezuela con todos los demás, le parece que en determinados lugares se tienen políticas realmente eficientes que combaten la violencia contra la mujer. Piensa que en otros países, las Secretarías de Ayuda a la Mujer seguramente funcionan o tienen una capacidad mayor, probablemente reciben más apoyo del gobierno para reforzar infraestructura y personal de ayuda; asumo que la policía misma debe estar capacitada para lidiar con esos casos y poder tomar las medidas necesarias, y que también la gente está educada de manera diferente.

Volviendo a Argentina, el registro hecho por la Asociación Civil La Casa del Encuentro y el Observatorio de Femicidios en Argentina Adriana Marisel Zambrano, indica que en el primer semestre de 2011 hubo más asesinatos de mujeres que en el mismo período de 2009 y 2010. El informe realizado se basa en las publicaciones aparecidas en 120 diarios nacionales y/o provinciales y en las principales agencias nacionales de noticias. La cifra de femicidios cometidos entre enero y junio de 2011 asciende a 151, mientras que en el mismo lapso de tiempo, en 2010, se habían contabilizado 126, y en 2009 se registraron 90. Flavia opina al respecto de las cifras en Argentina " Si bien hay leyes que protegen a las mujeres, distinto es que se apliquen; los jueces muchas veces interpretan la ley como les conviene o según qué tal les cae la víctima. Los casos de femicidios, en mayoría suceden a mano de la pareja de la víctima, y las señales están antes de llegar a ese trágico punto sin retorno. La violencia que se da en el hogar, el acoso, el hostigamiento, las amenazas, todo eso ocurre y son claras señales de que va a ocurrir un desenlace fatal. Muchas mujeres hacen las denuncias, pero más allá de colocar un sello en un acta donde diga que el hombre no puede acercarse a tantos metros de la víctima, nadie hace nada y la mujer queda completamente indefensa."

A la pregunta ¿Cuales consideras que son las principales acciones que deberían tomar los gobiernos, la justicia y lxs ciudadanxs? Flavia responde "A nivel de la justicia y el gobierno, principalmente hay que comprometerse, y como bien me dijiste, que se hagan responsables de los estudios y estadísticas, dejar de ignorar que realmente existe un problema y una increíble situación de violencia de género en nuestro país. Deben tomar medidas más serias y aplicarlas, educar a su personal y financiar los espacios donde se orienta y se ayuda a las víctimas de violencia y abuso; permitir que exista un espacio donde la mujer pueda refugiarse y realmente recibir ayuda; tomar seriamente las denuncias y hacer algo por ellas antes de que aparezca una mujer muerta en el riachuelo. Si bien hay ciertos sujetos en la sociedad que de por sí están enfermos y sin importar las medidas que se tome, son peligrosos; los demás están respaldados por una crianza que les ha enseñado a someter a la mujer y amparados por un sistema que les permite salir libres ante la menor excusa. Por tanto, a nivel social, cada persona debe sacudirse las ideas machistas y patriarcales con las que fue criado, hacer una introspección y darse cuenta de que no está bien maltratar a nadie, especialmente a su pareja, que no hay excusa para la violencia, y por tanto dejar de transmitir este comportamiento arcaico a sus hijos que después serán los abusadores del mañana. ".

Aunque aún no se ha celebrado la primera " Marcha de las Putas " en Buenos Aires sus organizadoras están pensando en la contínuidad del movimiento. Algunas de sus propuestas que surgen tras varios ofrecimientos, entre ellos los de la facultad de Psicología de la UBA, son organizar clases de Aikido y defensa personal para las chicas, entre otros.. Después de la marcha, les gustaría organizar espacios de charla y debate. Más que nada de educación, ya que a diario Flavia se encuentra con que muchísima gente cree que el feminismo es la contraparte del machismo, y les produce rechazo cuando alguien dice ser feminista. Y considera que " Hay una importante falta de información sobre lo que es éste movimiento, que nada tiene que ver con mujeres que odian y quieren someter a los hombres, sino de mujeres y hombres buscando igualdad de derechos y oportunidades entre ambos géneros." Las chicas tienen en mente también organizar espacios sin ningún otro fin más que relacionarse entre personas de diferentes edades, sexo, profesiones, etc, y debatir, analizar, hacer entender su punto de vista a los demás, y por qué no, formar grupos de ayuda y contención para las víctimas de abuso y acoso. No son psicólogas ni terapeutas, pero esperan poder formar un grupo con una amplia variedad de miradas y oficios.

Las organizadoras tienen claro que desgraciadamente con marchar una vez no alcanza para que se entienda el mensaje. Así que junto con las organizadoras de la marcha en Toronto están debatiendo el marchar nuevamente el año próximo, para dar a conocer el movimiento y que, si se puede, le dé la vuelta al mundo.

Comentar este post