México: Lo que Calderón logró a través del terror

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Por Marcos Aguayo

Bastaron dos actos de terror en distintos momentos para sacudir a México, el primero ocurrido en Torreón, Coahuila en el estadio corona, en medio de la celebración de un partido de futbol varios individuos iniciaron una balacera, este hecho fue una especie de antecedente al segundo en Monterrey Nuevo León, el casino royale ubicado en esta última entidad fue incendiado por un grupo de sujetos ocasionando con ello la muerte a más de 50 personas. Ante estos actos de barbarie el gobierno federal encabezado por Felipe Calderón inició toda una escenificación muy similar a la desarrollada por George W. Bush durante los atentados del 11 de septiembre.

Adjetivó mediante un discurso pronunciado en cadena nacional, los trágicos hechos del casino royale de Monterrey como de terrorismo, y con una argumentación ya muy conocida: “ante actos delictivos mayor respuesta del Estado”, llamo a la unidad nacional sin titubeos, al escuchar el llamado me provocó un ruido en la mente: si no estás conmigo estas en contra de México.  Reposicionó su estrategia de guerra contra el crimen organizado y llamó al Congreso de la Unión a aprobar los mecanismos legales que permitan afrontar eficazmente a los criminales, este otro llamado propició en mí un relámpago mental: ¡exige la aprobación de la Ley de Seguridad Nacional!, entre otras iniciativas de ley que se encuentran en la congeladora legislativa.

Del viernes 26 de agosto en que se ocasionó el incendio al casino royale al lunes 29 del mismo mes, se logra lo siguiente: más allá de capturar a los confesos culpables o presuntos culpables, el lunes por la noche en el noticiario conducido por Joaquín López Dóriga se llamo a cuentas a los presidentes de los partidos PRI, PAN y PRD, se excluyó al resto de los partidos políticos, el preámbulo a dicha reunión de trabajo, más que de entrevista periodística, fue un mosaico de reclamos por parte de la sociedad, claro de una sociedad con buen nivel económico y con un perfil en su mayoría de derecha, las organizaciones sociales, políticos como Andrés Manuel López Obrador o del poeta rebelde como le llaman algunos a Javier Sicilia no fueron dignos de presentar sus puntos de vista sobre los acontecimientos en comento en el citado noticiario.

Las cuentas: ¿Qué han hecho? y en ¿cuánto tiempo entregan Ley de Seguridad Nacional, mando único en la policía?, entre otros. Urgen la aprobación de los instrumentos jurídicos porque la sociedad lo reclama, -empresarios en su mayoría-, esa es la sociedad a la que se refiere López Dóriga-, es decir; los no ricos, no somos parte de ese selecto grupo que si puede exigir y poner a trabajar a los integrantes del poder legislativo, lo escribo con minúsculas porqué así se quedaron los presidentes de los partidos políticos, los coordinadores de las fracciones parlamentarias en la cámara de diputados y del senado de la República frente al Poder de las Cámaras de Televisión y ante el Representante del Poder Económico Joaquín López Dóriga. En cuestión de 40 minutos aproximadamente los presidentes se comprometieron a trabajar y aprobar lo más urgente: Ley de Seguridad Nacional, mando único de policías, Ley contra el lavado de dinero, entre otras, hasta antes de concluir el periodo ordinario de sesiones bicamaral que inicia en septiembre del presente año.

Hace algunos años Carlos Salinas de Gortari preguntaba ante las cámaras de televisión, después del artero asesinato de Luis Donaldo Colosio “¿a quién beneficia la violencia?”, parece ser que la violencia en este caso, beneficia a Felipe Calderón y su obcecada guerra contra el crimen organizado, a la militarización del país, a aprobar las iniciativas de ley que él ha presentado a la cámaras legislativas -Ley de Seguridad Nacional-. El terror generado por los “delincuentes” ha propiciado que Calderón logre lo que no pudo hacer con visión de estadista o mediante el diálogo político. El terror como instrumento de presión, las televisoras como inquisidoras y la emulación de los estilos republicanos (George W. Bush) son la nueva forma de un panismo cada vez más enfermo de poder y adicto a los negocios al amparo del poder público.

Fuente: Markoz Ann
@markozann

Tomado de

La poca madre de los poderosos

Comentar este post