Miles rompen el bloqueo de Gaza

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Desde el año 2007 Israel somete a un bloqueo ilegal a la Franja de Gaza, en Palestina, la zona más poblada de todo el planeta, donde las escuelas y hospitales bombardeados no pueden ser reconstruidos por falta de materiales de construcción.

2011-08-02 07:37:47 / Fuente: Santiago Alba Rico, Público - España

 

El año pasado, una flotilla solidaria trató de alcanzar las costas de Gaza para llevar hasta allí ayuda humanitaria; el asalto israelí al barco turco ‘Mavi Marmara’ acabó con la vida de nueve pasajeros. Hace dos meses, una nueva tentativa internacional de romper el bloqueo, Flotilla de la Libertad II, se vio frustrada después de que el Gobierno griego cediese a las presiones israelíes e impidiese salir a los barcos atracados en diferentes puertos de Grecia.

Israel logró extender el bloqueo de Gaza a las costas europeas. Pero ahora, tras las últimas noticias llegadas desde Palestina, el primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, ha convocado una reunión urgente del gabinete de crisis. La preocupación se ha apoderado del Ejército, cuyo jefe de Estado Mayor ha anunciando una severa respuesta: “Se trata de una provocación que pone en cuestión la existencia misma de nuestra nación”.

Avigdor Lieberman, ministro de Asuntos Exteriores, se ha reunido con su homólogo estadounidense para negociar una estrategia común frente a lo que ha calificado de “criminal e intolerable desafío”.

Por su parte, el editorial de ‘Yedioth Ahronoth’, el diario derechista de Tel Aviv, ha denunciado con aspereza la incapacidad del Gobierno a la hora de “defender el carácter judío de Israel”.

El bloqueo ha sido roto. Ha sido roto una y otra vez. Son miles y miles. Llegan a Gaza sin cesar, a razón de 14 por minuto. No será fácil pararlas. Son blancas, insistentes, libres; caminan sobre las aguas. Son las olas.

Netanyahu ha exigido enérgicamente a la ONU que condene la “naturaleza antisemita” del mar.

 

Palestina Libre

Etiquetado en Zona de conflictos.

Comentar este post