Minería ilegal depreda selva de Tambopata

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

10 Ago 2011 - Víctor Zambrano, presidente del comité de gestión de la reserva natural de Tambopata: denunció que 30,000 mineros informales están operando en el sector La Pampa ubicado entre los kilómetros 117 y 117.5 del eje carretero interoceánico sur tramo 3, poniendo en serio riesgo la integridad de este parque natural.

 

                   

 

                   

OLLANTA HUMALA Y CONGRESISTA AURÍFERO DESAMAZONIZADOR AMADO ROMERO EN EL LUGAR DE LOS CRIMENES DE LESA NATURALEZA

 

                   

 

 

.

 

 

EXTRACCIÓN DE ORO SE EXPANDE SIN CONTROL EN MADRE DE DIOS

 

Minería ilegal depreda selva de Tambopata

 
Ya han sido tomados 14 kilómetros de la carretera Interoceánica. Congresista Amado Romero (GP) se reunió con invasores y los respalda


Domingo 11 de Setiembre del 2011 - Por: Nelly Luna Amancio / Marisol Grau Enviadas especiales

 

.

 


Madre de Dios. El traqueteo de motores que bombean el agua y remueven la tierra en busca de oro no se detiene de día ni de noche a la altura del kilómetro 103 de la carretera Interoceánica, en plena zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional de Tambopata. Donde hasta hace cinco meses había chacras o espesa vegetación ahora se levantan frágiles locales con paredes de plástico y esqueletos de madera: restaurantes, boticas, bares, bodegas, hospedajes, grifos, tiendas de repuestos de maquinaria, baños, peluquerías.


Nada falta en este lugar donde solo la venta de cilindros de combustible supera a la de cajas de cerveza. La presencia de estas tiendas nos recuerda que están allí para abastecer la demanda de los campamentos mineros, y que, si la demanda de servicios crece, es porque allá adentro los bosques que protegen a Tambopata se están convirtiendo en una enorme pampa de arena removida. La proliferación de estas tiendas fue desde un inicio el primer síntoma de la devastación en Madre de Dios.


Las autoridades dicen que es imposible conocer la magnitud real de la destrucción, pero se sabe, por ejemplo, que solo en el campamento del km 103, en el sector conocido como La Pampa, habría alrededor de mil mineros y 130 máquinas trabajando.

El presidente del Gobierno Regional de Madre de Dios, Luis Aguirre, calcula que desde julio más de 15.000 mineros ilegales han instalado sus campamentos entre los kilómetros 103 y 117. “Y todos los días llegan más personas, sobre todo desde La Rinconada, Puno”, dice. Según Aguirre, el alto precio del oro y el respaldo político a los mineros ilegales por parte de un grupo de congresistas liderados por el representante de Gana Perú en esta región, Amado Romero Rodríguez, han acentuado la destrucción en los últimos meses.

 

                                   

 

EL FACTOR POLÍTICO

 
La buena relación del parlamentario con los mineros de La Pampa quedó registrada en un video –al que El Comercio tuvo acceso– grabado el 11 junio de este año, cuando Romero ya era congresista electo por Madre de Dios. En el video se ve al congresista reunido con los mineros que invadieron la zona de amortiguamiento de Tambopata. Las imágenes no tienen buena calidad, pero es posible distinguir voces y rostros.

El que habla es Florentino Sucso, secretario de economía de la Federación Minera de Madre de Dios (Fedemin). Cuestiona la vigencia del Decreto de Urgencia 012, que suspende los petitorios mineros y prohíbe el uso de dragas en los ríos: “Tenemos un enemigo en común que es el Estado, el otro es la región y los ambientalistas”, grita en la reunión.

 

                

 

Amado Romero está sentado, rodeado por más de 30 dirigentes mineros, en un sector al que los representantes del Ministerio Público solo pudieron ingresar hace unos meses con el apoyo de casi 50 policías. Romero no habla, pero escucha. ¿Qué hacía el parlamentario reunido con unos mineros que han tomado la zona ilegalmente? “Romero intercede por ellos ante el gobierno”, denuncia Aguirre.

El congresista es muy cercano a la Fedemin, gremio que él también presidió durante 2 años hasta el 2010 y que ahora plantea el retorno de las dragas. “Con su presencia en esa reunión quiere legitimar la ilegalidad de los invasores”, dice en voz alta Víctor Zambrano, presidente del Comité de Gestión de la reserva de Tambopata. Eulogio Amado Romero Rodríguez es un reconocido minero en Madre de Dios: tiene 12 concesiones en diferentes partes de la región.

El año pasado, la comunidad nativa de Tres Islas denunció que un grupo de mineros extraía oro ilegalmente de sus tierras. La Dirección Regional de Minería inspeccionó el lugar (concesión minera denominada El Paisano) y constató la presencia de 40 mineros. Ninguno cumplía las normas ambientales. Los trabajadores declararon que eran ‘invitados’ (una especie de inquilinos) de Amado Romero y que, por eso, le entregaban 30 gramos de oro a la semana cada uno. Las autoridades se sorprendieron porque oficialmente esta concesión está a título de Esther Pacamía Limpias.

El informe ha sido alcanzado a la fiscalía ambiental y esta investiga actualmente al parlamentario por delitos ambientales. Lo ha citado ya en varias oportunidades, pero el legislador ha apelado a su inmunidad parlamentaria.

Durante las última semanas, además, Romero se ha reunido con el ministro del Ambiente, Ricardo Giesecke para interceder por los mineros de Madre de Dios. Los vínculos de Romero con los mineros se hicieron aún más evidentes la semana pasada, cuando presentó dos proyectos de ley que pretendían derogar el Decreto de Urgencia 012.

Zambrano alerta que este año han ingresado 700 petitorios mineros a la región. “Cien ya han sido rechazados porque está vigente este decreto, pero si este se derogara los otros 600 podrían ser aceptados. Hay muchos intereses, derogar el decreto de urgencia supondría la pérdida de la zona de amortiguamiento”, señala.

 

 

TERRIBLE DEFORESTACIÓN


A primera vista parece un desierto. Hay lugares dentro del área de amortiguamiento de la reserva de Tambopata donde no queda nada. Ni rastro de flora y fauna, solo arena sedimentada. “Una comparación de imágenes satelitales nos revela que solo en el 2010 se habrían perdido en esta zona unas 1.000 hectáreas de bosques primarios”, afirma el jefe del área protegida, John Flores Leiva.

Actualmente, hay 134 derechos mineros en la zona de amortiguamiento: 35 poseen títulos y los 99 restantes son únicamente petitorios; pero ninguno cuenta con certificación ambiental.

Muchos han ingresado como ‘invitados’ y otros tantos han invadido concesiones agrícolas. La destrucción de esta área que protege la intangibilidad de la reserva de Tambopata ha derivado en una investigación fiscal en la que se ha incluido como supuestos agresores a Daniel Cutipa, Miguel Yupanqui, Dionisio Reffner Laulette y Juan Apaza Quispe.

En toda esta zona alrededor de 30 mil personas se encuentran involucradas con la actividad minera. Casi la mitad de este universo está compuesto por los mismos mineros. “En el 2007 solo había 90”, indica el presidente de la región. Las autoridades han identificado entre 2.000 y 3.000 motores trabajando en la zona.

Tiendas, grifos y todo tipo de servicios se encuentran a un lado de la carretera, pero el Estado está ausente. “Resulta imposible saber a ciencia cierta qué es lo que ocurre en La Pampa, pues llegar a los campamentos mineros es muy peligroso”, dice John Flores. Cada campamento tiene tranqueras en los accesos y vigilantes privados armados.

A la gran circulación de armas de fuego se suman el reducido número de policías en la región (solo 400 resguardan todo Madre de Dios) y la poca capacidad de fiscalización y logística para ingresar e intervenir en estos lugares. Incluso, un grifo ha sido construido dentro de la zona de amortiguamiento, en el km 105 pero fue clausurado recién cuando se terminó de levantar.

“Hacen falta medidas inmediatas para proteger la reserva, de lo contrario acabarán con la zona de amortiguamiento y podrán ingresar a la reserva”, coinciden autoridades y ONG. Los representantes de la organización Aider, así como el propio jefe de la reserva y el presidente del gobierno regional coinciden en la necesidad de que se declara la emergencia ambiental en La Pampa cuanto antes.

LA FIEBRE SE DISPARA

La fiebre del oro se extiende aceleradamente en todo Madre de Dios, empujada por el precio del oro y la inexistente fiscalización. Lo que pasa en Huepetuhe, la ciudad del oro, resume la incapacidad del Estado: existen una veintena de grifos sin licencia y tiendas que venden armas, también sin licencia. Cada vez llega más gente a este lugar donde las monedas de 10 y 20 céntimos no se aceptan. La historia se repite en Delta 1, Alto Puquiri, Boca Colorado y Huancamayo.

La ilegalidad en Madre de Dios es generalizada y sistémica: hay hombres especializados en abrir trochas, en darle mantenimiento y en cobrar por el peaje, hay también asociaciones de mototaxis que ofrecen sus servicios en todos los campamentos y gremios de comerciantes que negocian con los cabecillas lugares donde instalar sus tiendas. La carretera Interoceánica –reconoce el jefe de la reserva Tambopata– aceleró esta devastación.

LAS CIFRAS
302.154 HECTÁREAS
Han sido deforestadas en Madre de Dios hasta el 2010 como consecuencia de la tala, quema y minería ilegal. Esta extensión equivale aproximadamente a unas 300 mil canchas de fútbol.

30 mil PERSONAS
Se encuentran hoy desarrollando trabajos relacionados directa o indirectamente a la minería en la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional de Tambopata.

 

  Destruyen puentes y caminos usados por mineros ilegales en Reserva de Tambopata

 

 

22-10-2010 -  un operativo conjunto, efectivos de la Policía Nacional y la Fiscalía Provincial, cerraron diversos caminos y 18 puentes construidos por mineros ilegales y que comunicaban la carretera Interoceánica Sur con la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional Tambopata.

 

El operativo se inició en el Km 117 de la carretera Interoceánica, en donde se destruyó un sendero que era utilizado por los mineros ilegales que se desplazaban por él en motos alquiladas en el mismo lugar,  hasta llegar al sector de extracción de oro. La comisión recorrió unos cinco kilómetros de esta vía  dentro de la Zona de Amortiguamiento hasta llegar  a un lugar conocido como quebrada Yarinal.


News 

Near Peru's Tambopata, gold rush ravages rainforest

Near Peru's Tambopata, gold rush ravages rainforest

This lunar landscape near Tambopata was once jungle (Photo: Miguel Bellido/El Comercio)

 

Nelly Luna Amancio, Marisol Grau for El Comercio

Translated and adapted by PeruthisWeek.com

September 12, 2011


 

The rattling of motors that pump the water and remove the earth in search of gold does not stop day or night at Kilometer 103 of the Interoceanic highway, in the middle of the buffer zone of the Tambopata National Reserve.

Where five months ago there were small farms and thick vegetation, fragile plastic-sided, wood-frame buildings are rising: restaurants, pharmacies, bars, stores, guesthouses, machinery stores, bathrooms, barbershops.

There is nothing lacking here, a place where only gas outsells the crates of beer. The stores are there to supply the mining camps, and if the demand is rising, it is because those forests which protect Tambopata have been turned into a plain of dug-out sand.

The proliferation of these stores is one of the early symptoms of the devastation in Madre de Dios.

The authorities say it is impossible to know the real extent of the destruction, but it is known, for example, that in the camp of Kilometer 103 alone, in the area known as La Pampa, there are around 1,000 miners and 150 machines at work.

The president of the Madre de Dios regional government, Luis Aguirre, calculates that since July, 15,000 illegal miners have set up camp between Km. 103 and 117. “And every day more people arrive, especially from La Rinconada, Puno,” he says.

Businesses have sprouted up along the highway. Photo: Miguel Bellido for El Comercio.

According to Aguirre, the high price of gold and the political support given to the illegal miners by a group of congressmen, led by Gana Peru’s representative in the region, Amado Romero Rodríguez, have increased the destruction in the last few months.

THE POLITICAL FACTOR
The good relationship between the congressman and the miners of La Pampa was recorded in a video on June 11th, when Romero was congressman-elect. In the video, the congressman can be seen meeting with the miners who invaded the buffer zone around Tambopata. The images are of poor quality, but it’s possible to distinguish voices and faces.

The person speaking is Florentino Sucso, economic secretary of the Madre de Dios Mining Association (Fedemin). He questions the validity of the Emergency Decree 012, which suspended the mining concession requests and prohibits the use of dredgers in the rivers: “We have a common enemy, which is the federal government, as well as the regional government and the environmentalists,” he yelled.

Amado Romero is seated, surrounded by more than 30 mining directors, in a place with the public ministry’s representatives could only reach a few months ago with the help of some 50 police officers. Romero doesn’t speak, but he listens. What was the congressman doing meeting with miners who had taken the area illegally? “Romero lobbies for them in the government,” Aguirre accuses.

The congressman is very close to Fedemin, a union which he managed for two years, until 2010, and which is now proposing the return of dredgers. “With his presence in that meeting, he wants to legitimize those illegal land invaders,” says Victor Zambrano, president of the Management Committee of the Tambopata reserve. Eulogio Amador Romero Rodríguez is a recognized miner in Madre de Dios: he has 12 concessions in different parts of the region.

La year, the native community of Three Islands accused a group of miners of illegally extracting gold from their lands. The regional mining department inspected the area (a mining concession called El Paisano) and counted 40 miners. None was following the environmental regulations.

The workers said that they were “guests” (a kind of tenant) of Amado Romero, and that in return, each gave him 30 grams of gold each week. The authorities were surprised, because legally, the concession belongs to Esther Pacamía Limpias.

The report has been submitted to the environmental prosecutor, who is investigating the congressman for crimes. Romero has been summoned numerous times, but he has invoked his congressional immunity.

TERRIBLE DEFORESTATION
At first glance, it looks like a desert. There are places within the Tambopata buffer zone where there is nothing left. There is no sign of flora or fauna, but just sand. “A comparison of satellite images reveals that just in 2010, 1,000 hectares of primary forest have been lost in this area,” says the chief of the protected area, John Flores Leiva.

Currently, there are 134 mining concessions in the buffer zone: 35 have titles and 99 are just petitions, but none has environmental certification.

Many have entered as “guests” and others have changes agricultural concessions. The destruction of this area has resulted in a government investigation, which has included as alleged offenders Daniel Cutipa, Miguel Yupanqui, Dionisio Reffner Laulette and Juana Apaza Quispe.

In the area, close to 30,000 people are tied to the mining activity. Had of them are miners themselves. “In 2007, there were just 90,” says the regional president.

Stores, gas stations and all types of services are found by the side of the road, but the government is absent. “It’s impossible to know exactly what is happening in La Pampa, as it’s very dangerous to visit the mining camps,” says John Flores. Every camp has gates at the access points and armed, private guards.

In addition to a huge flow of guns, there is a small number of police in the region (only 400 for all of Madre de Dios) and little ability to investigate and prosecute crimes.

“There are no immediate ways to protect the reserve; instead, soon they will finish with the buffer zone, and they can move into the reserve itselves” says authorities and NGOs. The representatives of the organization AIDER, as well as the chief of the reserve and the regional president all agree that an environmental emergency must be declared in La Pampa.

GOLD FEVER
Gold fever is spreading and accelerating throughout Madre de Dios, pushed by the price of gold and the lack of law enforcement. The lawlessness in Madre de Dios is generalized and systematic: there are men specialized in opening up paths, in maintenance and charging tolls, and there are mototaxi associations that offer their services in all of the camps, as well as retail unions that negotiate with camp bosses about where to set up their stores.

The Interoceanic highway has only exacerbated the problem, says the chief of the reserve.

 

http://www.peruthisweek.com/news-554-Near-Perus-Tambopata-gold-rush-ravages-rainforest/

 

Mineros ilegales pagan 5 kg de oro al mes a congresista humalista

 

CINABRIO

cinabrio blog

Comentar este post